¡CO­MER PA­RA VI­VIR BIEN!

Caras (Chile) - - ESCPECIAL WELLNESS - Por Pau­la Mar­do­nes

Atrás que­da­ron esas clá­si­cas die­tas y “mi­la­gro­sas” en don­de pa­sar ham­bre era la úni­ca al­ter­na­ti­va. Las nue­vas ten­den­cias in­vi­tan a co­mer pa­ra ba­jar de pe­so. Sí, a co­mer. La ma­gia es­tá en con­ju­gar los ali­men­tos pre­ci­sos, los tiem­pos ade­cua­dos y que el pro­ce­so sea una cues­tión in­te­gral en don­de la sa­lud es la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa pa­ra con­se­guir el pe­so ideal y man­te­ner­lo.

Cuan­do se ha­cen die­tas ex­tre­mas, esas don­de ape­nas se prue­ba bo­ca­do, o se li­mi­ta al con­su­mo de un úni­co ali­men­to, efec­ti­va­men­te ba­ja­mos de pe­so, pe­ro por­que per­de­mos ma­sa mus­cu­lar. Ello pro­vo­ca que al de­jar la die­ta nos en­fren­te­mos al in­de­sea­do “efec­to re­bo­te”. La ma­ne­ra ade­cua­da de ba­jar unos ki­los es ha­cer­lo per­dien­do so­lo la gra­sa y no mus­cu­la­tu­ra y eso se lo­gra apren­dien­do a ele­gir los ali­men­tos ade­cua­dos, sin de­jar de co­mer, sino más bien cam­bian­do los hábitos ali­men­ti­cios. Pa­ra con­se­guir­lo, el pri­mer pa­so es te­ner las ganas de ha­cer­lo y es­tar cons­cien­te de que ha­brá mo­men­tos en que que­rrás volver a los hábitos an­ti­guos, ya sea por cos­tum­bre, adic­ción o por la so­cie­dad en que vi­vi­mos. Lo fun­da­men­tal, por lo tan­to, es no po­ner­se me­tas inal­can­za­bles pa­ra evi­tar la frus­tra­ción y no de­jar to­do de la­do. ¿La cla­ve pa­ra rea­li­zar una die­ta con éxi­to? Te­ner lí­mi­tes rea­lis­tas que per­mi­tan ir apre­cian­do los cam­bios que el cuer­po ex­pe­ri­men­ta, eso sí, ali­men­tán­do­se de acuer­do a nues­tras con­di­cio­nes y ne­ce­si­da­des. Si te in­tere­sa sa­ber más, conoce tres ti­pos de pla­nes de die­ta que ob­tie­nen re­sul­ta­dos sos­te­ni­bles en el tiem­po, sin mo­rir­se de ham­bre.

EQUI­LI­BRIO VI­TAL

Cin­co me­ses du­ra es­te pro­gra­ma mé­di­co-nu­tri­cio­nal, muy com­ple­to e in­te­gral de Clí­ni­ca Te­rré. Es­tá en­fo­ca­do en el bie­nes­tar del pa­cien­te en cuan­to a com­po­si­ción cor­po­ral (gra­sa-múscu­lo), pe­so y sa­lud y es­tá di­ri­gi­do a to­do ti­po de per­so­nas; pacientes

que ne­ce­si­tan ba­jar más de 20 a 25 ki­los y otros que so­lo quie­ren per­der dos a tres ki­los y ga­nar múscu­los. “In­clu­so hay unos que no quie­ren ba­jar de pe­so, pe­ro sí apren­der a lle­var una ali­men­ta­ción sana, te­ner más ener­gías o cam­biar gra­sa por mus­cu­la­tu­ra. Es un pro­gra­ma que nos per­mi­te apren­der a co­mer, sen­tir­nos bien y vi­vir de ma­ne­ra sa­lu­da­ble”, se­ña­la la nu­trió­lo­ga Ca­ta­li­na Silva. Ade­más, los pacientes es­tán acom­pa­ña­dos por un equi­po mé­di­co-nu­tri­cio­nal du­ran­te to­do el tra­ta­mien­to. Se sien­ten apo­ya­dos en ca­da eta­pa del pro­ce­so y es­to re­sul­ta cla­ve pa­ra ob­te­ner un buen re­sul­ta­do.

