LA EDAD IN­VI­SI­BLE DE AN­GÉ­LI­CA

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Her­nan Díaz . Fo­tó­gra­fo Ma­rio Al­za­te. Asis­ten­te de fo­to­gra­fia Ju­nior Ro­jas. Pro­duc­ción de mo­da Fran­ces­ca Lo­pres­ti. Ma­qui­lla­je y pe­lo Taly Wais­berg pa­ra Marc Ja­cobs Beauty. Asis­ten­te de ma­qui­lla­je y pe­lo Pi­li Díaz. Lo­ca­ción Mia­mi Beach.

La vi­da le ha en­se­ña­do a vi­vir el pre­sen­te y por eso, a An­gé­li­ca Cas­tro el pa­so del tiem­po la tie­ne sin cui­da­do. En oc­tu­bre vuel­ve a la te­le­vi­sión chi­le­na con un nue­vo pro­gra­ma.

Sus im­per­cep­ti­bles 46 años los vi­ve en pre­sen­te, co­mo si el fu­tu­ro no exis­tie­ra. La vi­da ya le en­se­ñó su­fi­cien­te pa­ra no preo­cu­par­se de lo que crea la gen­te. Hoy dis­fru­ta sin apu­ros de su hija ado­les­cen­te y de su in­mi­nen­te re­gre­so a las pan­ta­llas chi­le­nas. LAS EDA­DES DE AN­GÉ­LI­CA

Du­ran­te to­do es­te año ha es­ta­do vi­nien­do a Chi­le por lo me­nos una vez al

mes y aún no de­ja de sor­pren­der­se. El día de nues­tra pri­me­ra con­ver­sa­ción, por la ma­ña­na ha­bía he­cho una in­ten­sa apa­ri­ción en el ma­ti­nal de Me­ga, don­de evo­có mo­men­tos muy di­fí­ci­les de su vi­da, co­mo la muer­te de sus pa­dres y la ne­gli­gen­cia mé­di­ca que, ha­ce tre­ce años, la tu­vo a pun­to de mo­rir des­pués del na­ci­mien­to de su hija. El cli­ma de so­bre­co­gi­mien­to y res­pe­to que in­va­dió el set pa­re­ció ca­lar hon­do en una te­le­au­dien­cia que se re­sis­te a ol­vi­dar­la.

“Es lo­quí­si­mo lo que pa­sa. Lle­vo 17 años vi­vien­do afue­ra y la gen­te si­gue igual de ca­ri­ño­sa y cer­ca­na. Me tra­tan ca­si co­mo si es­tu­vie­ra ha­cien­do un ma­ti­nal chi­leno y me vie­ran to­dos los días. Es ri­co sen­tir eso des­pués de to­dos es­tos años”, re­co­no­ce.

Los hi­tos de la his­to­ria que la lle­va­ron a emi­grar son co­no­ci­dos. Des­pués de de­bu­tar a los 14 años co­mo mo­de­lo, de pa­sar a la te­le­vi­sión a los 16, de in­cur­sio­nar en te­le­se­ries y en la ani­ma­ción de pro­gra­mas en vi­vo, te­nía ape­nas 23 años y se sen­tía ca­si “un ve­jes­to­rio” (¡qué iro­nía!) en esa te­le­vi­sión de cin­co ca­na­les que se­guía go­ber­nán­do­nos en esos años. “Sen­tía que ha­bía he­cho tan­tas co­sas, pe­ro al mis­mo tiem­po que no ha­bía he­cho na­da”, re­cuer­da.

En ese pe­rio­do, va­rias ve­ces le ha­bían ofre­ci­do sa­lir de Chi­le a pro­bar suer­te. Oli­vier La­pi­dus qui­so ha­cer­la su mu­sa cuan­do to­mó el man­do de la ca­sa de cos­tu­ra de su pa­dre, Ted. La ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se de vi­deo­mú­si­ca MTV la son­deó cuan­do Daisy Fuen­tes anun­ció su par­ti­da. Pe­ro An­gé­li­ca siem­pre se man­tu­vo fiel a una ra­zón pa­ra de­cir no. No es que fue­ra muy chi­ca o le fal­ta­ran aga­llas, sino la res­pon­sa­bi­li­dad que sen­tía ha­cia sus pa­dres en­fer­mos: “No me iba a apar­tar un so­lo día de ellos, por­que fue­ron los me­jo­res pa­pás del uni­ver­so”.

