LA VOZ DE RI­CAR­DO DA­RÍN

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Simonetti

El ac­tor ar­gen­tino vuel­ve a Chi­le con Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal,

Aquí ha­bla del ma­tri­mo­nio, de la corrupción y de las acusaciones de maltrato la­bo­ral apa­re­ci­das en su con­tra.

El ac­tor ar­gen­tino vuel­ve a Chi­le con Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal, di­ri­gi­do por Norma Alean­dro. En es­ta en­tre­vis­ta ha­bla del tea­tro, del ma­tri­mo­nio, de la corrupción, de la éti­ca, del ci­ne e in­clu­so de las acusaciones de maltrato la­bo­ral apa­re­ci­das en su con­tra.

Es una máquina. No pa­ra. Los pri­me­ros días de ma­yo es­tu­vo en Cannes pre­sen­tan­do To­dos lo sa­ben, la pe­lí­cu­la del di­rec­tor ira­ní Asg­har Far­ha­di, don­de comparte ro­les con Ja­vier Bar­dem y Pe­né­lo­pe Cruz. La úl­ti­ma se­ma­na de julio en­ca­be­zó en Bue­nos Ai­res el es­treno de El amor me­nos pen­sa­do, la ópe­ra pri­ma de Juan Vera en la que pro­ta­go­ni­za a un ma­ri­do cin­cuen­tón. Co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te, des­de ha­ce cin­co años vie­ne su­bién­do­se a las ta­blas pa­ra ha­cer Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal, la mis­ma pie­za tea­tral que en los pró­xi­mos días —en­tre el 15 y el 19 de agos­to— se pre­sen­ta­rá en Ca­saPie­dra.

La obra tie­ne más de 450 fun­cio­nes, pe­ro Da­rín no se can­sa. “Con­tra­ria­men­te a lo que se pue­da pre­su­po­ner, la fun­ción se re­vi­ta­li­za to­dos los días. No ha ha­bi­do una sola vez que no ha­ya sen­ti­do, an­tes de su­bir al es­ce­na­rio, ese vér­ti­go por aque­llo que va a ocu­rrir. Ca­da fun­ción es iné­di­ta”, ex­pli­ca alu­dien­do a la obra que Ing­mar Berg­man mon­tó en 1981.

Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal se ocu­pa de cues­tio­nar las re­la­cio­nes de pa­re­ja y la ima­gen idea­li­za­da del ma­tri­mo­nio a par­tir de lo que vi­ven Juan y Ma­ria­na, in­ter­pre­ta­dos por Da­rín y An­drea Pie­tra.

La pri­me­ra ver­sión que se mon­tó en Ar­gen­ti­na allá por los ’90 tu­vo en uno de los pro­ta­gó­ni­cos a Norma Alean­dro, quien hi­cie­ra fa­ma co­mo ac­triz en pe­lí­cu­las co­mo La his­to­ria ofi­cial y El hi­jo de la no­via. Más de vein­te años des­pués es ella quien di­ri­ge es­te mon­ta­je que, en sus pa­la­bras, “es una pie­za pa­ra un pú­bli­co de­seo­so de ver bue­nas in­ter­pre­ta­cio­nes”.

La pre­sen­cia de Da­rín es ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad de Alean­dro. “Siem­pre me pa­re­ció el ac­tor ideal pa­ra po­ner de nue­vo en mo­vi­mien­to la obra”, sos­tie­ne. Da­rín lo confirma: “Norma me lo ve­nía di­cien­do ha­cía ra­to, que en al­gún mo­men­to iba a te­ner que con­si­de­rar, por un asun­to de edad y re­co­rri­do, es­te pa­pel”. —A pe­sar de que el tex­to, es­cri­to ini­cial­men­te pa­ra una mi­ni­se­rie de te­le­vi­sión, da­ta de prin­ci­pios de los ’70, ¿di­rías que si­gue ha­cién­do­se car­go de la cri­sis ac­tual de la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio?

—No so­lo se ha­ce car­go, sino que ha­ce fo­co es­pe­cí­fi­ca­men­te en al­gu­nos de los as­pec­tos que his­tó­ri­ca­men­te se pre­sen­tan co­mo los más frá­gi­les den­tro del vincu­lo en­tre dos per­so­nas: la co­ti­dia­ni­dad, el des­gas­te, la ero­sión. A pe­sar de que uno pue­da creer que la obra es una crí­ti­ca des­pia­da­da a la es­truc­tu­ra con­yu­gal, lo que ha­ce Berg­man es cri­ti­car­la pa­ra que re­fle­xio­ne­mos so­bre ella, a la vez que pro­po­ne, su­brep­ti­cia­men­te, po­si­bles sa­li­das: la sin­ce­ri­dad, la ver­dad y la trans­pa­ren­cia. —Ha­ce un par de años dis­te una en­tre­vis­ta en la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na que hi­zo re­fle­xio­nar a mu­chos que pos­po­nían la fe­li­ci­dad fa­mi­liar en beneficio del éxi­to pro­fe­sio­nal y el di­ne­ro.

