SAL­VAN­DO ELE­FAN­TES

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por San­dra Ro­jas

El mar­fil y los ca­za­do­res los tie­nen cer­ca de la ex­tin­ción, pe­ro la marca más co­no­ci­da de Áfri­ca im­pul­sa una ini­cia­ti­va glo­bal por la su­per­vi­ven­cia del ma­mí­fe­ro te­rres­tre más gran­de del pla­ne­ta.

Es con­si­de­ra­do uno de los se­res más no­bles y com­ple­jos del reino ani­mal, pe­ro el mar­fil de sus colmillos y los ca­za­do­res fur­ti­vos lo tie­nen cer­ca de la ex­tin­ción. Pa­ra re­ver­tir es­ta ten­den­cia, Ama­ru­la, la marca más co­no­ci­da de Áfri­ca, im­pul­sa una ini­cia­ti­va glo­bal por la su­per­vi­ven­cia del ma­mí­fe­ro te­rres­tre más gran­de del pla­ne­ta.

Aris­tó­te­les des­cri­bió a los ele­fan­tes co­mo se­res que so­bre­pa­san a to­dos los de­más

en in­ge­nio y men­te. In­te­li­gen­tes, em­pá­ti­cos y ca­pa­ces de ex­pe­ri­men­tar emo­cio­nes com­ple­jas, es­tos ani­ma­les fas­ci­nan a los científicos, quie­nes no paran de investigar las ca­rac­te­rís­ti­cas que los ase­me­jan a los hu­ma­nos. Gra­cias a la es­truc­tu­ra de su ce­re­bro, son ca­pa­ces de ma­ni­fes­tar sen­ti­mien­tos de ale­gría, apren­der di­ná­mi­cas, re­cor­dar ca­mi­nos, rea­li­zar ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas, usar he­rra­mien­tas y des­pe­dir a sus muer­tos. Pe­ro na­da de es­to ha im­pe­di­do que los ca­za­do­res fur­ti­vos los ten­gan en la mi­ra.

Sus gran­des colmillos son ri­cos en mar­fil, un ma­te­rial du­ro, com­pac­to y blan­co usa­do pa­ra la pro­duc­ción de ob­je­tos ar­tís­ti­cos, te­clas de piano, bo­las de bi­llar, bo­to­nes y apli­ca­cio­nes or­na­men­ta­les de jo­ye­ría. Los asiá­ti­cos, es­pe­cial­men­te Chi­na, son los gran­des com­pra­do­res de es­te ma­te­rial por lo que su de­man­da es per­ma­nen­te. Pa­ra con­se­guir el lla­ma­do ‘oro blan­co’, los ca­za­do­res matan al ani­mal por­que la cuar­ta par­te del colmillo se en­cuen­tra al in­te­rior del crá­neo. El re­sul­ta­do es un cons­tan­te des­cen­so en su po­bla­ción. Se­gún el úl­ti­mo gran cen­so de ele­fan­tes, ca­da quin­ce mi­nu­tos una de es­tas cria­tu­ras es ase­si­na­da por el hombre. Hoy que­dan me­nos de 400 mil ele­fan­tes afri­ca­nos en el mun­do, una ci­fra que pro­yec­ta­da al 2020 sig­ni­fi­ca que la es­pe­cie po­dría en­trar en ex­tin­ción to­tal.

Bus­can­do me­jo­rar la es­pe­ran­za de vi­da de los pa­qui­der­mos, la marca afri­ca­na de li­cor Ama­ru­la di­se­ñó la cam­pa­ña “Co­ra­zón de Ele­fan­te”, que en Chi­le se con­cre­ta co­mo una do­na­ción de 500 pe­sos por ca­da bo­te­lla ven­di­da. Los fon­dos reuni­dos se van di­rec­to al úni­co San­tua­rio de Ele­fan­tes de Su­da­mé­ri­ca, un cen­tro es­pe­cia­li­za­do ubi­ca­do en Bra­sil con cer­ca de 1.100 hec­tá­reas que al­ber­gan a más de 50 de es­tos gi­gan­tes en con­di­cio­nes de se­mi­li­ber­tad. “La cam­pa­ña ya se hi­zo en Bra­sil y Ar­gen­ti­na con mu­cho éxi­to, por lo que aho­ra es el turno de Chi­le. Son ci­fras que im­pac­tan y que las per­so­nas mu­chas veces no ma­ne­jan”, ase­gu­ra Joa­quín Gon­zá­lez, Cus­to­mer Mar­ke­ting de Ama­ru­la, quien tam­bién ex­pli­ca la co­ne­xión que une a la marca con los ele­fan­tes: “Es­tos ani­ma­les avi­san cuan­do el fru­to Ama­ru­la –prin­ci­pal in­gre­dien­te del li­cor– es­tá lis­to pa­ra ser re­co­lec­ta­do. Lle­gan en ma­na­da has­ta los árboles, los gol­pean y sa­be­mos que ya es mo­men­to de co­se­char”.

La in­te­li­gen­cia de los ele­fan­tes ha pro­vo­ca­do tam­bién que sean una de las atrac­cio­nes más lla­ma­ti­vas en los cir­cos. En Chi­le, la ley aún per­mi­te uti­li­zar ani­ma­les exó­ti­cos en es­pec­tácu­los , lo que sue­le pro­pi­ciar va­ria­dos mal­tra­tos. Uno de ellos fue Ram­ba, una ele­fan­ta (asiá­ti­ca) que pa­só 14 años rea­li­zan­do di­fí­ci­les pi­rue­tas en el Cir­co los Ta­chue­la. Te­nía ci­ca­tri-

ces, abs­ce­sos y rea­li­za­ba mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos de vai­vén, re­fle­jo de su vi­da en re­clu­sión. El mar­ti­rio pa­re­cía no te­ner fin, has­ta que en 2012 la ONG Ecó­po­lis ges­tio­nó su li­be­ra­ción. Hoy vi­ve en el Par­que Sa­fa­ri de Ran­ca­gua ro­dea­da de cui­da­dos y afec­to. Sin em­bar­go, sus con­di­cio­nes aún no son idó­neas, por lo que Ama­ru­la in­ten­ta con­cre­tar su tras­la­do has­ta el San­tua­rio de Ele­fan­tes en Bra­sil. “Par­te de los re­cur­sos ob­te­ni­dos por la cam­pa­ña se­rán des­ti­na­dos al tras­la­do de Ram­ba, pa­ra que se pue­da desen­vol­ver en su pro­pio eco­sis­te­ma”, ase­gu­ra Joa­quín Gon­zá­lez.

Res­ca­te, reha­bi­li­ta­ción y rein­ser­ción son las claves pa­ra que es­tos no­bles gi­gan­tes des­apa­rez­can de la faz de la Tie­rra. Si bien a fi­nes de 2017 en Chi­na en­tró en vi­gen­cia una prohi­bi­ción to­tal del co­mer­cio de mar­fil, lo que pro­vo­có una sig­ni­fi­ca­ti­va ba­ja en su pre­cio –de 2.100 dó­la­res el ki­lo en 2014 ca­yó a 730 dó­la­res es­te año–, los ca­za­do­res los con­ti­núan ma­sa­cran­do. En al­gu­nos ca­sos ex­tre­mos, in­clu­so so­lo por ‘de­por­te’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.