LAS MINIESTRELLAS DE LA REALE­ZA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por So­le­dad Mi­ran­da Fo­tos Getty Images

No su­pe­ran los sie­te años y ya tie­nen cla­ro su rol. Charlotte de Cam­brid­ge, Es­te­lle de Sue­cia y Jo­sep­hi­ne de Dinamarca se sal­tan las nor­mas y vi­ven su in­fan­cia ro­dea­das de cá­ma­ras.

No su­pe­ran los sie­te años y ya tie­nen cla­ro su rol en el mun­do. Son­ríen, sa­lu­dan y sa­ben lle­var el pro­to­co­lo. Charlotte de Cam­brid­ge, Es­te­lle de Sue­cia y Jo­sep­hi­ne de Dinamarca se sal­tan las nor­mas pa­ra vi­vir ale­gre­men­te su in­fan­cia y por ello son las pre­fe­ri­das de las cá­ma­ras.

Charlotte Eli­za­beth Dia­na, prin­ce­sa de Cam­brid­ge, tie­ne ape­nas tres años pe­ro ya ACU­MU­LA FA­MA CO­MO IN­FLUEN­CER, PUES TO­DO LO QUE USA SE AGO­TA EN LAS TIEN­DAS.

SU BI­SA­BUE­LA PA­TER­NA, LA REI­NA ISA­BEL DE GRAN BRE­TA­ÑA, LE TIE­NE AD­MI­RA­CIÓN. EN UN AC­TO, LA SO­BE­RA­NA CON­VER­SÓ CON UNA MAMÁ QUE ES­TA­BA EN EL PÚ­BLI­CO. LA MU­JER LE CON­TÓ QUE SU HI­JA PE­QUE­ÑA PRO­TE­GE Y TAM­BIÉN DI­RI­GE A SU HER­MANO MA­YOR. “LO MIS­MO OCU­RRE CON GEOR­GE Y CHARLOTTE”, CO­MEN­TÓ LA REI­NA.

CHARLOTTE DE CAM­BRID­GE HA CON­SE­GUI­DO IN­CLU­SO QUI­TAR­LE PRO­TA­GO­NIS­MO A SU TÍA MEG­HAN. ES­TA FO­TO LA MUES­TRA SA­LU­DAN­DO A LA PREN­SA A LA SA­LI­DA DEL HOS­PI­TAL SAINT MARY TRAS EL NA­CI­MIEN­TO DE SU HER­MANO ME­NOR LOUIS.

La prin­ce­si­ta no le te­me a las mul­ti­tu­des; to­do lo con­tra­rio de su her­mano Geor­ge, que apa­re­ce asus­ta­do y llo­ro­so en pú­bli­co. En to­do ca­so, aseguran que en la in­ti­mi­dad el prín­ci­pe es con­ver­sa­dor y sim­pá­ti­co.

Una gran oca­sión pa­ra Charlotte fue la visita que hi­zo —jun­to a Wi­lliam y a Geor­ge— al hos­pi­tal Saint Mary pa­ra co­no­cer a su nue­vo hermanito, el prín­ci­pe Louis. A su lle­ga­da, die­ron al­gu­nos pa­sos has­ta la puer­ta del re­cin­to y, en ese tra­mo, Geor­ge no mi­ró a las cá­ma­ras, pe­ro Charlotte son­reía le­van­tan­do una ma­ni­to. Fi­nal­men­te, an­tes de cru­zar el um­bral, mi­ró ha­cia atrás y sa­lu­dó nue­va­men­te. En­ton­ces se es­cu­chó un “¡Ohh!”. de to­dos las pe­rio­dis­tas apos­ta­das en la ca­lle.

De los sie­te bis­nie­tos de la rei­na, Charlotte es la que más se le pa­re­ce fí­si­ca­men­te; al­go que los me­dios bri­tá­ni­cos re­sal­tan pu­bli­can­do fo­to­gra­fías de Isa­bel II a una edad si­mi­lar a la de su des­cen­dien­te.

Un se­gun­do gran even­to de la prin­ce­sa fue el ma­tri­mo­nio del prín­ci­pe Harry con Meg­han Mar­kle, en la que ac­tuó co­mo da­mi­ta de ho­nor. En un mo­men­to, otra de las ni­ñas que­ría co­men­zar a caminar, pe­ro Charlotte le di­jo: “No, no pue­des sa­lir to­da­vía. Te­ne­mos que es­pe­rar has­ta que nos lla­men”, con­tó un tes­ti­go a la re­vis­ta Peo­ple.

