LA CA­CE­RÍA Al bor­de de la pam­pa

Caras (Chile) - - TV - Por Os­car Con­tar­do

La des­apa­ri­ción y ase­si­na­to de 14 ni­ñas en Al­to Hos­pi­cio mar­có no so­la­men­te la his­to­ria po­li­cial chi­le­na, sino tam­bién la con­cien­cia del aban­dono en que vi­ve bue­na par­te de la po­bla­ción más po­bre del país. Eran chi­cas de una co­mu­na for­ma­da por una to­ma de te­rreno de fa­mi­lias sin ca­sa, en el bor­de de la pam­pa. Un pai­sa­je desolado. A par­tir de 1998 al­gu­nas de esas fa­mi­lias veían có­mo a cuen­ta­go­tas iban des­apa­re­cien­do mu­cha­chas sin que las au­to­ri­da­des pa­re­cie­ran preo­cu­par­se. La po­li­cía ex­pli­ca­ba que no des­apa­re­cían, sino que se fu­ga­ban pa­ra pros­ti­tuir­se. El go­bierno res­pal­da­ba la te­sis, sin me­dir el da­ño que pro­vo­ca­ba a los pa­dres de las ni­ñas: ade­más de la de­ses­pe­ra­ción aho­ra su­ma­ban la ver­güen­za del es­car­nio pú­bli­co.

Una de las vir­tu­des de la se­rie La ca­ce­ría (Me­ga) es in­da­gar más allá del cri­men se­rial, ilu­mi­nan­do los dis­tin­tos rin­co­nes de os­cu­ri­dad de la his­to­ria. El re­la­to es­tá con­ta­do a tra­vés de Cé­sar Ro­jas (Fran­cis­co Me­lo), un ca­ra­bi­ne­ro de ci­vil que lle­ga a Iqui­que en mi­sión es­pe­cial. Ro­jas vie­ne a li­de­rar un equi­po inep­to y pre­jui­cia­do que le­jos de con­du­cir una investigación, se ha res­trin­gi­do a apun­ta­lar la te­sis de que las ado­les­cen­tes hu­ye­ron.

La prin­ci­pal ba­rre­ra pa­ra re­sol­ver el cri­men no es la as­tu­cia del si­có­pa­ta ni la ela­bo­ra­ción in­trin­ca­da de una in­te­li­gen­cia cri­mi­nal su­pe­rior, sino al­go más pe­des­tre: la bu­ro­cra­cia y la co­rrup­ción que ro­dean el ca­so. La ca­ce­ría mues­tra un sis­te­ma de pro­tec­ción de ni­ños y ado­les­cen­tes po­bres, to­tal­men­te co­lap­sa­do, pro­fe­sio­na­les so­bre­pa­sa­dos por la reali­dad, un fis­cal al que so­lo le in­tere­sa tre­par, y víncu­los de com­pa­draz­go en­tre em­pre­sa­rios y ca­ra­bi­ne­ros que li­mi­tan cual­quier avan­ce. El guion en­fa­ti­za es­te as­pec­to de la tra­ma a tra­vés de per­so­na­jes que re­pre­sen­tan las di­fe­ren­tes re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas in­vo­lu­cra­das: po­li­cías, abo­ga­dos, si­có­lo­gos, cui­da­do­res de ni­ños. La me­dio­cri­dad de­ses­pe­ran­te que ape­nas con­tie­ne la es­pi­no­sa reali­dad de la que su­pues­ta­men­te de­be ha­cer­se car­go.

La ca­ce­ría re­cons­tru­ye un mun­do que, tal co­mo Al­to Hos­pi­cio, ha­bi­ta el bor­de de un pre­ci­pi­cio, una vis­ta ha­cia lu­ces le­ja­nas que dis­traen de la os­cu­ri­dad que se car­ga so­bre los hom­bros. Los per­so­na­jes pa­re­cen ha­ber si­do arro­ja­dos en ese des­cam­pa­do iner­te, atra­pa­dos por la le­ta­nía de una vi­da que se va mo­mi­fi­can­do por la se­que­dad del de­sier­to. En uno de los ca­pí­tu­los de la se­rie, el due­ño del pros­tí­bu­lo La Pon­de­ro­sa —úni­ca entretención pa­ra los va­ro­nes de la zo­na— in­vi­ta al pro­ta­go­nis­tas a cazar. El po­li­cía le res­pon­de ex­tra­ña­do ¿qué van a cazar si en el de­sier­to no hay na­da? El hom­bre le con­tes­ta que siem­pre es po­si­ble que apa­rez­ca un bicho y que si no apa­re­ce, lo con­si­guen. La se­rie re­fle­ja el pul­so del ago­bio pro­vin­ciano en­ve­ne­na­do por to­dos los vi­cios que se man­tie­nen ba­jo la alfombra, de­trás de las fotos ofi­cia­les y es­con­di­dos en los ar­chi­vos de los fun­cio­na­rios.

Do­min­go 22:45 ho­ras. Me­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.