Embrujo en el fin mun­do del

Caras (Chile) - - UN DESTINO - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Ca­mi­lo Me­lús

En uno de los lu­ga­res más lin­dos del pla­ne­ta, co­mo desafian­do las le­yes de la gra­ve­dad, se al­za un vo­lu­men re­ves­ti­do de te­jue­las. To­do en es­te lu­gar es una ex­pe­rien­cia que que­da en la me­mo­ria pa­ra siem­pre.

En lo al­to de una co­li­na en la pe­nín­su­la de Ri­lan, el ho­tel Tie­rra Chi­loé nos re­ci­be con ese olor in­con­fun­di­ble a tie­rra hú­me­da, a fue­go re­cién pren­di­do que se me­te por la na­riz y se que­da ahí, pa­ra siem­pre. En la en­tra­da, un mu­ral de la ar­tis­ta Clau­dia Pe­ña es la mues­tra per­fec­ta de los dis­tin­tos de­ta­lles que com­po­nen es­te lu­gar: una suerte de ma­pa-pin­tu­ra in­ter­ve­ni­da con figuras tí­pi­cas de la is­la, con los árboles na­ti­vos, ani­ma­les, ca­mi­nos y apun­tes de lu­ga­res por vi­si­tar. Ahí los guías ex­pli­can a los tu­ris­tas los dis­tin­tos pun­tos de es­te fan­tás­ti­co ar­chi­pié­la­go y la ubi­ca­ción de las más de 20 ex­cur­sio­nes que se rea­li­zan a dia­rio.

In­clui­do en la úl­ti­ma edi­ción del ran­king de Con­de Nast Tra­ve­ler Gold List, Tie­rra Chi­loé se ha su­ma­do a la ten­den­cia mun­dial del nue­vo lu­jo y que vino a re­no­var el con­cep­to con­vir­tién­do­lo en una ex­pe­rien­cia úni­ca. Y con­si­de­ran­do que es­te ho­tel se en­cuen­tra en uno de los lu­ga­res más lin­dos y aus­tra­les del mun­do, es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do pa­ra co-

MECHUQUE PA­RE­CE ATRA­PA­DO EN OTRA ÉPO­CA, CON SUS PALAFITOS ORI­GI­NA­LES Y ES­TRE­CHAS CA­LLES DE TIE­RRA. PA­RA LLE­GAR HAY QUE NA­VE­GAR DES­DE TENAÚN HAS­TA LAS IS­LAS CHAUQUES.

no­cer flo­ra y fau­na úni­ca, en medio de pai­sa­jes que ro­ban el alien­to, el lu­jo se con­vier­te en una aven­tu­ra ex­tra­or­di­na­ria e inol­vi­da­ble. Co­men­zan­do por el hu­me­dal al que se ac­ce­de ba­jan­do a la pla­ya des­pués de una ser­pen­tean­te es­ca­le­ra, o bien a ca­ba­llo acom­pa­ña­do de un guía ex­per­to, y que per­mi­te ob­ser­var de cer­ca za­ra­pi­tos, pla­ye­ros, chor­los, fla­men­cos y cis­nes, en­tre otras aves.

Vi­si­tan­tes de Aus­tra­lia, In­gla­te­rra, Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Bra­sil se re­gis­tran aquí dia­ria­men­te y ya des­de la en­tra­da no que­dan in­di­fe­ren­tes a la rup­tu­ris­ta ar­qui­tec­tu­ra que pa­re­cie­ra de­sa­fiar las le­yes de la gra­ve­dad. Un blo­que re­ves­ti­do de te­jue­las y ma­de­ra de la zo­na que pa­re­cie­ra flo­tar arri­ba de una co­li­na. Qué de­cir an­te el pai­sa­je que se abre al mar y don­de se pue­den ver fá­cil­men­te del­fi­nes aus­tra­les y lo­bos ma­ri­nos.

Su sis­te­ma all in­clu­si­ve per­mi­te a los pa­sa­je­ros dis­fru­tar de co­mi­da fres­ca y lo­cal, co­no­cer ar­te­sa­nos de la zo­na, des­cu­brir is­las re­mo­tas en la em­bar­ca­ción pri­va­da La Wi­lli­che y ex­plo­rar his­tó­ri­cas igle­sias je­sui­tas, hoy Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

En cuan­to a las ex­cur­sio­nes, rea­li­za­mos la de Duha­tao-Piu­chen, una ca­mi­na­ta de dos ho­ras y me­dia a tra­vés de la Cor­di­lle­ra de la Cos­ta, en medio de bos­que na­ti­vo y es­col­ta­do por el can­to del chu­cao, has­ta lle­gar a la que de­be ser una de las pla­yas más enig­má­ti­cas y me­nos co­no­ci­das de la is­la: Au­lén. Un re­fri­ge­rio y lue­go con­ti­nuar la ca­mi­na­ta has­ta una bar­ca­za que nos con­du­ci­rá a los mis­te­rio­sos pai­sa­jes del bos­que inun­da­do. Tam­bién el tour a Dal­cahue, pa­ra des­de ahí to­mar el ferry a la is­la Quim­chao y el pue­bli­to de Achao. Im­per­di­ble es el via­je a la is­la Mechuque, un pa­seo por el día com­ple­to que se ha­ce a tra­vés del mar. El tra­yec­to ini­cial es por tie­rra has­ta Tenaún pa­ra re­co­rrer y mi­rar de cer­ca su icó­ni­ca igle­sia de­co­ra­da con es­tre­llas. Des­de ahí se toma la re­co­no­ci­da em­bar­ca­ción de Tie­rra Ho­tels y se na­ve­ga has­ta las is­las Chauques con­si­de­ra­da la más be­lla

