LOS GRI­TOS DE LA ZO­NA DE SA­CRI­FI­CIO

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Clau­dia Paz Gon­zá­lez y Sil­via Pe­ña P. Fotos Die­go Ber­na­les

Son la prue­ba del de­sas­tre que con­vir­tió a la bahía de Quin­te­ro y Pu­chun­ca­ví en el Chernóbil chi­leno. Aquí el dra­ma de los hom­bres ver­des que aho­ra de­man­dan de­li­to de le­sa hu­ma­ni­dad.

So­lo en las emer­gen­cias am­bien­ta­les, co­mo la re­gis­tra­da en las úl­ti­mas se­ma­nas, vuel­ven a es­ce­na. Acos­tum­bra­dos a vi­vir en­tre de­rra­mes e in­to­xi­ca­cio­nes, son la prue­ba del de­sas­tre que con­vir­tió a la bahía de Quin­te­ro y Pu­chun­ca­ví en zo­na de sa­cri­fi­cio. Aquí el tes­ti­mo­nio de quie­nes vi­ven en un área que pe­se a es­tar sa­tu­ra­da ha­ce 25 años y te­ner 19 in­dus­trias fun­cio­nan­do, con­ti­núa apro­ban­do nue­vos pro­yec­tos. El dra­ma de los hom­bres ver­des que aho­ra de­man­dan de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad.

El pa­sa­do 21 de agos­to Ja­vie­ra (15) co­men­zó a sen­tir do­lor de ca­be­za mien­tras es­ta­ba en cla­ses en el Li­ceo Po­li­téc­ni­co

de Quin­te­ro. Lue­go vi­nie­ron las náu­seas, los ma­reos y una sen­sa­ción de des­ma­yo que la lle­vó has­ta el po­li­clí­ni­co. A esa mis­ma ho­ra otros ni­ños, tra­ba­ja­do­res y ha­bi­tan­tes de la co­mu­na sin­tie­ron sín­to­mas si­mi­la­res y al po­co ra­to los pa­cien­tes co­lap­sa­ban los cen­tros de sa­lud del puer­to. Una nu­be ama­ri­lla avan­za­ba so­bre la bahía. En to­tal, al cierre de es­ta edi­ción, 358 in­to­xi­ca­dos con óxi­do de azu­fre, aler­ta ama­ri­lla, sus­pen­sión de cla­ses en la co­mu­na, un di­rec­tor em­pre­sa­rial re­nun­cia­do y Enap sin­di­ca­do co­mo pre­sun­to cul­pa­ble.

Son es­ce­nas lar­ga­men­te re­pe­ti­das pa­ra los ha­bi­tan­tes de Ven­ta­nas, Pu­chun­ca­ví y Quin­te­ro. Una zo­na que ya en 1993 fue de­cla­ra­da sa­tu­ra­da de con­ta­mi­na­ción por an­hí­dri­do sul­fu­ro­so y ma­te­rial par­ti­cu­la­do res­pi­ra­ble. Sin em­bar­go, hoy su­man 19 las com­pa­ñías ins­ta­la­das en la zo­na.

Con an­te­rio­ri­dad se han re­gis­tra­do acu­sa­cio­nes por in­to­xi­ca­ción: las de la es­cue­la La Gre­da (2005, 2011, 2015), nu­me­ro­sos de­rra­mes de car­bón y pe­tró­leo en Quin­te­ro (el úl­ti­mo en ju­lio pa­sa­do) y cen­te­na­res de pe­ces muer­tos en la pla­ya de Ven­ta­nas (2005, 2009 y 2013). Sin em­bar­go, lo más gra­ve son las muer­tes y en­fer­me­da­des su­fri­das por los ex tra­ba­ja­do­res de la Fun­di­ción Ven­ta­nas (ex Ena­mi), de­nun­cia­das des­de ha­ce 10 años por la Aso­cia­ción gre­mial re­gio­nal de ex fun­cio­na­rios de Ena­mi fun­di­ción y re­fi­ne­ría Las Ven­ta­nas V Re­gión (Aso­re­fen) y el co­lec­ti­vo de viu­das. To­dos ellos aca­ban de pre­sen­tar una que­re­lla por de­li­to de le­sa hu­ma­ni­dad en con­tra de quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles de los da­ños pro­vo­ca­dos a la po­bla­ción ci­vil pro­duc­to de sus­tan­cias tó­xi­cas de las empresas que fun­cio­nan en Quin­te­ro y Pu­chun­ca­ví. De ser aco­gi­do uno de es­tos ca­sos, se po­dría ve­nir una olea­da de de­man­das al es­ti­lo de Erin Broc­ko­vich con­tra la com­pa­ñía Pa­ci­fic Gas and Elec­tric (PG&E) de Ca­li­for­nia en 1993.

