EL LA­BO­RA­TO­RIO DEL PRO­FE­SOR JACK WHI­TE

Con Boar­ding hou­se reach, su ter­cer dis­co so­lis­ta, el in­quie­to mú­si­co es­ta­dou­ni­den­se se apar­ta co­mo nun­ca an­tes de su tra­yec­to­ria co­no­ci­da des­de Whi­te Stri­pes en ade­lan­te. Al­gu­na vez es­tric­to, pu­ris­ta y re­tro, hoy Whi­te sue­na ecléc­ti­co, mis­ce­lá­neo y futur

Caras (Chile) - - MÚSICA - Por Da­vid Pon­ce

Lan­zó un pri­mer an­ti­ci­po de su nue­vo dis­co Boar­ding hou­se reach a co­mien­zos de año, y pu­do so­nar des­con­cer­tan­te pa­ra quie­nes co­no­cie­ran des­de an­tes a Jack Whi­te. “Con­nec­ted by lo­ve” se lla­ma esa can­ción, una mez­cla en­tre so­ni­dos de ór­gano, co­ros gos­pel y per­cu­sión la­ti­na a mu­cha dis­tan­cia del rock eléc­tri­co pren­sa­do por es­te in­quie­to mú­si­co es­ta­dou­ni­den­se en sus ban­das pre­vias The Dead Weat­her, The Ra­con­teurs y so­bre to­do The Whi­te Stri­pes. Aho­ra, con Boar­ding hou­se reach ya lan­za­do, es posible en­con­trar ahí otra can­ción que sí re­mi­te a ese sonido pre­vio, pe­ro so­bre to­do que­da cla­ro que la ma­yo­ría del dis­co se pa­re­ce más a “Con­nec­ted by lo­ve”, y que es lo más atí­pi­co que ha gra­ba­do Jack Whi­te has­ta aho­ra.

Me­nos gui­ta­rras y mu­chos más sin­te­ti­za­do­res, in­fluen­cias de soul y funk son par­te de los con­te­ni­dos del nue­vo dis­co. Se es­cu­cha co­mo un pun­to de in­fle­xión en la tra­yec­to­ria de Whi­te, un ar­tis­ta que siem­pre se mos­tró es­tric­to an­tes que ecléc­ti­co, pu­ris­ta an­tes que mis­ce­lá­neo y re­tro an­tes que fu­tu­ris­ta. En Boar­ding hou­se reach es­tán en cam­bio to­dos esos opues­tos, al pun­to de que por mo­men­tos Jack Whi­te pa­re­cer con­ver­tir­se en un nue­vo Beck.

Dos can­cio­nes des­co­llan en el la­bo­ra­to­rio: “Cor­po­ra­tion”, con más de cinco mi­nu­tos de funk es­ti­mu­lan­te don­de Whi­te avi­sa “Es­toy pen­san­do en ini­ciar una cor­po­ra­ción / ¿Quién me acom­pa­ña?” mien­tras to­ca esos te­cla­dos en mo­do cla­vi­net que Ste­vie Won­der trans­for­mó en le­yen­da, y lue­go la úni­ca can­ción que re­mi­te di­rec­to a su his­to­ria pre­via. Se lla­ma “Over and over and over” y ahí no hay na­da que en­ten­der: es una ba­se de gui­ta­rra elec­tri­zan­te igual o in­clu­so me­jor que las de “Fell in lo­ve with a girl” en 2001, “Se­ven na­tion army” en el 2003, im­pac­to in­me­dia­to pa­ra el mo­vi­mien­to. Y don­de los bon­gós sí que­dan per­fec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.