LA DIC­TA­DU­RA DE LOS HI­JOS

Con­tra los hi­jos es un en­sa­yo de la chi­le­na Li­na Me­rua­ne. En él se ata­ca la ins­ti­tu­ción de la ma­ter­ni­dad y en par­ti­cu­lar, la fi­gu­ra de los hi­jos-ti­ra­nos que ha­cen un lla­ma­do al re­torno de la mu­jer al ho­gar.

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Re­yes Ayala

En el fir­ma­men­to del fe­mi­nis­mo la­ti­noa­me­ri­cano, Li­na Me­rua­ne es una de las vo­ces chi­le­nas que se al­za. Su en­sa­yo Con­tra los hi­jos, pu­bli­ca­do por Tum­bo­na, Mé­xi­co, el 2012 y re­edi­ta­do es­te mes por Random Hou­se, di­ri­ge sus ba­las con­tra la ma­ter­ni­dad do­lo­ro­sa, esa de la que Ju­lia Kris­te­va ha­bló en 1977 cuan­do pu­bli­có su Sta­bat Ma­ter, una lec­tu­ra don­de se veía que el mo­de­lo ma­ter- nal de la vir­gen María, su­ma­da a la lec­tu­ra freu­dia­na del Edi­po ha­bía anu­la­do la fi­gu­ra de la mu­jer eri­gien­do en su lu­gar a la ma­dre.

Así, Me­rua­ne habla en con­tra de la ma­dre ab­ne­ga­da, de la su­per­ma­dre. Aque­lla que, en un ines­pe­ra­do gi­ro fe­mi­nis­ta, in­ten­ta com­pa­ti­bi­li­zar tra­ba­jo, fa­mi­lia y vi­da so­cial con la ma­ter­ni­dad ab­ne­ga­da, ha­cien­do de­ve­nir el cuer­po en una má­qui­na de la crian­za.

Pe­ro so­bre to­do con­tra los hi­jos co­mo esa fi­gu­ra ex­ter­na e in­ter­na al cuer­po de la mu­jer. Ese con­cep­to que ata­ca tras la idea­li­za­ción mas­cu­li­na de la mu­jer/ma­dre. Por­que, di­rá Me­rua­ne, “aun­que no se ten­gan en vi­da, los hi­jos se tie­nen pa­ra siem­pre en la ca­be­za pro­pia y en la aje­na”.

De ahí ha­bla­rá de la ma­ter­ni­dad co­mo ese “pres­ti­gio in­to­ca­ble”, qui­zá la con­se­cuen­cia ma­te­rial del “opio sen­ti­men­tal y se­xual” con el que se in­yec­ta a las mu­je­res. Su ojo clí­ni­co lo si­túa en el cam­po que co­no­ce: la li­te­ra­tu­ra. Por ello se pre­gun­ta so­bre la com­pa­ti­bi­li­dad de la ma­ter­ni­dad en su cam­po. Su con­clu­sión de las mu­je­res es­cri­to­ras es que “ellas son las me­nos li­bres de to­das, las que más tra­ba­jos tie­nen si no cuen­tan con for­tu­na pro­pia”. Nu­me­ro­sas es­cri­to­ras co­no­ci­das y ca­nó­ni­cas se ne­ga­ron a la ma­ter­ni­dad: Ja­ne Aus­ten, Emily Brön­te, Anaïs Nin y Vir­gi­nia Woolf; otras más ac­tua­les si­guen ese ca­mino, co­mo Lei­la Gue­rrie­ro, Dia­na Be­lles­si, Au­ro­ra Ven­tu­ri­ni o He­be Uhart. Y las que fue­ron y son ma­dres, co­mo Dia­me­la El­tit, Pia Ba­rros, Ele­na Ga­rro o Gabriela Mis­tral, se arries­ga­ron a las crí­ti­cas por sus con­duc­tas co­mo ma­dres mien­tras “nun­ca se mi­ró mal que Ril­ke o Bloy o Mar­tí o Ne­ru­da o Fuen­tes o Sá­ba­to de­ja­ran la em­pre­sa de los hi­jos pa­ra dar­le cur­so a sus ca­rre­ras po­lí­ti­cas y li­te­ra­rias, o a sus cri­sis exis­ten­cia­les”.

Li­na Me­rua­ne es ade­más no­ve­lis­ta. Pu­bli­có Las in­fan­tas y San­gre en el ojo, ob­tu­vo el pre­mio Sor Jua­na Inés de la Cruz el 2012, el mis­mo que el año pa­sa­do se ad­ju­di­có otra chi­le­na, No­na Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.