ALE­XAN­DER MCQUEEN TRAS BAM­BA­LI­NAS

Caras (Chile) - - CONTENIDO - ALE­XAN­DER MCQUEEN

Con­ver­sa­mos con la fo­tó­gra­fa Ann Ray, quien du­ran­te 13 años cap­tu­ró “el uni­ver­so McQueen”, si­guien­do de cer­ca la vi­da y obra de uno de los di­se­ña­do­res más im­por­tan­tes del si­glo XXI.

Du­ran­te 13 años, la fo­tó­gra­fa Ann Ray cap­tu­ró con su cá­ma­ra lo que ella mis­ma lla­ma “el uni­ver­so McQueen”, si­guien­do de cer­ca la vi­da y obra de uno de los di­se­ña­do­res más im­por­tan­tes del si­glo XXI. So­bre su re­la­ción con el di­se­ña­dor, el pro­ce­so crea­ti­vo de su re­cien­te mues­tra Les Inachevés Lee McQueen, la amis­tad y el lu­to, con­ver­sa­mos en ex­clu­si­va con la ar­tis­ta fran­ce­sa.

Ann Ray co­no­ció a Lee Ale­xan­der McQueen en 1996, cuan­do no era más que un jo­ven di­se­ña­dor de 27 años con un fu­tu­ro pro­me­te­dor en el mun­do de la mo­da. Fue en el backs­ta­ge de una pre­sen­ta­ción de Gi­venchy, ca­si en el de­but de su ca­rre­ra a la ca­be­za de la ca­sa fran­ce­sa, que se vie­ron por pri­me­ra vez. Du­ran­te los 13 años si­guien­tes la cá­ma­ra análo­ga de Ray si­guió al di­se­ña­dor en sus pre­sen­ta­cio­nes, en los bas­ti­do­res y en su vi­da ín­ti­ma, sien­do tes­ti­go si­len­cio­so de có­mo se trans­for­mó en uno de los crea­ti­vos más res­pe­ta­dos del me­dio; có­mo lle­vó su mar­ca ho­mó­ni­ma a co­dear­se con las más im­por­tan­tes ca­sas de mo­da y có­mo todo ter­mi­nó abrup­ta­men­te en fe­bre­ro de 2010, cuan­do se qui­tó la vi­da en su de­par­ta­men­to en Lon­dres.

Apo­da­do el ‘rey re­bel­de’ de la mo­da bri­tá­ni­ca, el di­se­ña­dor crea­ba pren­das que de­ja­ban mu­da a la au­dien­cia, siem­pre pre­cio­sas e in­dig­nan­tes. McQueen creó una fá­bu­la en­torno a su esen­cia, siem­pre os­cu­ra y re­vo­lu­cio­na­ria. Sin em­bar­go, Ann Ray des­cri­be a Lee —co­mo ella lo lla­ma—, co­mo una per­so­na ado­ra­ble, sen­si­ble, leal, in­creí­ble­men­te ta­len­to­sa, re­ser­va­da e

in­ti­mi­dan­te; ase­gu­ran­do que si bien su con­fian­za no era fá­cil de ad­qui­rir, “si te la da­ba, du­ra­ría pa­ra siem­pre”.

Su ar­chi­vo fo­to­grá­fi­co es prue­ba de ello. En él acu­mu­la más de 35.000 imá­ge­nes del tra­ba­jo y de la vi­da ín­ti­ma del di­se­ña­dor, ca­tá­lo­go que ha da­do exis­ten­cia a li­bros y ex­hi­bi­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que ce­le­bran la obra de McQueen. Es­te año inau­gu­ró la mues­tra Les Inachevés Lee McQueen (Lee McQueen in­com­ple­to) en el mar­co de la 49ª edi­ción del Fes­ti­val de Fo­to­gra­fía Encuentro de Ar­lés, don­de pre­sen­ta, de la ma­ne­ra más ho­nes­ta po­si­ble, quién fue real­men­te Lee Ale­xan­der McQueen.

—¿Qué bus­cas re­tra­tar por me­dio de tus imá­ge­nes?

—El fac­tor hu­mano y lo que no ha si­do re­ve­la­do. Todo lo que ha­go son re­tra­tos, se tra­ta de hu­ma­ni­dad. In­clu­so si na­die apa­re­ce en la ima­gen. Y si no sa­bes a quién es­toy re­tra­tan­do, pro­ba­ble­men­te es por­que es un au­to­rre­tra­to. Un po­co de in­tros­pec­ción no le ha­ce mal a na­die. En cuan­to a la par­te ocul­ta del ser, me gus­ta uti­li­zar un tér­mino análo­go: el pro­ce­so de re­ve­la­do. Re­ve­lar lo ines­pe­ra­do es una de mis in­ten­cio­nes. Pre­sen­tar a al­guien esa par­te de sí mis­mo que to­da­vía no conoce. No pue­do crear a tra­vés de la fo­to­gra­fía al­go que no exis­te, pe­ro pue­do cap­tu­rar reflejos de sen­ti­mien­tos in­ter­nos, in­clu­so frag­men­tos de ilu­sio­nes o sue­ños. So­lo he de mi­rar en­tre­me­dio de las grie­tas. Con em­pa­tía, siem­pre. Y una enor­me con­fian­za mu­tua.

—¿Có­mo fue tra­ba­jar en el backs­ta­ge McQueen?

