FAC­TOR AM­BIEN­TAL

Caras (Chile) - - MUJERES INFLUYENTES - ANDREA IRARRÁZAVAL CEO Clean Energy E.S.B

En la dé­ca­da del ’60, la pro­me­sa de pros­pe­ri­dad lle­ga­ba a las co­mu­nas de Pu­chun­ca­ví y Quintero. Am­bas cen­tra­ban sus in­gre­sos en ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas en el área sil­voa­gro­pe­cua­ria y con­ta­ban con am­plias opor­tu­ni­da­des tu­rís­ti­cas. Se­gún los da­tos del mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te, Chi­le en ese en­ton­ces tam­bién se vis­lum­bra­ba con un po­ten­cial de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de la mano de la ins­ta­la­ción de gran­des in­dus­trias: una fun­di­ción de co­bre y una cen­tral ter­mo­eléc­tri­ca se­rían un po­lo de de­sa­rro­llo y em­pleo pa­ra los ha­bi­tan­tes. Sin em­bar­go, es­tas co­mu­nas se han con­ver­ti­do en zo­nas am­bien­tal­men­te de­pri­mi­das: en 1993 el mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra DS Nº346 de­cla­ró Pu­chun­ca­ví y Quintero co­mo zo­na sa­tu­ra­da de con­ta­mi­na­ción por an­hí­dri­do sul­fu­ro­so y ma­te­rial par­ti­cu­la­do.

Ac­tual­men­te, co­exis­ten más de 15 in­dus­trias con emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes y des­de aque­lla pro­me­sa de pros­pe­ri­dad han trans­cu­rri­do más de 54 años. Con­ti­nuos desa­cier­tos, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, y es­ca­sa regulación am­bien­tal han de­ja­do en­te­rra­da la es­pe- ran­za de un cre­ci­mien­to sus­ten­ta­ble en la lo­ca­li­dad, a lo que tam­bién se su­man fre­cuen­tes epi­so­dios crí­ti­cos de con­ta­mi­na­ción, in­to­xi­ca­cio­nes ma­si­vas y pér­di­das de los eco­sis­te­mas pro­duc­ti­vos, prin­ci­pal­men­te en mar y tie­rra.

Fue en es­tas zo­nas, que hoy se en­cuen­tran en el ojo del de­ba­te am­bien­tal, don­de reali­cé mi prác­ti­ca pro­fe­sio­nal e iden­ti­fi­qué aquí un fac­tor co­mún de los ha­bi­tan­tes: la con­ta­mi­na­ción ha­bía mar­ca­do sus vi­das, ya sea, por afec­cio­nes a la sa­lud o pér­di­da de sus fuen­tes de tra­ba­jo. Al pasar los años, no so­lo en Chi­le he si­do tes­ti­go de có­mo las emi­sio­nes in­dus­tria­les afec­tan la vi­da y las per­so­nas se van adap­tan­do pa­si­va­men­te a con­vi­vir con es­tos ve­ci­nos que lle­ga­ron, se que­da­ron, y que nos re­cuer­dan co­mo en es­tos días en Quintero, no es­tán en con­cor­dan­cia con el ba­rrio en que que­re­mos vi­vir.

Me que­dó mar­ca­da la ne­ce­si­dad de me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de la gen­te. Por ello creo con fir­me­za que to­dos co­mo so­cie­dad de­be­mos en­fo­car­nos en un bien ma­yor: desa­rro­llar so­lu­cio­nes am­bien­ta­les que pue­dan arre­glar las con­di­cio­nes ac­tua­les del pla­ne­ta don­de vi­vi­mos. Pre­ci­sa­men­te, la idea de ser mu­je­res in­flu­yen­tes sig­ni­fi­ca in­vi­tar a mu­chas más a par­ti­ci­par de es­tas áreas de de­sa­rro­llo. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, te­ne­mos un desafío glo­bal de in­fluir en su­mar­nos a la cien­cia y tec­no­lo­gía. La bre­cha si­gue sien­do am­plia.

De­be­mos re­co­no­cer que nues­tro país ha avan­za­do al em­plear nue­vas nor­mas de ter­mo­eléc­tri­cas en 2011 y fun­di­cio­nes en 2013, que per­mi­tie­ron re­du­cir más de un 50% la emi­sión de S02 (dió­xi­do de azu­fre). Sin em­bar­go, aún fal­ta. Es por es­to que la in­vi­ta­ción es a no ser tes­ti­gos en las zo­nas de Ven­ta­nas y Quintero. De es­ta for­ma, po­de­mos pre­ve­nir que To­co­pi­lla, Me­ji­llo­nes, Tie­rra Ama­ri­lla, Ca­la­ma, Co­pia­pó, Huas­co y Co­ro­nel pue­dan ade­lan­tar­se a me­jo­rar su ca­li­dad de ai­re.

¿Có­mo lo­grar­lo? Una idea es as­pi­rar a una nor­ma de ca­li­dad de ai­re co­mo la de la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea, que re­gu­la pre­ci­sa­men­te hi­dro­car­bu­ros, ar­sé­ni­cos y dió­xi­do de azu­fre con el ob­je­ti­vo de cons­truir los me­jo­res pla­nes y pro­gra­mas que sean apli­ca­bles, y no so­lo una pro­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.