LA SE­ÑO­RA K CON­TRA LA PA­RED

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fran­cia Fer­nán­dez y Len­ka Car­va­llo

Hablamos con bió­gra­fos y ana­lis­tas de Cris­ti­na Fer­nán­dez pa­ra en­ten­der su os­cu­ro es­ce­na­rio en la tra­ma de “cua­der­nos”, re­fle­jo tam­bién de la de­ba­cle de co­rrup­ción en An­gen­ti­na.

Co­mo nun­ca la ex man­da­ta­ria ha es­ta­do tan cer­ca de la cár­cel co­mo de vol­ver a la Ca­sa Ro­sa­da. La in­ves­ti­ga­ción que li­de­ra el juez Bo­na­dio en el lla­ma­do ca­so “cua­der­nos de las coimas”, apun­tan a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner mien­tras en las en­cues­tas cre­ce en mi­ras a las elec­cio­nes de oc­tu­bre de 2019. Hablamos con sus bió­gra­fos y ana­lis­tas pa­ra en­ten­der su os­cu­ro es­ce­na­rio, re­fle­jo tam­bién de la de­ba­cle de co­rrup­ción en Ar­gen­ti­na.

Cris­ti­na Fer­nán­dez es­tá al cen­tro de lo que se ase­me­ja a una pe­lí­cu­la holly­woo­den­se. Des­pués de que se hi­cie­ran pú­bli­cos “los cua­der­nos de las coimas”, el juez Clau­dio Bo­na­dio ca­da vez es­tá más cer­ca de lle­var a la Se­ño­ra K tras las re­jas. Es­to, lue­go de que el ma­gis­tra­do pro­ce­sa­ra el pa­sa­do 17 de sep­tiem­bre a cer­ca de 40 per­so­nas, en­tre ex­fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios, in­clu­yen­do a la ac­tual se­na­do­ra pe­ro­nis­ta co­mo lí­der de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, por los de­li­tos de aso­cia­ción ilí­ci­ta, coimas y cohe­cho en ba­se a las ano­ta­cio­nes que hi­zo en un cua­derno Os­car Cen­teno, el cho­fer de Ro­ber­to Ba­rat­ta, mano de­re­cha del ex­mi­nis­tro ar­gen­tino Ju­lio De Vi­do, así co­mo a una vein­te­na de arre­pen­ti­dos.

Si has­ta aho­ra Cris­ti­na ha lo­gra­do es­qui­var otras in­ves­ti­ga­cio­nes co­mo los di­ne­ros que en su go­bierno le en­tre­gó al em­pre­sa­rio Lá­za­ro Báez, o el en­cu­bri­mien­to del aten­ta­do a la AMIA —y que ter­mi­nó con el fis­cal Al­ber­to Nis­mam ase­si­na­do—, todo in­di­ca que es­ta vez la ex man­da­ta­ria se en­cuen­tra aco­rra­la­da an­te el pe­so de las prue­bas y el de­ta­lla­do re­gis­tro (con­te­ni­do en ocho dia­rios, más una se­rie de com­pro­me­te­do­ras fo­tos y vi­deos) rea­li­za­do por Cen­teno, el ex cho­fer, quien du­ran­te diez años (2005-2015) se con­vir­tió en tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de una acei­ta­da tra­ma de co­rrup­ción ini­cia­da por Nés­tor Kirch­ner y li­de­ra­da por su hom­bre de con­fian­za, Ju­lio De Vi­do. Tal vez pa­ra pla­near un chan­ta­je o a mo­do de pro­tec­ción,

LA BIÓ­GRA­FA OL­GA WAR­NAT, AU­TO­RA DE REI­NA CRIS­TI­NA, AGRE­GA: “LA GEN­TE QUE LA SI­GUE NO LE IM­POR­TA NA­DA EL TE­MA DEL AF­FAIR DE LOS CUA­DER­NOS; ES GEN­TE QUE ES­TÁ HAR­TA DE LAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES DE CO­RRUP­CIÓN CUAN­DO LA ECO­NO­MÍA ES­TÁ PÉ­SI­MO Y PIEN­SAN QUE TODO PA­SA­DO FUE ME­JOR”.

pre­ci­só con su pu­ño y le­tra fe­chas, ho­ras, nom­bres, apo­dos y di­rec­cio­nes de de­ce­nas de in­vo­lu­cra­dos en las ma­nio­bras.

“La co­rrup­ción se con­vir­tió en ‘sis­te­ma’ con el go­bierno de los Kirch­ner —sen­ten­cia el co­lum­nis­ta de La Nación, Joa­quín Morales So­lá—. An­tes, evi­den­te­men­te exis­tían es­te ti­po de he­chos, pe­ro no un go­bierno de­di­ca­do a ha­cer ne­go­cios con ca­da de­ci­sión que se to­ma­ba”, afir­ma el ana­lis­ta, quien agre­ga que in­clu­so exis­tía una suer­te de “go­bierno pa­ra­le­lo”, con una ad­mi­nis­tra­ción orien­ta­da a co­brar y ne­go­ciar los pa­gos. “En el ca­so de la em­ba­ja­da en Ve­ne­zue­la, ha­bía dos em­ba­ja­do­res (uno for­mal y otro de he­cho). Tam­bién dos can­ci­lle­res: Ju­lio De Vi­do, el ex­mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, y uno de los ar­qui­tec­tos del sis­te­ma de co­rrup­ción, mien­tras que en los he­chos el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res era otro”.

