EL HOU­SE OF CARDS PE­RUANO

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Ro­ber­to Schiat­tino des­de Li­ma

Una hi­ja in­ves­ti­ga­da por la jus­ti­cia y un her­mano que de­cla­ra en su con­tra. Un con­gre­sis­ta que gra­ba a sus pa­res cuan­do in­ten­tan com­prar su vo­to, y un país abu­rri­do de los co­rrup­tos que se es­pe­ran­za con un nue­vo pre­si­den­te.

Tras la sa­li­da de Kuczyns­ki y la lle­ga­da de Viz­ca­rra, que­dó al des­cu­bier­to una gue­rra abier­ta por el po­der que dispu­tan Kei­ko y Ken­ji Fu­ji­mo­ri. Ella, in­da­ga­da por pre­sun­tos apor­tes ile­ga­les de la em­pre­sa Ode­brech, y él, in­ves­ti­ga­do por ofre­cer ges­tio­nes an­te el go­bierno a cam­bio de vo­tos. ¿Ve­re­mos a dos her­ma­nos dispu­tan­do la pre­si­den­cia en 2021?

Mu­chas co­sas de­ben es­tar pa­san­do por la ca­be­za del re­nun­cia­do ex pre­si­den­te pe­ruano Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki,

PPK (79). En­tre otras, su de­fen­sa ju­di­cial an­te po­si­bles he­chos de co­rrup­ción, la or­den de arrai­go que lo re­gi­rá por 18 me­ses y el tra­to que le da­rá el nue­vo man­da­ta­rio Martín Viz­ca­rra, su silencioso vi­ce­pre­si­den­te has­ta ha­ce ape­nas unas se­ma­nas. Pe­ro na­da, na­da po­dría des­ve­lar­lo más que un nom­bre pro­pio de ori­gen y fo­né­ti­ca ja­po­ne­sa: el apellido Fu­ji­mo­ri, ese que ha de­ter­mi­na­do el cur­so de la po­lí­ti­ca del país ve­cino en es­tos 28 años.

Lo de las úl­ti­mas se­ma­nas en Perú —y la ame­na­za de lo que es­tá por ve­nir— es lo más pa­re­ci­do a una ver­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na de Hou­se of Cards, co­mo lo lla­mó con to­da jus­ti­cia la pe­rio­dis­ta Ro­sa Ma­ría Pa­la­cios, aun­que al­go me­nos fina que la se­rie de Net­flix. Lo que en ella son jue­gos po­lí­ti­cos sub­te­rrá­neos, acá son gra­ba­cio­nes de ba­ja ca­li­dad, re­gis­tra­das vía smartphone por un par­la­men­ta­rio que in­ven­tó sus cer­ti­fi­ca­dos de es­tu­dios y que en­fren­ta a la pren­sa de­trás de an­te­ojos os­cu­ros. Moi­sés Ma­ma­ni se lla­ma el hombre que gra­bó a Ken­ji Fu­ji­mo­ri y a otros tres par­la­men­ta­rios cuan­do le ofre­cían fa­vo­res an­te el go­bierno a cam­bio de vo­tar con­tra la re­mo­ción de PPK. Los cua­tro —los 3 denunciados y su acu­sa­dor—, ade­más del ex­mi­nis­tro de Trans­por­tes Bruno Giuf­fra, son in­ves­ti­ga­dos aho­ra por el fis­cal de la na­ción.

DRAMA SHAKESPERIANO

Pe­ro lo que Hou­se of Cards no tie­ne es una gue­rra san­gui­na­ria en­tre dos her­ma­nos: Ken­ji (38) y Kei­ko So­fía (42), hi­jos de Su­sa­na Hi­gu­chi y Alberto Fu­ji­mo­ri (79), el mis­mo que el año 2000 re­nun­ció por fax a la pre­si­den­cia de Perú —que en­ca­be­zó con mano de hie­rro en­tre 1990 y 2000— aco­rra­la­do por la co­rrup­ción que evi­den­cia­ron los ‘vla­di­vi­deos’. Ca­si 18 años des­pués, unos vi­deos bo­ta­ron es­ta vez al ex­pre­si­den­te Kuczyns­ki. Y los pro­ta­go­nis­tas de la tra­ma no po­dían ser otros que Ken­ji y Kei­ko So­fía, la lí­der del par­ti­do con ma­yor re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, Fuer­za Po­pu­lar (FP), al que per­te­ne­ce el con­gre­sis­ta acu­sa­dor de los an­te­ojos os­cu­ros.