De­trás de es­ta ac­ción es­tán los hom­bres ver­des. Lla­ma­dos así por­que sus cuer­pos han ma­ni­fes­ta­do los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción a tra­vés de do­lo­ro­sas lla­gas de co­lor ver­de in­ten­so, am­po­llas ex­pan­di­das por to­da la piel y te­ji­do ver­do­so al in­te­rior de sus ór­ga­nos. Agus­tín Cue­vas Ga­rri­do (78) es uno de ellos. Vi­ve en Quil­pué y ha si­do ope­ra­do dos ve­ces y ca­da vez los mé­di­cos en­con­tra­ron re­si­duos ver­des en sus ór­ga­nos. Su his­to­ria re­pre­sen­ta a la de mu­chos.

“A los 28 años, mi gran ilu­sión era tra­ba­jar en una em­pre­sa gran­de co­mo Ena­mi. To­da­vía re­cuer­do la fe­li­ci­dad que sen­tí cuan­do in­gre­sé. No sa­bía que iba a ter­mi­nar en el área de los co­man­dos, re­co­no­ci­da co­mo la más ex­pues­ta a la con­ta­mi­na­ción y don­de cir­cu­la­ba el mi­to de que to­dos sa­lían con si­li­co­sis. Ahí es­tu­ve has­ta 1995, tiem­po en el que me acos­tum­bré a sa­lir con la bo­ca dul­ce, agría y vi que la ma­yo­ría de mis com­pa­ñe­ros eran diag­nos­ti­ca­dos con dia­be­tes y otras en­fer­me­da­des. Mu­cho des­pués su­pe por los mé­di­cos que el con­cen­tra­do de áci­dos más la trans­pi­ra­ción y los pol­vos de co­bre fa­ci­li­ta­ban el pro­ce­so de ab­sor­ción de sus­tan­cias en el or­ga­nis­mo”, se­ña­la.

Un día, ca­mino a la sa­la de con­trol, sin­tió un in­ten­so ma­reo. “Tu­ve que apo­yar­me en la mu­ra­lla pa­ra no caer. Pu­de re­in­cor­po­rar­me, pe­ro al día si­guien­te, la mo­les­tia vol­vió con ma­yor in­ten­si­dad. Se me do­bla­ron las pier­nas y vi la san­gre co­rrer por mis ojos. Par­tí al po­li­clí­ni­co de Ven­ta­nas, don­de me diag­nos­ti­ca­ron úl­ce­ra es­to­ma­cal. En el hos­pi­tal San Ro­que de Val­pa­raí­so me aten­dió el doc­tor Ju­lio Gon­zá­lez Par­do. Su diag­nós­ti­co fue la­pi­da­rio: ‘Tu úl­ce­ra se es­tá trans­for­man­do en cán­cer, hay que ope­rar in­me­dia­ta­men­te’, me di­jo. Pe­ro en la in­ter­ven­ción vio que to­do es­ta­ba ver­de y lo úni­co que el equi­po mé­di­co pu­do ha­cer fue un ras­pa­je en los in­tes­ti­nos y prác­ti­ca­men­te ha­cer­me el es­tó­ma­go de nue­vo”.

Tu­vo suer­te. Lue­go de es­tar en la UTI y que­dar en los hue­sos, se re­cu­pe­ró. “Pe­ro un año des­pués me tu­ve que ope­rar de ve­sí­cu­la y el mis­mo doc­tor me ex­tra­jo nó­du­los ver­des. Al tiem­po, vol­ví a la em­pre­sa y to­dos me de­cían que da­ba sus­to. Mis je­fes me acon­se­ja­ron re­ti­rar­me, por­que con el hu­mo del lu­gar vol­ve­ría a en­fer­mar­me. Du­ran­te to­do el pro­ce­so, ni el de­par­ta­men­to de bie­nes­tar ni el sin­di­ca­to se dig­nó a vi­si­tar­me. To­dos sa­bían que el es­pa­cio es­ta­ba con­ta­mi­na­do, pe­ro na­die de­cía na­da y fren­te a la ne­ce­si­tad de tra­ba­jar no ha­bía otra al­ter­na­ti­va. Fi­nal­men­te, me pre­sio­na­ron pa­ra ju­bi­lar­me obli­gán­do­me a fir­mar un pa­pel en el que me re­ti­ra­ba vo­lun­ta­ria­men­te, pe­ro no re­co­no­cían la res­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa en la en­fer­me­dad”.