—Nun­ca he si­do una fo­tó­gra­fa de backs­ta­ge. Mi víncu­lo con la mo­da es mí­ni­mo, so­lo sien­to una co­ne­xión con quien sea que es­té ex­pre­san­do su ar­te de ma­ne­ra sin­ce­ra, sea cual sea el me­dio. Lo más ex­ci­tan­te den­tro del backs­ta­ge lo re­la­ciono ín­ti­ma­men­te con la fo­to­gra­fía análo­ga. Me gus­ta la di­fi­cul­tad y el desafío que sig­ni­fi­ca, sin una pan­ta­lla di­gi­tal pa­ra con­tro­lar lo que ha­ces; desa­rro­llas un sen­ti­do agu­do de la ilu­mi­na­ción y tie­nes que uti­li­zar mu­chí­si­mo tu ima­gi­na­ción pa­ra ha­cer fo­to­gra­fías en un en­torno tan fre­né­ti­co, os­cu­ro y di­fí­cil co­mo ese. Tie­nes que po­ner­le una in­ten­ción a la ima­gen. Tie­nes que de­jar de res­pi­rar y des­pla­zar tus lí­mi­tes, al mis­mo tiem­po que des­pla­zas la pe­lí­cu­la en la cá­ma­ra.

No ha­ce fal­ta de­cir que es­tar tras bam­ba­li­nas sig­ni­fi­có es­tar en el lu­gar co­rrec­to en el mo­men­to co­rrec­to: cer­ca del crea­dor, en el mo­men­to de­ci­si­vo de crea­ción. Era en el backs­ta­ge que la vi­sión de Lee se ha­cía evi­den­te, con las mo­de­los, con el len­gua­je cor­po­ral, el pe­lo, el ma­qui­lla­je, el di­se­ño de la es­ce­no­gra­fía que él ha­bía es­co­gi­do por razones muy es­pe­cí­fi­cas.

—¿En qué cir­cuns­tan­cias co­no­cis­te a Lee Ale­xan­der McQueen?

—Lo co­no­cí en 1996, en Gi­venchy. Pa­sé dos se­ma­nas en Pa­rís con Lee, quien es­ta­ba crean­do su pri­me­ra co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra en el ta­ller. Al año si­guien­te par­tí a Tok­yo y Gi­venchy lo en­vió a él. Más tar­de me fui a vi­vir a Lon­dres, y ahí es­ta­ba nue­va­men­te. Co­men­cé a ex­plo­rar de lleno el uni­ver­so de Ale­xan­der McQueen. Nos veía­mos muy se­gui­do den­tro de la se­ma­na, por tra­ba­jo y por pla­cer. Fi­nal­men­te me mu­dé a Pa­rís en 2001, al mis­mo tiem­po que Lee par­tía su co­lec­ción en la ca­pi­tal fran­ce­sa. No sé por qué, siem­pre es­tu­vi­mos sin­cro­ni­za­dos. Me sen­tía com­ple­ta­men­te co­nec­ta­da a él. Te­nía una sen­sa­ción de que yo en­ten­día todo aque­llo que él que­ría ex­pre­sar a tra­vés de su ar­te, tan­to la os­cu­ri­dad co­mo la ter­nu­ra, tan­to el ro­man­ce co­mo la luz. Des­de el pri­mer día en que lo co­no­cí, él fue pa­ra mí un ar­tis­ta. ‘La mo­da es tan so­lo el me­dio’, de­cía él in­can­sa­ble­men­te.

—¿Có­mo desa­rro­llas­te esa re­la­ción tan cer­ca­na con el di­se­ña­dor sin de­jar que eso in­fluen­cia­ra tu tra­ba­jo?

—Cier­ta­men­te Lee in­fluen­cia­ba mi tra­ba­jo, y es­toy hon­ra­da y fe­liz de que así fue­ra. En mu­chos sen­ti­dos, tam­bién in­fluen­ció mi vi­da, pe­ro nun­ca in­ter­fi­rió o me pi­dió na­da en par­ti­cu­lar. Con­fian­za cie­ga. La úni­ca ex­cep­ción la hi­zo él mis­mo en el pri­mer show en el que tra­ba­ja­mos, en 1997 en Lon­dres, cuan­do me di­jo “atrá­pa­me si pue­des”. En­ton­ces, se ne­ga­ba a po­sar y se reía.

Pa­ra ser com­ple­ta­men­te ho­nes­ta, tu­vi­mos una sim­ple, cons­cien­te y amis­to­sa re­la­ción, que nun­ca fue al­te­ra­da. Co­mo yo tra­ba­ja­ba tan fue­ra de la es­fe­ra de la mo­da, me di cuen­ta so­lo lue­go de que Lee mu­rió, lo fa­mo­so que era. Es­toy ha­blan­do de fa­ma pu­ra, al­go que a mí me de­ja in­di­fe­ren­te.

To­dos esos años que pa­sé fo­to­gra­fian­do a Lee fue­ron un ac­to de de­vo­ción; per­so­nal­men­te y ar­tís­ti­ca­men­te, siem­pre he es­ta­do cons­cien­te del pri­vi­le­gio que sig­ni­fi­có. Pro­ba­ble­men­te, Lee tam­bién lo es­ta­ba cons­cien­te. Nues­tra re­la­ción se tra­ta­ba de con­fian­za, y de ar­te, por su­pues­to.

“Du­ran­te los 13 años que co­la­bo­ré con él nun­ca in­ter­fi­rió o me pi­dió na­da en par­ti­cu­lar. Exis­tía una con­fian­za cie­ga. La úni­ca ex­cep­ción la hi­zo él mis­mo en el pri­mer show en el que tra­ba­ja­mos, en 1997 en Lon­dres, cuan­do me di­jo'atrá­pa­me si pue­des'. En­ton­ces, se ne­ga­ba a po­sar y se reía”, re­cuer­da Ann Ray.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.