A su ma­má le diag­nos­ti­ca­ron cán­cer cuan­do An­gé­li­ca, la me­nor de cua­tro her­ma­nos, re­cién en­tra­ba a la ado­les­cen­cia. Fue­ron cer­ca de ocho años co­exis­tien­do con la in­cer­ti­dum­bre, que la en­ton­ces lar­gui­ru­cha ru­bia de las Mon­jas In­gle­sas co­men­zó a ha­cer pro­pia a me­di­da que la acom­pa­ña­ba a sus tra­ta­mien­tos y la veía de­caer des­pués de ca­da ra­dio­te­ra­pia. Así y to­do, su madre fue una de las más en­tu­sias­tas cuan­do co­men­zó a mo­de­lar y va­rios años des­pués de su muer­te, ocu­rri­da en 1995, An­gé­li­ca en­ten­dió el por­qué. Des­de en­ton­ces co­la­bo­ra es­tre­cha­men­te con la Fun­da­ción Nues­tros Hi­jos, una en­ti­dad pri­va­da que apo­ya a fa­mi­lias con hi­jos en­fer­mos de cán­cer, en­tre di­ver­sas otras ini­cia­ti­vas de be­ne­fi­cen­cia que ha apo­ya­do en el trans­cur­so de su ca­rre­ra.

En pa­ra­le­lo a la en­fer­me­dad de su ma­má, la dia­be­tes que so­bre­lle­va­ba su pa­dre em­peo­ra­ba has­ta de­jar­lo pos­tra­do, fa­lle­cien­do fi­nal­men­te en 1998. Y más allá de cual­quier ci­ca­triz, el de­rrum­be per­so­nal que su­pu­so la pér­di­da de sus pa­dres en tan cor­to pe­rio­do, le de­jó lec­cio­nes que si­guen sien­do im­por­tan­tes: “Soy una per­so­na que cree en el hoy, no fun­ciono en mo­do ma­ña­na. Me pa­só tan­tas ve­ces pro­yec­tar­me, pla­near ha­cer tal co­sa, pa­sar las va­ca­cio­nes en tal la­do… pe­ro so­na­ba el te­lé­fono de mi ca­sa y to­do cam­bia­ba. Esa fra­gi­li­dad con la que se po­día des­ar­mar el rom­pe­ca­be­zas uno la in­cor­po­ra en la pro­pia vi­da. Por eso hoy no pla­ni­fi­co mu­cho”.

“Yo era chi­ca, me to­có vi­vir el cán­cer de mi ma­má en una épo­ca en que pa­ra ha­cer­te una ra­dio­te­ra­pia te­nían que ais­lar­te, ha­bía que ha­blar por un vi­drio, pe­ro así y to­do veo co­mo una ben­di­ción to­do lo que he vi­vi­do”, agre­ga sin per­der la son­ri­sa.

El he­cho de ha­ber vi­vi­do tan cons­cien­te­men­te des­de chi­ca, di­ce, le per­mi­tió en­ten­der dos co­sas. Una fue com­pren­der qué es la or­fan­dad y que no hay na­da más do­lo­ro­so que sen­tir­se aban­do­na­do. La otra, la ne­ce­si­dad hu­ma­na de cul­ti­var la em­pa­tía: “Yo era la más chi­ca de los cua­tro hi­jos y si bien ten­go dos her­ma­nas y un her­mano que son lo má­xi­mo, ellos no eran mis pa­pás. Fue di­fí­cil in­ter­pre­tar­lo, pe­ro mis pa­dres me de­ja­ron un le­ga­do que con­sis­te en tra­tar de en­ten­der a las per­so­nas y, sin cam­biar mi esen­cia, trans­for­mar el do­lor”.

SU RE­GRE­SO A LA TV

Sue­na con­ven­ci­da y con­vin­cen­te. Sin fal­sa inocen­cia, re­co­no­ce que no es una per­so­na que se mue­va es­tra­té­gi­ca­men­te o que ur­da pla­nes y ma­qui­na­cio­nes pa­ra que las co­sas re­sul­ten.