Fer­nan­do Ve­ne­gas Ar­mi­jo (78), com­pa­ñe­ro de Agus­tín, era ope­ra­rio de la na­ve elec­tro­lí­ti­ca: “Cuan­do nos íba­mos a du­char al fi­nal de la jornada, nos apre­tá­ba­mos los bra­zos pa­ra ver có­mo sa­lía agua ver­de por los po­ros. Se lo de­cía­mos a los je­fes, pe­ro pa­ra la em­pre­sa era to­do nor­mal. A ellos nun­ca les in­tere­só nues­tra se­gu­ri­dad, ni el da­ño en la sa­lud. No exis­tía la pre­ven­ción de ries­gos. Los ca­pa­ta­ces eso sí, siem­pre re­co­no­cie-

LUIS PINO IRA­RRÁ­ZA­BAL LLE­VA 10 AÑOS RE­CO­PI­LAN­DO AN­TE­CE­DEN­TES DE LOS LLA­MA­DOS HOM­BRES VER­DES. DE SER ACO­GI­DA UNA DE LAS DE­MAN­DAS PO­DRÍA VE­NIR­SE UNA OLEA­DA DE CA­SOS AL ES­TI­LO DE ERIN BROC­KO­VICH CON­TRA LA COM­PA­ÑÍA PG&E DE CA­LI­FOR­NIA EN 1993.

ron que cuan­do los ale­ma­nes ins­ta­la­ron la fun­di­ción, lo pri­me­ro que di­je­ron es que los operarios de la na­ve elec­tro­lí­ti­ca no po­dían es­tar más de 10 años tra­ba­jan­do por­que se con­ta­mi­na­ban. ¡Una ad­ver­ten­cia ig­no­ra­da por dé­ca­das!”, ex­cla­ma.

La quí­mi­ca Ma­ría Eli­sa Saa­ve­dra (72) es de las po­cas que no tie­ne cán­cer. Em­pe­zó a tra­ba­jar en el la­bo­ra­to­rio de ca­li­dad a los 25 años y re­co­no­ce que mien­tras es­tu­vo allí no mi­dió el pe­li­gro, pe­ro de a po­co to­dos se em­pe­za­ron a en­fer­mar de cán­cer. “Des­de los au­xi­lia­res has­ta los ins­tru­men­tis­tas, uno a uno fue­ron des­apa­re­cien­do y hoy ca­si to­dos es­tán muer­tos. Era­mos jó­ve­nes y no te­nía­mos con­cien­cia del pe­li­gro. Si has­ta fu­má­ba­mos en me­dio de ese hu­mo y na­die de­cía na­da. En el la­bo­ra­to­rio, nos da­ban im­ple­men­tos pa­ra no con­ta­mi­nar­nos, pe­ro si te mo­les­ta­ban pa­ra ha­cer el tra­ba­jo, te los sa­ca­bas no­más”, re­cuer­da.

Ade­más del la­bo­ra­to­rio de con­trol de ca­li­dad es­tu­vo en el de pro­duc­tos mi­ne­ros y en el de la plan­ta de me­ta­les. “Los or­ga­nis­mos no son to­dos igua­les y qui­zás in­flu­ya mi crian­za su­re­ña, pe­ro aquí es­toy vi­va mien­tras más del 80% de la gen­te que tra­ba­jó con­mi­go mu­rió. Sí ten­go hi­poa­cu­sia co­mo ca­si to­dos los tra­ba­ja­do­res por los rui­dos a los que fui­mos so­me­ti­dos dia­ria­men­te. Ha­bía un ma­les­tar cró­ni­co, no­so­tros re­cla­má­ba­mos por­que las cam­pa­nas so­na­ban to­do el día y de ver­dad no nos de­ja­ban vi­vir. Des­ti­lá­ba­mos ar­sé­ni­co, ana­li­zá­ba­mos el co­bre con un de­lan­tal y bo­to­tos no­más. Sa­bía­mos que el tra­ba­jo de la­bo­ra­to­rio era pe­li­gro­so, pe­ro nun­ca pen­sa­mos que tan­to. Ima­gí­ne­se que mu­chas ve­ces ha­cía­mos tur­nos has­ta de 16 ho­ras”. Seis me­ses an­tes de cum­plir los 60, se fue de la em­pre­sa. “Se ha­bía vuel­to co­mún que des­pués de las li­cen­cias, los com­pa­ñe­ros no vol­vie­ran nun­ca más”, agre­ga.

