CAROLA DE MORAS FE­MI­NIS­TA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Si­món Pais Pro­duc­ción Gaby Cor­de­ro Asis­ten­te So­fía Cu­bi­llos Ma­qui­lla­je y pe­lo Raúl Flo­res

“El abu­so ha­cia nues­tro gé­ne­ro no es só­lo de los hom­bres”, di­ce la ani­ma­do­ra que aca­ba de lo­grar el pri­mer lu­gar en sin­to­nía con La Ma­ña­na de CHV.

Triun­fó en el Fes­ti­val de Vi­ña, y en mar­zo, mien­tras Ra­fael Ara­ne­da es­ta­ba de va­ca­cio­nes, el ma­ti­nal que con­du­ce se im­pu­so en sin­to­nía. El ca­mino no ha si­do fá­cil. Aquí cuen­ta que ha en­fren­ta­do crí­ti­cas, des­leal­ta­des, dis­cri­mi­na­ción e in­clu­so ma­chis­mo, pe­ro lo que más le mo­les­ta son los pre­jui­cios por ha­ber tra­ba­ja­do co­mo mo­de­lo. “El abu­so ha­cia nues­tro gé­ne­ro no es só­lo de los hom­bres”, denuncia.

Al­ta, fla­ca, la fi­gu­ra in­con­fun­di­ble de Ca­ro­li­na de Moras lla­ma la aten­ción en el res­to­rán de Vi­ta­cu­ra don­de nos jun­ta­mos pa­ra es­ta en­tre­vis­ta. Lle­ga pun­tual, un tan­to ace­le­ra­da; re­cién tie­ne tiem­po pa­ra al­mor­zar des­pués de una jor­na­da que pa­ra ella co­mien­za ca­da día an­tes de las seis de la ma­ña­na y que con­ti­núa atra­ve­san­do San­tia­go rum­bo a los es­tu­dios de Chi­le­vi­sión en Ma­cha­sa pa­ra ani­mar La Ma­ña­na de CHV.

Al mo­men­to de es­ta en­tre­vis­ta el pro­gra­ma su­ma­ba ca­si un mes li­de­ran­do en el ra­ting —só­lo un día em­pa­ta­ron con TVN— con un pro­me­dio de 6 pun­tos. Lo­gro al que se su­ma un mé­ri­to no me­nor: Ra­fael Ara­ne­da, el coani­ma­dor —y tam­bién su com­pa­ñe­ro en el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar—, es­ta­ba de va­ca­cio­nes cuan­do el ta­ble­ro te­le­vi­si­vo se dio vuel­ta y el ca­nal del gru­po Tur­ner se en­cum­bró co­mo lí­der de la ma­ña­na. “Sí, po­dría es­tar con un re­em­pla­zan­te (de Ara­ne­da), pe­ro he es­ta­do so­la y ga­na­mos por har­to. Es es el re­sul­ta­do de un tra­ba­jo en equipo”.

—Tam­bién se cree que el ‘fac­tor Sa­losny’ ge­ne­ró un reor­de­na­mien­to del ta­ble­ro tras ser re­le­va­da del ma­ti­nal de Me­ga.

—Pue­de ser, aun­que no ten­go tan­ta cla­ri­dad o se­gu­ri­dad de que el es­pec­ta­dor si­ga a ciertos ani­ma­do­res; lo que de ver­dad le im­por­ta es el con­te­ni­do, la em­pa­tía, la co­ne­xión, la ver­dad en el len­gua­je. Car­men Glo­ria Lo­bo, nues­tra pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va, se in­te­gró ha­ce un año con la idea de mos­trar un la­do más cer­cano, aco­ge­dor, con un pun­to de vis­ta más fe­me­nino y no tan pa­ter­na­lis­ta; an­tes era un pa­nel de pu­ros hom­bres y yo; me ti­ra­ban las tí­pi­cas ta­llas sim­pá­ti­cas, pe­ro de co­le­gio de hom­bres. Ella vino a dar­le una es­truc­tu­ra más abier­ta, cer­ca­na, sin cá­te­dras, con una in­te­li­gen­cia más fe­me­ni­na.

