EL DÍA DES­PUÉS DEL NO

Caras (Chile) - - CONTENIDO -

Ha­ce 30 años, el len­te del fotógrafo Luis Na­va­rro cap­tu­ró la eu­fo­ria co­lec­ti­va desata­da en la Ala­me­da de San­tia­go tras la de­rro­ta de Pi­no­chet en el ple­bis­ci­to.

NA fi­nes de 1988, Chi­le era ca­si otro país.

Uno de me­nos gen­te (12 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes), con me­no­res in­gre­sos (1.710 dó­la­res anua­les per cá­pi­ta) y ca­si ais­la­do de una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que, a esas al­tu­ras, con­de­na­ba uná­ni­me­men­te las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­das des­de 1973 por la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet.

Los chi­le­nos ha­bía­mos ini­cia­do el lar­go ca­mino de la res­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca pro­tes­tan­do en las ca­lles, de­nun­cian­do los múl­ti­ples abu­sos has­ta en­ton­ces co­no­ci­dos y per­dien­do el mie­do a re­pre­sen­tar pú­bli­ca­men­te el re­cha­zo al ré­gi­men mi­li­tar. Aglu­ti­na­dos po­lí­ti­ca­men­te en torno a la en­ton­ces lla­ma­da Con­cer­ta­ción de Par­ti­dos por el No, acep­ta­mos ju­gar con las re­glas del jue­go im­pues­tas por la Cons­ti­tu­ción de 1980 y se­guir el ca­mino pa­cí­fi­co pa­ra re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia.

La cam­pa­ña elec­to­ral te­le­vi­si­va de la opo­si­ción op­tó por un dis­cur­so mo­de­ra­do, ale­gre y op­ti­mis­ta, que des­va­ne­cie­ra los mie­dos de la gen­te. Y la no­che del mar­tes

4 de oc­tu­bre, un sos­pe­cho­so apa­gón eléc­tri­co acre­cen­tó la in­quie­tud de los más pe­si­mis­tas. Afor­tu­na­da­men­te, al sa­lir el sol, 7 mi­llo­nes y me­dio de vo­tan­tes (ca­si el 98 % de los chi­le­nos ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar) des­per­ta­ron de­ci­di­dos a ejer­cer ese de­re­cho.

Tras una ten­sa jor­na­da en la que los re­sul­ta­dos ofi­cia­les eran en­tre­ga­dos con cuen­ta­go­tas, a las 2 de la ma­dru­ga­da del jue­ves 6 de oc­tu­bre, el go­bierno re­co­no­cía la ten­den­cia de­fi­ni­ti­va: el No su­pe­ra­ba el

54 por cien­to de los vo­tos, con­tra un 43 por cien­to del Sí. A la ma­ña­na si­guien­te no hu­bo que es­pe­rar a que apa­re­cie­ra el sol pa­ra que los pri­me­ros opo­si­to­res sa­lie­ran a ce­le­brar al­bo­ro­za­dos: “¡Y ya ca­yó, y ya ca­yó... la dic­ta­du­ra ya ca­yó”.

De aquel 6 de oc­tu­bre, cu­rio­sa­men­te, los tes­ti­mo­nios grá­fi­cos son re­la­ti­va­men­te es­ca­sos: los fo­cos se­guían pues­tos en los res­pec­ti­vos co­man­dos y en La Mo­ne­da. Mien­tras tan­to, el cen­tro de San­tia­go co­men­za­ba a re­ci­bir a mi­les de per­so­nas, prin­ci­pal­men­te jó­ve­nes, an­sio­sos de res­pi­rar los ai­res de li­ber­tad re­con­quis­ta­da que pa­re­cían in­va­dir­lo todo. Des­pués de dor­mir muy po­co, el ex­pe­ri­men­ta­do fotógrafo Luis Na­va­rro Ve­ga (80) vol­vió a la ca­lle a cap­tu­rar con su cá­ma­ra las es­pon­tá­neas ma­ni­fes­ta­cio­nes de jú­bi­lo, un an­ti­ci­po de lo que iba a ser la gran con­cen­tra­ción ce­le­bra­to­ria con­vo­ca­da pa­ra el vier­nes 7 de oc­tu­bre en la elip­se del Par­que O’Hig­gins.

LUIS NA­VA­RRO VE­GA (80)

El au­tor de es­tas imá­ge­nes fue fotógrafo de la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad des­de

1976 y co­la­bo­ra­dor de di­ver­sos me­dios opo­si­to­res al ré­gi­men mi­li­tar. Sus imá­ge­nes más co­no­ci­das son las del ha­llaz­go, en

1978, de los res­tos hu­ma­nos en los hor­nos de Lon­quén: el pri­mer ca­so que de­mos­tró la ve­ra­ci­dad de las de­nun­cias por de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos. Ha re­tra­ta­do la vi­da ur­ba­na de San­tia­go, el mun­do de los gi­ta­nos y la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral na­cio­nal. En

2011 re­ci­bió el Pre­mio Al­ta­zor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.