—Me lla­mó la aten­ción por­que en su mo­men­to el con­duc­tor me di­jo: “Acor­da­te que de es­ta en­tre­vis­ta se va a ha­blar du­ran­te mu­cho tiem­po”. Eso di­cho en su mo­men­to no sig­ni­fi­có gran co­sa, pe­ro aho­ra, mi­ran­do pa­ra atrás, me lla­ma la aten­ción que ha­ya te­ni­do esa vi­sión. —Lo que plan­teas­te con­fron­tó a mu­cha gen­te más preo­cu­pa­da de ha­cer di­ne­ro que ocu­par­se de sus afec­tos fa­mi­lia­res.

—No lo creo. Si se vi­ra­li­zó pien­so que fue pre­ci­sa­men­te por­que no en­con­tró mu­chos opo­nen­tes. En reali­dad, no di­je na­da que no sin­ta­mos to­dos. Lo que pa­sa es que es­ta so­cie­dad al­ta­men­te con­su­mis­ta no nos da tiem­po pa­ra na­da. Vi­vi­mos tan ten­sio­na­dos res­pec­to de qué de­be­mos ha­cer y qué no pa­ra man­te­ner a nues­tras fa­mi­lias, pa­ra pre­ser­var nues­tros bie­nes y no per­der­los, que mu­chas veces la gen­te no en­cuen­tra el es­pa­cio pa­ra re­fle­xio­nar. Creo que es­te ti­po de co­sas las pen­sa­mos to­dos, otra co­sa es que las pon­ga­mos en prác­ti­ca. —Tan­to en Chi­le co­mo en Ar­gen­ti­na se han des­ta­pa­do ca­sos de corrupción muy me­diá­ti­cos, bue­na par­te de ellos per­pe­tra­dos por gen­te que tie­ne po­der, ¿qué te pa­sa fren­te a esas si­tua­cio­nes?

—Tris­te­men­te es al­go uni­ver­sal. Uno se pre­gun­ta por qué los ti­pos que son re­con­tra ar­chi­su­per­mi­llo­na­rios quie­ren se­guir sién­do­lo ca­da vez más y más y más. Ahí hay un des­fa­sa­je muy gran­de. Leí el otro día una es­ta­dís­ti­ca que de­cía que el 1% de la po­bla­ción mun­dial acu­mu­la tan­ta ri­que­za co­mo el 99% res­tan­te. ¡Es una co­sa si­nies­tra, per­ver­sa, sin explicación! De al­gu­na ma­ne­ra, no­so­tros, la es­pe­cie, he­mos per­mi­ti­do eso. —¿Qué co­sa?

—Eso de co­rrer tras el di­ne­ro, el éxi­to, la vic­to­ria. Hay mu­chas explicaciones al res­pec­to, pe­ro uno no pue­de no de­jar de sen­tir­se in­có­mo­do an­te ta­ma­ña des­pro­por­ción. Soy un con­ven­ci­do de que los que tie­nen mu­cho di­ne­ro es por­que se pa­san el día pen­san­do en el di­ne­ro. Pe­ro ¿eso los ha­rá fe­li­ces? Mientras más tiem­po pa­sa creo que los que más tie­nen no son los más fe­li­ces. Al con­tra­rio, aque­llas per­so­nas que po­seen lo su­fi­cien­te pa­ra cubrir sus ne­ce­si­da­des básicas, los más simples, son los que es­tán más cer­ca de la fe­li­ci­dad. —Hay quie­nes plan­tean que el ac­tual or­den de las co­sas es con­se­cuen­cia del do­mi­nio de una mi­ra­da mas­cu­li­na del mun­do, ¿coin­ci­des con eso? —Pue­de ser. Si to­ma­mos co­mo pa­rá­me­tro ese vie­jo axio­ma que dice que las mu­je­res, his­tó­ri­ca­men­te, han si­do cons-

“HAY UN MO­MEN­TO —Y LE PA­SA SO­BRE TO­DO A LOS MÁS JÓ­VE­NES— EN EL QUE TÚ TE CONVENCES DE QUE NO TE­NER EL ÚL­TI­MO MO­DE­LO DE CE­LU­LAR ES QUE­DAR­SE ATRÁS. HAY UNA EXI­GEN­CIA PER­MA­NEN­TE DE ES­TAR A LA MO­DA, DE PER­TE­NE­CER A UN GRUPO ES­PE­CÍ­FI­CO QUE LA PU­BLI­CI­DAD SE OCU­PA DE INS­TA­LAR. POR SUERTE, EL TIEM­PO CO­MIEN­ZA A ACO­MO­DAR LAS CO­SAS Y TE PER­MI­TE VER LAS TRAM­PAS IM­PLÍ­CI­TAS EN EL SIS­TE­MA”.

truc­to­ras, mientras que los hom­bres han si­do con­quis­ta­do­res, es pro­ba­ble que ha­ya ahí una explicación. Pe­ro, cla­ro, to­do tie­ne un lí­mi­te. En to­do ca­so, in­vi­ta­ría a una re­fle­xión: la am­bi­ción des­me­di­da pre­su­po­ne, co­mo mí­ni­mo, una gran in­jus­ti­cia pa­ra con los de­más. En­tien­do que ca­da uno cui­de su te­rri­to­rio, pe­ro lo que he­mos per­di­do de vis­ta es la éti­ca, la mo­ral, el buen gus­to, el sen­ti­do co­mún. —¿En qué mo­men­to los per­di­mos?

