UNA IN­VI­TA­CIÓN A IN­FLUIR

KAT­HA­RI­NA KASTOWSKY GRIÑO Con­se­je­ra de Mu­je­res In­flu­yen­tes. Ge­ren­ta de Cor­po­ra­ción Ma­ña­na

Caras (Chile) - - MUJERES INFLUYENTES CARAS -

En mi pri­mer tra­ba­jo, años atrás (varios, con­fie­so), lla­mó la head of hu­man re­sour­ces de la em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na en la cual tra­ba­ja­ba. Su mensaje: “Se aca­ba­ron los tiem­pos en que so­lo el ge­ren­te es hombre. Con­fíen que su ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal pue­de desa­rro­llar­se al má­xi­mo. Es­ta es una em­pre­sa en la que da­mos opor­tu­ni­dad en car­gos de li­de­raz­go a per­so­nas que de­mues­tran ca­pa­ci­da­des idó­neas, sea mu­jer u hombre”.

Me for­mé en un mun­do pro­fe­sio­nal don­de las mu­je­res se hi­cie­ron ca­da vez más vi­si­bles. Con el tiem­po, la ge­ren­cia ge­ne­ral fue ejer­ci­da por una mu­jer. En el país he­mos te­ni­do mu­je­res en lo más al­to de la po­lí­ti­ca, em­pre­sas y mun­do so­cial. Es­ta­mos en to­dos los ni­ve­les e im­pac­ta­mos en nues­tra so­cie­dad. O me­jor di­cho, in­flui­mos.

¿Da­tos? En los ’90 la fuer­za la­bo­ral fe­me­ni­na en Chi­le era de 31%, ac­tual­men­te se acer­ca al 50%. La re­fe­ren­cia OC­DE de paí­ses que li­de­ran en es­ta ma­te­ria es de 61%, desafío que se tra­du­ce en el beneficio de au­men­tar el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) y un im­por­tan­te im­pac­to en la mi­cro­eco­no­mía fa­mi­liar con la po­si­bi­li­dad de mo­vi­li­dad so­cial.

Al­gu­nas de las cau­sa­les de la ba­ja par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en el mun­do la­bo­ral, prin­ci­pal­men­te en car­gos eje­cu­ti­vos, co­rres­pon­de a los desafíos que im­pli­ca cul­tu­ral­men­te cumplir con ser ma­dre y ser pro­fe­sio­nal.

Me cen­tra­ré en una de las re­co­men­da­cio­nes que in­di­can los ex­per­tos pa­ra au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral fe­me­ni­na: pro­mo­ver la co­rres­pon­sa­bi­li­dad en el cui­da­do de los re­cién nacidos (y de los ni­ños, en mi opi­nión). Tra­ba­jo en un pro­gra­ma de in­te­gra­ción so­cial y ade­más en­se­ña­mos ha­bi­li­da­des pa­ren­ta­les po­si­ti­vas pa­ra hom­bres reha­bi­li­ta­dos de dro­gas. En es­ta ex­pe­rien­cia, observo la im­por­tan­cia de la par­ti­ci­pa­ción equi­li­bra­da de hom­bres y mu­je­res.

Las nue­vas exi­gen­cias que de­man­da la mu­jer pa­ra ser par­te ac­ti­va en la so­cie­dad re­quie­ren de un hombre ac­ti­vo en la crian­za de los hi­jos en to­do ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, don­de la res­pon­sa­bi­li­dad no so­lo es­té cen­tra­da en el man­te­ni­mien­to eco­nó­mi­co. Mientras más hom­bres sean (re) edu­ca­dos en es­ta lí­nea, ten­dre­mos más po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo en to­da la di­men­sión de nues­tro ser.

Es­ta­mos fren­te a una gran opor­tu­ni­dad pa­ra dar fuer­za al rol pa­terno, que tie­ne una gran in­ci­den­cia en el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y so­cio­emo­cio­nal de los ni­ños y ni­ñas. El ejer­ci­cio de ha­bi­li­da­des pa­ren­ta­les po­si­ti­vas es una for­ma de pre­ve­nir con­duc­tas de ries­go en los más pe­que­ños cuan­do sean ado­les­cen­tes, ta­les co­mo bull­ying, vio­len­cia y dro­gas.

En es­te es­ce­na­rio, la in­vi­ta­ción que ha­go a to­das las mu­je­res es a que in­flu­yan en nues­tra so­cie­dad, por­que si así lo de­ci­den, per­mi­ti­rán que ca­da ser con quien se vin­cu­lan pue­da avan­zar (es­to in­clu­ye a hi­jos, ma­ri­dos, ami­gos, co­le­gas, em­plea­dos, alumnos, men­to­res, dis­cí­pu­los, to­dos). Cons­tru­ya­mos jun­tos, no des­de flan­cos opues­tos, y en beneficio de las ge­ne­ra­cio­nes na­cien­tes.

Mientras ter­mino es­ta co­lum­na, mi hi­jo me mues­tra un di­bu­jo don­de su pa­dre tie­ne un sím­bo­lo de un co­ra­zón gi­gan­te. A mí me di­bu­ja muy al­ta y tra­ba­jan­do con un compu­tador… Pien­so que no de­bo per­der de vis­ta el equi­li­brio en es­te ca­mino de com­par­tir ro­les pa­ra una so­cie­dad más igua­li­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.