Quie­nes se so­me­ten a es­te pro­gra­ma de­ben asis­tir ca­da se­ma­na a con­tro­les, lo que se­ña­la la nu­trió­lo­ga, es el gran plus de Equi­li­brio Vi­tal. “Los pri­me­ros dos me­ses los con­tro­les son se­ma­na­les y eso ex­pli­ca por qué fun­cio­na tan bien . Co­mo la gen­te tie­ne que ve­nir a ca­da ra­to a 'ren­dir cuen­tas' se por­tan mu­cho me­jor que si vi­nie­ran una vez al mes”.

El pro­gra­ma du­ra cin­co me­ses y se divide en tres eta­pas. La pri­me­ra con­sis­te en una se­ma­na de des­in­to­xi­ca­ción y lim­pie­za del or­ga­nis­mo, en la que se eli­mi­nan los co­lo­ran­tes, pre­ser­van­tes y car­nes ro­jas y se en­tre­gan su­ple­men­tos na­tu­ra­les pa­ra ayu­dar al or­ga­nis­mo a eli­mi­nar las to­xi­nas pro­vo­ca­das por mo­ti­vos tan di­ver­sos co­mo la con­ta­mi­na­ción, me­di­ca­men­tos y es­trés. Lue­go co­mien­za una fa­se en la que se le en­tre­ga al pa­cien­te un buen “stock” de nu­trien­tes, co­mo vi­ta­mi­nas, an­ti­oxi­dan­tes, pro­bió­ti­cos y ome­ga 3. Es­tos su­ple­men­tos ayu­dan a man­te­ner la an­sie­dad a ra­ya.

En es­tas dos pri­me­ras par­tes es cuan­do se lo­gra la ma­yor ba­ja de pe­so. La úl­ti­ma eta­pa y la más im­por­tan­te es la de man­ten­ción. Es­ta bus­ca lo­grar el pe­so ade­cua­do y apren­der a man­te­ner los lo­gros ob­te­ni­dos a tra­vés de una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da. Aquí se in­te­gra to­do ti­po de ali­men­tos pa­ra que los pacientes apren­dan real­men­te a lle­var un plan de nu­tri­ción sa­lu­da­ble y pue­dan man­te­ner­la en el tiem­po sin volver a su­bir de pe­so. De­bi­do a ello, ex­pli­ca Ca­ta­li­na, es una de las eta­pas más com­pli­ca­das del pro­gra­ma, ya que al­gu­nos pacientes, es­pe­cial­men­te aque­llos que han per­di­do pe­so con­si­de­ra­ble, suelen te­ner cier-

UNO DE LOS PRI­ME­ROS PA­SOS DE LA ALI­MEN­TA­CIÓN CONS­CIEN­TE O MINDFUL EATING ES PRES­TAR MÁS ATEN­CIÓN A LAS RA­ZO­NES QUE NOS IM­PUL­SAN A CO­MER. LLE­VAR UN DIA­RIO DE ALI­MEN­TA­CIÓN PUE­DE SER AL­GO MUY ÚTIL.

tas in­se­gu­ri­da­des fren­te a re­to­mar ali­men­tos co­mo el pan y otros car­bohi­dra­tos. “La idea no es que se va­yan con una die­ta es­tric­ta, sino que apren­dan a co­mer de to­do”, aña­de la es­pe­cia­lis­ta. Y agre­ga que es­te pro­gra­ma mé­di­co-nu­tri­cio­nal en­tre­ga mu­chos be­ne­fi­cios a quie­nes son cons­tan­tes y ha­cen ca­so de las in­di­ca­cio­nes de los especialistas. Pues la per­so­na lo­gra cam­biar la com­po­si­ción cor­po­ral ba­jan­do gra­sa y man­te­nien­do o au­men­tan­do ma­sa mus­cu­lar; me­jo­ra sus pa­rá­me­tros de sa­lud (in­su­li­na, azú­car, co­les­te­rol, tras­tor­nos del sue­ño, etc.) y lo más im­por­tan­te, re­cu­pe­ra la au­to­es­ti­ma.