HIS­TO­RIA DE CON­TA­MI­NA­CIÓN

El com­ple­jo in­dus­trial de Ven­ta­nas —en el lí­mi­te de las co­mu­nas de Pu­chun­ca­ví y Quin­te­ro— co­men­zó a ges­tar­se co­mo un pro­yec­to país a me­dia­dos de los años '50. En 1964 el pre­si­den­te Eduar­do

Frei Mon­tal­va cortó la cin­ta de la re­fi­ne­ría y fun­di­ción Ven­ta­nas de­pen­dien­te de la Em­pre­sa Na­cio­nal de Mi­ne­ría (Ena­mi), hoy ad­mi­nis­tra­da por Co­del­co. Ese mis­mo año en­tró en fun­cio­na­mien­to la cen­tral ter­mo­eléc­tri­ca Ven­ta­nas I de Chil­ge­ner, ac­tual AES Ge­ner S.A. “¿Por qué ese lu­gar? Por el pe­so po­lí­ti­co, ad­mi­nis­tra­ti­vo y eco­nó­mi­co de Val­pa­raí­so. Es­ta­ba a la mano, pe­ro no en la ciu­dad. Ade­más, Quin­te­ro y Ven­ta­nas tie­nen una bahía muy pro­te­gi­da. Por lo cual es­tas empresas que ne­ce­si­tan em­bar­car su­mi­nis­tros, es­ta­ban muy bien ins­ta­la­das con el mue­lle al la­do”, ex­pli­ca Her­nán Ra­mí­rez, in­ge­nie­ro en pes­ca y ac­ti­vis­ta por Quin­te­ro-Pu­chun­ca­ví.

El Mer­cu­rio de Val­pa­raí­so de la épo­ca con­sig­na la opo­si­ción de los agri­cul­to­res que veían que sus co­se­chas mo­ri­rían ba­jo los hu­mos de la fun­di­ción. Pe­ro la pri­me­ra me­di­da se to­mó en 1978, cuan­do se am­plió la al­tu­ra de la chi­me­nea a 50 me­tros, pa­ra que no ca­ye­ran los re­si­duos so­bre la lo­ca­li­dad de Mai­te­nes. El si­guien­te hi­to fue en 1992, cuan­do en el mar­co de la ley ba­se de Me­dioam­bien­te, se de­ter­mi­nó la con­ta­mi­na­ción en la zo­na. Y en 1993 se de­cla­ró zo­na sa­tu­ra­da por an­hí­dri­do sul­fu­ro­so y ma­te­rial par­ti­cu­la­do. En­ton­ces se pu­so en mar­cha el Plan de Des­con­ta­mi­na­ción que fi­jó un cro­no­gra­ma de re­duc­ción de emi­sio­nes, es­ta­ble­cien­do la obligación de cum­plir con las nor­mas de ca­li­dad del ai­re vi­gen­tes pa­ra ma­te­rial par­ti­cu­la­do res­pi­ra­ble (MP10) y SO2.

Si bien hoy las prin­ci­pa­les empresas se en­cuen­tran ba­jo la nor­ma chi­le­na, es­tas se hallan muy por so­bre las re­co­men­da­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

TEÑIDOS DE VER­DE CO­BRI­ZO

Luis Pino Ira­rrá­za­bal (70), pre­si­den­te de la Ase­ro­fen, nos re­ci­be en su ca­sa de Pe­ña­flor. Es­tá ju­bi­la­do des­de que le de­tec­ta­ron con­ta­mi­na­ción por plo­mo, es­ca­ras en la piel por el ar­sé­ni­co y una se­rie de se­cue­las de su ex­po­si­ción a los hor­nos de la fun­di­ción. Con los años se dio cuen­ta de que sus com­pa­ñe­ros en­fer­ma­ban y mo­rían ca­si to­dos de lo mis­mo: cán­cer al es­tó­ma­go, gar­gan­ta, pul­mo­nes. Otros pre­sen­ta­ban ac­ci­den­tes vas­cu­la­res y pro­ble­mas a la piel. “Es­tá­ba­mos li­te­ral­men­te des­tru­yén­do­nos por den­tro, con las vís­ce­ras te­ñi­das de ver­de co­bri­zo”.

