ES­TI­RAR LA TRA­MA

Caras (Chile) - - TV - Por Os­car Con­tar­do

La pri­me­ra ver­sión de Sol­te­ra otra vez

fue emi­ti­da en 2013 y fue la te­le­se­rie más exi­to­sa del año. Era una pro­duc­ción ins­pi­ra­da en la se­rie ar­gen­ti­na Ci­ta a cie­gas, pe­ro a di­fe­ren­cia de la pro­duc­ción tras­an­di­na la pro­ta­go­nis­ta en Chi­le no es­ta­ba mo­ti­va­da a bus­car no­vio por una apues­ta, tam­po­co te­nía so­bre­pe­so, ni hu­mor ne­gro, ni era pe­rio­dis­ta. La chi­le­na Cris­ti­na Mo­reno (Paz Bas­cu­ñán) su­fría un de­sen­ga­ño, era fla­ca, bo­ni­ta, sim­pá­ti­ca y era em­plea­da de una co­rre­do­ra de pro­pie­da­des. A di­fe­ren­cia del per­so­na­je ar­gen­tino, Cris­ti­na no era muy in­te­li­gen­te co­mo pa­ra es­pe­rar de ella un in­ge­nio agudo, pe­ro era lo su­fi­cien­te­men­te desa­ti­na­da co­mo pa­ra crear si­tua­cio­nes tan in­só­li­tas co­mo di­ver­ti­das. La ver­sión chi­le­na de la pro­ta­go­nis­ta de Ci­ta a cie­gas era una Brid­get Jo­nes mo­re­na de Pedro de Val­di­via Nor­te con un gru­po de ami­gas que emu­la­ba en oca­sio­nes a Sex and the city y en otras a Friends. Un cóc­tel que dio re­sul­ta­dos de au­dien­cia y de­jó un le­ga­do en la cul­tu­ra po­pu­lar. Ca­nal 13 apro­ve­chó es­te ca­pi­tal pa­ra una se­gun­da par­te que nos in­di­ca­ba que Cris­ti­na Mo­reno por fin ha­bía en­con­tra­do pa­re­ja. Pe­ro no. Aho­ra nos ex­pli­can que no hu­bo fi­nal fe­liz, sino otro fra­ca­so sen­ti­men­tal.

En la ter­ce­ra par­te de Sol­te­ra otra vez, por ra­zo­nes ob­vias, la fres­cu­ra de la co­me­dia ini­cial co­rre se­rio pe­li­gro de trans­for­mar­se en pa­te­tis­mo. To­do aque­llo que pue­de re­sul­tar di­ver­ti­do cuan­do ocu­rre a los trein­ta años ya no lo es tan­to si le pa­sa a per­so­nas que se acer­can a los cua­ren­ta. Es­pe­cial­men­te si se tra­ta de un em­ba­ra­zo im­pre­vis­to lue­go de una re­la­ción ca­sual, que es el te­ma que mue­ve la ac­ción de es­ta ter­ce­ra par­te. Cris­ti­na es­tá em­ba­ra­za­da y el pa­dre de la guagua es un des­co­no­ci­do que lue­go de en­te­rar­se de la pa­ter­ni­dad co­mien­za un acer­ca­mien­to que anun­cia ro­man­ce, al­go en­cien­de nue­va­men­te las alar­mas de la his­te­ria: Una re­la­ción amo­ro­sa es siem­pre la po­si­bi­li­dad de un de­sen­ga­ño de la he­roí­na.

En tiem­pos del nue­vo fe­mi­nis­mo adap­ta­do al mer­ca­do, la si­tua­ción pre­sen­ta­da en Sol­te­ra Otra vez 3 pue­de te­ner lec­tu­ras in­tere­san­tes, pe­ro in­có­mo­das. ¿Si la mu­jer no en­cuen­tra una pa­re­ja es­tá des­ti­na­da a la lás­ti­ma de la co­mu­ni­dad? ¿El úni­co des­tino po­si­ble pa­ra que Cris­ti­na Mo­reno con­ti­nua­ra lla­man­do la aten­ción era el em­ba­ra­zo? ¿Era ne­ce­sa­rio que la nue­va ri­val fue­ra una si­có­pa­ta cu­ya única mo­ti­va­ción sea man­te­ner una re­la­ción fra­ca­sa­da?

Sol­te­ra Otra vez 3 logra sor­tear di­fi­cul­ta­des co­mo la re­no­va­ción del elen­co y la in­cor­po­ra­ción de nue­vos per­so­na­jes —la pa­re­ja in­ter­pre­ta­da por Ta­ma­ra Acos­ta y Mar­cial Ta­gle— pe­ro es­ti­ra pe­li­gro­sa­men­te una tra­ma que no en­ve­je­ce bien, ins­ta­lan­do al per­so­na­je prin­ci­pal en la pe­li­gro­sa fron­te­ra que separa lo có­mi­co de lo ri­dícu­lo.

DO­MIN­GO A MIÉR­CO­LES DES­PUÉS DE TELE13

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.