EL BAI­LE DE PO­WER PE­RAL­TA

‘So­mos el bai­le’

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Am­pa­ro Hernández Ce­le­dón Fo­tos Ja­vie­ra Ey­za­gui­rre Pro­duc­ción Es­te­ban Po­mar Ma­qui­lla­je Cristián Qui­tral

Los ge­me­los Ga­briel y Raúl pre­pa­ran la aper­tu­ra de su quin­ta escuela de bai­le, ce­le­bran la crea­ción de su pro­duc­to­ra y re­cuer­dan el le­ga­do de Mi­chael Jack­son, quien cum­pli­ría 60 años.

Los ge­me­los Ga­briel y Raúl pre­pa­ran la aper­tu­ra de su quin­ta escuela de bai­le, ce­le­bran la crea­ción de su pro­duc­to­ra y re­cuer­dan el le­ga­do de Mi­chael Jack­son, quien cum­pli­ría 60 años.

Re­cién ha­ce un año y medio se se­pa­ra­ron. To­da su vi­da, des­de que na­cie­ron el 2 de sep­tiem­bre de 1982, han es­ta­do jun­tos. Cre­cie­ron en el barrio Bellavista. En un de­par­ta­men­to ubi­ca­do en Pu­rí­si­ma con Dar­dig­nac, don­de hi­cie­ron su vi­da has­ta los 18 años. El jar­dín, el Colegio Ale­mán, to­do su en­torno es­ta­ba ahí. Lue­go de­ci­die­ron ir­se a Ale­ma­nia por un año, don­de Ga­briel Pe­ral­ta es­tu­dió in­ge­nie­ría y su ge­me­lo, Raúl, apren­dió el idio­ma. A su re­gre­so a Chi­le se que­da­ron con su pa­pá y su nue­va pa­re­ja — con quien tu­vo dos hi­jas— en Las Con­des. Has­ta que a los 24 años de­ci­die­ron ha­cer su úl­ti­ma ju­ga­da pa­ra de­di­car­se a lo que más les apa­sio­na, el bai­le, y se fueron a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos. “El via­je a Nue­va York fue lo que va­li­dó nues­tro sue­ño”, ase­gu­ra Ga­briel, el ma­yor por un mi­nu­to de los hi­jos de Mó­ni­ca Va­len­zue­la, di­rec­to­ra de Dan­za de la Escuela Mo­der­na de Mú­si­ca, y de Re­na­to Pe­ral­ta, maes­tro de Téc­ni­ca Clá­si­ca del Ballet Na­cio­nal Chi­leno.

Fue en 2006 cuan­do na­cie­ron los Po­wer Pe­ral­ta, es­ta dupla de bai­le que hoy es mu­cho más que dos ge­me­los bai­lan­do. Son una marca, una em­pre­sa.

Pa­ra es­ta en­tre­vis­ta re­ci­bie­ron a CA­RAS en el de­par­ta­men­to de Raúl ubi­ca­do en Las

Con­des, don­de vi­ve so­lo. Ga­briel es­tá a diez mi­nu­tos, con su pa­re­ja. Pa­ra ellos fue di­fí­cil to­mar esa de­ci­sión. “Ima­gi­nar­nos no vi­vien­do en el mis­mo edi­fi­cio era im­pen­sa­do. Cuan­do em­pe­za­mos a bus­car de­par­ta­men­tos pa­ra com­prar­nos bus­cá­ba­mos en el mis­mo edi­fi­cio y que es­tu­vie­ran uno al la­do del otro”, co­men­ta “Ga­bo”. “Siem­pre he­mos com­par­ti­do to­do: te­ne­mos una cuen­ta co­rrien­te, no nos im­por­ta quién gas­ta más o quién gas­ta me­nos. Cuan­do mi her­mano va a mi ca­sa se po­ne una cha­que­ta y nunca más la veo, cuan­do ven­go acá aga­rro unas za­pa­ti­llas y nunca más las ve. Así ha si­do siem­pre: Com­par­tir to­do, me­nos las mu­je­res”. Raúl in­te­rrum­pe: “Qué bueno que lo acla­ras­te”.