La ex­pre­sión de Ca­ro­li­na se en­som­bre­ce y pa­sa a la in­cre­du­li­dad cuan­do ca­si al ter­mi­nar la en­tre­vis­ta se en­te­ra —vía un men­sa­je en su What­sapp— del despido por par­te del ca­nal de cua­tro com­pa­ñe­ros de su equipo, en­tre ellos el di­rec­tor ge­ne­ral del pro­gra­ma, Gui­ller­mo Cru­ces. “Es sú­per in­gra­to y du­ro ver que un equipo se des­ar­ma, cuan­do echan a un di­rec­tor tan im­por­tan­te... Son de­ci­sio­nes que no las en­tien­do, no las com­pren­do y no las com­par­to, pe­ro co­rres­pon­de a un pe­río­do de ajus­te, don­de es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to com­pli­ca­do pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”.

En to­tal, se­rían cer­ca de 30 los tra­ba­ja­do­res ex­ho­ne­ra­dos, la ma­yo­ría per­te­ne­cien­tes al equipo del Fes­ti­val de Vi­ña —en­tre ellos el di­rec­tor de la trans­mi­sión Alex Her­nán­dez—, lue­go de que es­te 2018 ter­mi­na­ra el con­tra­to que lo unía a la mu­ni­ci­pa­li­dad. La en­ti­dad lla­mó a una nue­va li­ci­ta­ción y ga­nó la pro­pues­ta de Ca­nal 13, TVN, FOX y el con­sor­cio ra­dial Ibe­roa­me­ri­ca­na (ADN y Co­ra­zón, en­tre otras), que en con­jun­to ofer­ta­ron 395 mi­llo­nes de dó­la­res ver­sus el 1.5 de CHV.

Cinco años en que Ca­ro­li­na estuvo al fren­te del ma­yor cer­ta­men mu­si­cal del país, y aun­que en un prin­ci­pio al­gu­nos no apos­ta­ban por ella, fi­nal­men­te des­lum­bró con su tra­ba­jo en un es­ce­na­rio con­si­de­ra­do di­fí­cil por la al­ta ex­po­si­ción y el fre­né­ti­co rit­mo de tra­ba­jo. Lo­gró con­quis­tar al mons­truo en­fun­da­da en ves­ti­dos de au­to­res na­cio­na­les y que ella de­ci­dió mos­trar ca­si co­mo una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: “Lo chi­leno es bueno y es be­llo”.

“Soy sú­per na­cio­na­lis­ta”, afir­ma la di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, na­ci­da y cria­da en Osorno, aman­te de los pai­sa­jes del sur y el nor­te de Chi­le, fan de los pro­duc­tos de fac­tu­ra ar­te­sa­nal, ma­te­ria­les no­bles y tra­di­ción mi­le­na­ria. “Ese es pa­ra mí el au­tén­ti­co lu­jo, mu­cho más que un ves­ti­do de Ca­va­lli, Va­len­tino o Dior que son he­chos en se­rie. Me gus­ta sen­tir la ca­li­dez de una man­ta de al­pa­ca o unas za­pa­ti­llas de la­na chi­lo­ta, el di­se­ño in­creí­ble de una lám­pa­ra de mim­bre o una lin­da al­fom­bra he­cha a mano; lle­var con or­gu­llo pie­zas na­cio­na­les en ca­da fes­ti­val de Vi­ña del Mar es pa­ra mí un ver­da­de­ro lu­jo”.

Una mu­jer con opi­nión, de ideas fir­mes, que no se achi­ca ni te­me ex­pre­sar­se so­bre te­mas com­ple­jos.