Y en el bau­ti­zo del prín­ci­pe Louis, a la sa­li­da de la ca­pi­lla del Pa­la­cio de Saint Ja­mes, mi­ran­do a los fo­tó­gra­fos les di­jo: “Us­te­des no vie­nen”. Wi­lliam y Ka­te no se die­ron cuen­ta, pe­ro sí los pe­rio­dis­tas.

En Sue­cia, la es­tre­lla de la fa­mi­lia es jus­ta­men­te Es­te­lle, la nie­ta ma­yor de los re­yes Car­los Gus­ta­vo y Sil­via. Des­de que na­ció, ha­ce seis años, comparte pro­ta­go­nis­mo con su mamá, la prin­ce­sa he­re­de­ra Vic­to­ria.

Muy ri­sue­ña y na­da tí­mi­da, Es­te­lle lle­va co­mo na­die el tra­je tí­pi­co sue­co, co­ci­na ga­lle­tas pa­ra la Navidad y abra­za al rey con mu­cho afec­to, mos­tran­do que la frial­dad nór­di­ca no tie­ne que ver con ella. Pa­ra la fies­ta na­cio­nal, el 30 de abril, apa­re­ció con las uñas pin­ta­das con los co­lo­res de la ban­de­ra: azul y ama­ri­llo. Ale­gre­men­te mo­vía los de­dos pa­ra que se no­ta­ra su pa­trió­ti­co ges­to.

Afi­cio­na­da al di­bu­jo, tam­bién le gus­ta to­do lo que im­pli­que mo­vi­mien­to y ejer­ci­cio, por lo que ha­ce dos años co­men­zó a to­mar cla­ses de ballet en la escuela de dan­za Ba­se 23 en Es­to­col­mo.

Y co­mo tam­bién es cos­mo­po­li­ta, Es­te­lle fes­te­jó su sex­to cum­plea­ños, a fi­nes de fe­bre­ro, co­mien­do una ham­bur­gue­sa en Lily’s Bur­gers. El lo­cal ce­le­bró su­bien­do una fo­to de la prin­ce­sa a su ins­ta­gram con es­te mensaje: “Si vie­nes de nue­vo te re­ga­la­re­mos un milks­ha­ke”.

RO­BA CÁ­MA­RAS DA­NE­SA

Jo­sep­hi­ne de Dinamarca na­ció el 8 de enero de 2011. Lle­gó al mun­do 26 mi­nu­tos des­pués que Vin­cent, su her­mano mellizo. Am­bos son los hi­jos menores del prín­ci­pe he­re­de­ro Fre­de­rik y la prin­ce­sa Mary; pe­ro des­de un co­mien­zo que­dó cla­ro que Jo­sep­hi­ne se­rá la más no­to­ria.

La prin­ce­si­ta no pue­de es­tar quie­ta. Es fa­mo­sa por sus di­ver­ti­dos ges­tos fa­cia­les, y las co­reo­gra­fías que mues­tra in­clu­so en el bal­cón del pa­la­cio. Al par­tir rumbo a su pri­mer día de jar­dín in­fan­til, mientras Vin­cent llo­ra­ba, Jo­sep­hi­ne bai­la­ba y reía.

Los fo­tó­gra­fos sa­ben que ella siem­pre ro­ba cá­ma­ras y es­tán aten­tos. Una oca­sión es­pe­cial, ca­da año, es el ini­cio de las va­ca­cio­nes de la fa­mi­lia real. En 2016, mientras los de­más son­reían pa­ra los fo­tó­gra­fos, Jo­sep­hi­ne co­men­zó a lan­zar una pe­lo­ta de te­nis a uno de los perros que los acom­pa­ña­ban. El ani­mal co­rrió y le de­vol­vió la pe­lo­ta en va­rias oca­sio­nes… has­ta que la prin­ce­sa Mary le pi­dió pa­rar la di­ver­sión.

Es­te año, Jo­sep­hi­ne fue la en­car­ga­da de re­ci­bir un bal­de con dul­ces que le en­tre­gó una de las in­te­gran­tes de la ca­bal­ga­ta que lle­ga al cas­ti­llo ve­ra­nie­go de Gras­ten. Se sa­be que la prin­ce­si­ta es tam­bién una en­tu­sias­ta equi­ta­do­ra.

Jo­sep­hi­ne (7) tie­ne un her­mano mellizo, Vin­cent. Pe­ro ella es la me­nor de la fa­mi­lia real y la sex­ta he­re­de­ra al reino de Dinamarca.

Es­te­lle Sil­via Ewa Mary Ber­na­dot­te (6) es se­gun­da he­re­de­ra al trono de Sue­cia des­pués de su ma­dre la prin­ce­sa Vic­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.