EL DIAGNÓSTICO DE FFRENCH-DA­VIS

RI­CAR­DO FFRENCH-DA­VIS

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Pau­la Pa­la­cios Fo­tos Die­go Ber­na­les

“La eco­no­mía chi­le­na es bi­po­lar”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor lue­go de pu­bli­car una ac­tua­li­za­ción del li­bro Re­for­mas Eco­nó­mi­cas en Chi­le 1973-2017, don­de pro­fun­di­za en los mo­ti­vos de la dis­pa­ri­dad de nues­tro cre­ci­mien­to.

Aca­ba de pu­bli­car una nue­va ver­sión de la Re­for­mas Eco­nó­mi­cas en Chi­le 1973-2017, don­de ade­más de rom­per mi­tos, in­cor­po­ra el se­gun­do go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let y pro­fun­di­za en los mo­ti­vos de la dis­pa­ri­dad de nues­tro cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Asegura que Se­bas­tián Pi­ñe­ra lle­gó a La Mo­ne­da con vien­to de co­la, pe­ro ad­vier­te que la bue­na ra­cha se­rá tran­si­to­ria, mien­tras no se adop­ten po­lí­ti­cas sos­te­ni­bles en el tiem­po.

Des­de el ’99 que Ri­car­do Ffrench-Da­vis vie­ne es­cri­bien­do el li­bro Re­for­mas Eco­nó­mi­cas en Chi­le 1973-2017, el que ac­tua­li­za ca­da tan­to y que en su sex­ta ver­sión ade­más de in­cor­po­rar el se­gun­do man­da­to de Mi­che­lle Ba­che­let, in­ten­ta rom­per al­gu­nos mi­tos, por ejem­plo, que el go­bierno mi­li­tar ma­ne­jó con éxi­to nues­tra eco­no­mía y que la Con­cer­ta­ción se ha­bría de­di­ca­do só­lo a ad­mi­nis­trar el mo­de­lo. En sus pá­gi­nas, el eco­no­mis­ta y fundador de Cie­plan ex­pli­ca tam­bién los mo­ti­vos de la dis­pa­ri­dad de nues­tro cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que de un 2,9 por cien­to en dic­ta­du­ra se dis­pa­ró a un 7 por cien­to en la dé­ca­da de los no­ven­ta —dis­mi­nu­yen­do con­si­de­ra­ble­men­te la po­bre­za— pa­ra ter­mi­nar en un 1,7 ha­ce ape­nas unos me­ses, aun cuan­do los

em­pre­sa­rios, tra­ba­ja­do­res e in­fra­es­truc­tu­ras sean los mis­mos. A su jui­cio, es­ta ve­lo­ci­dad va­ria­ble del cre­ci­mien­to ocu­rre por­que no exis­te un co­rrec­to ma­ne­jo de la ma­cro­eco­no­mía ni una mi­ra­da a lar­go pla­zo por par­te de las au­to­ri­da­des que per­mi­ta una con­ti­nui­dad del im­pul­so trans­for­ma­dor en el tiem­po, co­mo sí ocu­rrió en­tre 1990 y 1998, don­de —cuen­ta—, el Banco Cen­tral (don­de tra­ba­jó en los años ini­cia­les de re­torno a la de­mo­cra­cia) en con­jun­to con el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, ma­ne­ja­ron el ti­po de cam­bio y re­gu­la­ron la cuen­ta ca­pi­tal pa­ra evi­tar que es­tén su­je­tos a los vai­ve­nes in­ter­na­cio­na­les. “De esa ma­ne­ra, im­pe­di­mos que nues­tra eco­no­mía re­ci­bie­ra de re­pen­te inun­da­cio­nes de dó­la­res fi­nan­cie­ros y ti­ra­ra pa­ra abajo el pre­cio del dó­lar, lo que re­sul­ta muy ne­ga­ti­vo pa­ra las ex­por­ta­cio­nes. Es pla­ta que se va rá­pi­do por­que no lle­ga pa­ra in­ver­tir­se pro­duc­ti­va­men­te”.