“Es­to no se tra­ta de una lu­cha con­tra la co­rrup­ción sino de una lu­cha por el po­der”, ad­mi­tió el pro­pio Ken­ji, no sin an­tes anun­ciar que de­cla­ra­rá co­mo tes­ti­go en la cau­sa con­tra su her­ma­na por su­pues­to la­va­do de ac­ti­vos y pre­sun­tos apor­tes ile­ga­les del gi­gan­te bra­si­le­ño de la cons­truc­ción Ode­brecht, el ca­so Lava Ja­to. “32 mi­llo­nes de pe­rua­nos te­ne­mos que vi­vir vien­do es­ta lu­cha en­tre Caín y Abel, sin que se pue­da go­ber­nar el Perú. Te­ne­mos pas­ma­do al Es­ta­do ob­ser­van­do las dispu­tas de es­tos dos her­ma­nos, que han ter­mi­na­do con la renuncia de un pre­si­den­te”, agre­gó Pa­la­cios.

“No­so­tros nos he­mos dis­tan­cia­do de los de­li­tos y los erro­res que se co­me­tie­ron en el go­bierno de Alberto Fu­ji­mo­ri, y que hoy la­men­ta­ble­men­te re­pre­sen­ta Ken­ji”, asegura Ur­su­la Le­to­na en con­ver­sa­ción con CA­RAS. Ella es una de los 59 con­gre­sis­tas que dan a FP la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. Eran 69, pe­ro 10 re­nun­cia­ron al par­ti­do en el ac­tual ejer­ci­cio, in­clui­do Ken­ji Fu­ji­mo­ri. “Aven­gers” les di­cen a es­tos 10 ho­no­ra­bles que cir­cu­lan sin rum­bo cla­ro, en un Con­gre­so uni­ca­me­ral que apro­bó nor­mas pa­ra im­pe­dir que los de­ser­to­res for­men par­ti­do pro­pio e ins­ta­ló un pi­so de vo­tos inal­can­za­ble pa­ra cual­quier gru­po que quie­ra for­mar un nue­vo con­glo­me­ra­do. “Fuer­za Po­pu­lar bus­ca tras­cen­der a un apellido”, agre­ga Le­to­na.

CAÍN Y ABEL

En el co­ra­zón del con­flic­to fa­mi­liar es­tá el rol del ex­pre­si­den­te Fu­ji­mo­ri en la co­yun­tu­ra y la po­lí­ti­ca pe­rua­na. El me­nor del clan quie­re man­te­ner un liderazgo po­lí­ti­co pa­ra con­se­guir que su pa­dre sea li­be­ra­do de­fi­ni­ti­va­men­te; Kei­ko, en cam­bio, ne­ce­si­ta dis­tan­ciar­se del úni­co ár­bol que le pue­de ha­cer som­bra si quie­re ser la pri­me­ra pre­si­den­ta de Perú: su pa­dre.

“Ella to­mó la de­ci­sión de no usar su po­der en el Con­gre­so y op­tó por bus­car la li­be­ra­ción de su pa­dre a tra­vés de la vía ju­di­cial”, asegura el con­gre­sis­ta de Pe­rua­nos Por el Kam­bio y ex­mi­nis­tro de Kuczysn­ki, Pe­dro Olae­chea. “Fi­nal­men­te —agre­ga— es Ken­ji quien li­de­ra los es­fuer­zos pa­ra lo­grar que in­dul­ten a su pa­dre (…). La for­ma en la que se rea­li­za su­gie­re un acuer­do en­tre el pre­si­den­te y una fac­ción del fu­ji­mo­ris­mo pa­ra evi­tar el pri­mer in­ten­to de va­can­cia; es­to man­cha una de­ci­sión que de por sí era de­li­ca­da, lo que se mues­tra de for­ma muy cla­ra con la reac­ción de los le­gis­la­do­res de Fuer­za Po­pu­lar an­te el in­dul­to”.