Al tra­tar­se de un pro­gra­ma per­so­na­li­za­do, to­dos son bue­nos can­di­da­tos a op­tar por Equi­li­brio Vi­tal. Sin em­bar­go, la nu­trió­lo­ga se­ña­la que “los ni­ños menores de 12 años, en ge­ne­ral, pre­fe­ri­mos que sean tra­ta­dos por en­do­cri­nó­lo­gos o nu­trió­lo­gos in­fan­ti­les. Pe­ro no hay lí­mi­te en cuan­to a edad má­xi­ma ni a pa­to­lo­gías aso­cia­das (sal­vo ca­sos muy ex­cep­cio­na­les)”. Son bienvenidos tan­to ve­ga­nos co­mo car­ní­vo­ros, y to­da per­so­na que quie­ra lo­grar su pe­so ideal, sen­tir­se bien y apren­der a co­mer. In­clu­so pue­den rea­li­zar­lo em­ba­ra­za­das, ya que en Clí­ni­ca Te­rré cuen­tan con la ver­sión Em­ba­ra­zo Vi­tal, que acom­pa­ña a las ma­más en to­do su pro­ce­so de em­ba­ra­zo y un par de me­ses post-par­to con el fin de su­bir de pe­so ade­cua­da­men­te y nu­trir de ma­ne­ra co­rrec­ta a ma­dre e hi­jo.

DESAFÍO ACORPUS Y MINDFUL EATING

¿Has es­cu­cha­do el tér­mino mind­ful­ness? Se tra­ta de un es­ta­do men­tal de cons­cien­cia ple­na, po­pu­lar en­tre ce­le­bri­da­des co­mo Jen­ni­fer Anis­ton y Ni­co­le Kid­man, que ha re­sul­ta­do tan exi­to­so que se ha ex­ten­di­do a la ali­men­ta­ción. se lla­ma mindful eating y sig­ni­fi­ca co­mer con con­cien­cia ple­na y con control res­pon­dien­do mo­de­ra­da­men­te a las se­ña­les fi­sio­ló­gi­cas del ham­bre. ese tér­mino es uno de los pi­la­res de desafío acorpus, un plan ali­men­ti­cio a lar­go pla­zo del cen­tro de nu­tri­ción y me­di­ci­na es­té­ti­ca acorpus. con­sis­te en una me­to­do­lo­gía in­te­gral que mantiene la sa­lud fí­si­ca, men­tal y es­pi­ri­tual en equi­li­brio y bus­ca ins­tau­rar hábitos, crear con­cien­cia de qué, có­mo y cuán­to co­me­mos, lo­gran­do per­der los ki­los desea­dos, sin efec­to re­bo­te. un pro­ce­so a lar­go pla­zo, ap­to pa­ra to­do ti­po de pacientes ya que es com­ple­ta­men­te per­so­na­li­za­do y tie­ne una du­ra­ción acor­de a la can­ti­dad de pe­so que se desea per­der. cons­ta de cua­tro eta­pas, las dos pri­me­ras son ge­né­ri­cas, es de­cir, fun­cio­nan igual pa­ra to­das las per­so­nas, en las que se pue­den per­der de 2 a 4 ki­los. en las dos si­guien­tes, se per­de­rá el pe­so que el pa­cien­te y el es­pe­cia­lis­ta ha­yan con­si­de­ra­do ne­ce­sa­rio re­du­cir. la pri­me­ra fa­se de desafío acorpus es la de in­duc­ción, que tie­ne una du­ra­ción de una se­ma­na y es cuan­do el pa­cien­te es eva­lua­do se­gún su an­tro­po­me­tría (pe­so, talla, ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral, plie­gues cu­tá­neos, por­cen­ta­je de gra­sa cor­po­ral). con los re­sul­ta­dos en mano y con­si­de­ran­do su es­ti­lo de vi­da, se rea­li­za una pau­ta de in­duc­ción. es aquí cuan­do se ins­tau­ra el mindful eating. “es­te ayu­da a los pacientes a to­mar un rol ac­ti­vo en la for­ma de co­mer, re­fle­xio­nan­do so­bre lo que ha­ces y có­mo lo ha­ces”, ex­pli­ca mag­da­le­na de que­ve­do, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de acorpus.