No les gus­ta ha­blar de ellos co­mo em­pre­sa­rios, pe­ro la ver­dad es que lo son. En 2011 abrie­ron su pri­me­ra escuela de bai­le con su marca, Po­wer Pe­ral­ta, y hoy ya son cua­tro su­cur­sa­les con una ad por­tas de abrir.

“Es­ta­mos cum­plien­do la pro­me­sa que he­mos he­cho en es­tos sie­te años. Siem­pre nos han pre­gun­ta­do en re­gio­nes cuán­do lle­ga­mos allá. Nos com­pro­me­ti­mos y ya es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra abrir nues­tra pri­me­ra se­de en Vi­ña del Mar es­te año.

Es el pri­mer pa­so en re­gio­nes pa­ra se­guir en­tre­gan­do el mensaje del bai­le”, anun­cia Raúl. Y re­fle­xio­na: “Es im­po­si­ble pen­sar que ha­ya pa­sa­do es­to. Lo hi­ci­mos de gua­ta, por­que deseá­ba­mos al­go que fue­ra nues­tro, nues­tra sa­la de en­sa­yo y crear. Que­ría­mos en­tre­gar­le bai­le a la gen­te y nues­tra ca­sa pa­ra crear y avan­zar. Esas ‘PP’ son

“NO­SO­TROS NO BRILLAMOS CUAN­DO SE NOS ME­TEN EN EL MEDIO, BRILLAMOS CUAN­DO CON MI HER­MANO PO­DE­MOS FLUIR DEL PRIN­CI­PIO HAS­TA EL FI­NAL. ESA ES LA CLA­VE. NUNCA LE HE­MOS TE­NI­DO QUE PE­DIR PER­MI­SO A NA­DIE”.

mu­cho más gran­des que no­so­tros dos y eso es lin­do, por­que es un le­ga­do que va a que­dar, es­te­mos bai­lan­do o no. Sen­ti­mos que pu­si­mos una se­mi­lla que hoy le per­te­ne­ce a más gen­te”. —¿Có­mo se sien­ten en Chi­le?

—Ga­briel: Siem­pre agra­dez­co el tra­to de las per­so­nas en la ca­lle. Mu­cho ca­ri­ño. La gen­te ha si­do es­pec­ta­do­ra de nues­tra ca­rre­ra y va­lo­ra que ha­ya­mos cre­ci­do ar­tís­ti­ca­men­te. No tie­ne que ver con fa­ma ni po­pu­la­ri­dad, sino en có­mo he­mos ido su­peran­do nues­tro ni­vel. Sen­ti­mos que por nues­tra men­ta­li­dad y ma­ne­ra de lu­char no te­ne­mos lí­mi­tes.

—Raúl: Nos con­si­de­ra­mos ben­de­ci­dos con to­do lo que nos pa­só. Ja­más hu­bie­se pen­sa­do lo que es­ta­mos vi­vien­do hoy. Tie­ne que ver con ha­ber cum­pli­do sue­ños. Chi­le nos de­mos­tró, des­pués de ir­nos y ga­nar­nos un es­pa­cio, que no so­mos una mo­da. So­mos el bai­le en es­te país y lo va­mos a ser siem­pre. —¿En al­gún mo­men­to pien­san de­jar de bai­lar?

—G: La úni­ca pre­gun­ta a la que no te­ne­mos res­pues­ta es has­ta cuán­do va­mos a bai­lar. Por ex­pe­rien­cia o re­fe­ren­cias, al fi­nal uno pue­de bai­lar has­ta el úl­ti­mo día. Eso es­ta­rá con no­so­tros has­ta los 80 años y nos vean en un ma­tri­mo­nio…

—R: Y nos pi­dan que bai­le­mos.

—G: Te­ner el bai­le aden­tro es eterno. Hoy es­ta­mos a mil, y po­de­mos ha­cer to­do lo que que­ra­mos ha­cer. Pro­ba­ble­men­te en un tiem­po más no nos sin­ta­mos con la mis­ma ener­gía.

