SKIN PO­SI­TI­VITY La piel que ha­bi­to

Es el nue­vo mo­vi­mien­to que se to­ma las re­des so­cia­les y con un éxi­to trans­ver­sal: des­de der­ma­tó­lo­gas a mo­de­los y artistas pro­mue­ven el au­to­es­ti­ma a la ho­ra de acep­tar la di­ver­si­dad en la ca­pa que nos cu­bre. Tan­to pa­ra des­mi­ti­fi­car en­fer­me­da­des co­mo el acn

Caras (Chile) - - ESPECIAL BELLEZA - Por Lucy Will­son

Mu­chas —y mu­chos— no se de­jan ver sin usar su B612. Un in­dis­pen­sa­ble que no se tra­ta de ba­se de ma­qui­lla­je, sino que de una app que co­rri­ge to­da im­per­fec­ción de los ros­tros y que, ge­ne­ral­men­te, qui­ta años con apa­rien­cia de ce­ra cuan­do se apli­ca a las fo­tos que se su­ben a re­des so­cia­les co­mo Instagram. Por eso que en es­te mar de ca­ras ater­cio­pe­la­das que se to­man los ‘mu­ros’ lla­mó la aten­ción el ma­si­vo sur­gi­mien­to de usua­rias ex­hi­bien­do con or­gu­llo las im­per­fec­cio­nes en su piel. Des­de las ha­bi­tua­les blo­gue­ras a mo­de­los (que en­cuen­tran fa­ma ex­tra por es­te arro­jo) y per­so­nas anó­ni­mas. Un mo­vi­mien­to que se co­no­ce co­mo skin po­si­ti­vity.

Se habla de mo­vi­mien­to y no de la ma­no­sea­da pa­la­bra “ten­den­cia”, por­que de­trás tie­ne co­mo mo­tor pro­mo­ver la au­to­es­ti­ma en ado­les­cen­tes y mu­je­res ma­du­ras. En la mis­ma ru­ta que to­mó la reivin­di­ca­ción de las cur­vas ha­ce unos años.

Es­pe­cial aten­ción hay en el mun­do adul­to, en que en­fer­me­da­des co­mo el ac­né no son ma­ni­fes­ta­cio­nes tran­si­to­rias pro­pias de la ju­ven­tud, sino que pro­ble­mas que hay que con­tro­lar du­ran­te to­da la vi­da.

“Skin po­si­ti­vity tra­ta de con­fian­za, au­to­es­ti­ma y reducir el es­tig­ma y ver­güen­za que pue­de es­tar aso­cia­do con con­di­cio­nes vi­si- bles de la piel co­mo el ac­né, ci­ca­tri­ces y mar­cas de na­ci­mien­to, por nom­brar só­lo al­gu­nas”, se­ña­ló ha­ce unas se­ma­nas la der­ma­tó­lo­ga in­gle­sa An­ja­li Mah­to al diario The In­de­pen­dent. La pro­pia es­pe­cia­lis­ta tie­ne una cuen­ta en Instagram (@an­ja­li­mah­to) en la que postea re­tra­tos im­per­fec­tos de su ca­ra pa­ra in­for­mar de sus ‘bro­tes’ co­mo en­fer­me­dad y ter­mi­nar con mi­tos, co­mo fal­ta de hi­gie­ne.

Ese mis­mo re­por­ta­je abor­da el im­pac­to de la blo­gue­ra de belleza Em Ford (@my­pa­las­kin), quien for­ma par­te del ini­cio de es­te nue­vo mo­vi­mien­to. En 2015 subió a You­Tu­be el video You look dis­gus­ting (Te ves re­pug­nan­te), que se­ña­la su ex­pe­rien­cia tras po­ner fo­tos en in­ter­net sin ma­qui­lla­je, al­go que desató ca­si 100 mil co­men­ta­rios ofen­si­vos. La lon­di­nen­se pa­de­ce de ac­né adul­to y fue su for­ma de dar cuen­ta del pro­ble­ma y “sa­lir del cló­set” res­pec­to de es­te. Des­de ese mo­men­to se ha trans­for­ma­do en una de las ac­ti­vis­tas más po­pu­la­res. Hoy com­bi­na re­tra­tos con uso de cos­mé­ti­cos y a ca­ra la­va­da en sus re­des so­cia­les.

Un año des­pués de que Em Ford re­vo­lu­cio­na­ra You­Tu­be, la re­vis­ta Vo­gue puso su aten­ción en la mo­de­lo de ta­llas gran­des Bar­bie Fe­rrei­ra (@bar­bie­nox), quien subió a su per­fil de Instagram una fo­to­gra­fía de sus es­trías. La es­ta­dou­ni­den­se se­ña­la­ba las con­tra­dic-

cio­nes de la es­ce­na en la que tra­ba­ja­ba: por un la­do po­sa­ba pa­ra clien­tes que que­rían pro­mo­ver a las mu­je­res cur­vi­lí­neas, pe­ro las fo­tos fi­na­les que se uti­li­za­ban en cam­pa­ñas eran to­tal­men­te fan­ta­sías con pie­les sin nin­gu­na im­per­fec­ción. “Ver­sio­nes idea­li­za­das de una chi­ca grue­sa”, en­fa­ti­zó.

