DEAN KAR­NA­ZES No pa­ra de co­rrer

Caras (Chile) - - ESCPECIAL WELLNESS -

A sus 55 años, es uno de los íco­nos mun­dia­les del ul­tra­ma­ra­tón. Sus ha­za­ñas y sus li­bros lo han pues­to en­tre los 100 per­so­na­jes más in­flu­yen­tes del mun­do se­gún la re­vis­ta Ti­me, y aun­que sa­be muy bien que las exi­gen­cias de su es­ti­lo de vi­da so­lo las so­por­ta una mi­no­ría, comparte es­tra­te­gias y con­se­jos pa­ra afron­tar ca­rre­ras que, en su ca­so, pue­den du­rar días.

De­fi­ni­do co­mo to­da ca­rre­ra pe­des­tre cu­yo re­co­rri­do su­pere los 42,195 ki­ló­me­tros, el ul­tra­ma­ra­tón con­si­de­ra dis­tan­cias de 80, 100 o 160 km, aun­que los hay de 360 y has­ta 500 km. Otras, en vez de una dis­tan­cia, abar­can un de­ter­mi­na­do tiem­po: 24 o 48 ho­ras co­rrien­do. Una lo­cu­ra que muy po­cas per­so­nas, co­mo el ca­li­for­niano Dean Kar­na­zes, son ca­pa­ces de so­bre­lle­var. Al cumplir 30 años, Kar­na­zes de­ci­dió que no iba a pa­sar el res­to de su vi­da de­trás de un es­cri­to­rio. Hoy tie­ne 55 y ade­más de ha­ber com­ple­ta­do ha­za­ñas co­mo co­rrer sin pa­rar tres días se­gui­dos o com­ple­tar 50 ma­ra­to­nes en 50 días, es au­tor de varios li­bros (in­clu­yen­do el best se­ller Ul­tra­ma­rat­hon Man) y un ac­ti­vo pro­mo­tor de la vi­da sana y el ejer­ci­cio fí­si­co. —¿Cree que exis­ta un lí­mi­te pa­ra la dis­tan­cia que el ser hu­mano pue­de co­rrer de una sola vez?

—Las ba­rre­ras más gran­des son si­co­ló­gi­cas, no fí­si­cas. El cuer­po hu­mano es una máquina sor­pren­den­te y en la me­di­da de que sea­mos ca­pa­ces de so­bre­pa­sar nues­tras li­mi­ta­cio­nes per­ci­bi­das, siem­pre se pue­de ir más allá de lo que creía­mos po­si­ble. La ma­yor dis­tan­cia que he co­rri­do de una sola vez, sin pa­rar, fueron 560 ki­ló­me­tros en 80 ho­ras y 44 mi­nu­tos. Pa­sé tres no­ches sin dor­mir y eso te po­ne en un es­ta­do alu­ci­na­to­rio, pe­ro es­toy se­gu­ro de que bajo las con­di­cio­nes de pre­pa­ra­ción ade­cua­das, el cer­co se pue­de co­rrer un po­co más. —Dice la le­yen­da que us­ted en­car­ga piz­zas cuan­do com­pi­te. ¿Có­mo se ali­men­ta mientras corre?

—Una vez lle­vé un re­gis­tro exac­to de lo que co­mí en una ca­rre­ra de 320 ki­ló­me­tros: 28.000 ca­lo­rías en 46 ho­ras y 17 mi­nu­tos. Al cru­zar la me­ta, igual ha­bía ba­ja­do 2 ki­los y medio. Pa­ra la re­sis­ten­cia se ne­ce­si­tan ca­lo­rías, es cues­tión de ma­te­má­ti­cas: si es­tás que­man­do 600 ca­lo­rías por ho­ra y vas a co­rrer 50 ho­ras se­gui­das, es un mon­tón de com­bus­ti­ble el que ne­ce­si­tas in­ge­rir. Pe­ro en ca­rre­ras muy lar­gas, do­blo la piz­za en dos y me la tra­go sin de­te­ner­me. —Dor­mir bien y co­mer bien pa­re­ce ser la re­ce­ta an­tes de una ca­rre­ra lar­ga.

—Pa­ra mí el sue­ño y la nu­tri­ción son as­pec­tos esen­cia­les. Cuan­do exi­jo mi cuer­po co­rrien­do, so­lo pue­do con­fiar en lo que ten­go aho­rra­do en el ban­co y ese día voy a ne­ce­si­tar ha­cer un re­ti­ro gran­de de fon­dos. Mi die­ta de en­tre­na­mien­to nor­mal con­sis­te en pro­duc­tos cien­to por cien­to or­gá­ni­cos y na­tu­ra­les. An­tes de una ca­rre­ra, mi cos­tum­bre es no ha­cer mu­chos cam­bios de ali­men­ta­ción. El úni­co con­se­jo que doy es re­du­cir la in­ges­ta de fi­bra 48 ho­ras an­tes. Hay que vi­gi­lar el con­su­mo de fi­bra in­so­lu­ble, por­que na­die quie­re an­dar car­gan­do pe­so muer­to mientras corre. —El es­ti­lo de vi­da con­ven­cio­nal, que us­ted de­ci­dió aban­do­nar a los 30 años, sue­le lle­var al se­den­ta­ris­mo y la obe­si­dad. Co­mo vo­ce­ro de un es­ti­lo de vi­da to­tal­men­te opues­to, ¿se sien­te es­cu­cha­do?

—Soy op­ti­mis­ta. No­to que por fin es­tán em­pe­zan­do a cam­biar al­gu­nos com­por­ta­mien­tos y se es­tán dan­do pa­sos con­cre­tos pa­ra in­cen­ti­var que las per­so­nas adop­ten un es­ti­lo de vi­da más ac­ti­vo. Acep­té­mos­lo: pue­des te­ner to­do en es­te mun­do, pe­ro si no tie­nes sa­lud, en reali­dad no tie­nes mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.