—R: A no­so­tros nos mo­ti­va man­te­ner­nos en el top que es lo que les pa­sa a los de­por­tis­tas. He­mos te­ni­do es­ta con­ver­sa­ción va­rias veces con mi her­mano y pen­sa­mos dis­tin­to. Yo no me ima­gino un día di­cien­do los in­vi­ta­mos a ver la des­pe­di­da de los Po­wer Pe­ral­ta. Yo no voy a ha­cer nunca el úl­ti­mo show. Yo na­cí así y no me voy a des­pe­dir de eso. Tam­po­co voy a ser el vie­jo que no se ba­ja de los es­ce­na­rios. Lo vi en mis padres y ten­go ego y dig­ni­dad. No es eso. Voy a ver siem­pre la vi­da des­de un pun­to de vis­ta de un bai­la­rín y tam­bién alu­ci­na­mos mu­cho con otras co­sas. No te voy a men­tir: pi­do to­dos los días que el bai­le sea eterno. Me in­vi­tan a ha­cer cual­quier co­sa (ju­gar a la pe­lo­ta o es­quiar) que yo sien­ta que pue­da po­ner en pe­li­gro lo que ha­go to­dos los días y no lo ha­go.

PE­RAL­TA EN­TER­TAIN­MENT

—Crea­ron su pro­pia pro­duc­to­ra, Pe­ral­ta En­ter­tain­ment. ¿Có­mo na­ce?

—R: Lle­va­mos más de 15 años me­ti­dos en es­to. Tu­vi­mos la ben­di­ción de tra­ba­jar en gran­des pro­yec­tos que nos abrie­ron las puer­tas, co­mo tra­ba­jar en el head­quar­ter del Cir­que du So­leil, don­de es­tu­vi­mos des­de el prin­ci­pio y vimos có­mo ellos ela­bo­ran al­go que des­pués va­le mi­llo­nes de dó­la­res. Cuan­do es­ta­ba en el So­leil no sen­tía que es­ta­ba en un tra­ba­jo, sen­tía que es­ta­ba apren­dien­do pa­ra el fu­tu­ro. Ser los me­jo­res en ese show era un des­de. Co­mo acá lle­vá­ba­mos un tiem­po en pro­yec­tos don­de par­ti­ci­pá­ba­mos y no los di­ri­gía­mos, lle­gó un mo­men­to en que nos di­mos cuen­ta de que las co­sas no es­ta­ban fun­cio­nan­do co­mo no­so­tros que­ría­mos. Nos mo­ti­va de­ma­sia­do lo que po­de­mos se­guir crean­do en el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to. No­so­tros no brillamos cuan­do se nos me­ten en el medio, brillamos cuan­do con mi her­mano po­de­mos fluir del prin­ci­pio has­ta el fi­nal. Esa es la cla­ve. Nunca le he­mos te­ni­do que pe­dir per­mi­so a na­die. —Es­te año, Mi­chael Jack­son cum­pli­ría 60 años el 29 de agos­to y en Las Ve­gas se rea­li­za­rá The Dia­mond Ce­le­bra­tion. ¿Qué se sien­te el ha­ber si­do par­te del show en Las Ve­gas Mi­chael Jack­son: One?

—G: Siem­pre va a ser nues­tro ar­tis­ta fa­vo­ri­to de to­dos los tiem­pos. Él fue el que nos mo­ti­vó a par­tir en pa­ra­le­lo a mis padres. Era un ar­tis­ta con mu­cho fue­go. Que se ha­ya cru­za­do en nues­tro ca­mino su show sig­ni­fi­ca que tu­vi­mos en nues­tras ma­nos su le­ga­do. Nos sen­ti­mos ele­gi­dos por él de al­gu­na for­ma a tra­vés de su fa­mi­lia y co­reó­gra­fos, que vie­ron en no­so­tros al­go que él te­nía.

—R: Me acuer­do cuan­do Tra­vis Pay­ne, su co­reó­gra­fo, nos di­jo: "Si Mi­chael Jack­son hu­bie­se es­ta­do vi­vo, los hu­bie­se te­ni­do al la­do a us­te­des". Eso nos mar­có.

Ga­briel Pe­ral­ta.

Raúl Pe­ral­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.