En lo pro­fe­sio­nal es muy me­tó­di­ca y le gus­ta es­tar en­ci­ma de to­dos los de­ta­lles. Pa­ra abor­dar un desafío nue­vo ne­ce­si­ta in­ves­ti­gar, pro­fun­di­zar, im­preg­nar­se de lo que va a ha­cer: "El éxi­to no lo aso­cio al ra­ting o al aplau­so de la crí­ti­ca, sino a sen­tir que lo di to­do, que lo vi­ví al má­xi­mo y lo dis­fru­té”.

Si no hu­bie­ra apren­di­do que to­do pue­de ser efí­me­ro, qui­zá no ha­bría si­do esa vein­tea­ñe­ra con de­lan­tal que, re­cién re­ci­bi­da de Edu­ca­ción Di­fe­ren­cial, le ha­cía cla­ses a ni­ños sor­dos. Tam­po­co la ac­triz prin­ci­pian­te de Mar­pa­raí­so, ni la chi­le­na ani­man­do en in­glés even­tos o pro­gra­mas te­le­vi­si­vos en el ca­nal E! Por eso no du­dó an­te la pro­pues­ta de la pro­duc­to­ra de con­te­ni­dos Coo­king Me­dia y la mar­ca Land Ro­ver, cuan­do le pro­pu­sie­ron ha­cer un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas

out­door, cu­yas gra­ba­cio­nes hoy la tie­nen yen­do y vi­nien­do en­tre Mia­mi y San­tia­go.

Se lla­ma Dis­co­very Chi­le y se­rá trans­mi­ti­do se­ma­nal­men­te des­de el jue­ves 4 de oc­tu­bre por la se­ñal 13C. Se­rán 12 ca­pí­tu­los y en ca­da uno con­ver­sa­rá con un per­so­na­je re­le­van­te mien­tras vi­si­tan jun­tos en au­to al­gún pai­sa­je chi­leno me­mo­ra­ble.

“Lo que me en­can­ta de los pro­gra­mas de en­tre­vis­tas es que dan la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar al in­vi­ta­do des­de una pers­pec­ti­va no con­tin­gen­te. El in­gre­dien­te de ir re­co­rrien­do pai­sa­jes ma­ra­vi­llo­sos de Chi­le ayu­da a ha­cer aflo­rar el ver­da­de­ro yo de per­so­na­jes que ha­bi­tual­men­te se mues­tran en otra pa­ra­da”, co­men­ta en­tu­sias­ma­da.

Co­mo bue­na mu­jer de fa­mi­lia, pa­ra An­gé­li­ca la se­gu­ri­dad es lo pri­me­ro: “Yo fui pi­lo­to de ca­rre­ras en 4x4 y me en­can­ta ser yo la que va ma­ne­jan­do un au­to que, por lo de­más, tie­ne que ser to­do te­rreno por­que he­mos pa­sa­do por ríos, du­nas y ca­mi­nos con­ge­la­dos. Pien­sa que es­ta­mos lle­van­do in­vi­ta­dos que son pa­pás, son ma­más, así que an­da­mos con más cui­da­do de lo nor­mal. En es­te ca­so voy ma­ne­jan­do un Land Ro­ver Dis­co­very, que ade­más es un SUV sú­per se­gu­ro que tie­ne to­dos los mo­dos de con­duc­ción ne­ce­sa­rios pa­ra los dis­tin­tos ti­pos de ca­mino que re­co­rre­mos. A mí me ha­ce sen­tir muy se­gu­ra y a los in­vi­ta­dos tam­bién, sa­ber que po­de­mos lle­gar a cual­quier la­do”.

EDU­CAN­DO A LAU­RA

Los pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les son par­te fun­da­men­tal del pre­sen­te de An­gé­li­ca, en par­ti­cu­lar si se tra­ta de un re­gre­so a la te­le­vi­sión chi­le­na. Sin em­bar­go, no se can­sa de sub­ra­yar que to­do lo que de­ci­de ha­cer en es­ta eta­pa de su ca­rre­ra es­tá su­pe­di­ta­do a la po­si­bi­li­dad de con­ci­liar­lo con lo que más le apa­sio­na: su hija, su ma­ri­do y su vi­da fa­mi­liar.