el pa­cien­te a la vez re­ci­be una “bi­tá­co­ra de emo­cio­nes” don­de de­be re­gis­trar sus vi­ven­cias en re­la­ción a la ali­men­ta­ción y ano­tar ca­da vez que exis­ten mo­men­tos de an­sie­dad. el mindful eating con­si­de­ra pla­near ca­da tiem­po de co­mi­da, por ello, du­ran­te es­ta eta­pa, se rea­li­za un plan de ali­men­ta­ción per­so­na­li­za­do don­de se es­ti­pu­lan por­cio­nes, fre­cuen­cia, se­lec­ción de ca­da ali­men­to y la du­ra­ción que ten­drá ca­da una de las eta­pas. Pa­ra que es­te mé­to­do de ple­na con­cien­cia al co­mer fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te la per­so­na de­be rea­li­zar al me­nos una co­mi­da dia­ria en com­pa­ñía, apren­der a res­pi­rar pro­fun­do, mas­ti­car al me­nos unas 20 veces ca­da bo­ca­do y ac­ti­var los cin­co sen­ti­dos mientras co­me. Por lo mis­mo, es­ta pri­me­ra fa­se es de real im­por­tan­cia, ya que se es­ti­mu­la al pa­cien­te a po­ner en prác­ti­ca a dia­rio es­tas con­si­de­ra­cio­nes, pa­ra que el

mindful eating pase a ser su es­ti­lo de vi­da. Una vez com­ple­ta­da esa eta­pa, con­ti­núa la de de­pu­ra­ción di­ges­ti­va que du­ra en­tre 2 a 3 días, don­de se in­cre­men­ta el con­su­mo de ali­men­tos que fa­vo­re­ce­rán el pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción del cuer­po, co­mo fru­tas, ver­du­ras y lác­teos. Así se fa­vo­re­ce en­tre otras co­sas, la pér­di­da de pe­so de for­ma sa­lu­da­ble y me­jo­ra el des­can­so. tam­bién au­men­ta la to­le­ran­cia pa­ra la si­guien­te eta­pa: el pe­rio­do de adap­ta­ción. Es­ta pe­núl­ti­ma fa­se pue­de du­rar de dos me­ses a un año, en ca­sos de obe­si­dad, ya que de­pen­de del pe­so que el pa­cien­te quie­ra per­der. Se cen­tra en los ali­men­tos per­mi­ti­dos fa­vo­re­cien­do aque­llos que re­es­ta­ble­cen la flo­ra in­tes­ti­nal. co­mo re­sul­ta­do de es­to, ex­pli­ca Mag­da­le­na de Que­ve­do, se in­cre­men­ta la pro­duc­ción de vi­ta­mi­nas b1, b9 y k, así co­mo la ab­sor­ción de mi­ne­ra­les co­mo cal­cio, mag­ne­sio y hie­rro. Ade­más se es­ti­mu­la el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, me­jo­ra el control del ape­ti­to y se re­du­ce la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na.

La úl­ti­ma eta­pa es la man­ten­ción. Una vez que se ha lle­ga­do a es­te pun­to, el pa­cien­te ya ha lo­gra­do cam­biar sus pa­tro­nes errá­ti­cos de ali­men­ta­ción y ha con­se­gui­do un nue­vo es­ti­lo de vi­da. “con las mo­di­fi­ca­cio­nes rea­li­za­das en las fa­ses an­te­rio­res lo­gra­mos man­te­ner

un ré­gi­men ne­ta­men­te me­di­te­rrá­neo, la ali­men­ta­ción más ava­la­da cien­tí­fi­ca­men­te. Los ali­men­tos per­mi­ti­dos son los mis­mos que se in­cen­ti­va­ron en la pri­me­ra eta­pa, pe­ro aquí ya ha ad­qui­ri­do la se­lec­ción cons­cien­te e ins­tau­ró el há­bi­to de co­mer en equi­li­brio”, dice la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Acorpus.

Du­ran­te el pro­gra­ma la per­so­na es con­tro­la­da de for­ma men­sual por tres me­ses y lue­go ca­da tres o seis me­ses, se­gún lo de­ter­mi­ne el nu­tri­cio­nis­ta. La va­rie­dad de la ali­men­ta­ción es tan va­ria­da que una vez fi­na­li­za­da la úl­ti­ma eta­pa, se pue­de con­ti­nuar fá­cil­men­te la ali­men­ta­ción cons­cien­te, dis­mi­nu­yen­do el ries­go a pa­de­cer en­fer­me­da­des cró­ni­cas y neu­tra­li­zan­do el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar.