Con ocho años de cre­ci­mien­to man­te­ni­do, Ffrench-Da­vis ad­mi­te que en las au­to­ri­da­des vino un cre­cien­te re­la­jo, pen­san­do que se­ría sos­te­ni­ble per se. “Sin em­bar­go, en 1999 lle­gó la cri­sis asiá­ti­ca y en­con­tró a Chi­le con un dó­lar ba­ra­to y el dé­fi­cit ex­terno se ha­bía du­pli­ca­do. Co­mo ne­ce­si­tá­ba­mos dó­la­res, se li­be­ró el ti­po de cam­bio es­pe­ran­do que el mer­ca­do co­rri­gie­ra au­to­má­ti­ca­men­te, que­da­mos con dó­la­res tre­men­da­men­te al­tos, lo que en­ca­re­ció las im­por­ta­cio­nes, las ma­qui­na­rias, las deu­das de las em­pre­sas... En­tra­mos en re­ce­sión y se de­cla­ró abier­ta la cuen­ta de ca­pi­tal. Des­de en­ton­ces los mer­ca­dos ex­ter­nos ma­ne­jan la ma­cro­eco­no­mía chi­le­na; nues­tro ti­po de cam­bio es­tá su­je­to al mer­ca­do fi­nan­cie­ro de cor­to pla­zo, por lo que des­de el ‘99 has­ta la fe­cha, por ca­da par de años de re­cu­pe­ra­ción, te­ne­mos tres a cua­tro de re­ce­sión, con fre­na­das y ace­le­ra­das que con­ti­núan has­ta hoy”.

—Si re­gu­lar el ti­po de cam­bio y la cuen­ta de ca­pi­tal fun­cio­nó pa­ra un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, ¿por qué no se per­sis­tió en esa fór­mu­la?

—Se co­pian mo­das. En las ins­ti­tu­cio­nes y en­se­ñan­za del mun­do an­glo­sa­jón en­tró con fuer­za una mo­da que in­cluía abrir las cuen­tas de ca­pi­tal y li­be­rar el ti­po de cam­bio. Nues­tros doc­to­ra­dos te­nían un en­tre­na­mien­to fuer­te, muy con­vin­cen­tes de que “eso lo re­gu­lan muy bien los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les”. Gra­ve error por­que pro­du­ce gran ci­cli­ci­dad. En los ’90 ha­bía con­sen­so en­tre quie­nes to­ma­mos el ti­món. Sin em­bar­go, se de­ja­ron de la­do los cen­tros de es­tu­dios y se perdió la re­tro­ali­men­ta­ción de ideas. Ade­más, des­apa­re­cie­ron Ap­si, La Epo­ca, Aná­li­sis, que­dan­do los diarios pro neo­li­be­ra­les; la co­mu­ni­ca­ción en con­tra de las re­gu­la­cio­nes es­ta­bi­li­zan­tes fue muy fuer­te y se de­bi­li­ta­ron las fuer­zas re­for­ma­do­ras. Que­da­mos con el ti­món fi­jo, sin pre­ver las tem­pes­ta­des y sin tra­yec­to tra­za­do, de se­guir cons­tru­yen­do una eco­no­mía con equi­dad, in­clu­yen­te. Pri­mó el cor­to­pla­cis­mo y los doc­to­res en eco­no­mía que creían en el ti­po de cam­bio li­bre y la cuen­ta de ca­pi­ta­les abier­tas, que so­lo mi­ran la in­fla­ción, su­po­nien­do que el em­pleo, la in­no­va­ción, el va­lor agre­ga­do de las ex­por­ta­cio­nes, el de­sa­rro­llo de las Py­mes, sur­gen es­pon­tá­nea­men­te si se lo­gra una in­fla­ción ba­ja.

—¿In­flu­ye­ron las re­for­mas de Mi­che­lle Ba­che­let pa­ra que en su se­gun­do pe­río­do la eco­no­mía chi­le­na cre­cie­ra ape­nas 1,8% pro­me­dio?