Sus ra­zo­nes son po­de­ro­sas y tie­nen que ver con otra ex­pe­rien­cia de vi­da que la mar­có pa­ra siem­pre. Cuan­do na­ció Lau­ra, en 2004, An­gé­li­ca es­tu­vo a pun­to de mo­rir de­bi­do a un pro­ce­di­mien­to mé­di­co ne­gli­gen­te que le de­jó en su cuer­po una ga­sa que a las po­cas ho­ras le pro­vo­có una fe­roz in­fec­ción: “Ese epi­so­dio fue co­mo un des­per­tar. ¡Mi hija re­cién na­ci­da! Des­de en­ton­ces lo que más me aferra a la vi­da es ella. Yo creía ser una for­ta­le­za, pe­ro esa des­preo­cu­pa­ción por la muer­te ya no la ten­go. Aho­ra me da mie­do y no por mí, sino por­que quie­ro se­guir vien­do cre­cer a mi hija y con­ver­tir­se en adul­ta. Sé lo im­por­tan­te que es es­tar ahí. Quie­ro mu­cha vi­da pa­ra po­der com­par­tir­la con ella”.

En una en­tre­vis­ta con CARAS, el ma­ri­do de An­gé­li­ca, Cris­tián de la Fuen­te, con­ta­ba que Lau­ra les di­ce a sus ami­gos en EE.UU. que ella no es de Chi­le ni de San­tia­go, sino de Vi­chu­quén, el la­go don­de tie­nen una ca­sa en la que pa­san el Año Nue­vo y par­te del ve­rano. —¿Có­mo es ser madre de una ado­les­cen­te vi­chu­que­ni­na en el país de Trump?

—Uno cría a una hija chi­ca y cuan­do lle­ga a la ado­les­cen­cia, te das cuen­ta de que tam­bién es­tás for­man­do una per­so­na. Ha si­do un re­co­rri­do de 13 años, sú­per mano a mano, don­de más que tras­pa­sar­le en­se­ñan­zas teó­ri­cas, con Cris­tián he­mos que­ri­do apor­tar­le ex­pe­rien­cias. Nun­ca le he­mos di­cho que de­be ayu­dar a los de­más, sino que le he­mos pe­di­do acom­pa­ñar­nos a la ca­sa de aco­gi­da, a la Te­le­tón, al Ho­gar de Cris­to, a la fun­da­ción Nues­tro Hi­jos. Eso le da una vi­sión pro­pia. —¿Y có­mo abor­dan las pro­ble­má­ti­cas tí­pi­cas de la edad?

—De la mis­ma ma­ne­ra. En cues­tio­nes co­mo el uso del ce­lu­lar no le de­ci­mos hay que ha­cer es­to, sino que le ofre­ce­mos la opor­tu­ni­dad de apre­ciar­lo por sí mis­ma. La Lau­ra es­tá en­tran­do en su eta­pa ado­les­cen­te con he­rra­mien­tas pro­pias. Es ella la que a ve­ces me di­ce “oye ma­má, fui a es­te lu­gar y es­ta­ban to­dos pe­ga­dos con su ce­lu­lar… ¡qué la­ta!”. En­ton­ces no es­toy preo­cu­pa­da. Ten­go cla­ro que es una eta­pa sú­per im­por­tan­te en la que hay que es­tar con ella, pe­ro es­tar no es lo mis­mo que vi­vir preo­cu­pa­da o ser apren­si­va. —Lau­ra es hija úni­ca, ¿cuán­to la ha de­ter­mi­na­do esa cir­cuns­tan­cia?

—Ha es­ta­do en diez co­le­gios dis­tin­tos, ha vi­vi­do en Mé­xi­co, en Los Án­ge­les y Mia­mi. Ha apren­di­do mu­cho a sa­lir ade­lan­te so­la, por­que con Cris­tián tra­ba­ja­mos y nos mo­ve­mos mu­cho. Eso le ha per­mi­ti­do desa­rro­llar una per­so­na­li­dad muy abier­ta, que le per­mi­te co­nec­tar­se bien en dis­tin­tos es­ce­na­rios y con di­fe­ren­tes per­so­nas. Es di­fí­cil es­cu­char a la Lau­ra en­jui­cian­do a al­guien por te­mas su­per­fi­cia­les, por­que ella no ve mu­cho eso en Es­ta­dos Uni­dos. —Des­de Mia­mi, ¿es­tán aten­tos a los cam­bios so­cia­les que se es­tán pro­du­cien­do en el país?

