LA ÚL­TI­MA MI­RA­DA DE HEN­RICH­SEN

La hija de Leo­nar­do Hen­rich­sen, el ca­ma­ró­gra­fo ar­gen­tino que fil­mó su pro­pia muer­te a ma­nos de una pa­tru­lla de sol­da­dos chi­le­nos en los me­ses pre­vios al 11 de sep­tiem­bre de 1973, si­gue bus­can­do jus­ti­cia pa­ra un cri­men que ella ca­li­fi­ca de le­sa hu­ma­ni­dad.

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Si­mo­net­ti U.

A 45 años del gol­pe de Es­ta­do Jo­sep­hi­ne Hen­rich­sen re­cuer­da a su pa­dre, Leo­nar­do, ca­ma­ró­gra­fo ar­gen­tino que ga­bró su muer­te en el tan­que­ta­zo de 1973 y si­gue bus­can­do jus­ti­cia.

La gen­te co­rre. Hu­ye. De fon­do, los dis­pa­ros, la me­tra­lla. En un mo­men­to, apa­re­ce una pa­tru­lla con sol­da­dos. Se ba­jan. In­ti­mi­dan a la gen­te. Más dis­pa­ros. En­ton­ces, el ca­bo Héc­tor Her­nán Bus­ta­man­te Gó­mez re­pa­ra en que al­guien es­tá fil­man­do. Hay un hom­bre con una cá­ma­ra gra­ban­do to­do lo que pa­sa esa ma­ña­na del 29 de ju­nio de 1973 a un cos­ta­do del Pa­la­cio La Mo­ne­da. Hay un hom­bre con una cá­ma­ra que en ese mis­mo mo­men­to lo es­tá gra­ban­do a él y a los sol­da­dos que lo acom­pa­ñan. Apun­ta y dis­pa­ra. Sin suer­te. Or­de­na a sus sub­al­ter­nos que dis­pa­ren al ca­ma­ró­gra­fo. El pri­mer cons­crip­to eje­cu­ta la or­den y fa­lla. Pe­ro el se­gun­do tie­ne me­jor pun­te­ría y acier­ta. Leo­nar­do Hen­rich­sen no de­ja de gra­bar. Se man­tie­ne fir­me por unos se­gun­dos an­tes de des­plo­mar­se, an­tes de que la cá­ma­ra que car­ga en sus hom­bros se va­ya a ne­gro, co­mo su vi­da.

A 45 años del Gol­pe Mi­li­tar, la his­to­ria del ca­ma­ró­gra­fo ar­gen­tino que fil­mó su pro­pia muer­te, mien­tras cu­bría pa­ra la te­le­vi­sión sue­ca lo que ocu­rría en el le­van­ta­mien­to li­de­ra­do por el te­nien­te co­ro­nel Ro­ber­to Sou­per On­fray —co­no­ci­do co­mo El Tan­que­ta­zo—, vuel­ve a sa­lir a flo­te por un re­cur­so que bus­ca pre­ci­sa­men­te que la jus­ti­cia chi­le­na re­con­si­de­re el ca­so lue­go de que la cau­sa fue­ra so­bre­seí­da tem­po­ral­men­te por fal­ta de mé­ri­tos en ju­lio de 2012. La ne­ce­si­dad de jus­ti­cia lle­vó a la hija de Hen­rich­sen, Jo­sep­hi­ne (53 años), a so­li­ci­tar la in­ter­ce­sión de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, la que ha­ce po­cas se­ma­nas emi­tió un ofi­cio al go­bierno de Chi­le in- for­man­do del re­cur­so in­ter­pues­to por Jo­sep­hi­ne —el go­bierno tie­ne un pla­zo de tres me­ses pa­ra pro­nun­ciar­se—, lo que po­dría lle­var a que la investigación se re­abra.

—Es­ta­mos pe­lean­do por eso —ex­pli­ca Jo­sep­hi­ne Hen­rich­sen, al te­lé­fono des­de Bue­nos Ai­res—, por­que se con­si­de­re el ase­si­na­to de mi pa­dre co­mo un cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad en­ten­dien­do que es­te he­cho, aun cuan­do es an­te­rior al Gol­pe, for­ma par­te de él, co­mo una an­te­sa­la de lo que ter­mi­nó ocu­rrien­do. En esa lí­nea, los cul­pa­bles de la muer­te de mi pa­dre se­rían pre­ci­sa­men­te los au­to­res ma­te­ria­les del Gol­pe de Es­ta­do.

Pe­ro qué fue lo que su­ce­dió la ma­ña­na del 29 de ju­nio de 1973, quién era Leo­nar­do Hen­rich­sen.