—Fue cla­ve el pun­to de par­ti­da. En los úl­ti­mos 13 me­ses del pri­mer go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra la eco­no­mía ve­nía des­ace­le­rán­do­se, ha­bía to­pa­do te­cho, no ge­ne­ra­ba ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va so­bre 4% y el pre­cio del dó­lar en des­cen­so. Era el mo­men­to de una po­lí­ti­ca con­tra-cí­cli­ca, de ha­cer in­ver­sión pú­bli­ca (que la eje­cu­tan em­pre­sas pri­va­das), dar lí­neas de cré­di­tos a las py­mes pa­ra reac­ti­var, com­pras fis­ca­les y no se hi­zo. Hu­bo des­cui­do de lo ma­cro y se con­cen­tra­ron en las re­for­mas es­truc­tu­ra­les. No re­co­gi­mos la experiencia del ’99 y no se apli­có una po­lí­ti­ca fis­cal reac­ti­va­do­ra, por un te­ma de ‘res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal’. Con la cri­sis asiá­ti­ca, Co­rea ca­yó en un 7% y se re­cu­pe­ró a un 11 por cien­to en un año. Con­tro­ló la cuen­ta de ca­pi­ta­les, ma­ne­jó el ti­po de cam­bio, hi­zo gas­to fis­cal en apo­yo al de­sa­rro­llo pro­duc­ti­vo, in­vir­tió en vez de re­du­cir gas­tos; ¡to­mó el man­do! Chi­le tie­ne fon­dos so­be­ra­nos pa­ra si­tua­cio­nes re­ce­si­vas y no los apro­ve­chó, guián­do­se por la mo­da, que es pro-cí­cli­ca. Si la si­tua­ción se ve bo­ni­ta, se sue­le su­bir la es­ti­ma­ción del pre­cio del co­bre y la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía; si se ven mal, se ba­ja la es­ti­ma­ción del cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble, ¿pe­ro có­mo? ¡Si es el mis­mo país!; son los mis­mos em­pre­sa­rios, tra­ba­ja­do­res, in­fra­es­truc­tu­ras y fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

—Pa­re­cie­ra que fué­ra­mos bi­po­la­res.

—La eco­no­mía chi­le­na ac­tual es muy bi­po­lar, pro-cí­cli­ca, pues acen­túa los au­ges, per­dien­do el sen­ti­do de la reali­dad. Los ban­cos, por ejem­plo, co­mien­zan a ofre­cer cré­di­tos aun­que la bue­na ra­cha se­rá tran­si­to­ria mien­tras no adop­te­mos po­lí­ti­cas sos­te­ni­bles en el tiem­po. Y al ser sos­te­ni­bles, po­dre­mos tran­si­tar me­jor en las tem­pes­ta­des y cre­cer más. Au­to­ri­da­des de la Nue­va Ma­yo­ría y de de­re­cha co­me­ten el mis­mo error de re­pri­mir la in­ver­sión pú­bli­ca cuan­do se es­tá en re­ce­sión. Hoy lo es­ta­mos, es el mo­men­to de cons­truir con una so­cie­dad pú­bli­co-pri­va­da, que

no significa co­mer­se la pla­ta, sino uti­li­zar y crear nue­va ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va. Si se gas­ta y se ha­ce bien, la si­tua­ción cam­bia. Se pu­do ha­ber he­cho del 2015 al 2017. Sin em­bar­go, la res­pues­ta fue: “si lo ha­ce­mos, los mer­ca­dos nos cas­ti­gan pues aumenta el dé­fi­cit”. Al no ha­cer­lo, los in­gre­sos tri­bu­ta­rios si­guen de­pri­mi­dos.

Pa­ra el aca­dé­mi­co, en la ac­tua­li­dad hay bas­tan­te es­pa­cio pa­ra reac­ti­var un par de pun­tos la eco­no­mía so­bre nues­tra ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, que él, op­ti­mis­ta, apun­ta de un 4% a un 5%; en au­sen­cia, por cier­to, de al­gu­na cri­sis in­ter­na­cio­nal. In­sis­te que so­lo el de­sa­rro­llo pro­duc­ti­vo en­tu­sias­ma­rá a los in­ver­sio­nis­tas y ge­ne­ra­rá em­pleo pro­duc­ti­vo. “Ne­ce­si­ta­mos in­ver­sión, eso ha fa­lla­do. Lo hi­ci­mos muy bien en­tre el ’90 y ’96, di­mos mu­cho tra­ba­jo, con cons­truc­cio­nes, ca­rre­te­ras, puer­tos. Cla­ro, cui­de­mos la in­fla­ción, pe­ro que no sea ba­ja con cre­ci­mien­to ba­jo. Por eso la in­fla­ción de­be acom­pa­ñar­se de un ma­ne­jo prag­má­ti­co de la fle­xi­bi­li­dad cam­bia­ria y de las po­lí­ti­cas fis­cal y mo­ne­ta­ria”.