—Va de la mano con la di­ná­mi­ca de es­ta so­cie­dad de con­su­mo. En medio del ame­tra­lla­mien­to de se­ña­les que en­vían los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de la pu­bli­ci­dad con el fin de po­ten­ciar es­ta so­cie­dad de con­su­mo, hay un mo­men­to —y le pa­sa so­bre to­do a los más jó­ve­nes— en el que tú te convences de que no te­ner el úl­ti­mo mo­de­lo de ce­lu­lar es que­dar­se atrás. Hay una exi­gen­cia per­ma­nen­te de es­tar a la mo­da, de per­te­ne­cer a un grupo es­pe­cí­fi­co que la pu­bli­ci­dad se ocu­pa de ins­ta­lar. Por suerte, el tiem­po co­mien­za a aco­mo­dar las co­sas y te per­mi­te ver las tram­pas im­plí­ci­tas en el sis­te­ma. —Hay otro te­ma que es­tá muy can­den­te en Ar­gen­ti­na: la legalización del aborto. ¿Qué te pa­sa cuan­do es­cu­chas a la vi­ce­pre­si­den­ta de tu país de­cir que ella no lo per­mi­ti­ría ni si­quie­ra en los ca­sos de vio­la­ción?

—Pa­ra mí, el aborto es un te­ma de sa­lud pú­bli­ca. Va más allá de las opi­nio­nes per­so­na­les o de la po­si­ción re­li­gio­sa que uno ten­ga. Cuan­do sa­be­mos que hay tan­tas mu­je­res jó­ve­nes, tan­tas chicas, tan­tas menores de edad que se ven em­pu­ja­das a acu­dir a lu­ga­res clan­des­ti­nos pa­ra in­ten­tar so­lu­cio­nar al­go, que des­pués po­de­mos ana­li­zar si fue o no un error, el Es­ta­do no pue­de de­jar­las

sin pro­tec­ción. Más bien de­be otor­gar­les la mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de ser aten­di­das co­mo co­rres­pon­de, por pro­fe­sio­na­les y no en con­di­cio­nes ho­rro­ro­sas que mu­chas veces les cues­ta la vi­da. Lo la­men­ta­ble es que esas con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad es­tán re­ser­va­das pa­ra la gen­te pu­dien­te, lo que me pa­re­ce una gran per­ver­sión. —Úl­ti­ma­men­te ¿has vis­to ci­ne chi­leno?

—Ha­ce tres días vi Una mu­jer fan­tás­ti­ca. Me vol­ví lo­co. Me en­can­tó to­do: su ci­ne­ma­to­gra­fía, su fo­to­gra­fía, el guión, la aper­tu­ra de la te­má­ti­ca. Y ob­via­men­te ella. Daniela es in­creí­ble. La ca­pa­ci­dad que tie­ne pa­ra trans­mi­tir con su mi­ra­da, con los to­nos de voz. Tan­to mi mu­jer co­mo yo que­da­mos im­pre­sio­na­dos. —Por úl­ti­mo, ¿có­mo has so­bre­lle­va­do las acusaciones de maltrato que dos ac­tri­ces que par­ti­ci­pa­ron de Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal han he­cho a los me­dios?

—Con la en­te­re­za con la que se pue­de lle­var una di­fa­ma­ción. Es muy fá­cil en­su­ciar, pe­ro lim­piar es muy di­fí­cil, no so­lo por­que la rec­ti­fi­ca­ción nunca ocu­pa­rá el mis­mo es­pa­cio, sino por­que ade­más es­tás obli­ga­do a de­fen­der­te, a ar­gu­men­tar, a dar explicaciones y de­ta­lles que no a to­do el mun­do le van a in­tere­sar. De gol­pe, al­guien ti­ra una bom­ba y se pro­du­ce una es­pe­cie de ex­plo­sión y des­pués te­ne­mos que en­car­gar­nos de re­co­ger los pe­da­zos. A mí, tris­te­men­te, me to­có el lu­gar del di­fa­ma­do. Pe­ro no me do­lió so­la­men­te por mí, tam­bién por mi mu­jer, que la pa­só real­men­te mal, por mis hi­jos, mis ami­gos, la gen­te que me conoce y sa­be que si ha­bía una pu­ña­la­da du­ra y as­que­ro­sa que me po­dían ases­tar era es­ta. Es­pe­ro que el tiem­po pon­ga las co­sas en su lu­gar. La ver­dad, pue­de tar­dar en apa­re­cer, pe­ro fi­nal­men­te aso­ma. Hay que te­ner paciencia y ser fuer­te pa­ra aguan­tar el cim­bro­na­zo, por do­lo­ro­so que es­te sea.

Da­rín, Alean­dro y Pie­tra es­ta­rán en Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal en Ca­saPie­dra en­tre el 15 y 19 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.