El cuer­po NO mien­te

La des­gra­cia aje­na co­mo en­tre­ten­ción

Caras (Chile) - - TV - Por Os­car Con­tar­do

Hu­bo una se­rie lla­ma­da Lie to me, en don­de un ex­per­to en len­gua­je no ver­bal des­cu­bría cri­mi­na­les con so­lo mi­rar sus ges­tos. La se­rie, pro­ta­go­ni­za­da por Tim Roth, in­ten­ta­ba ser una es­pe­cie de CSI, so­lo que en lu­gar de tec­no­lo­gía pa­ra re­co­ger evi­den­cias, se con­cen­tra­ba en la observación de los mo­vi­mien­tos del cuer­po de los sos­pe­cho­sos. Pe­que­ñas reac­cio­nes mus­cu­la­res que el es­pe­cia­lis­ta cap­ta­ba al vue­lo y re­sol­vía di­fí­ci­les ca­sos. El mis­mo gan­cho uti­li­za el pro­gra­ma El cuer­po no mien­te de Ca­nal 13, so­lo que en lu­gar de fic­ción lo ha­ce en el for­ma­to do­cu­rrea­lity.

El cuer­po no mien­te pre­sen­ta his­to­rias de re­ten­cio­nes de la PDI en la adua­na del ae­ro­puer­to. La po­li­cía in­te­rro­ga y re­gis­tra a de­ter­mi­na­dos via­je­ros en razón de una sos­pe­cha. En un pe­que­ño cuar­to una pa­re­ja de po­li­cías for­mu­la las pre­gun­tas de ri­gor mientras ellos son gra­ba­dos por cá­ma­ras. Un es­pe­cia­lis­ta ana­li­za en off sus reac­cio­nes y tra­du­ce los mo­vi­mien- tos y pos­tu­ras cor­po­ra­les. Las ma­nos así re­pre­sen­tan mie­do; las pier­na asá, an­sie­dad; los ojos llo­ro­sos son efec­to del mie­do, etc.

En al­gu­nos ca­sos los ros­tros de los pa­sa­je­ros re­te­ni­dos son bo­rro­nea­dos, en otros no. ¿Cuál es el cri­te­rio pa­ra mos­trar al­gu­nos y cubrir otros? Al pa­re­cer a los ex­tran­je­ros no se les con­ce­de el de­re­cho a man­te­ner su in­ti­mi­dad. Uno de los ca­sos pre­sen­ta­dos, fue el de una mu­jer ecua­to­ria­na que lle­ga­ba, apa­ren­te­men­te, por va­ca­cio­nes. No so­lo la mu­jer fue ex­pues­ta en su ner­vio­sis­mo, sino tam­bién lo fue la per­so­na que la es­pe­ra­ba en el ae­ro­puer­to. Fi­nal­men­te se le im­pi­dió el in­gre­so al país por­que no con­ta­ba con los re­cur­sos pa­ra man­te­ner­se en Chi­le co­mo tu­ris­ta. To­do in­di­ca­ba que sus in­ten­cio­nes eran que­dar­se a tra­ba­jar. Aun­que no ha­bía cometido de­li­to al­guno, la sen­sa­ción que que­da­ba era la de ha­ber vis­to a al­guien que trans­gre­de la ley. En un mo­men­to del pro­gra­ma el ex­per­to men­cio­nó que la ma­ne­ra en que es­ti­ra­ba la co­mi­su­ra de sus la­bios in­di­ca­ban que sen­tía des­pre­cio por sí mis­ma. La his­to­ria con­cluía con la ima­gen de la mu­jer es­pe­ran­do abor­dar el avión que la lle­va­ría de vuel­ta a su país. ¿Es éti­co usar la tra­ge­dia de una mu­jer mi­gran­te co­mo un ca­so de aná­li­sis pa­ra un pro­gra­ma de en­tre­ten­ción? ¿Es es­ta la ma­ne­ra más res­pe­tuo­sa de co­no­cer al­go más so­bre el len­gua­je cor­po­ral?

Aun­que la pre­mi­sa de El cuer­po no mien­te es dar a co­no­cer una es­pe­cie de dis­ci­pli­na, es­ta pa­re­ce ser una ex­cu­sa. Por­que el pro­gra­ma plan­tea más pre­gun­tas de las que re­suel­ve, so­bre to­do por­que la ma­te­ria pri­ma que uti­li­za es el tran­ce de per­so­nas a las que apa­ren­te­men­te na­die les ad­vier­te que se­rán usa­das co­mo ejem­plo pa­ra un pro­gra­ma de TV.

La se­lec­ción de ca­sos de El cuer­po no mien­te ade­más su­gie­re que los ex­tran­je­ros son su­je­tos po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos a los que hay que vi­gi­lar, por­que suelen men­tir. Un ma­tiz tan de­li­ca­do que lla­ma la aten­ción que has­ta el mo­men­to na­die ha­ya re­pa­ra­do en él.

Lu­nes 23:30 ho­ras. Ca­nal 13.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.