LA DIE­TA PROTEICA

Pro­ba­ble­men­te es­ta sea una de las die­tas más co­no­ci­das y po­pu­la­ri­za­das que exis­ten hoy cir­cu­lan­do por In­ter­net, pe­ro si la vas a ha­cer, an­tes de­bes sa­ber un par de co­sas. Se tra­ta de un plan de ali­men­ta­ción muy bajo en ca­lo­rías, ca­rac­te­ri­za­do por su apor­te mí­ni­mo de gra­sas y por una al­ta in­ges­ta de pro­duc­tos que con­tie­nen pro­teí­nas de al­to va­lor bio­ló­gi­co. Ade­más del plan de ali­men­ta­ción, ex­pli­ca Fer­nan­da Bur­gos, nu­tri­cio­nis­ta del Cen­tro de Nu­tri­ción y Me­di­ci­na Es­té­ti­ca Acorpus, es­ta die­ta de­be ser su­ple­men­ta­da con vi­ta­mi­nas (li­po e hi­dro­so­lu­bles), mi­ne­ra­les co­mo so­dio y po­ta­sio, y áci­dos gra­sos co­mo ome­ga 3 y 6, es­to con el fin de cubrir las can­ti­da­des dia­rias re­que­ri­das. Es re­co­men­da­da pa­ra pacientes sa­nos con so­bre­pe­so y obe­si­dad y de­be ser su­per­vi­sa­da por un pro­fe­sio­nal de la nu­tri­ción y die­té­ti­ca, que eva­lúe al pa­cien­te y reali­ce exá­me­nes bio­quí­mi­cos.

En ello coin­ci­de Sil­va­na Saa­ve­dra, je­fa de ca­rre­ra de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, quien se­ña­la que el con­su­mo de más 1.6 gr/kg de pro­teí­nas no fa­vo­re­ce la re­cu­pe­ra­ción mus­cu­lar. “Es­tá de­mos­tra­do que al con­su­mir más de es­tos gra­mos en per­so­nas sa­nas se irá di­rec­ta­men­te al al­ma­ce­na­je de gra­sas”. Por lo mis­mo, no se re­co­mien­da ejer­cer­la por más de dos me­ses. Du­ran­te el pe­rio­do que se lle­ve a ca­bo es­ta die­ta, la per­so­na pue­de con­su­mir car­nes ma­gras, pes­ca­dos, hue­vos, ja­món se­rrano, que­sos blan­cos o bajos en gra­sas, le­che y yo­gur des­cre­ma­dos. Acel­ga, es­pi­na­ca, le­chu­ga, rú­cu­la, to­ma­te, pe­pino, acei­te de oli­va, fru­tos se­cos, se­mi­llas, pal­ta y li­món son otros de los ali­men­tos per­mi­ti­dos. Por su par­te, pan, pas­tas, pa­pas, le­gum­bres y ver­du­ras con al­ta can­ti­dad de hi­dra­tos de car­bono co­mo be­ta­rra­ga, za­pa­llo y za­naho­ria pa­san a la lis­ta de los ali­men­tos prohi­bi­dos.

Es­ta die­ta cons­ta de tres eta­pas. La pri­me­ra se ca­rac­te­ri­za por una li­mi­ta­ción ri­gu­ro­sa de to­dos los ali­men­tos don­de la per­so­na so­lo pue­de con­su­mir ba­ti­dos de pro­teí­nas que se com­bi­nan con mi­cro­nu­trien­tes y con ver­du­ras ba­jas en hi­dra­tos de car­bono. La du­ra­ción de­pen­de­rá de los ki­los que se ne­ce­si­ten per­der. “En es­te pun­to se ge­ne­ra el fe­nó­meno de­no­mi­na­do ce­to­sis, en el que el or­ga­nis­mo, an­te la au­sen­cia de car­bohi­dra­tos de los que ob­tie­ne ener­gía, pro­vo­ca la for­ma­ción de mo­lé­cu­las de gra­sa que se de­no­mi­nan cuer­pos ce­tó­ni­cos, los que reducen la sen­sa­ción de ham­bre y po­ten­cian una sen­sa­ción de bie­nes­tar y vi­ta­li­dad”, ex­pli­ca Fer­nan­da Bur­gos. Pro­duc­to de ello, se pue­de ba­jar en­tre 3 y 5 ki­los en la pri­me­ra se­ma­na, y en ca­sos de so­bre­pe­so, más de 15.

