CAÍ­DA EN CÁ­MA­RA LENTA

Caras (Chile) - - TV - Por Os­car Con­tar­do

Yerko Puchento nació co­mo una res­pues­ta a la fa­rán­du­la. El per­so­na­je par­tió co­mo la ca­ri­ca­tu­ra de uno de los pri­me­ros pe­rio­dis­tas que co­men­ta­ron en te­le­vi­sión los por­me­no­res de la nue­va cas­ta de ce­le­bri­da­des apa­re­ci­das del fútbol y las dis­co­te­cas, un sub­gé­ne­ro bas­tar­do de la tra­di­cio­nal pren­sa del co­ra­zón de­di­ca­da al jet set de otras la­ti­tu­des.

Los crea­do­res de Yerko Puchento —el ac­tor Da­niel Al­caíno y el guio­nis­ta Jor­ge Ló­pez— su­pie­ron dar­le un gi­ro al per­so­na­je cuan­do la bur­bu­ja crea­da en torno a la fa­rán­du­la re­ven­tó. Nació en­ton­ces una nue­va dimensión de Yerko: la del bu­fón de la cor­te que se per­mi­tía apun­tar a los po­lí­ti­cos y a los po­de­ro­sos. La fi­gu­ra del afe­mi­na­do de len­gua ve­ne­no­sa —un es­te­reo­ti­po más de ‘la lo­ca’, siem­pre en el lí­mi­te de la ho­mo­fo­bia—, co­bró en­ton­ces el atri­bu­to de los jus­ti­cie­ros he­roi­cos. Eso ocu­rrió en Vér­ti­go. En ade­lan­te el mo­men­to en el que apa­re­cía Yerko Puchento se­ría el clí­max del pro­gra­ma. Ese im­pul­so pa­re­cía in­com­bus­ti­ble has­ta la tem­po­ra­da de es­te año, cuan­do el filo de su ru­ti­na ya no en­cien­de los áni­mos del mis­mo mo­do.

La bro­ma que le gas­tó a la actriz Da­nie­la Ve­ga en el pri­mer ca­pí­tu­lo de Vér­ti­go no era po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta, era sen­ci­lla­men­te predecible en su bur­da cruel­dad. Ese chis­te es el ti­po de hu­mor de pa­tio de co­le­gio que ha­bría te­ni­do que aguan­tar al­guien co­mo el mis­mo Yerko, si exis­tie­ra. Pe­ro no exis­te.

Yerko —el per­so­na­je— es fi­nal­men­te la crea­ción de dos va­ro­nes he­te­ro­se­xua­les que nun­ca de­bie­ron com­pa­re­cer an­te el mun­do por lo que eran y no po­dían dejar de ser. Las de­nun­cias de de­ce­nas de te­les­pec­ta­do­res al Con­se­jo Na­cio­nal de Te­le­vi­sión que pro­vo­có la bro­ma a la pro­ta­go­nis­ta de Una mu­jer fan­tás­ti­ca es una alar­ma que los crea­do­res del per­so­na­je de­bie­ran aten­der.

En el ges­to de reír­se del as­pec­to de una ministra o de la ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual de una chi­ca que fra­guó una ca­rre­ra en te­le­vi­sión a con­tra­mano de su ori­gen so­cial, no hay un desafío, no hay ma­yor crea­ti­vi­dad que ha­cer lo que siem­pre se ha he­cho en Chi­le: hu­mi­llar al dis­tin­to, al que no com­bi­na con nuestras ex­pec­ta­ti­vas so­bre el po­der, mal­tra­tar a las mu­je­res, reír­se del mo­reno, del in­dio, del in­mi­gran­te. El desplome en cá­ma­ra lenta de la po­pu­la­ri­dad de Yerko Puchento tie­ne que ver con eso, con un per­so­na­je que en lu­gar de en­fren­tar­se a las con­ven­cio­nes, las re­fuer­za, trans­for­man­do su ru­ti­na en una ad­ver­ten­cia con­ser­va­do­ra dis­fra­za­da de irre­ve­ren­cia.

Vér­ti­go. Ca­nal 13. Jue­ves. 22:30 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.