LAS SEN­SUA­LES HIS­TO­RIE­TAS de Jo­sé Prie­to Do­no­so

“El ar­tis­ta es la per­so­na que pro­du­ce obras de ar­te”. Es­ta de­fi­ni­ción no re­crea de for­ma ní­ti­da lo que rea­li­za Jo­sé Prie­to Do­no­so. Su tra­ba­jo es un cú­mu­lo ver­ti­gi­no­so de vi­sio­nes, sen­sa­cio­nes y ex­pe­rien­cias que trans­cu­rren en su ca­be­za, las que tra­du­ce en

Caras (Chile) - - ARTE - Por Fe­li­pe For­te­za

La ma­yo­ría de las ve­ces, el ar­te con­tem­po­rá­neo ne­ce­si­ta me­dia­ción pa­ra en­ten

der su sig­ni­fi­ca­do. Crea­do­res co­mo el in­glés Da­mian Hirst, el ame­ri­cano Jeff Koons, o los chi­le­nos Ca­mi­lo Yá­ñez e Isi­do­ra Correa, son fie­les re­fle­jos de es­ta exi­gen­cia. Ne­ce­si­ta­mos que nos ex­pli­quen pa­ra en­ten­der qué quieren trans­mi­tir y, cuan­do eso ocu­rre, la obra que pen­sa­mos era una lo­cu­ra o una to­ma­du­ra de pe­lo, nos pa­re­ce in­tere­san­te o al me­nos nos sen­ti­mos me­nos atur­di­dos.

Otros, co­mo el vir­tuo­so Gui­ller­mo Lor­ca o Jo­sé Prie­to (33) enar­bo­lan una ban­de­ra di­fe­ren­te, don­de las di­ver­sas ca­pas de con­cep­tos se van so­bre­po­nien­do y, aun­que cree­mos en­ten­der el sen­ti­do de sus tra­ba­jos, o co­mo mí­ni­mo las imá­ge­nes, la fun­da­men­ta­ción o lo que los mue­ve va mu­cho más allá del sim­ple de­co­ra­do de sus pin­tu­ras. Eso es lo que ha­ce tan nu­tri­ti­vas las obras de Jo­sé. Ya sea en co­lor o en blan­co y ne­gro, la explosión de in­for­ma­ción que nos ofre­ce es­te crea­dor de gran­des for­ma­tos, des­ple­gan­do per­so­nas y per­so­na­jes co­mo si se tra­ta­ra de una pe­lí­cu­la de sú­per­hé­roes de Mar­vel o de una ex­tra­va­gan­te pe­lí­cu­la de Frank Mi­ller, co­mo fue Sin City. Sus tra­ba­jos lle­nos de sen­sua­li­dad, agre­si­vi­dad y ex­tra­va­gan­cia son el fru­to del ima­gi­na­rio de es­te pin­tor de fa­cha eu­ro­pea y fa­mi­lia ran­go­sa, que a ojos con­ser­va­do­res po­dría ha­ber­se vis­to más atraí­do por una ca­rre­ra tra­di­cio­nal co­mo le­yes, in­ge­nie­ría o ar­qui­tec­tu­ra, que ar­te. Pe­ro fiel a su de­vo­ción por la crea­ti­vi­dad lo im­pul­só a unir a se­res tan di­si­mi­les co­mo Hulk, Flash, Su­per­man o el fut­bo­lis­ta Gary Me­del, tra­ta­do co­mo una di­vi­ni­dad, en el óleo so­bre te­la lla­ma­do Mu­jer Ma­ra­vi­lla. Es­ta sa­ga de pin­tu­ras a lo Toy Story fue­ron par­te de su pri­me­ra ex­po­si­ción Ima­gi­na­rio I, que se reali­zó en la ga­le­ría de ar­te Mutt, a prin­ci­pios de año.

Co­mo el mis­mo ex­pli­ca, los jue­gos in­fan­ti­les lo mo­ti­va­ron a rea­li­zar es­tas obras, “Pa­ra mí la pie­dra an­gu­lar de mis pin­tu­ras es la bi­blio­te­ca men­tal que he ido ad­qui­rien­do des­de que era chi­co. Son ex­pe­rien­cias de vi­da que ate­so­ro y que lo­gro in­cor­po­rar en mis obras, tal co­mo lo ha­cía du­ran­te mis jue­gos de ni­ño. Ahí po­día ma­ni­pu­lar el en­torno ba­jo mis pro­pias re­glas fí­si­cas, trans­for­mán­do­lo en his­to­rie­tas, don­de yo era el ac­tor prin­ci­pal, y per­mi­tién­do­me ir a lu­ga­res fue­ra del mun­do real. El tra­ba­jo pic­tó­ri­co que ha­go hoy me per­mi­te re­vi­vir esos jue­gos in­fan­ti­les”.

En su se­rie Ur­bano re­pre­sen­ta pai­sa­jes ci­ta­di­nos en to­nos gri­ses que po­co tie­nen que ver con sus co­lo­ri­das pin­tu­ras ani­ma­das. La sa­tu­ra­ción y el ta­ma­ño de es­tas obras po­drían ho­mo­lo­gar­las de cier­ta for­ma, pe­ro en ellas el pin­tor nos mues­tra una realidad lo­cal co­mo si de un sue­ño —o una pe­sa­di­lla— se tra­ta­ra. Ta­xis, bu­ses y una gran aglo­me­ra­ción de per­so­nas, al­gu­nos ex­pues­tos y otros des­en­fo­ca­dos, deam­bu­lan a to­da pri­sa con ex­pre­sio­nes se­rias, tras­la­dán­do­se a lu­ga­res des­co­no­ci­dos. El mis­te­rio se apo­de­ra de las obras y nos lle­va a pen­sar có­mo nos ve­re­mos ca­da uno de no­so­tros cuan­do ca­mi­na­mos apu­ra­dos por las ca­lles, sin mi­rar a los de­más, en­vuel­tos en nues­tras pro­pias ca­vi­la­cio­nes.

Lo más in­tere­san­te de artistas co­mo Prie­to es que nos in­vi­tan a su­mer­gir­nos en su mun­do, sien­do un fiel re­fle­jo de la épo­ca en que to­dos, sin ex­cep­ción, ha­bi­ta­mos, y don­de la so­bre es­ti­mu­la­ción es el pan de ca­da día. Las obras de es­te crea­dor van más allá de lo co­mún, es más, lo po­dría ca­ta­lo­gar co­mo un so­ció­lo­go pic­tó­ri­co, ya que en sus tra­ba­jos se alo­jan una se­rie de fe­nó­me­nos, co­mo los eco­nó­mi­cos, se­xua­les, re­li­gio­sos y ar­tís­ti­cos, lo­gran­do una com­po­si­ción caó­ti­ca, tal co­mo po­dría­mos per­ci­bir al­gu­nos ca­pí­tu­los de nues­tra con­duc­ta hu­ma­na.

Lo más re­le­van­te del ar­te, a mi jui­cio, es per­mi­tir plas­mar en una obra lo que ocu­rre en un mo­men­to de la his­to­ria, co­mo lo hi­cie­ron las pin­tu­ras ru­pes­tres de la cue­va de Altamira. Si las pin­tu­ras de es­te ar­tis­ta tie­nen la suerte de so­bre­vi­vir, se­gu­ro se­gui­rán el mis­mo ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.