Una vez fi­na­li­za­da es­ta eta­pa se con­ti­núa con la de re­edu­ca­ción. Aquí se co­mien­zan a in­cluir las pro­teí­nas de ori­gen ani­mal (car­nes) y gra­dual­men­te se in­cor­po­ran otros gru­pos ali­men­ti­cios pa­ra lle­gar así a una die­ta más equi­li­bra­da. Por eso, el rit­mo de pér­di­da de pe­so es me­nor. Fi­nal­men­te y al igual que en las die­tas an­te­rio­res, se lle­ga a la eta­pa de man­te­ni­mien­to, la más im­por­tan­te pa­ra evi­tar re­cu­pe­rar de gol­pe los ki­los per­di­dos. Pa­ra ello, re­co­mien­da Bur­gos, se de­ben in­tro­du­cir pe­que­ños cam­bios en la ali­men­ta­ción, co­mo in­cor­po­rar fru­tas, lue­go lác­teos y fi­nal­men­te el pan y los ce­rea­les, ade­más res­pe­tar los ho­ra­rios y re­ser­var los ali­men­tos de al­to con­te­ni­do pro­tei­co pa­ra me­dia ma­ña­na. Asi­mis­mo, es im­pres­cin­di­ble rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co, ya que sus efec­tos son fun­da­men­ta­les pa­ra com­ple­men­tar cual­quier plan de ali­men­ta­ción, pro­mo­vien­do la pér­di­da de gra­sa cor­po­ral y me­jo­ran­do los pa­rá­me­tros me­ta­bó­li­cos de las per­so­nas.

Fi­nal­men­te, la die­ta proteica ofre­ce bon­da­des co­mo sen­sa­ción de sa­cie­dad, eli­mi­na gra­sa sin de­gra­dar el múscu­lo, dis­mi­nu­ye la sen­sa­ción de an­gus­tia, de­bi­li­dad o fal­ta de vi­ta­li­dad y con­ser­va y me­jo­ra de la to­ni­ci­dad de la piel al man­te­ner la ma­sa mus­cu­lar. Pe­ro aun­que pa­rez­ca muy sen­ci­lla de rea­li­zar en ca­sa, tan­to Bur­gos co­mo Saa­ve­dra po­nen én­fa­sis en que de­be ser su­per­vi­sa­da por un es­pe­cia­lis­ta en die­té­ti­ca y nu­tri­ción. ¿La razón? Al ha­cer­la sin un ex­per­to por de­trás pue­de traer efec­tos no­ci­vos pa­ra la sa­lud, co­mo fuer­tes do­lo­res de ca­be­za, tras­tor­nos mens­trua­les e in­su­fi­cien­cia re­nal, he­pá­ti­ca y car­día­ca. “Es­tá es­tric­ta­men­te prohi­bi­da pa­ra pacientes con en­fer­me­da­des o in­su­fi­cien­cia re­nal, em­ba­ra­za­das y en pacientes con en­ce­fa­lo­pa­tía he­pá­ti­ca”, dice Saa­ve­dra. Tam­bién hay un lí­mi­te de edad. Bur­gos ex­pli­ca que quien se so­me­ta a una die­ta proteica de­be ser ma­yor de 18 y me­nor de 65 años por las con­di­cio­nes ra­di­ca­les de es­ta. Si te in­tere­sa rea­li­zar­la, el me­jor con­se­jo es que te so­me­tas a una eva­lua­ción que in­di­que si eres o no can­di­da­to pa­ra es­te ti­po de ali­men­ta­ción y así po­der dis­fru­tar de sus be­ne­fi­cios.

UNA DIE­TA A BA­SE DE PRO­TEÍ­NAS CON­TRO­LA EL APE­TI­TO DES­ME­DI­DO Y CUAN­DO SE COM­BI­NA CON VER­DU­RAS PRE­FE­REN­TE­MEN­TE VER­DES EL ÉXI­TO ES­TÁ GA­RAN­TI­ZA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.