GAULTIER

EL ES­CAN­DA­LO­SO

Caras (Chile) - - BELLEZA - Por Erika Ola­va­rría

Tie­ne 66 años pe­ro la irre­ve­ren­cia de un ado­les­cen­te. Jean Paul Gaultier con­vir­tió en una apo­lo­gía a la li­ber­tad su des­fi­le oto­ñoin­vierno 2018. Por la no­che, ro­dea­do de sus cé­le­bres ami­gos, pre­sen­tó la ver­sión noc­tur­na de su úl­ti­mo per­fu­me, Scan­dal, una ver­sión más nar­có­ti­ca y adic­ti­va que la pri­me­ra.

Co­mo siem­pre en Jean Paul Gaultier, todo es­ta­ba or­ga­ni­za­do ma­te­má­ti­ca­men­te. Pri­me­ro la pre­sen­ta­ción de la co­lec­ción oto­ño-in­vierno de su co­lec­ción al­ta cos­tu­ra, y por la no­che a los pies de Pi­ga­lle —el tra­di­cio­nal ba­rrio noc­turno de Pa­rís— el lan­za­mien­to de Scan­dal by Night, la ver­sión noc­tur­na de su úl­ti­mo per­fu­me es­tre­na­do ha­ce jus­to un año. Y a me­dio ca­mino, el lu­jo­so ho­tel bou­ti­que re­ser­va­do pa­ra la pren­sa.

Ha­cía ca­lor en Pa­rís ese cua­tro de ju­lio, y afue­ra del Pa­la­cio Gaultier, el edi­fi­cio Be­lle Epo­que don­de se en­cuen­tra la se­de de la mar­ca, la fau­na Gaultier pro­vo­ca­ba un caos en el trá­fi­co. En­tre los pe­los ro­jos, ras­tas e in­clu­so un tor­so des­nu­do mas­cu­lino, las mi­ra­das y gri­tos eran pa­ra la ac­triz Rosy de Pal­ma, qui­zás la más in­ter­na­cio­nal de las in­vi­ta­das jun­to a Nao­mi Camp­bell, que lle­gó a úl­ti­mo mi­nu­to evi­tan­do a los pa­pa­ra­zis y opa­can­do de pa­so a las ce­le­bri­da­des lo­ca­les. La dio­sa de ébano re­vo­lu­cio­nó a un pú­bli­co que agi­ta­ba los aba­ni­cos ne­gros de­ja­dos por la mar­ca en ca­da pues­to pa­ra in­ten­tar re­fres­car­se.

Jus­ta­men­te una bo­la de humo de va­por abrió la co­lec­ción, pe­ro no en re­fe­ren­cia al ca­lor, sino co­mo una mues­tra de que la iro­nía Gaultier si­gue pre­sen­te. En mo­men­tos en que va­rias ciu­da­des ga­las pien­san prohi­bir el ci­ga­rro en al­gu­nos si­tios pú­bli­cos y la mis­ma ma­ña­na en que la mi­nis­tra de Sa­lud fran­ce­sa de­cla­ra­ba el ta­ba­co co­mo “has been”, Gaultier se lan­za­ba en una apo­lo­gía del ci­ga­rri­llo pre­sen­te no so­lo en esas nu­bes de va­por, o en los tu­les de mu­se­li­na y se­da de sus ves­ti­dos, in­clui­do el de no­via, sino que tam­bién se po­día ver ci­ga­rri­llos has­ta en aros, pul­se­ras, co­lla­res y otros ac­ce­so­rios. Todo eso acom­pa­ña­do por la can­ción Ci­ga­rret­te de Jac­ques Hi­ge­lin, re­pre­sen­tan­te de la chan­son fra­nçai­se fa­lle­ci­do es­te año. Pe­ro pa­ra que la idea de li­ber­tad es­tu­vie­ra tam­bién pre­sen­te, Gaultier vis­tió a hom­bres y mu­je­res con cha­le­cos, bu­fan­das y has­ta ca­pas an­ti­llu­vias trans­pa­ren­tes por­tan­do el men­sa­je “no smo­king”.

No por ca­sua­li­dad tam­po­co el smo­king, lle­va­do por hom­bres y mu­je­res, fue el pro­ta­go­nis­ta de la co­lec­ción y con ello el co­lor ne­gro. La tra­di­cio­nal pie­za de ar­ma­rio mas­cu­li­na fue re­in­ter­pre­ta­da y deses­truc­tu­ra­da co­mo ves­ti­do asi­mé­tri­co o en ver­sión short, con la cha­que­ta a la ma­ne­ra de una to­ga ro­ma­na ata­da a la cintura.

En es­te uni­ver­so de fu­ma­do­res, Gaultier de­jó un es­pa­cio a otras reivin­di­ca­cio­nes co­mo “free nip­ples”, o li­ber­tad pa­ra los pe­zo­nes es­tam­pa­dos en una es­pe­cie de cor­sés trans­pa­ren­tes que lle­va­ban una pa­re­ja mas­cu­lino-fe­me­ni­na de mo­de­los. “Si los hom­bres pue­den lle­var el tor­so des­nu­do, ¿por qué las mu­je­res no ?”, pre­gun­ta­ba a la agen­cia AFP el crea­dor. El chi­co ma­lo de la mo­da fran­ce­sa se atre­vió tam­bién con otros ac­ce­so­rios fe­ti­ches co­mo las bo­tas de equi­ta­ción o el fes, el tra­di­cio­nal som­bre­ro ma­rro­quí en for­ma có­ni­ca, di­se­ña­do pa­ra la mar­ca por el bri­tá­ni­co Step­hen Jo­nes.