En­ton­ces se le ocu­rrió ha­cer una lis­ta con los ju­bi­la­dos. Lla­mó a ex com­pa­ñe­ros, viu­das y fa­mi­lia­res. Bus­có cer­ti­fi­ca­dos de de­fun­ción y cru­zó da­tos. La lis­ta co­men­zó a cre­cer y los do­cu­men­tos tam­bién. Hoy tie­ne va­rias ca­jas y ar­chi­va­do­res re­ple­tos de cer­ti­fi­ca­dos, re­cur­sos de am­pa­ro, exá­me­nes, his­to­ria­les mé­di­cos pro­pios y de sus ex com­pa­ñe­ros. In­clu­so tie­ne una co­pia de un es­tu­dio rea­li­za­do por el sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res de Ena­mi Ven­ta­nas I (1993), que di­ce que en­tre 1973 y 1993 un 75% de los fun­cio­na­rios fa­lle­ci­dos en Ven­ta­nas tu­vie­ron co­mo cau­sa el cán­cer y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. En am­bas cau­sa­les las ta­sas de mor­ta­li­dad ex­ce­dían am­plia­men­te la ci­fra a ni­vel na­cio­nal. Pino agre­ga que “la li­te­ra­tu­ra mé­di­ca di­ce que se ele­va la po­si­bi­li­dad de en­fer­mar­se de cán­cer y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en con­tac­to con me­ta­les pe­sa­dos”.

Con es­tos an­te­ce­den­tes co­men­zó una cru­za­da pa­ra dar vi­si­bi­li­dad y pe­dir re­pa­ra­ción a los afec­ta­dos. Una es­pe­cie de Erin Broc­ko­vich. Su­mó más de 500 so­cios, pe­ro en el ca­mino ya han muer­to 208.

En 2010, el abo­ga­do Raúl Me­za se les unió y pre­sen­tó la pri­me­ra que­re­lla por cua­si­de­li­to de ho­mi­ci­dio múl­ti­ple en fa­vor de los ex fun­cio­na­rios de Ena­mi Ven­ta­nas fa­lle­ci­dos por en­fer­me­da­des cró­ni­cas y ter­mi­na­les di­rec­ta­men­te vin­cu­la­das a la ex­po­si­ción pro­lon­ga­da a me­ta­les pe­sa­dos. Du­ran­te los ocho años si­guien­tes, la fis­ca­lía de Quin­te­ro, a car­go de Mau­ri­cio Dün­ner —quien re­cha­zó ha­blar en es­te re­por­ta­je— bus­có el so­bre­sei­mien­to de la cau­sa en dos opor­tu­ni­da­des. Fue la cor­te de Val­pa­raí­so la que re­vo­có di­chas re­so­lu­cio­nes or­de­nan­do con­ti­nuar con las in­ves­ti­ga­cio­nes e in­clu­yen­do la ex­hu­ma­ción de 24 cuer­pos de ex fun­cio­na­rios mi­ne­ros en 2013. Fi­nal­men­te se pe­ri­cia­ron cua­tro en los que el Ser­vi­cio Mé­di­co Le­gal (SML) de­ter­mi­nó pre­sen­cia de ar­sé­ni­co y mer­cu­rio. Sin em­bar­go, di­cho or­ga­nis­mo tar­dó cin­co años en re­mi­tir las con­clu­sio­nes. Re­cién en una reunión sos­te­ni­da el pa­sa­do 28 de agos­to —ge­ne­ra­da por la pre­sión de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos— en­tre la Ase­ro­fen, el se­na­dor Fran­cis­co Chahuán y el fis­cal re­gio­nal de Val­pa­raí­so, Pa­blo Gó­mez, se les in­for­mó a los que­re­llan­tes que la con­clu­sión del fis­cal de Quin­te­ro es que no se pue­de acre­di­tar el ne­xo cau­sal en­tre las muer­tes de los ex fun­cio­na­rios y la pre­sen­cia de los me­ta­les pe­sa­dos en­con­tra­dos en los res­tos óseos por lo que bus­ca­rían el cierre de la investigación sin de­ter­mi­nar la iden­ti­dad de los au­to­res. El fis­cal re­gio­nal de

