MA­CHIS­MO EN TV

Caras (Chile) - - PORTADA -

“Uf, si te con­ta­ra...”, di­ce aho­ra so­bre un te­ma en bo­ga a ni­vel mun­dial: los abu­sos de po­der en con­tra de las mu­je­res y que han co­men­za­do a ser denunciados en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da so­cial. “He vis­to y vi­vi­do el ma­chis­mo en la te­le­vi­sión”, ad­mi­te. Y da un ejem­plo: “Una vez me di­je­ron que no me arre­gla­ra tan­to pa­ra las en­tre­vis­tas por­que me veía de­ma­sia­do mi­na y mi tra­ba­jo per­día cre­di­bi­li­dad. Mi­do 1.78, no me pue­do cor­tar las pier­nas y es­te es mi cuer­po aun­que pa­ra al­gu­nos eso me ha­ga me­nos se­ria. Lo más tris­te es que me lo di­jo una mu­jer. El abu­so ha­cia el gé­ne­ro no es só­lo de los hom­bres”.

—¿Qué vi­sión tie­ne del fe­mi­nis­mo? El te­ma ha ge­ne­ra­do un am­plio de­ba­te a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

—Yo soy fe­mi­nis­ta, no fe­mi­na­zi, es de­cir, no es­toy por las pos­tu­ras ra­di­ca­les. Pa­ra mí to­do es­tá en el equi­li­brio, en en­ten­der que la igual­dad co­mien­za con la to­le­ran­cia. No se tra­ta de im­po­ner­se ni de­cla­rar­se su­pe­rior y al otro in­fe­rior.

—¿Có­mo ha­bría reac­cio­na­do si An­to­nio Vo­da­no­vic le hu­bie­se da­do una pal­ma­da en el tra­se­ro an­tes de en­fren­tar al pú­bli­co de la Quin­ta Ver­ga­ra, su cá­ba­la por tan­tos años?

—Lo pro­ba­ble es que le hu­bie­se pe­ga­do una pal­ma­di­ta tam­bién. O sea, si fue­se al­go sim­pá­ti­co, por­que si se tra­ta de un

aga­rrón li­bi­di­no­so y sien­to su res­pi­ra­ción agi­ta­da mien­tras me to­ca, la co­sa cam­bia. Tam­po­co di­go que es­té bien; el mun­do cam­bió y jun­to con ello nues­tro país tam­bién lo hi­zo.

—¿En se­rio cree que nues­tro país cam­bió?

—Bueno, la te­le­vi­sión si­gue sien­do ma­chis­ta; mis pa­res mas­cu­li­nos ga­nan más por la mis­ma pe­ga y les asig­nan la res­pon­sa­bi­li­dad de tra­tar los te­mas se­rios, los asun­tos im­por­tan­tes, y no a no­so­tras que se su­po­ne que de­be­mos ju­gar el rol de con­te­ne­do­ras, de me­dia­do­ras... Tam­po­co po­de­mos opi­nar mu­cho por­que se su­po­ne que ex­po­nes tu la­do mas­cu­lino y el pú­bli­co te re­cha­za por­que có­mo cres­ta pue­des te­ner tan­ta opi­nión.

—Eso mien­tras se cri­ti­ca el uso del cuer­po por con­ver­tir a las mu­je­res en un ob­je­to.

—Si te gus­ta el es­co­te has­ta abajo, co­sa tu­ya, pe­ro de ahí a pen­sar que eres un ob­je­to, pa­ra mí eso no es más que fal­ta de to­le­ran­cia.

—¿Se ha caí­do en un “fe­mi­nis­mo pu­ri­tano”?

—Es un fe­mi­nis­mo ra­di­cal, que se des­vía de lo prin­ci­pal que es la igual­dad; las mu­je­res que se po­nen un ves­ti­do más o me­nos apre­ta­do no van a dejar de ser mu­je­res por el he­cho de lle­var­los. Si usas jeans apre­ta­dos con cor­te co­lom­biano pa­ra que se te vea más pa­ra­do el po­to, pa­ra mí ése no es el te­ma.

La ani­ma­do­ra sa­be de lo que ha­bla. Du­ran­te mu­cho tiem­po se sin­tió dis­cri­mi­na­da por ser mo­de­lo, un te­ma que le pe­sa has­ta hoy, pe­se a que ya cum­plió una dé­ca­da tra­ba­jan­do al fren­te de pro­gra­mas te­le­vi­si­vos y en es­ce­na­rios tan com­ple­jos co­mo el Fes­ti­val de Vi­ña.

—En su úl­ti­ma en­tre­vis­ta con CA­RAS Dia­na Bo­loc­co di­jo: “Nun­ca me han exi­gi­do fa­vo­res pa­ra avan­zar con mi ca­rre­ra, tal vez por­que tam­po­co hi­ce ca­rre­ra de mo­de­lo sino de pe­rio­dis­ta y de ani­ma­do­ra; eso me res­guar­da un po­co...”.

—Pe­ro sa­bes que a mí nun­ca se me ha in­si­nua­do un eje­cu­ti­vo ni na­die en nin­gún me­dio, ni si­quie­ra en el mun­do de la pu­bli­ci­dad cuan­do fui mo­de­lo. Nun­ca (di­ce ca­te­gó­ri­ca).

—Aun­que se han des­ta­pa­do es­cán­da­los; Ma­rio Tes­tino, el gran fo­tó­gra­fo de la mo­da, fue de­nun­cia­do por aco­so...

—Ob­via­men­te que eso su­ce­de y es re­pu­dia­ble, pe­ro afor­tu­na­da­men­te nun­ca me pa­só. Me sien­to or­gu­llo­sa de es­ta pro­fe­sión que me per­mi­tió via­jar, re­co­rrer el mun­do, sol­ven­tar­me eco­nó­mi­ca­men­te, cons­truir mi vi­da me­dian­te un tra­ba­jo que ejer­cí de for­ma se­ria y muy in­te­li­gen­te. ¿Qué tie­ne que ha­ya si­do mo­de­lo? Ha­ce una pau­sa y ella mis­ma se con­tes­ta:

—Es un problema de nues­tra so­cie­dad, don­de las mo­de­los son con­si­de­ra­das ton­to­rro­nas por­que se ha es­ta­ble­ci­do la idea de que pro­vie­nes de un mun­do más li­viano, ligero, me­nos in­te­li­gen­te. Per­dón, pe­ro yo me fui de Chi­le a los 17 años, tra­ba­jé afue­ra y so­bre­vi­ví sie­te años, in­clu­so pa­san­do por si­tua­cio­nes pre­ca­rias, de gran exi­gen­cia, sin ha­blar mu­chas ve­ces el idio­ma, y aún así al­can­cé mis me­tas, ga­né di­ne­ro, apren­dí. Me pre­gun­to si esas per­so­nas que se ad­mi­ran tan­to por no pro­ve­nir del mo­de­la­je ha­brían sa­li­do ade­lan­te en las mis­mas con­di­cio­nes que yo. No pues, ¡de ton­ta yo no ten­go na­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.