RE­VO­LU­CIÓN DANDI DE EL CONGO

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Tex­to Va­len­ti­na Bor­da­lí Fotos: Héc­tor Me­dia­vi­lla Per-An­ders Pet­ters­son/Getty Images

Mien­tras las pa­sa­re­las se han con­ver­ti­do en pan­car­ta pa­ra lu­chas am­bien­ta­lis­tas o de gé­ne­ro, en El Congo mu­chos hom­bres se pa­sean ele­gan­tes y reivin­di­can en el di­se­ño su dig­ni­dad.

Mien­tras las pa­sa­re­las del mun­do se han con­ver­ti­do en una pan­car­ta pa­ra lu­chas am­bien­ta­lis­tas o de­fen­der los de­re­chos de la mu­jer, al otro la­do del pla­ne­ta, en ple­na Áfri­ca Cen­tral, un gru­po de con­go­le­ños se pa­sea por las ca­lles de tie­rra ves­ti­dos con tra­jes Guc­ci, Ar­ma­ni o Yves Saint Lau­rent. De­sola­dos por la vio­len­cia, la po­bre­za, la ham­bru­na y el ébo­la, es­tos hom­bres reivin­di­can en el di­se­ño su dig­ni­dad. El fo­tó­gra­fo es­pa­ñol Héc­tor Me­dia­vi­lla, jun­to a otros len­tes tam­bién enamo­ra­dos de un con­tra­dic­to­rio mo­vi­mien­to, nos su­mer­gen en es­ta in­ti­mi­dad fas­ci­nan­te que pron­to cum­pli­rá 100 años de his­to­ria.

La So­cie­dad de Am­bien­ta­do­res y Per­so­nas Ele­gan­tes (SA­PE) na­ció en los años

‘20 co­mo una sub­cul­tu­ra en las ciu­da­des de Kins­ha­sa y Braz­za­vi­lle, en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Congo y Re­pú­bli­ca del Congo res­pec­ti­va­men­te. Sus pro­mo­to­res son los

sa­peurs, tam­bién lla­ma­dos Dan­dis del Congo, quie­nes to­ma­ron la ele­gan­cia de los co­lo­nos fran­ce­ses y la hi­cie­ron su­ya. Di­cen que los hom­bres blan­cos crea­ron la ro­pa ca­ra, pe­ro ellos la visten co­mo una gran obra de ar­te.

Se aca­ban de cum­plir dos dé­ca­das des­de el ini­cio del con­flic­to más san­grien­to de Áfri­ca, la Se­gun­da Gue­rra del Congo, don­de mu­rie­ron ca­si 4 mi­llo­nes de per­so­nas y otras

3.4 mi­llo­nes fue­ron des­pla­za­das ha­cia paí­ses ve­ci­nos. La paz aún no lle­ga a es­ta re­gión de Áfri­ca y las pre­ca­rias con­di­cio­nes de vi­da con­tras­tan con el es­ti­lo de los sa­peurs, que eli­gen gas­tar for­tu­nas que no tie­nen en tra­jes Ken­zo, Ar­ma­ni o Yves Saint Lau­rent pa­ra re­co­rrer las ca­lles de tie­rra co­mo un sím­bo­lo de ri­que­za más es­pi­ri­tual que mo­ne­ta­ria. Una tram­pa a la reali­dad: ‘si te ves bien, es­tás bien’.

Si un Dandi del Congo tie­ne tra­ba­jo y ac­ce­so a cré­di­to, per­fec­ta­men­te pue­de pe­dir

3 mi­llo­nes de fran­cos con­go­le­ños (más de un mi­llón de pe­sos chi­le­nos) pa­ra cos­tear un frac, za­pa­tos y ac­ce­so­rios. “La ob­se­sión de los sa­peurs por las mar­cas y los gran­des di­se­ña­do­res me in­tere­só po­co. Lo que me se­du­jo fue in­ten­tar com­pren­der las ra­zo­nes que los lle­van a an­te­po­ner su pa­sión por la ele­gan­cia a ne­ce­si­da­des más bá­si­cas co­mo una vi­vien­da o una me­jor ali­men­ta­ción”, ex­pli­ca el fo­tó­gra­fo es­pa­ñol Héc­tor Me­dia­vi­lla, quien ini­ció su acer­ca­mien­to en 2003, cuan­do la gue­rra ci­vil tras la in­de­pen­den­cia es­ta­ba dan­do sus úl­ti­mos co­le­ta­zos y el fe­nó­meno de la SA­PE re­sur­gía con fuer­za ba­jo le­mas co­mo “De­je­mos las ar­mas y vis­tá­mo­nos ele­gan­te­men­te” o “Só­lo hay SA­PE cuan­do hay paz”.

“Es una reali­dad con­tra­dic­to­ria y fas­ci­nan­te. Se tra­ta de una he­ren­cia del pa­sa­do co­lo­nial re­in­ter­pre­ta­do de ma­ne­ra úni­ca por los co­lo­ni­za­dos que, inevi­ta­ble­men­te, nos re­ve­la una cues­tión vi­tal en to­do ser hu­mano: la au­to­es­ti­ma li­ga­da al re­co­no­ci­mien­to por par­te de los de­más”, di­ce Me­dia­vi­lla.

Pa­ra ser un sa­peur, ade­más de te­ner cla­ras cier­tas re­glas, co­mo no com­bi­nar más

de tres co­lo­res en un mis­mo tra­je, o que las imi­ta­cio­nes no son bien vis­tas y que los com­ple­men­tos co­mo an­te­ojos de sol, un pañuelo de se­da y un pu­ro –apa­ga­do, pa­ra que du­re– son muy va­lo­ra­dos, la mo­ral es igual de im­por­tan­te. Ellos son bue­nos ciu­da­da­nos: no ro­ban, no maltratan a sus mu­je­res, no con­su­men dro­gas y son pro­mo­to­res de la paz. Los gran­des sa­peurs han via­ja­do a Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te a Pa­rís, pa­ra com­prar sus tra­jes y pro­bar suer­te. Mu­chos vuel­ven con ma­le­tas lle­nas de pren­das caras a la mis­ma po­bre­za de don­de se fue­ron, pa­ra ca­da do­min­go re­unir­se en las ca­lles a mos­trar que si­guen fir­mes en su pa­so por la vi­da. “As­pi­ran a ser recordados co­mo per­so­na­jes im­por­tan­tes de su ge­ne­ra­ción. Cuan­do se acer­can a cual­quier lu­gar ves­ti­dos con sus me­jo­res tra­jes son tra­ta­dos con res­pe­to, in­clu­so con ad­mi­ra­ción, y evi­tan ser mar­gi­na­dos por su ori­gen social”, ase­gu­ra Me­dia­vi­lla.

Las re­glas de losDan­dis del Congo son cla­ras: no com­bi­nar más de tres co­lo­res en un tra­je, las imi­ta­cio­nes no son bien vis­tas, el pu­ro de­be es­tar apa­ga­do pa­ra que du­re más y de­ben ser bue­nos ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.