MAR­CO Y ES­TE­BAN GRI­MALT Fuer­za fa­mi­liar

Caras (Chile) - - ESCPECIAL WELLNESS -

Co­mo dupla de vo­lei­bol pla­ya, los pri­mos Mar­co (29) y Es­te­ban (27) Gri­malt ya cuen­tan con una par­ti­ci­pa­ción olím­pi­ca en su bi­tá­co­ra (Río 2016) y tie­nen to­da la in­ten­ción de re­pe­tir­la en Tokio 2020. Bien en­ca­mi­na­dos van, por­que es­te año, des­pués de ga­nar la me­da­lla de bron­ce en los Jue­gos Ode­sur, via­ja­ron a Eu­ro­pa y Asia a ju­gar varios tor­neos de la gi­ra World Tour, mar­can­do un hito his­tó­ri­co al ga­nar la fe­cha dispu­tada en Ja­pón.

Oriun­dos de San Fe­li­pe y Linares res­pec­ti­va­men­te, son par­te de la se­gun­da ca­ma­da de un ape­lli­do que ilus­tra las úl­ti­mas décadas del vo­lei­bol chi­leno. El pa­dre de Es­te­ban es el ma­yor de sie­te her­ma­nos, seis de los cua­les jugaron en al­gún mo­men­to por la se­lec­ción. En otras pa­la­bras, ha­ce más de 45 años que hay por lo me­nos un Gri­malt sa­can­do, blo­quean­do y re­ma­chan­do por Chi­le. Aco­rra­la­dos por la ge­né­ti­ca, Mar­co y Es­te­ban se ini­cia­ron en el vo­lei­bol in­door y mu­chas veces les to­có en­fren­tar­se re­pre­sen­tan­do a sus ciu­da­des. Pron­to se vie­ron ju­gan­do jun­tos en las se­lec­cio­nes menores, has­ta que un día tu­vie­ron que op­tar. —Es­te­ban: ¿Cuán­do se die­ron cuen­ta de que te­nían pro­yec­ción co­mo dupla de vo­lei­bol pla­ya?

—En 2006. Fal­ta­ba una dupla pa­ra com­ple­tar el cua­dro de un tor­neo y nos pi­die­ron en­trar. Era la pri­me­ra vez que con Mar­co ju­gá­ba­mos es­ta mo­da­li­dad y nos que­dó gus­tan­do, así que se­gui­mos y em­pe­za­mos a pro­gre­sar. En 2009 ga­na­mos nues­tro pri­mer Sud­ame­ri­cano y ter­mi­na­mos pri­me­ros del ran­king na­cio­nal. Y en 2010 tu­vi­mos que de­ci­dir si se­guía­mos ju­gan­do en vo­lei­bol in­door por la se­lec­ción chi­le­na o nos de­di­cá­ba­mos de­fi­ni­ti­va­men­te al de pla­ya. Ele­gi­mos lo se­gun­do, por­que sen­tía­mos que te­nía­mos más pro­yec­ción y po­si­bi­li­da­des de lle­gar al ni­vel mun­dial. Fue una bue­na de­ci­sión, por­que nos he­mos ido me­tien­do ca­da vez más en la éli­te y fui­mos los pri­me­ros vo­lei­bo­lis­tas chi­le­nos en cla­si­fi­car a unos Jue­gos Olím­pi­cos. —E: Fue­ra de lo ob­vio, ¿qué necesita una dupla de vo­lei­bol pla­ya?

—Es­te es un de­por­te don­de la ca­be­za y la men­ta­li­dad con la que afron­tas los par­ti­dos es muy im­por­tan­te. Y a veces pue­de ser­lo in­clu­so más que el fí­si­co, por eso hay ju­ga­do­res de 40 años que si­guen en el más al­to ni­vel. No­so­tros en­tre­na­mos al­re­de­dor de cin­co ho­ras dia­rias, de lu­nes a sá­ba­do, pa­ra po­der ren­dir a to­pe esos 30 mi­nu­tos que du­ra un par­ti­do. Son me­ses de pre­pa­ra­ción y con Mar­co ya te­ne­mos cla­ro que la úni­ca ma­ne­ra es tra­ba­jar du­rí­si­mo. —E: ¿Y có­mo es la ru­ti­na de pre­pa­ra­ción de un vo­lei­bo­lis­ta de éli­te?