—¿El equipo eco­nó­mi­co de Pi­ñe­ra apun­ta en ese sen­ti­do?

—Apun­ta a lo opues­to: ti­po de cam­bio li­bre y cuen­ta de ca­pi­ta­les abier­ta y, al pa­re­cer, a al­gu­nos cam­bios tri­bu­ta­rios re­gre­si­vos. Oja­lá que no y se tra­te de me­jo­ras en la gestión tri­bu­ta­ria. Lo pre­vi­si­ble es que si la re­cu­pe­ra­ción en mar­cha des­de 2017 con­ti­núa, lle­ga­rán más ca­pi­ta­les a Chi­le, a la bol­sa, mer­ca­dos de bonos y cré­di­tos pa­ra el con­su­mo. Es al­to el ries­go que se pro­duz­ca una ma­yor ba­ja del pre­cio del dó­lar, más allá de los rui­dos “trum­pea­nos” de es­tos días. Re­pi­to, pa­ra el de­sa­rro­llo pro­duc­ti­vo ne­ce­si­ta­mos un equi­li­brio de la ma­cro­eco­no­mía real, un ti­po de cam­bio ad­mi­nis­tra­do por la au­to­ri­dad pa­ra evi­tar los ex­tre­mos que he­mos te­ni­do des­de 1999, fluc­tuan­do en­tre $ 450 y $ 740. Es­to trae­rá au­ge en el cor­to pla­zo y de nue­vo re­ce­sión en el me­diano. Si so­mos pa­si­vos, se­gui­re­mos de­pen­dien­do en ex­tre­mo del ex­te­rior. Así fue el pri­mer pe­río­do de Pi­ñe­ra y vol­vió a to­car­le suer­te; pa­ra el bien de Chi­le, oja­lá aho­ra lo apro­ve­che.

—¿Coin­ci­de en­ton­ces con el ex mi­nis­tro Ni­co­lás Ey­za­gui­rre que to­do se de­be a bue­na o ma­la “pa­ta”? ¿No le re­co­no­ce mé­ri­tos al ex pre­si­den­te?

—No to­do. Sin du­da su nom­bre agre­ga ex­pec­ta­ti­vas op­ti­mis­tas en los mer­ca­dos y ayu­da a reac­ti­var más rá­pi­do. Pi­ñe­ra lle­gó con vien­to de co­la. Ten­dre­mos un par de años de re­cu­pe­ra­ción, to­can­do lue­go el te­cho. Si no se han he­cho las ta­reas pa­ra em­pu­jar el te­cho pro­duc­ti­vo, au­men­tan­do la in­ver­sión, con­ti­nuan­do con los pro­gra­mas de clús­ters im­pul­sa­dos por el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let y prio­ri­zan­do las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, se re­pe­ti­ría la si­tua­ción de 2013. Es pre­ci­so efec­tuar re­for­mas que per­mi­tan buen ac­ce­so al mer­ca­do de ca­pi­ta­les, con ta­sas ra­zo­na­bles y ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral a sec­to­res me­dios y ba­jos. Es di­fí­cil, pe­ro Chi­le tie­ne las con­di­cio­nes pa­ra ha­cer una trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va so­bre lo cons­trui­do en es­tos años y ten­ga­mos la ma­cro real or­de­na­da, pa­ra que cuan­do se lle­gue al te­cho, en­tre otras fa­llas, no ten­ga­mos un dó­lar tan ba­ra­to que las im­por­ta­cio­nes su­peren en ex­ce­so a las ex­por­ta­cio­nes y en­tre­mos a un nue­vo ajus­te re­ce­si­vo co­mo ha­ce cinco años.

“EN CHI­LE, SI LA SI­TUA­CIÓN SE VE BO­NI­TA, SE SUE­LE SU­BIR LA ES­TI­MA­CIÓN DEL PRE­CIO DEL CO­BRE Y LA CA­PA­CI­DAD DE CRE­CI­MIEN­TO DE LA ECO­NO­MÍA; SI SE VEN MAL, SE BA­JA LA ES­TI­MA­CIÓN DEL CRE­CI­MIEN­TO SOS­TE­NI­BLE, ¿PE­RO CÓ­MO? ¡SI ES EL MIS­MO PAÍS!; SON LOS MIS­MOS EM­PRE­SA­RIOS, TRA­BA­JA­DO­RES?".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.