Hu­mi­lla­do de ma­ne­ra te­le­vi­sa­da, Ken­ji ya co­men­zó con su plan de ven­det­ta, al de­nun­ciar pú­bli­ca­men­te que en la Co­mi­sión de Pre­su­pues­to del Par­la­men­to —li­de­ra­da por Fuer­za Po­pu­lar— se repartían obras pú­bli­cas en­tre ellos, por un va­lor de 5 mi­llo­nes de so­les (1.200 mi­llo­nes de pe­sos) pa­ra ca­da uno. Al cie­rre de es­ta edi­ción, pre­pa­ra­ba su de­cla­ra­ción co­mo tes­ti­go en Lava Ja­to.

“Es­ta es una si­tua­ción real­men­te com­ple­ja. Los her­ma­nos Fu­ji­mo­ri lo­gra­ron tra­ba­jar so­bre las ba­ses de un fu­ji­mo­ris­mo re­du­ci­do, tras la caí­da de su pa­dre, y cons­truir una op­ción po­lí­ti­ca —aña­de—. Lo que ven­ga de­pen­de de qué de­ter­mi­ne la Fis­ca­lía con res­pec­to a los he­chos que in­vo­lu­cran a Ken­ji; y a Kei­ko, en lo que res­pec­ta a las in­ves­ti­ga­cio­nes en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co”.

VIZ­CA­RRA Y EL RE­VÉS DE LA TRA­MA

Ju­ga­das así las pie­zas, el fu­tu­ro del fla­man­te nue­vo pre­si­den­te en la his­to­ria pe­rua­na, el in­ge­nie­ro Martín Viz­ca­rra (55), es­tá ama­rra­do en­tre otras co­sas a lo que pa­se en­tre los her­ma­nos Fu­ji­mo­ri. Pa­ra em­pe­zar, la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) de­be pro­nun­ciar­se es­te mes so­bre el in­dul­to, y to­do in­di­ca que po­dría or­de­nar que que­de sin efec­to; si eso ocu­rre y el nue­vo pre­si­den­te aca­ta el fa­llo, ga­na­rá la con­fian­za de Kei­ko y de un im­por­tan­te sec­tor de la po­bla­ción.

Viz­ca­rra cuen­ta con más es­pal­das que su pre­de­ce­sor, y no tie­ne la fa­ma de tec­nó­cra­ta de PPK. Su gestión en­tre 2010 y 2014 co­mo pre­si­den­te de Mo­que­gua, una re­gión del sur co­lin­dan­te con Tac­na, es con­si­de­ra­da co­mo muy bue­na so­bre to­do en el ám­bi­to edu­ca­cio­nal, y su pa­so re­cien­te por la em­ba­ja­da de Ca­na­dá lo man­tu­vo ale­ja­do de la con­tin­gen­cia po­lí­ti­ca. Fue

HU­MI­LLA­DO DE MA­NE­RA TE­LE­VI­SA­DA, KEN­JI YA CO­MEN­ZÓ CON SU PLAN DE VEN­DET­TA, AL DE­NUN­CIAR PÚ­BLI­CA­MEN­TE QUE EN LA CO­MI­SIÓN DE PRE­SU­PUES­TO DEL PAR­LA­MEN­TO —LI­DE­RA­DA POR FUER­ZA PO­PU­LAR— SE REPARTÍAN OBRAS PÚ­BLI­CAS EN­TRE ELLOS.

VIZ­CA­RRA PO­DRÍA DESENREDAR LA RE­LA­CIÓN IN­SO­POR­TA­BLE QUE EXIS­TE EN­TRE EL EJE­CU­TI­VO Y EL LE­GIS­LA­TI­VO DES­DE QUE PPK TRIUNFARA CON­TRA TO­DO PRO­NÓS­TI­CO EN 2016, LA QUE OBLI­GÓ AL EX­PRE­SI­DEN­TE A CAM­BIAR AL GA­BI­NE­TE COM­PLE­TO MÁS DE UNA VEZ, AN­TE UNA OLA DE PE­TI­CIO­NES DE DESAFUE­RO Y OTROS ME­CA­NIS­MOS ACTIVADOS POR LA MA­YO­RÍA PAR­LA­MEN­TA­RIA DE KEI­KO.