—To­tal­men­te. Me ale­gra que en Chi­le es­te­mos mu­cho más abier­tos co­mo so­cie­dad y la gen­te no ten­ga que vi­vir con mie­dos, o es­con­di­da. Aho­ra ojo, por­que Chi­le tam­bién tie­ne al­go ma­ra­vi­llo­so que a ve­ces se nos ol­vi­da: uno co­no­ce me­jor a las per­so­nas, a los pa­pás de los ami­gos de tus hi­jos. En EE.UU. no es tan así, lo que ha­ce ser a la gen­te bas­tan­te más des­con­fia­da.

Ins­ta­la­da en la ple­ni­tud de su vi­da, el pa­so del tiem­po no es un te­ma que le qui­te el sue­ño. Lo mis­mo opi­na la ma­yo­ría de sus 460 mil se­gui­do­res en Ins­ta­gram, don­de ca­da tan­to postea imá­ge­nes en bi­ki­ni que re­ci­ben alu­vio­nes de ‘me gus­ta’. Los co­men­ta­rios sue­len ser muy co­me­di­dos y ra­ra vez en ma­la on­da. De he­cho, lo que más le pre­gun­tan es qué ha­ce pa­ra ver­se y sen­tir­se tan bien.

C“La ve­jez no me asus­ta. Lo que me mue­ve no es re­afir­mar­me a tra­vés del fí­si­co. Ya no le ten­go mie­do a na­da y cuan­do me to­que en­ve­je­cer, me to­ca­rá y ya. Ver­se bien por su­pues­to que es im­por­tan­te pa­ra mi tra­ba­jo, pe­ro sen­tir­se bien y es­tar sa­lu­da­ble lo es mu­cho más. El tiem­po nos va apor­tan­do al­go muy im­por­tan­te en nues­tra vi­da y que na­da pue­de re­em­pla­zar: las vi­ven­cias”.

An­gé­li­ca la­men­ta que exis­ta un en­fo­que ge­ne­ra­li­za­do que aso­cia el en­ve­je­ci­mien­to con la es­té­ti­ca, co­mo man­te­ner la ca­ra per­fec­ta, no te­ner ni una lí­nea de ex­pre­sión y que na­da se mue­va en el cuer­po. Ella ase­gu­ra que lo su­yo no va por ahí: “¿Te sien­tes bien? ¿Te sien­tes ágil? El te­ma es si me mi­ro al es­pe­jo y me gus­to, no si le gus­to a los de­más”.

La con­vic­ción con la que ha­bla no de­ja mar­gen de du­da. Pe­ro no es me­nos cier­to que la es­plén­di­da mu­jer de 46 años que uno tie­ne al fren­te lu­ce co­mo po­cas de su edad pue­den ha­cer­lo sin sen­tir­se, en par­te al me­nos, in­mu­nes al pa­so del tiem­po. Des­pués de in­sis­tir­le so­bre es­te úl­ti­mo pun­to, acep­ta com­par­tir al­gu­nos de los con­se­jos que jun­to a la co­no­ci­da ma­qui­lla­do­ra Car­la Ga­sic en­tre­gan a las mu­je­res que par­ti­ci­pan en su Mas­ter Beauty Class, don­de pro­mue­ven téc­ni­cas de ma­qui­lla­je, cui­da­do de la piel y ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble.

“Pa­ra em­pe­zar to­mo Hi­dro­lá­geno Q10, un pro­duc­to de la mar­ca Gar­den Hou­se que es­toy pro­mo­cio­nan­do mu­cho des­de que lo ocu­po, des­pués de com­pro­bar per- so­nal­men­te sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud de la piel, de las uñas y del pe­lo. El cuer­po hu­mano no es ca­paz de ab­sor­ber el co­lá­geno en otras pre­pa­ra­cio­nes, pe­ro cuan­do es hi­dro­la­li­za­do sí. La de Gar­den Hou­se es for­mu­la­ción que ade­más in­clu­ye bio­ti­na y dis­tin­tas vi­ta­mi­nas ne­ce­sa­rias co­mo la D, que ayu­da a la fi­ja­ción del cal­cio en los hue­sos. En­ton­ces te ayu­da de mu­chas ma­ne­ras y lo di­go en se­rio, por­que por prin­ci­pio nun­ca re­co­mien­do pro­duc­tos que no ocu­pe yo mis­ma y que me sir­van: soy hi­per­la­xa y su­fro bas­tan­te de las ar­ti­cu­la­cio­nes, así es que en eso tam­bién me ha ayu­da­do mu­cho. La piel igual me la cui­do har­to des­de siem­pre, pe­ro mu­cha gen­te que lo es­tá to­man­do me co­men­ta que no­ta su piel con más brillo. La Leo Va­re­la, por ejem­plo, no lo co­no­cía y me vio to­mán­do­lo cuan­do gra­ba­mos con ella un ca­pí­tu­lo de Dis­co­very Chi­le, me pi­dió que le re­ga­la­ra una ca­ja y que­dó alu­ci­na­da, por­que sus uñas no lo­gra­ba for­ta­le­cer­las con na­da y ya ha­bía pro­ba­do to­do. Yo lo to­mo a cual­quier ho­ra del día, so­lo se ne­ce­si­ta mez­clar­lo con agua”.