Val­pa­raí­so se com­pro­me­tió a es­tu­diar to­dos los an­te­ce­den­tes pro­ba­to­rios jun­to a pe­ri­tos an­tes de to­mar una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va. Pa­ra Me­za, “las prue­bas con­fi­gu­ran un es­ce­na­rio de ne­gli­gen­cia gra­ve, inex­cu­sa­ble y cul­po­sa de par­te de las au­to­ri­da­des de Es­ta­do, lo que jus­ti­fi­ca la de­man­da por los de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad en con­tra de los que re­sul­ten res­pon­sa­bles de in­cu­rrir en omi­sio­nes gra­ves, inex­cu­sa­bles y cul­po­sas du­ran­te más de 50 años en el ejer­ci­cio de su fun­ción pú­bli­ca en cuan­to a la des­pro­tec­ción de la sa­lud y la vi­da de la po­bla­ción ci­vil que vi­ve en la zo­na”. Es­ta que­re­lla fue in­gre­sa­da el miér­co­les 5 de sep­tiem­bre pa­sa­do en el tri­bu­nal de Quin­te­ro.

Los res­tos óseos con­ta­mi­na­dos (ex­hu­ma­dos en 2013) per­te­ne­cen a Raúl La­gos, Clemente Agui­lar, Héc­tor To­rres y Ga­briel Arro­yo. La viu­da de es­te úl­ti­mo, Car­men Vi­lla­blan­ca, ha­bla con tris­te­za de su vie­jo. Mues­tra fotos y re­la­ta re­cuer­dos de cuan­do se ins­ta­la­ron en uno de los cam­pa­men­tos que pu­so la em­pre­sa a los pri­me­ros tra­ba­ja­do­res. Tam­bién se declara can­sa­da de to­car puer­tas. “Nos han ne­ga­do la jus­ti­cia y de to­dos los sec­to­res nos han ofre­ci­do ayu­da, sin que na­da nun­ca se con­cre­te. ¡¿Es­pe­ran­za de qué va­mos a te­ner?! Acá vino has­ta la se­ño­ra An­drea Mo­li­na cuan­do era dipu­tada y lue­go iba a ha­blar con otras viu­das y les de­cía co­sas di­fe­ren­tes. Al fi­nal ter­mi­na­mos di­vi­di­das. Me can­sé de es­cu­char al fis­cal Dun­ner que in­sis­te con que la con­ta­mi­na­ción no se lle­vó a mi ma­ri­do. Yo vi­vía con él y vi có­mo cam­bió su cuer­po, có­mo su­fría. En es­te ca­mino hay mu­chos que han in­ten­ta­do aca­llar­nos apro­ve­chán­do­se de la ne­ce­si­dad de la gen­te”.

Su ve­ci­na Ma­ri­na Cis­ter­nas, ex pre­si­den­ta de la Unión Co­mu­nal de Ven­ta­nas, hi­zo su pro­pio le­van­ta­mien­to de las muer­tes de sus ve­ci­nos en la po­bla­ción John Ken­nedy. “Prác­ti­ca­men­te to­dos han muer­to de cán­cer. De las dos cua­dras que me ro­dean la ma­yo­ría ha su­fri­do es­ta en­fer­me­dad, el res­to ha si­do por pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res”, agre­ga.

ZO­NA DE SA­CRI­FI­CIO

Ape­nas aso­ma la bahía de Pu­chun­ca­ví, el pai­sa­je es do­mi­na­do por chi­me­neas, es­tan­ques, re­la­ves, fae­nas. Pe­ro ojo que la con­ta­mi­na­ción abar­ca des­de Man­ta­gua has­ta Ca­ta­pil­co, pa­san­do por Hor­cón, Mai­ten­ci­llo, Ca­cha­gua y li­mi­tan­do con Za­pa­llar, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría.

Ven­ta­nas, con unos seis mil ha­bi­tan­tes, es uno de los prin­ci­pa­les cen­tros la­bo­ra­les de la zo­na. Aun­que la his­to­ria de los hom­bres ver­des es par­te im­por­tan­te de las de­man­das, los ha­bi­tan­tes tie­nen sus pro­pios dra­mas.