cadena de is­lo­tes de Chi­loé; y des­de se lle­ga a Mechuque, un pue­blo que pa­re­ce es­tar atra­pa­do en otra épo­ca, con sus palafitos ori­gi­na­les y es­tre­chas ca­lles de tie­rra. El re­gre­so toma tres ho­ras de na­ve­ga­ción por la cos­ta que de­vuel­ven y renuevan el al­ma, con al­muer­zo y bar atendido con ge­ne­ro­si­dad y afec­to. De he­cho, la gas­tro­no­mía y la coc­te­le­ría son un se­llo in­con­fun­di­ble de los Tie­rra Ho­tels; el lu­gar cuen­ta con un huer­to y un fuer­te én­fa­sis en los pro­duc­tos lo­ca­les. Por eso, siem­pre es re­co­men­da­ble un pis­co sour de nal­ca, mer­kén y miel de ul­mo, ideal si es a bor­do de La Wi­lli­che con el mar y el es­pec­tácu­lo na­tu­ral que se abre an­te los ojos. O des­de el mi­ra­dor del ho­tel con vis­ta al hu­me­dal, me­jor si es al bor­de de la pis­ci­na cli­ma­ti­za­da al ai­re li­bre del Uma spa, con vis­tas al mar in­te­rior Pa­cí­fi­co.

EL ES­PÍ­RI­TU DE CHI­LOÉ

Los tra­ba­jos del Tie­rra Ho­tels es­tu­vie­ron en ma­nos de Mobil Ar­qui­tec­tos, quie­nes di­se­ña­ron es­ta edi­fi­ca­ción que en un prin­ci­pio abrió sus puer­tas en 2011 (pa­ra al­ber­gar a otro ho­tel) y que tras ser com­pra­do por la fa­mi­lia Pur­cell y so­cios, in­clu­yó a es­te pri­vi­le­gia­do lu­gar en su car­te­ra jun­to a Por­ti­llo y la cadena Tie­rra Ho­tels (que ya su­ma a Tie­rra Ata­ca­ma y Tie­rra Pa­ta­go­nia, es­te úl­ti­mo ran­kea­do en el pri­mer lu­gar de La­ti­noa­mé­ri­ca y sép­ti­mo del mun­do es­te 2018 se­gún Tra­vel + Lei­su­re World’s Best Awards).

La nue­va cons­truc­ción se tra­ba­jó si­guien­do los mis­mos pa­rá­me­tros sus­ten­ta­bles del edi­fi­cio pre­ce­den­te, aun­que hoy Tie­rra Ho­tels in­cor­po­ró ilu­mi­na­ción efi­cien­te, la am­plia­ción de la plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas y su­man­do otra cal­de­ra de bio­ma­sa.

Tam­bién se reali­zó un in­ten­so tra­ba­jo de ilu­mi­na­ción li­de­ra­do por Bár­ba­ra Green pa­ra crear un am­bien­te cá­li­do e ín­ti­mo que des­ta­ca el di­se­ño in­te­rior del ho­tel.

En el pai­sa­jis­mo, de Ca­ta­li­na Phi­llips, se in­cor­po­ró flo­ra na­ti­va en gran­des ca­nas­tos de mim­bre que pue­den ser vis­tos des­de el ho­tel que se su­man a los huer­tos e in­ver­na­de­ro, que tam­bién tie­ne zo­na de com­pos­ta­je, ca­ba­lle­ri­zas y cul­ti­vos.

Lo cier­to es que es­te ho­tel es­tá lleno de de­ta­lles. El tra­ba­jo fue de las di­se­ña­do­ras Ca­ro­li­na Del­piano y Ale­xan­dra Ed­wards, quie­nes in­te­gra­ron la ar­te­sa­nía chi­lo­ta y el di­se­ño chi­leno contemporáneo en ob­je­tos co­mo mue­bles y lám­pa­ras, ade­más de in­vi­tar a ar­tis­tas, di­se­ña­do­res y ar­te­sa­nos que tra­ba­ja­ran en obras pa­ra real­zar el pa­tri­mo­nio cultural.

Así, la pro­pues­ta se no­ta des­de el pri­mer ins­tan­te. Des­de las 46 al­fom­bras del ho­tel ela­bo­ra­das por 11 tejedoras de la Ca­rre­te­ra Aus­tral que la­va­ron y ti­ñe­ron con anili­na y tin­tu­ras na­tu­ra­les —co­mo ho­jas de nal­ca, raí­ces y cás­ca­ras de ce­bo­lla— más de 180 ki­los de la­na de ove­ja chi­le­na 100% na­tu­ral; las lám­pa­ras de Si Stu­dio (re­pre­sen­tan­te de Pet Lamp en Chi­le), te­ji­das con mim­bre por dos ar­te­sa­nos de Chim­ba­ron­go uti­li­zan­do la téc­ni­ca tra­di­cio­nal y tam­bién por ar­te­sa­nas ma­pu­che de la agru­pa­ción Ño­cha Ma­len (mu­je­res de ño­cha) en Huen­te­lo­lén, usan­do la fi­bra de la ño­cha con su an­ces­tral te­ji­do cir­cu­lar, co­no­ci­do co­mo adu­ja. To­do, to­do es pu­ra ins­pi­ra­ción.

LA CA­MI­NA­TA A TRA­VÉS DE LA COR­DI­LLE­RA DE LA COS­TA, EN MEDIO DE BOS­QUE NA­TI­VO Y FAU­NA AU­TÓC­TO­NA, CUL­MI­NA EN LA ENIG­MÁ­TI­CA Y PO­CO EX­PLO­RA­DA PLA­YA AU­LÉN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.