BA­KE OFF CHI­LE

El pos­tre que­dó des­a­bri­do

Caras (Chile) - - TV - Por Os­car Con­tar­do

Los pro­gra­mas de des­tre­zas cu­li­na­rias co­mo en­tre­te­ni­mien­to li­viano lo­gra­ron sus me­jo­res ver­sio­nes lo­ca­les en las pri­me­ras tem­po­ra­das de Mas­ter­chef en Ca­nal 13. La com­pe­ten­cia mos­tra­ba una fau­na nu­tri­da de per­so­na­jes y con­flic­tos en­tre ollas y sar­te­nes, con me­mo­ra­bles epi­so­dios co­mo el del ce­vi­che de po­llo, el ju­ra­do cas­ca­rra­bias mal­di­cien­do en fran­cés y la reivin­di­ca­ción de la ter­ce­ra edad co­mo gan­cho co­mer­cial. La co­ci­na es una ex­cu­sa pa­ra dis­fru­tar con los éxi­tos y fra­ca­sos aje­nos, ali­near­se en torno a los con­flic­tos y man­te­ner siem­pre un con­cur­san­te fa­vo­ri­to y otro a quien de­tes­tar. El pro­gra­ma de pas­te­le­ría Ba­ke Off de Chi­le­vi­sión apa­ren­te­men­te lle­na­ría el va­cío que de­jó el fin de Mas­ter­chef, des­pués de que Ca­nal 13 di­sol­vie­ra su área de pro­gra­mas de te­le­rrea­li­dad.

Tal co­mo el exi­to­so Pa­sa­pa­la­bra, la com­pe­ten­cia de pas­te­le­ría es una li­cen­cia bri­tá­ni­ca con va­rias ver­sio­nes eu­ro­peas, que man­tie­ne un for­ma­to cons­tan­te: la es­ce­no­gra­fía en don­de es­tán ins­ta­la­das las co­ci­nas es una gran car­pa blan­ca en me­dio de un par­que. Un guiño al tó­pi­co in­glés que com­bi­na la ho­ra del té y los biz­co­chos a un jar­dín eter­na­men­te ver­de. Aun­que la ex­cu­sa del pro­gra­ma es en­tre­nar a re­pos­te­ros afi­cio­na­dos, el in­gre­dien­te prin­ci­pal no es edu­car en un ofi­cio, sino mos­trar el mo­do en que per­so­na­jes atrac­ti­vos —por su ca­rác­ter, sus reac­cio­nes, su ma­ne­ra de ha­blar— se desen­vuel­ven ba­jo pre­sión. La au­dien­cia bus­ca his­to­rias y con­flic­tos pa­ra to­mar par­ti­do por ellos, al­go que Ba­ke Off Chi­le no lo­gra ofre­cer.

El én­fa­sis en la pro­mo­ción de la ver­sión chi­le­na del pro­gra­ma es­tu­vo pues­to en la con­duc­ción de Ca­ro­li­na de Mo­ras. Los anun­cios des­ta­ca­ban su pre­sen­cia del mis­mo mo­do co­mo ha­ce dos dé­ca­das se pre­sen­ta­ban los es­te­la­res co­mo una ex­ten­sión de la per­so­na­li­dad del ani­ma­dor. Una es­tra­te­gia equi­vo­ca­da: en es­te ti­po de pro­gra­mas los con­duc­to­res son bi­sa­gras de las his­to­rias que ocu­rren en­tre los com­pe­ti­do­res y en la re­la­ción con el ju­ra­do, lo más pa­re­ci­do a una voz en off po­si­ble. Diana Bo­loc­co, por ejem­plo, te­nía un rol se­cun­da­rio en Mas­ter­chef: el an­zue­lo real es­ta­ba en el cas­ting de com­pe­ti­do­res y la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­cio­nes de los per­so­na­jes. En el pro­gra­ma de Ca­nal 13, Yann Yvin po­día lu­cir­se co­mo un villano por­que la pues­ta en es­ce­na le fa­ci­li­ta­ba ese rol. Yvin vuel­ve co­mo juez de pas­te­le­ría, so­lo que en es­te ca­so apa­re­ce des­lu­ci­do en la com­pa­ñía de otros dos ju­ra­dos que no ter­mi­nan de adop­tar un per­fil pro­pio. Se mue­ven en­tre la so­bre­ac­tua­ción y el desáni­mo.

Aun­que en­tre los par­ti­ci­pan­tes de Ba­ke Off se no­ta el es­fuer­zo por pre­sen­tar di­ver­si­dad, nin­guno de ellos ha con­se­gui­do pro­vo­car las sim­pa­tías o an­ti­pa­tías ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar adic­ción al pro­gra­ma. Tam­po­co nu­dos dra­má­ti­cos que per­du­ren en­tre ca­pí­tu­los. Ha­bría que su­mar­le a es­to la ca­li­dad de la ima­gen, que mues­tra cier­tos pos­tres co­mo en­sa­yos de pas­te­le­ría in­fan­til, pro­vo­can­do más que glo­to­ne­ría, un po­co de as­co.

Do­min­go. 21:30 ho­ras. CHV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.