SCAN­DAL DISCOTHÈQUE

Rossy de Pal­ma fue tam­bién la pri­me­ra en lle­gar al Pa­la­cio de la Fon­da­tion Dos­ne-Thiers ubi­ca­do a los pies de Pi­ga­lle, don­de Jean Paul Gaultier pre­sen­tó la ver­sión noc­tur­na de su per­fu­me fe­me­nino

Scan­dal y a la que ha­bía in­vi­ta­do en­vian­do una cin­ta de vi­deo VHS al do­mi­ci­lio de ca­da per­so­na. La ac­triz es­pa­ño­la se atre­vió in­clu­so a acos­tar­se en las es­ca­li­na­tas del edi­fi­cio, emu­lan­do una de­ce­na de pier­nas de ma­ni­quís que ha­cían re­fe­ren­cia a la bo­te­lla del per­fu­me. Se­gún Tho­mas Ja­mes, ge­ren­te ge­ne­ral de la di­vi­sión Gaultier de la em­pre­sa de per­fu­mes Puig, “los per­fu­mes fe­me­ni­nos nun­ca mue­ren so­bre todo cuan­do te­ne­mos un éxi­to co­mo Scan­dal. Más de dos dé­ca­das des­pués del clá­si­co de Jean Paul Gaultier y su bo­te­lla con for­ma de bus­to, lle­ga­mos con es­te en­va­se de pier­nas y la historia de Ma­da­me la Mi­nis­tra. Ha­ce un año re­ve­la­mos que ha­bía un es­cán­da­lo con la mi­nis­tra y aho­ra va­mos a re­ve­lar su vi­da noc­tur­na con Scan­dal By Night. Y por eso es­ta­mos en Pi­ga­lle, por­que Jean Paul ado­ra es­te ba­rrio, vi­vió aquí 30 años y es im­por­tan­te pa­ra él, por­que es fes­ti­vo, sexy y sul­fu­ro­so. Es una ma­ne­ra de ren­dir ho­me­na­je a es­te ba­rrio a tra­vés del per­fu­me.”

Las bo­te­llas del per­fu­me co­lo­ca­das en una me­sa o en el bar in­vi­ta­ban a oler es­ta nue­va ver­sión de un aro­ma ya su­fi­cien­te­men­te dul­ce en su pri­me­ra ver­sión. “La gran di­fe­ren­cia con el pri­mer Scan­dal es la pre­sen­cia de la tu­be­ro­sa, hay una so­bre­do­sis de tu­be­ro­sa, muy opu­len­ta, cre­mo­sa y lac­to­sa re­for­za­da por el sán­da­lo, que tam­po­co es­ta­ba en la pri­me­ra ver­sión”, ex­pli­ca Daph­ne Bu­gey, la per­fu­mis­ta ma­dre de Scan­dal. Y en la jer­ga de un ca­ta­dor de fra­gan­cias agre­ga que “la tu­be­ro­sa lo ha­ce más fe­me­nino, más nar­có­ti­co, me­nos ver­ti­cal pe­ro más ex­ten­di­do, al pun­to de des­ta­car más la dua­li­dad miel-pa­chu­lí. An­tes es­ta­ba la gar­de­nia pe­ro no era tan do­mi­nan­te co­mo la tu­be­ro­sa”.

Al mo­dis­to se le vio só­lo en una rá­pi­da ca­rre­ra al agra­de­cer el des­fi­le de mo­da, pe­ro en cam­bio asis­tie­ron a la fies­ta mu­chas ce­le­bri­da­des in­ter­na­cio­na­les que for­man par­te de su gru­po de ami­gos.

Y aun­que Scan­dal y la Mi­nis­tra son un uni­ver­so fe­me­nino na­die pu­do ne­gar que, da­do el éxi­to, el par de pier­nas ten­ga pron­to su ver­sión mas­cu­li­na. “Hay flores tam­bién pa­ra los hom­bres”, re­co­no­ció Bu­gey.

El ac­tor Vin­cent Cas­sel lle­gó con su nue­va no­via, y la can­tan­te Criss, ex Chir­ti­ne and The Qeens, se sen­tía co­mo un pez en el agua con su nue­vo look an­dró­gino ins­pi­ra­do en los obre­ros de la icó­ni­ca fo­to “Al­muer­zo en el ras­ca­cie­los” to­ma­da en Man­hat­tan y de au­tor anó­ni­mo.

Bob Sin­clair, el dj, se sor­pren­día de la ca­ma­re­ra que re­par­tía pre­ser­va­ti­vos y pa­le­tas de ca­ra­me­lo en for­ma de co­ra­zón.

Rossy de Pal­ma en Pa­la­cio de la Fon­da­tion Dos­ne-Thiers

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.