Su dis­cur­so se ex­tien­de más allá de pro­ble­mas de la piel re­la­cio­na­dos con el pe­so, re­cien­te­men­te en uno de sus Sto­ries co­men­ta­ba có­mo su ca­ra hi­per­sen­si­ble reac­cio­na­ba y se lle­na­ba de gra­ni­tos, pe­se a los dis­tin­tos cui­da­dos que se­guía pa­ra evi­tar­los.

Y tras la tem­po­ra­da de al­fom­bras rojas, el te­ma vol­vió a apa­re­cer con Ken­dall Jen­ner, quien se su­mó al mo­vi­mien­to por la ma­ne­ra en que fue apun­ta­da du­ran­te la fies­ta del Glo­bo de Oro por una piel que pre­sen­ta­ba un le­ve bro­te de ac­né. La re­vis­ta Elle des­ta­có có­mo la her­ma­na top de las Kar­das­hian reali­zó una ac­ción den­tro del skin po­si­ti­vity y res­pon­dió a los crí­ti­cos es­cri­bien­do en su Twit­ter: “¡No de­jes que ese ti­po de ba­su­ra te de­ten­ga!”.

Su­ma y si­gue el apo­yo des­de la “ve­re­da de la per­fec­ción” por la que ca­mi­nan las mo­de­los. Por­que en ese lu­gar es don­de más ac­ti­vis­mo se re­gis­tra pa­ra re­for­zar el au­to­es­ti­ma en te­mas re­la­cio­na­dos con la piel. Des­de la roc­ke­ra nor­te­ame­ri­ca­na Star­lie Smith, quien se trans­for­mó en vi­ral en fe­bre­ro de 2017 por des­fi­lar con ac­né pa­ra Dol­ce & Gab­ba­na en Mi­lán y usar la si­tua­ción pa­ra re­for­zar el skin po­si­ti­vity, has­ta Char­li Howard. Es­ta úl­ti­ma es mu­sa de la maes­tra del ma­qui­lla­je Pat McG­rath y en in­ter­net sa­ca fo­tos a su ce­lu­li­tis. La bri­tá­ni­ca fue re­clu­ta­da de ado­les­cen­te y se abu­rrió de la pre­sión de su agen­cia y clien­tes, así que con la ma­ni­quí de ta­llas gran­des Clé­men­ti­ne Des­seaux creó la ini­cia­ti­va @all­wo­man­pro­ject que pro­mue­ve la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na.

Otro ti­po de sal­to en el te­ma es el que da la ar­tis­ta de Bar­ce­lo­na Cin­ta Tort Car­tró (@zinte­ta), quien uti­li­za mar­cas y es­trías co­mo guías pa­ra sus pin­ce­la­das en una pro­pues­ta de body paint que las re­ima­gi­na en crea­cio­nes co­lo­ri­das y ale­gres.

De la mis­ma ciu­dad ca­ta­la­na, la pu­bli­cis­ta Alejandra Sa­voia (@ ale­jan­dra­sa­voia) lo­gró no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal cuan­do su no­vio re­tra­tó ha­ce un par de años su cuer­po cu­bier­to de pe­cas, las que por to­da su vi­da ella tra­tó de ocul­tar. Aho­ra pro­mue­ve la co­mo­di­dad en la piel en que se vi­ve, sin de­jar de che­quear anual­men­te con el der­ma­tó­lo­go la evo­lu­ción de es­tas mar­cas.

Otra de­fen­so­ra de las pe­cas es la fu­tu­ra mu­jer del prín­ci­pe Harry, la ac­triz ca­na­dien­se Meg­han Mar­kle. El año pa­sa­do, pa­ra un nú­me­ro de­di­ca­do a la di­ver­si­dad de la re­vis­ta Allu­re, de­cla­ró: “Lo que más me mo­les­ta es cuan­do mi co­lor de piel cam­bia y eli­mi­nan mis pe­cas des­pués de una se­sión de fo­tos”.

En cuan­to a ne­go­cio, la mar­ca Miss­gui­ded (que del on­li­ne aho­ra su­ma fí­si­ca­men­te tien­das) ya se subió a es­ta in­quie­tud y en al­gu­nas de sus vi­tri­nas in­clu­ye ma­ni­quíes con vi­tí­li­go y pe­cas. Tam­bién han apa­re­ci­do mu­ñe­cas con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo las de la ar­tis­ta Kay Black (@kay­cus­toms).

Ac­tos que sacan un mo­vi­mien­to del ci­be­res­pa­cio y lo ponen en la es­pe­ra del ‘touch’, pa­ra sen­tir­las igual que la piel.

ES­TE MO­VI­MIEN­TO TRA­TA DE CON­FIAN­ZA, AU­TO­ES­TI­MA Y REDUCIR EL ES­TIG­MA Y VER­GÜEN­ZA ASO­CIA­DO CON CON­DI­CIO­NES VI­SI­BLES DE LA PIEL CO­MO EL AC­NÉ, CI­CA­TRI­CES Y MAR­CAS DE NA­CI­MIEN­TO. EN­TRE LAS PRO­MO­TO­RAS ES­TÁN MEG­HAN MAR­KLE, BAR­BIE FE­RREI­RA Y EM FORD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.