Leo­nar­do Hen­rich­sen ha­bía con­se­gui­do mon­tar una pe­que­ña em­pre­sa de fil­ma­ción en el Bue­nos Ai­res de principios de los 70. Pres­ta­ba ser­vi­cios pa­ra la na­cien­te te­le­vi­sión ar­gen­ti­na y tam­bién pa­ra pro­duc­to­ras eu­ro­peas que es­ta­ban in­tere­sa­das en los pro­ce­sos so­cia­les que agi­ta­ban a Amé­ri­ca La­ti­na en esos años. En su lar­go historial pe­rio­dís­ti­co —a pe­sar de que al mo­men­to de su muer­te so­lo te­nía 33 años—, Hen­rich­sen su­ma­ba la co­ber­tu­ra de 14 gol­pes de Es­ta­do, va­rios te­rre­mo­tos, los úl­ti­mos dos me­ses del Che Gue­va­ra en Bolivia y la muer­te de Ro­bert Ken­nedy, en­tre otras mi­sio­nes.

En la vi­da fa­mi­liar, Leo­nar­do era un pa­dre cer­cano, muy de com­par­tir con sus tres hi­jos: Es­te­ban, Jo­sep­hi­ne y Andrés. Vi­vían en la

“NUES­TRA AC­CIÓN NO ES CON­TRA LOS CONS­CRIP­TOS, YA QUE ELLOS ACA­TA­BAN ÓR­DE­NES. NO­SO­TROS ACU­SA­MOS AL ES­TA­DO CHI­LENO. ADE­MÁS, SA­BE­MOS QUE AL­GUIEN EN­VIÓ LA PA­TRU­LLA HAS­TA ESE LU­GAR Y DIO LA OR­DEN DE 'BA­JAR' AL PE­RIO­DIS­TA. PE­RO ESO ES PAR­TE DE LA INVESTIGACIÓN QUE RES­TA POR HA­CER”, EX­PLI­CA JO­SEP­HI­NE.

zo­na nor­te del Gran Bue­nos Ai­res, en el ba­rrio de Pun­ta Chi­ca. No te­nía pro­ble­mas en que sus hi­jos lo acom­pa­ña­ran a su tra­ba­jo, so­bre to­do cuan­do la jornada ofre­cía al­gu­na sor­pre­sa, co­mo la vez en que Jo­sep­hi­ne es­tu­vo en la fil­ma­ción de un pro­gra­ma del “Gor­do” Por­cel. “Era un es­pec­tácu­lo ver­lo bailar”, di­ce.

Pe­ro no es exac­ta­men­te eso lo que Jo­sep­hi­ne más re­cuer­da de esos días. “Mi pa­dre nos desafia­ba siem­pre a más. Nos ins­ta­ba a ha­cer co­sas que qui­zá eran más pro­pias de chi­cos ma­yo­res. Era co­mo si tu­vie­ra pri­sa por tras­pa­sar­nos cier­tos va­lo­res. Ha­blo de la au­to­no­mía que nos in­cul­ca­ba o de esa pa­sión tan par­ti­cu­lar que sen­tía por su tra­ba­jo”, cuen­ta.

Con so­lo ocho años, Jo­sep­hi­ne nun­ca su­po del ries­go que co­rría su pa­dre en ca­da una de sus ex­pe­di­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas. “Ja­más ima­gi­né que le pu­die­ra pa­sar al­go. A mis ojos y a esa edad, mi pa­pá era sú­per po­de­ro­so. Ca­da vez que se iba, la es­pe­ra no era otra co­sa que la an­te­sa­la pa­ra el re­la­to de una gran aven­tu­ra”. —¿Có­mo te en­te­ras­te del ase­si­na­to de tu pa­dre?

—Me lo di­je­ron en la tar­de­ci­ta. Se ve que mi fa­mi­lia lo su­po an­tes. Yo vol­vía a ca­sa de una cla­se de bai­le y me en­con­tré con to­dos sen­ta­dos en ron­da, llo­ran­do. ¿Qué pa­só acá? En­ton­ces me lo con­ta­ron. Pe­ro yo te­nía mu­cha ima­gi­na­ción y un ni­vel de ne­ga­ción im­por­tan­te. No creí lo que me con­ta­ron, al pun­to que siem­pre lo es­pe­ré. Ya va a vol­ver, me de­cía. De­be ha­ber em­pren­di­do otra aven­tu­ra y ya va a lle­gar. —¿Cuán­to tiem­po du­ró esa ne­ga­ción?