Eu­ge­nio Sil­va, con­ce­jal RN y pes­ca­dor, es oriun­do de La Cho­co­ta, cer­ca de Hor­cón, re­cuer­da que ya en los ’70 los di­ri­gen­tes agrí­co­las re­cla­ma­ban por la con­ta­mi­na­ción. “Con la lle­ga­da de la fun­di­ción y re­fi­ne­ría la agri­cul­tu­ra se da­ñó, las len­te­jas pri­me­ro se pu­sie­ron ama­ri­llas, lue­go se que­ma­ron con el sul­fa­to de co­bre que caía en abun­dan­cia, has­ta los alam­bres de púas se cor­ta­ban, los ani­ma­les se en­fer­ma­ban. Re­cuer­do que ca­zá­ba­mos co­ne­jos y al abrir­los eran ver­des por den­tro. Tam­bién el agua se con­ta­mi­nó, lle­gó a las na­pas sub­te­rrá­neas. Lue­go de­tec­ta­mos que el mar tam­bién es­ta­ba dañado, ahí nos cons­ti­tui­mos co­mo agru­pa­ción eco­ló­gi­ca y eso nos per­mi­tió acer­car­nos a la comunidad. En 1992, co­mo gru­po, le pro­pu­si­mos al al­cal­de de la épo­ca, Ca­mi­lo Pé­rez, crear la ofi­ci­na de me­dioam­bien­te en la mu­ni­ci­pa­li­dad. Tra­ba­jé en esa en­ti­dad y lue­go pos­tu­lé a con­ce­jal. De eso han pa­sa­do 12 años”, re­su­me.

Hoy des­de su la­bor co­mo con­ce­jal y pes­ca­dor di­ce que la con­ta­mi­na­ción es crí­ti­ca. “Aquí los pro­yec­tos se van mo­di­fi­can­do has­ta que dan con la nor­ma. Cam­pi­che, por ejem­plo, es­tu­vo un año de­te­ni­da, pe­ro el go­bierno (de Ba­che­let) in­ter­vino pa­ra apro­bar­lo por­que era par­te de me­tas eco­nó­mi­cas; ahí va que­dan­do mu­cha gen­te frus­tra­da. Los di­ri­gen­tes ha­ce­mos re­cla­mos, pe­ro en el go­bierno cen­tral, in­de­pen­dien­te del co­lor

po­lí­ti­co, fi­nal­men­te se de­ci­den los pro­yec­tos. Y man­da la eco­no­mía. Uno ga­na re­cur­sos de pro­tec­ción, pe­ro el con­se­jo de mi­nis­tros ter­mi­na cor­tan­do, por­que tie­ne que ver con pla­nes de desa­rro­llo a ni­vel país”.

Agre­ga que el go­bierno cen­tral ve nú­me­ros, pe­ro no per­so­nas. “So­mos zo­na sa­tu­ra­da des­de 1993, pe­ro el pre­si­den­te Frei Ruiz-Ta­gle de­fi­nió la bahía con un uso pre­fe­ren­te­men­te por­tua­rio en 1998. Eso in­di­có ‘car­gue­mos la ma­ta a Quin­te­ro y Pu­chun­ca­ví’, te­ne­mos tan­tas empresas que una más que ha­rá. Uno sa­ca las cuen­tas que la pla­ni­fi­ca­ción es­ta­ba des­de en­ton­ces, y hay más pro­yec­tos que es­tán en pro­ce­so de eva­lua­ción. Por ejem­plo, una desala­do­ra pa­ra lle­var agua a Qui­llo­ta, lo que trae­rá un au­men­to de sal en la bahía y afec­ta­rá di­rec­ta­men­te a las es­pe­cies que vi­ven acá. Por otro la­do, más in­dus­trias no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca más di­ne­ro pa­ra nues­tra tie­rra, por­que la ma­yo­ría tri­bu­ta en San­tia­go y si lo ha­cen acá no siem­pre es com­ple­ta. Puer­to Ven­ta­nas es­tu­vo pa­gan­do por mu­cho tiem­po una pa­ten­te equi­va­len­te a un res­to­rán. Lo sé co­mo con­ce­jal. Así, pre­fe­ri­mos te­ner un lu­gar más po­bre, pe­ro más sano”.

