LEN­GUA­JE MES­TI­ZO

Los me­xi­ca­nos vuel­ven es­te mes a Chi­le con gi­ra y dis­co nue­vo, po­co an­tes de cumplir, en 2019, tres décadas de ca­rre­ra co­mo la banda más re­le­van­te del rock en es­pa­ñol.

Caras (Chile) - - MÚSICA - Por Da­vid Pon­ce

Las no­men­cla­tu­ras im­por­tan en Ca­fé Tacvba, un grupo que des­de su me­ro bau­tis­mo en el úl­ti­mo año de los ’80 ya hi­zo el ges­to de cru­zar el nom­bre de una banda de rock con el de un res­tau­ran­te y una ca­lle tra­di­cio­na­les en el cen­tro his­tó­ri­co de su na­tal Ciudad de Mé­xi­co. Pa­ra en­ton­ces, en 1989, la pa­la­bra rock con­ser­va­ba to­da la con­no­ta­ción al­ter­na­ti­va y de bús­que­da que en los años ’90 se iba a volver in­dus­tria y fór­mu­la, pe­ro des­pués de ca­si trein­ta años de ca­mino, Ca­fé Tacvba ha sa­bi­do man­te­ner el ins­tin­to por esa bús­que­da siem­pre vi­vo y la­tien­do.

La in­dus­tria, en cam­bio, im­por­ta po­co con Ca­fé Tacvba. En 2012 el grupo pu­bli­có su úl­ti­mo dis­co con una com­pa­ñía dis­que­ra mul­ti­na­cio­nal, Uni­ver­sal Mu­sic, que se lla­ma El ob­je­to an­tes co­no­ci­do co­mo dis­co, y de he­cho el tí­tu­lo es ci­ta lle­na de sig­ni­fi­ca­dos, por­que re­fie- re al nom­bre con que Prin­ce fue co­no­ci­do tras adop­tar un sím­bo­lo co­mo iden­ti­dad (“el ar­tis­ta an­tes co­no­ci­do co­mo Prin­ce”, lo lla­ma­ron to­dos), pe­ro tam­bién re­mi­te a la su­pues­ta ca­du­ci­dad del dis­co de lar­ga du­ra­ción co­mo ob­je­to de con­su­mo, y hoy coin­ci­de con la ca­du­ci­dad del se­llo dis­co­grá­fi­co co­mo es­pa­cio re­le­van­te de crea­ción mu­si­cal. Jei bei­bi (2017), el nue­vo dis­co de Ca­fé Tacvba, es el pri­me­ro que ha­cen por la vía in­de­pen­dien­te, y no por eso es una re­ve­la­ción, por­que la banda me­xi­ca­na siem­pre ope­ró al in­te­rior de la in­dus­tria con la li­ber­tad de un ar­tis­ta al­ter­na­ti­vo.

Rubén Al­ba­rrán, el ar­tis­ta an­tes co­no­ci­do co­mo Cos­me, Anónimo, Nrü, Ga­llo Gasss, Ri­ta Can­ta­la­gua, Él­fe­go Buen­día, Si­zu Yan­tra o Pin­che Juan en­tre otros alias, dice “hey baby” en las dos pri­me­ras pa­la­bras del dis­co, razón su­fi­cien­te pa­ra ti­tu­lar el ál­bum con esa mis­ma ex­pre­sión, pe­ro con gra­fía de ha­bla his­pa­na: “Jei bei­bi”. Y en es­tas tre­ce nue­vas can­cio­nes el grupo vuel­ve so­bre su es­pe­cia­li­dad de com­bi­nar estímulos múl­ti­ples en­tre pis­tas con­tem­pla­ti­vas y vi­va­ces, bri­llan­tes y bai­la­bles. Es al­to con­tras­te, in­clu­so al in­te­rior de una mis­ma can­ción, en la ci­ta a los es­tu­dian­tes de Ayot­zi­na­pa que es po­si­ble in­ter­pre­tar en­tre los nú­me­ros del co­ro de “1-2-3”, que es una de las can­cio­nes más pop y new wa­ve del dis­co. “Niu güeis tur”, a pro­pó­si­to de new wa­ve y de no­men­cla­tu­ras, se lla­ma la gi­ra que en agos­to trae a Ca­fé Tacvba de vuel­ta a Chi­le, un país don­de el grupo comparte afi­ni­da­des con Los Tres y don­de Al­ba­rrán ha to­ca­do con Hop­po! y Fer­nan­do Mi­la­gros. Con cru­ces co­mo esos, con nom­bres co­mo “Jei bei­bi”, “niu güeis”, se su­pe­ran fron­te­ras y se ha­bla en mes­ti­zo, que ha si­do siem­pre la iden­ti­dad úl­ti­ma de Ca­fé Tacvba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.