—Ha­ce­mos dis­tin­tos ti­pos de en­tre­na­mien­to se­gún el ob­je­ti­vo y el mo­men­to de la tem­po­ra­da. En la pri­me­ra par­te hay mu­cha car­ga fí­si­ca, pre­ci­sa­men­te pa­ra afron­tar exi- gen­cias co­mo es­ta gi­ra de dos me­ses, con sie­te tor­neos prác­ti­ca­men­te se­gui­dos y so­lo una se­ma­na de des­can­so. Cuan­do ter­mi­na un pe­rio­do de mu­cha com­pe­ten­cia co­mo es­te, vol­ve­mos a tra­ba­jar fuer­te­men­te la par­te fí­si­ca pa­ra re­car­gar­la y abor­dar lo si­guien­te. En la are­na al­ter­na­mos se­sio­nes de en­tre­na­mien­to téc­ni­co, que co­rres­pon­de al jue­go pro­pia­men­te tal, y otras que son más que na­da fí­si­cas: pi­ques, des­pla­za­mien­tos y sal­tos pa­ra me­jo­rar la con­di­ción anae­ró­bi­ca. Pe­ro no me­nos im­por­tan­te es el tra­ba­jo en el gim­na­sio, con pe­sas y en­tre­na­mien­to fun­cio­nal pa­ra pre­ve­nir le­sio­nes y ju­gar du­ran­te to­do el año. —Mar­co: ¿Qué im­por­tan­cia co­bran pa­ra us­te­des hábitos co­mo dor­mir y ali­men­tar­se bien?

—El “en­tre­na­mien­to in­vi­si­ble” que ha­ce­mos es muy im­por­tan­te en nues­tra pre­pa­ra­ción e in­clu­ye te­mas co­mo el des­can­so, la ali­men­ta­ción y las se­sio­nes de tra­ba­jo re­cu­pe­ra­ti­vo, ya sea in­di­vi­dua­les o di­ri­gi­das por el equi­po de Clí­ni­ca Meds que nos apoya. Tam­bién con­ta­mos con un nu­tri­cio­nis­ta que nos da pau­tas de ali­men­ta­ción y tra­ta­mos de con­tro­lar lo que es­ta­mos con­su­mien­do, en qué can­ti­dad y en qué eta­pa de nues­tra pre­pa­ra­ción. Las ho­ras de des­can­so son otro as­pec­to fun­da­men­tal, es­pe­cial­men­te en los pe­rio­dos de ma­yor exi­gen­cia fí­si­ca. Por eso nin­guno de los dos es muy bueno pa­ra sa­lir o tras­no­char y prio­ri­za­mos pa­no­ra­mas más ca­se­ros. —M: ¿Qué re­le­van­cia tie­ne la con­cen­tra­ción pa­ra una dupla de beach vo­lley?

—Ob­via­men­te, a veces nos enoja­mos du­ran­te un par­ti­do, por­que po­see­mos tem­pe­ra­men­tos di­fe­ren­tes y afron­ta­mos la pre­sión de dis­tin­ta ma­ne­ra tam­bién. Pe­ro co­mo siem­pre he­mos di­cho, te­ne­mos una re­la­ción ex­tra­or­di­na­ria den­tro y fue­ra de la cancha. In­clu­so con nues­tro equi­po téc­ni­co pre­pa­ra­mos la for­ma en que nos lla­ma­mos la aten­ción o nos co­rre­gi­mos mientras ju­ga­mos. Al ser tan si­co­ló­gi­co es­te de­por­te, siem­pre va a ocu­rrir que uno de los dos es­té más bajo aními­ca­men­te, o se es­té lle­van­do la pre­sión del par­ti­do, por­que los ri­va­les le car­gan el jue­go a él cuan­do lo ven co­me­ter más erro­res que su com­pa­ñe­ro. Por eso los dos ne­ce­si­ta­mos ma­ne­jar en la cancha las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra le­van­tar al com­pa­ñe­ro y sa­car­lo del “ho­yo” cuan­do eso ocu­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.