—Me to­mó años. Al co­mien­zo fue una es­pe­ra que se pro­lon­ga­ba y lue­go pa­só a ser al­go in­cons­cien­te. Coin­ci­dió con que mi ma­má no nos lle­vó al fu­ne­ral. Ni yo ni mis her­ma­nos pu­di­mos ver a pa­pá muer­to. Esa ima­gen la vi­ne a ver va­rios años des­pués. Unos com­pa­ñe­ros chi­le­nos exi­lia­dos, que es­tu­dia­ban en la uni­ver­si­dad, me pi­die­ron que con­si­guie­ra la gra­ba­ción he­cha por mi pa­pá ya que se acer­ca­ba un 11 de sep­tiem­bre y ellos que­rían ex­hi­bir­la. Fui al Mu­seo del Ci­ne y pe­dí la pe­lí­cu­la. ¿Vos sos la hija? me pre­gun­tó el en­car­ga­do. Mi­nu­tos des­pués sa­lía con una la­ta de sú­per 8 que vi­mos en la UBA. La gra­ba­ción te­nía un agre­ga­do en don­de mi pa­dre era fil­ma­do mien­tras en­tra­ba al hos­pi­tal en una ca­mi­lla. Y fue en­ton­ces, re­cién ahí, con 18 años, que fui cons­cien­te de lo que ha­bía ocu­rri­do. Ese día vi­ví el fu­ne­ral que en su mo­men­to me ha­bía ne­ga­do.

Leo­nar­do Hen­rich­sen ha­bía via­ja­do has­ta Chi­le con el fin de en­tre­vis­tar a Vo­lo­dia Tei­tel­boim pa­ra la te­le­vi­sión sue­ca. Mien­tras desa­yu­na­ba en el ho­tel Cri­llón, don­de alo­ja­ba jun­to al pe­rio­dis­ta Jan Sand­quist, sin­tió el rui­do del mo­vi­mien­to de tro­pas y cá­ma­ra al hom­bro sa­lió a gra­bar. Hen­rich­sen fil­mó la es­tam­pi­da de la gen­te, la lle­ga­da de la pa­tru­lla de sol­da­dos y, se­gun­dos más tar­de, los dis­pa­ros que efec­tua­ron en su con­tra el ca­bo Bus­ta­man­te Gó­mez y los cons­crip­tos.

Lo que ocu­rrió en­ton­ces so­lo se su­po con to­tal cla­ri­dad tiem­po des­pués, una vez que la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go de­ci­die­ra en 2007 in­ves­ti­gar en pro­fun­di­dad los he­chos —exá­me­nes de ba­lís­ti­ca y pericias fo­ren­ses de por me­dio—, un año des­pués de que la jue­za de la Cor­te Mar­cial Romy Rut­her­ford es­ta­ble­cie­ra que el de­li­to ha­bía pres­cri­to.

Lo que la investigación en­ca­be­za­da por el juez Jor­ge Ze­pe­da de­ter­mi­nó fue que el ca­bo Bus­ta­man­te Gó­mez —quien fa­lle­ció el 18 de di­ciem­bre de 2007— dio a los cons­crip­tos que es­ta­ban en la pa­tru­lla la or­den de dis­pa­rar, lue­go de que él lo hi­cie­ra y fa­lla­ra en su intento. Hu­bo un se­gun­do dis­pa­ro he­cho por el sol­da­do Ma­nuel Or­lan­do Ulloa que tam­po­co dio en el blan­co. Fue la ba­la que per­cu­tó el cons­crip­to Clau­dio Vi­de­la Zú­ñi­ga la que im­pac­tó a Leo­nar­do Hen­rich­sen. Lla­ma­dos a de­cla­rar, ini­cial­men­te los cons­crip­tos ne­ga­ron su par­ti­ci­pa­ción en los he­chos, pe­ro una vez que vie­ron la pe­lí­cu­la del ca­ma­ró­gra­fo ar­gen­tino re­co­no­cie­ron que ha­bían si­do ellos.

“Nues­tra ac­ción no es con­tra los cons­crip­tos, ya que ellos aca­ta­ban ór­de­nes. No­so­tros acu­sa­mos al Es­ta­do chi­leno. Ade­más, sa­be­mos que al­guien en­vió la pa­tru­lla has­ta ese lu­gar y dio la or­den de “ba­jar” al pe­rio­dis­ta. Pe­ro eso es par­te de la investigación que res­ta por ha­cer. Lo más im­por­tan­te fue de­ter­mi­nar que ha­bía si­do un gru­po del es­cua­drón blin­da­do de Sou­per On­fray —los que se le­van­ta­ron con­tra el go­bierno de Allen­de— los que ma­ta­ron a mi pa­dre. Eso me tran­qui­li­zó. Por­que yo he­re­dé su mi­ra­da social y me hu­bie­ra do­li­do mu­cho que hu­bie­sen si­do las fuer­zas lea­les al Ge­ne­ral Prats las que lo hu­bie­ran ase­si­na­do”, ex­pli­ca Jo­sep­hi­ne.