Del con­flic­to en la Arau­ca­nía, por ejem­plo, con­si­de­ra que el problema “se ha po­li­ti­za­do y exis­ten gru­pos ra­di­ca­li­za­dos que no re­pre­sen­tan el ver­da­de­ro sen­tir de un pue­blo, de una co­mu­ni­dad que pi­de res­pe­to por sus de­re­chos an­ces­tra­les (...) La­men­ta­ble­men­te hoy en Chi­le se go­bier­na pa­ra la po­pu­la­ri­dad, no por el bien co­mún. Así re­sul­ta mu­cho más fá­cil ale­tar­gar la si­tua­ción pa­ra que sea un pró­xi­mo go­bierno el que se en­car­gue y así el con­flic­to si­gue...”.

Res­pec­to a los ale­ga­tos en La Ha­ya, te­ma que se to­mó las pau­tas de los ma­ti­na­les, di­ce: “No creo que en Chi­le ha­ya aflo­ra­do una es­pe­cie de pa­trio­tis­mo. En el pue­blo bo­li­viano hay una uni­dad en el dis­cur­so; to­dos traen la mis­ma in­for­ma­ción que les die­ron des­de el co­le­gio; hay una épi­ca, la cons­truc­ción de una his­to­ria. Evo Mo­ra­les cam­bió la Cons­ti­tu­ción por­que vio la opor­tu­ni­dad de pro­yec­tar­se y eter­ni­zar­se en el po­der; en­con­tró una ban­de­ra de lu­cha y la apli­có. En Chi­le, en cam­bio, con suer­te lo­gra­mos acor­dar­nos del par de pin­ce­la­das que nos die­ron en el co­le­gio so­bre la Gue­rra del Pa­cí­fi­co. Si no fue­ra por Jor­ge Ba­ra­dit y tan­tos otros que es­cri­ben de Chi­le de for­ma ami­ga­ble, na­die lee­ría so­bre nues­tra his­to­ria. Así que no sé si es­ta­mos tan uni­dos los chi­le­nos, al me­nos no des­de el dis­cur­so”.

No du­da en cri­ti­car a Evo Mo­ra­les: “El po­drá re­vic­ti­mi­zar a su po­bla­ción di­cien­do que su país no pro­gre­sa por cul­pa nues­tra, lo cual es fal­so por­que Bo­li­via ha ve­ni­do cre­cien­do eco­nó­mi­ca­men­te y tie­nen la op­ción de usar nues­tros puer­tos, ca­rre­te­ras y fe­rro­ca­rri­les con ta­sas pre­fe­ren­cia­les. Pe­ro bueno, aquí hu­bo una gue­rra, y si ellos hoy se sien­ten en des­ven­ta­ja no significa la re­vi­sión del tra­ta­do, ¿aca­so ha­bría que re­vi­sar los acuer­dos fir­ma­dos tras la Pri­me­ra y Se­gun­da Gue­rra Mun­dial por­que al­guien no que­dó con­for­me?”.

Ca­ro­li­na cuen­ta con una muy bue­na ase­so­ría en cuan­to a te­mas li­mí­tro­fes: des­de ha­ce va­rios años es pa­re­ja del abogado, ex mi­nis­tro de Se­bas­tián Pi­ñe­ra (de Edu­ca­ción y Jus­ti­cia), y ex agen­te en La Ha­ya, Felipe Bul­nes. Pa­re­ce que tie­ne un buen coach..., le co­men­to. Ella ríe pe­ro no lar­ga pa­la­bra. “De mi vi­da pri­va­da no voy a ha­blar, no sa­cas na­da con in­ten­tar­lo… Sim­ple­men­te me gus­ta es­tar in­for­ma­da, ha­blar de lo que pa­sa en Chi­le, de las de­ci­sio­nes que se es­tán to­man­do, pa­ra dón­de va el ti­món… Siem­pre he si­do in­quie­ta in­te­lec­tual­men­te”.