Lo mis­mo pien­san en la agru­pa­ción Mu­je­res en zo­na de sa­cri­fi­cio Quin­te­ro-Pu­chun­ca­ví. En tres años han pre­sen­ta­do va­rios re­cur­sos de pro­tec­ción por la nor­ma de dió­xi­do de azu­fre, cu­yos ín­di­ces su­pe­ran lo per­mi­ti­do por la OCDE. Kat­ta Alon­so es una de sus di­ri­gen­tas. “Las nor­mas me­dioam­bien­ta­les que te­ne­mos es­tán he­chas pa­ra las empresas y aquí no­so­tros te­ne­mos 19 con­ta­mi­nan­do jun­tas. Ur­ge una nor­ma­ti­va es­pe­cial pa­ra el te­rri­to­rio. El res­to son pu­ras as­pi­ri­nas, es­ta­mos pi­dien­do una nor­ma de ar­sé­ni­co que en el go­bierno de Frei Ruiz-Ta­gle se eli­mi­nó pa­ra arre­glar­la, sin que to­da­vía exis­ta una nue­va. Mien­tras, el ar­sé­ni­co si­gue en­ve­nan­do vi­das. En­tre la fun­di­ción, la re­fi­ne­ría de co­bre y las ter­mo­eléc­tri­cas—co­sa que creo que en Áfri­ca no­más hay un ca­so pa­re­ci­do— se pro­du­ce una si­ner­gia en la que los di­fe­ren­tes con­ta­mi­nan­tes equi­va­len a un cán­cer se­gu­ro y eso es­tá com­pro­ba­dí­si­mo”, se­ña­la.

Pa­ra la agru­pa­ción me­dioam­bien­ta­lis­ta, la so­lu­ción se­ría en­cap­su­lar a las empresas co­mo se ha­ce en EE.UU. y Eu­ro­pa. “Al es­tar com­ple­ta­men­te ce­rra­das, los re­si­duos se trans­for­man en ener­gías re­no­va­bles y eso se pue­de ha­cer por­que hay tec­no­lo­gía. Chi­na ya lo es­tá ha­cien­do, ima­gí­na­te lo atra­sa­dos que es­ta­mos mien­tras la gen­te se si­gue en­fer­man­do”.

Kat­ta Alon­so acu­sa emi­sio­nes noc­tur­nas y tam­bién ma­ni­pu­la­ción de los re­gis­tros.

“Cuan­do hay peak, el re­gis­tro des­apa­re­ce in­me­dia­ta­men­te del sis­te­ma. Lo que pa­sa es que en la no­che emi­ten el do­ble que en el día. La nu­be noc­tur­na se vie­ne pa­ra acá (Ven­ta­nas) —no se pue­den abrir las ven­ta­nas—, da la vuel­ta y en la ma­ña­na lle­ga a Quin­te­ro. To­dos sa­be­mos que es así. Y es­ta­mos ha­blan­do del ai­re no­más. Por fa­vor, me­tán­se al mar, a la tie­rra, al humedal...”, pi­de.

Ju­lio Or­tiz, tra­ba­ja­dor de la es­cue­la La Gre­da (afec­ta­do en la úl­ti­ma in­to­xi­ca­ción a gran es­ca­la el 2015), re­cla­ma lo mis­mo. “Es en la no­che cuan­do su­ce­de la con­ta­mi­na­ción ma­yor. Des­de mi ca­sa en el al­to se ve muy cla­ro. Yo su­fro de EPOC (en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va cró­ni­ca). Y eso me dio cuan­do lle­gué a vi­vir acá. Pri­me­ro sen­tía un gus­to ra­ro en la bo­ca y lue­go co­men­za­ron los des­ma­yos. Voy al con­sul­to­rio, pe­ro so­lo me dan pa­ra­ce­ta­mol sin in­tere­sar­se pa­ra na­da en el ori­gen de los sín­to­mas. ¿Has­ta cuán­do van a de­jar que res­pi­rar to­do es­to sea par­te de la nor­ma­li­dad de nues­tra ciu­dad?”.

Mien­tras ce­rrá­ba­mos es­te re­por­ta­je, el se­na­dor Fran­cis­co Chahuán pe­día de­cla­rar zo­na de ca­tás­tro­fe a Quin­te­ro y Pu­chun­ca­ví y la aler­ta ama­rri­lla se­guía en­cen­di­da.

Re­na­to Aro Es­co­bar.

Fer­nan­do Ve­ne­gas Ar­mi­jo.

Ma­ría Eli­sa Saa­ve­dra Ver­ga­ra.

Oz­man Pé­rez Guz­mán.

Ma­ría Mon­sal­ves y Ju­lio Or­tiz.

Car­men Vi­lla­blan­ca, viu­da de Ga­briel Arro­yo.

Agus­tín Cue­vas Ga­rri­do.

Al­ber­to Con­tre­ras Ra­mí­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.