aplau­di­do por ca­si to­dos cuan­do asu­mió. Ni si­quie­ra sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos han que­ri­do to­car el ca­so del ae­ro­puer­to Chin­che­ro, don­de tu­vo que re­ne­go­ciar un cam­bio al con­tra­to en­tre el Es­ta­do y pri­va­dos pa­ra la cons­truc­ción de un nue­vo ter­mi­nal, el que se con­si­de­ró per­ju­di­cial pa­ra las ar­cas fis­ca­les. “Pa­ra no­so­tros, el ca­so es­tá ar­chi­va­do”, asegura la con­gre­sis­ta Le­tu­ria. Así, la lu­na de miel es­tá en su me­jor mo­men­to.

Viz­ca­rra po­dría desenredar la re­la­ción in­so­por­ta­ble que exis­te en­tre el Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo des­de que PPK triunfara con­tra to­do pro­nós­ti­co en 2016, la que obli­gó al ex­pre­si­den­te a cam­biar pie­zas del ga­bi­ne­te y has­ta al ga­bi­ne­te com­ple­to más de una vez, an­te una ola de pe­ti­cio­nes de desafue­ro y otros me­ca­nis­mos activados por la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria de Kei­ko.

Has­ta aho­ra, el man­da­ta­rio se en­cuen­tra in­mu­ne a va­rios de los fac­to­res que ter­mi­na­ron de se­llar la suer­te de su an­te­ce­sor. “Al es­ta­llar en Bra­sil el escándalo de co­rrup­ción en Pe­tro­bras, re­cuer­da Pe­dro Olae­chea, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res y va­rias cons­truc­to­ras, se co­mien­za a des­cu­brir que el es­que­ma de co­rrup­ción tam­bién ha­bía lle­ga­do a Perú. Y no so­lo eso; ha­bía in­vo­lu­cra­do a los úl­ti­mos cua­tro go­bier­nos. El ex­pre­si­den­te Alejandro To­le­do se ve al­can­za­do y con es­to se re­sal­ta el rol que ha­bía te­ni­do Kuczyns­ki en ese go­bierno, del que ha­bía par­ti­ci­pa­do co­mo Pre­mier y co­mo ti­tu­lar de Eco­no­mía. A es­te con­tex­to de con­fron­ta­ción se su­ma el fe­nó­meno na­tu­ral del Ni­ño Cos­te­ro, que ge­ne­ra mu­cha des­truc­ción y de­ja mi­les de dam­ni­fi­ca­dos. Los pe­rua­nos pi­den re­sul­ta­dos y no se lo­gran en­tre­gar a tiem­po. Es­to vuel­ve aún más ten­sa la re­la­ción en­tre la opo­si­ción y el go­bierno”.

Pa­ra re­ma­tar su de­sen­la­ce, los erro­res del ex­go­ber­nan­te –in­clu­yen­do va­rias vol­te­re­tas en sus ver­sio­nes so­bre las trans­fe­ren­cias por más de US$ 3 mi­llo­nes de Ode­brech a em­pre­sas li­ga­das a él– en­tre­ga­ron en ban­de­ja el ca­dá­ver po­lí­ti­co de PPK a las fau­ces del sec­tor que li­de­ra Kei­ko.

Mien­tras An­tau­ro Hu­ma­la, el her­mano ul­tra­na­cio­na­lis­ta del ex­pre­si­den­te Ollan­ta, se so­ba las ma­nos des­de la cár­cel —“Lava Ja­to fue pro­vi­den­cial… nos po­ne en el co­ra­zón del pue­blo”, di­jo—, el círcu­lo po­lí­ti­co se vuel­ve a ce­rrar en torno a los Fu­ji­mo­ri. Aun­que la po­pu­la­ri­dad de Mrs. K (Kei­ko) ha ba­ja­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos me­ses, lo úni­co que real­men­te pue­de de­te­ner­la en es­te mo­men­to es el hambre de ven­gan­za de su her­mano y sus anun­cia­das re­ve­la­cio­nes a los fis­ca­les de Lava Ja­to. Si eso no ocu­rre, Kei­ko So­fía ha­brá ga­na­do una nue­va par­ti­da en su ca­mino ha­cia la pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.