—¿Le gus­ta la po­lí­ti­ca, ha­ría ca­rre­ra en es­te es­ce­na­rio?

—No sé to­da­vía. Me atrae más el tra­ba­jo so­cial, en te­rreno, en con­tac­to con la gen­te. Pe­ro aún hay tiem­po y ga­nas de se­guir tra­ba­jan­do en te­le­vi­sión.

—El nom­bre de Felipe Bul­nes ha fi­gu­ra­do co­mo una posible car­ta co­mo em­ba­ja­dor de Pi­ñe­ra, ¿se iría con él si eso ocu­rrie­ra?

—No voy a ha­blar de op­cio­nes y opor­tu­ni­da­des que pu­die­ra lle­gar a te­ner Felipe. Ca­da uno tie­ne su mun­do y su tra­ba­jo.

Ca­ro­li­na cui­da sus pa­la­bras tan­to co­mo su ca­rre­ra te­le­vi­si­va. El ca­mino no le ha re­sul­ta­do fá­cil. Ha en­fren­ta­do crí­ti­cas, des­leal­ta­des, dis­cri­mi­na­ción e in­clu­so ma­chis­mo. Ha te­ni­do que de­fen­der­se prác­ti­ca­men­te des­de que em­pe­zó en TV. Cuan­do arri­bó al Bue­nos días a to­dos—pa­ra re­em­pla­zar el lu­gar que de­jó Kat­he­ri­ne Sa­losny, des­pe­di­da “por vie­ja”, se­gún se di­jo en­ton­ces—, el pú­bli­co le hi­zo la cruz. So­bre to­do cuan­do tras­cen­dió que ha­bía si­do con­tra­ta­da a ins­tan­cias de Felipe Ca­mi­roa­ga.

“To­do eso era fal­so. Na­die se preo­cu­pó de con­tar la ver­dad por­que pa­re­ce que eso no siem­pre es lo que ven­de más y los me­dios se van adap­tan­do. Pe­ro te re­pi­to: no fue así. De he­cho el día que fir­mé el con­tra­to me en­con­tré con Felipe en el as­cen­sor y me pre­gun­tó ¿en qué an­dai? El jus­to iba su­bien­do a una reunión don­de le iban a in­for­mar de mi con­tra­to”.

—Pe­ro los odia­ron; Felipe tu­vo que re­sis­tir una gran pi­fia­de­ra en la en­tre­ga del Co­pihue de Oro de ese año.

—¡Fue sú­per ru­do, muy in­me­re­ci­do! Me com­pli­có, me cos­tó, tu­ve que de­mos­trar mu­cho.

Ca­ro­li­na estuvo ca­si un año en el ca­nal es­ta­tal. “To­dos los días me de­ses­pe­ra­ba y arras­tra­ba los pies di­cien­do no pue­do creer­lo, ten­go que ir al pro­gra­ma, de nue­vo… De ser la pro­me­sa, la re­vo­lu­ción de la TV, me con­ver­tí en la más odia­da. Ahí di­ces ¿quién ma­ne­ja es­tos títeres?, por­que no en­tien­do…”.

Se fue lue­go a CHV don­de ani­mó un pro­gra­ma de ma­tri­mo­nios y otro de con­cur­sos in­fan­ti­les an­tes de arri­bar al ma­ti­nal, don­de in­gre­só tiem­po des­pués de la par­ti­da de Eva Gó­mez y de Car­men Glo­ria Arro­yo. “En el ca­nal me ve­nían pi­dien­do que me fue­ra al ma­ti­nal des­de el prin­ci­pio, pe­ro yo no iba a pa­sar dos ve­ces por lo mis­mo, no que­ría ser la re­em­pla­zan­te de na­die, la cau­sa de que sa­ca­ran a al­guien de for­ma abrup­ta. Apren­dí. He apren­di­do ca­da una de mis lec­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.