“Y a pro­pó­si­to del agua, tam­bién me preo­cu­po mu­cho de la hi­dra­ta­ción. Me ha­go ju­gos ver­des con lo que pi­lle en el re­fri­ge­ra­dor. Be­bi­das no, na­da ga­seo­so, so­lo agua sin gas. Mu­cha li­mo­na­da na­tu­ral, jen­gi­bre, men­ta, agua de Ja­mai­ca. No to­mo ca­fé, so­lo té ver­de y té mat­cha. Al día de­bo es­tar to­man­do en­tre 3 y 5 li­tros de lí­qui­do”.

Con la ali­men­ta­ción di­ce que no se com­pli­ca más de la cuen­ta. Se declara si- ba­ri­ta: “Siem­pre bus­co la otra for­ma pa­ra lle­gar al mis­mo des­tino, en­ton­ces cuan­do me di­cen 'die­ta', no me gus­ta la pa­la­bra ni la idea. No es­toy or­gá­ni­ca­men­te acos­tum­bra­da a la ru­ti­na”.

De to­dos mo­dos, se preo­cu­pa de co­mer va­rias ve­ces al día y a es­ta al­tu­ra, di­ce, su or­ga­nis­mo es­tá acos­tum­bra­do a esa fre­cuen­cia: “Ca­da tres ho­ras me da ham­bre. To­mo un muy buen desa­yuno, un buen al­muer­zo y en la tar­de-no­che co­mo siem­pre tem­prano, no más allá de las ocho. Hue­vos, pan in­te­gral, pan de se­mi­llas, pan de ha­ri­na al­men­dra, chía... me en­can­ta ha­cer are­pas, siem­pre con pro­teí­nas, ja­món de pa­vo, pal­ta, to­ma­te. Co­mo ha­go mu­cho ejer­ci­cio, por gus­to y no por ob­je­ti­vos, las die­tas es­tán fue­ra de mi ru­ti­na”.

Fi­nal­men­te, el te­ma del ejer­ci­cio: “Ha­go mu­cho, co­mo mínimo unas cin­co ve­ces a la se­ma­na, de re­pen­te has­ta seis. Prac­ti­co ar­tes mar­cia­les, jue­go te­nis y ha­go un ti­po de dan­za lla­ma­do Fit Dance, que mez­cla sal­sa, me­ren­gue, tan­go, zum­ba... to­do ti­po de bai­les a una in­ten­si­dad muy fit­ness. Me en­can­ta la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Las en­dor­fi­nas no son un mi­to y cuan­do ha­go ejer­ci­cios an­do más con­ten­ta, es co­mo un can­san­cio ale­gre. Pa­ra quie­nes no es­tén acos­tum­bra­das a ejer­ci­tar­se, hay que bus­car un part­ner pa­ra em­pe­zar. Y si so­lo te gus­ta ca­mi­nar, en­ton­ces sa­le a ca­mi­nar. Si no tie­nes tiem­po de ir al gim­na­sio... ¿en qué pi­so vi­ves? ¿En el quin­to? ¡Sube por la es­ca­le­ra!”.

"ME ALE­GRA QUE EN CHI­LE ES­TE­MOS MU­CHO MÁS ABIER­TOS CO­MO SO­CIE­DAD Y LA GEN­TE NO TEN­GA QUE VI­VIR CON MIE­DOS, O ES­CON­DI­DA".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.