La his­to­ria del ase­si­na­to de Leo­nar­do Hen­rich­sen pu­do nun­ca ha­ber vis­to la luz. Cuan­do la ba­la mor­tal lo hi­zo caer, un sol­da­do lle­gó has­ta don­de el ca­ma­ró­gra­fo. Agó­ni­co, afe­rra­ba la cá­ma­ra con­tra su pe­cho. El cons­crip­to de­bió sa­cu­dir­lo con vio­len­cia pa­ra po­der arre­ba­tár­se­la.

“La cá­ma­ra fue abier­ta por el sol­da­do, quien sa­có el ro­llo y lo ex­pu­so a la luz. Lue­go lan­zó la cá­ma­ra a una alcantarilla. El sol­da­do no sa­bía dos co­sas: pri­me­ro, que esas cá­ma­ras te­nían un do­ble cha­sis, de tal mo­do que en un com­par­ti­men­to es­ta­ba el ro­llo que se uti­li­za­ba y en el otro el de re­ser­va. El que ve­ló el sol­da­do fue el de re­ser­va. Y se­gun­do, que to­do es­to fue ob­ser­va­do por Eduar­do La­bar­ca, des­de la azo­tea de un edi­fi­cio, quien es­pe­ró a que los sol­da­dos se fue­ran pa­ra res­ca­tar la cá­ma­ra y en­tre­gar­la a Chi­le Films, des­de don­de la en­via­ron a Ar­gen­ti­na pa­ra que fue­ra pro­ce­sa­da la pe­lí­cu­la, ya que en Chi­le no ha­bía re­ve­la­do a co­lor.

Una vez re­ve­la­da, la cin­ta re­gre­só a Chi­le, sien­do ex­hi­bi­da en los ci­nes co­mo par­te de los cor­tos no­ti­cio­sos que mos­tra­ban an­tes de las pe­lí­cu­las. Lue­go de eso la cin­ta fue en­via­da a Sue­cia, ya que la te­le­vi­sión de ese país, pa­ra la que tra­ba­ja­ba Hen­rich­sen, la re­cla­mó co­mo su­ya.

La investigación de la Cor­te de Ape­la­cio­nes fi­na­li­zó con el so­bre­sei­mien­to tem­po­ral de la cau­sa el 30 de ju­lio de 2012, tras lo cual Jo­sep­hi­ne Hen­rich­sen acu­dió a la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos. —¿Qué es lo que sien­tes an­te la im­pu­ni­dad en la que el ase­si­na­to de tu pa­dre se man­tie­ne a 45 años de los he­chos? ¿Hay es­pa­cio pa­ra per­do­nar a quie­nes dis­pa­ra­ron con­tra él?

—Per­do­nar, no. En to­do ca­so, ten­go cla­ro que esos mu­cha­chos eran cons­crip­tos que re­ci­bían ór­de­nes. Yo voy mu­cho más allá en el sen­ti­do de es­tar en con­tra de un sis­te­ma au­to­ri­ta­rio que un día se le­van­ta y ma­ta gen­te que es­tá cum­plien­do con su de­ber o a ci­vi­les que, sen­ci­lla­men­te, pa­sa­ban por ahí y tam­bién mu­rie­ron. A mí me to­ca per­so­nal­men­te y lo úni­co que pue­do ha­cer es se­guir ade­lan­te con la que­re­lla. Bus­co jus­ti­cia y que así co­mo yo me re­be­lo an­te to­do ti­po de au­to­ri­ta­ris­mo tam­bién el día de ma­ña­na la so­cie­dad en­te­ra lo ha­ga.

Muer­to a los 33 años en San­tia­go, Hen­rich­sen su­ma­ba a su ca­rre­ra la co­ber­tu­ra de 14 gol­pes de Es­ta­do, va­rios te­rre­mo­tos, los úl­ti­mos dos me­ses del Che Gue­va­ra en Bolivia y la muer­te de Ro­bert Ken­nedy. En la fo­to, re­por­tean­do los pri­me­ros años de Fi­del Cas­tro en Cu­ba.

EN AR­GEN­TI­NA, CA­DA 29 DE JU­NIO SE CE­LE­BRA EL DÍA DEL CA­MA­RÓ­GRA­FO, EN HO­ME­NA­JE A LEO­NAR­DO HEN­RICH­SEN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.