Ese se­ría pre­ci­sa­men­te el fun­da­men­to con el cual el juez Bo­na­dio re­qui­rió, en­tre otros, el pro­ce­sa­mien­to de Cris­ti­na co­mo lí­der de la aso­cia­ción ilí­ci­ta, iden­ti­fi­can­do un to­tal de 913 ca­sos de coimas que la involucran di­rec­ta­men­te. El ma­gis­tra­do exi­gió ade­más que se de­cre­te la pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra la ex­pre­si­den­ta, trá­mi­te que de­be ser apro­ba­do por la cá­ma­ra al­ta, de ma­yo­ría pe­ro­nis­ta.

Mien­tras, en la re­ti­na mun­dial que­dan los alla­na­mien­tos a las di­ver­sas pro­pie­da­des de la ex­man­da­ta­ria (co­mo su de­par­ta­men­to de la Re­co­le­ta y la man­sión de el Ca­la­fa­te), y las ai­ra­das reac­cio­nes de Kirch­ner, acu­san­do ma­nio­bras po­lí­ti­cas pa­ra de­jar­la fue­ra de la ca­rre­ra pre­si­den­cial de oc­tu­bre de 2019 y don­de las en­cues­tas la mar­can co­mo fa­vo­ri­ta.

CO­RRUP­CIÓN DESATA­DA

De acuer­do al bió­gra­fo Fran­co Lind­ner, edi­tor de po­lí­ti­ca de re­vis­ta No­ti­cias y au­tor del li­bro Los amo­res de Cris­ti­na (2013), la ex­man­da­ta­ria sa­bía de los ne­go­cios ocul­tos de su ma­ri­do, aun­que des­co­no­cía los detalles. “Al prin­ci­pio, co­mo viu­da, se mos­tró in­dig­na­da con ese sis­te­ma de re­cau­da­ción y les ad­vir­tió a sus fun­cio­na­rios que las co­sas de­bían cam­biar. Aho­ra, si al­go de­ja en cla­ro la tra­ma de los cua­der­nos es que esa pos­tu­ra ini­cial lue­go se fue di­lu­yen­do”. Lind­ner plan­tea que lue­go “su hi­jo Má­xi­mo y di­ri­gen­tes de La Cám­po­ra, fue­ron los nue­vos re­cau­da­do­res in­for­ma­les que re­em­pla­za­ron a los va­li­je­ros de Nés­tor”.

Si bien la co­rrup­ción es una cons­tan­te en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, nun­ca an­tes se ha­bía vis­to un des­fi­le ma­si­vo de em­pre­sa­rios an­te la jus­ti­cia, en­tre ellos, Án­ge­lo Cal­ca­te­rra, ex­pro­pie­ta­rio de la fir­ma que per­te­ne­ció a la fa­mi­lia de Mau­ri­cio Ma­cri y pri­mo del man­da­ta­rio. (Ba­jo pro­pie­dad de Cal­ca­te­rra IEC­SA ob­tu­vo, en so­cie­dad con em­pre­sas ex­tran­je­ras —en­tre ellas, la bra­si­le­ña Ode­brecht—, las obras pa­ra el so­te­rra­mien­to del Fe­rro­ca­rril Sar­mien­to, de Bue­nos Ai­res).

Mien­tras los ar­gen­ti­nos atra­vie­san una di­fí­cil si­tua­ción eco­nó­mi­ca, el ca­so, a ma­nos del juez Bo­na­dio y el fis­cal Car­los Stor­ne­lli —quien ha es­ta­do vin­cu­la­do con Bo­ca Juniors, des­de que Ma­cri fue­ra pre­si­den­te del club— no ha es­ta­do exen­ta de crí­ti­cas ni de gi­ros. Por ejem­plo, el que echó por tie­rra la su­pues­ta ex­tor­sión por par­te del Es­ta­do de la que ha­brían si­do víctimas los em­pre­sa­rios im­pli­ca­dos. Car­los Wag­ner, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción du­ran­te los go­bier­nos kirch­ne­ris­tas, se pre­sen­tó es­pon­tá­nea­men­te a de­cla­rar y ase­gu­ró que eran las pro­pias em­pre­sas las que “se reunían en los lu­ga­res es­ta­ble­ci­dos y de­ter­mi­na­ban el ga­na­dor de la li­ci­ta­ción en fun­ción de su in­te­rés por la obra y del vo­lu­men de tra­ba­jo que te­nían. Una vez ad­ju­di­ca­da la obra, el com­pro­mi­so era abo­nar pa­ra gas­tos po­lí­ti­cos, pa­ra ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas, el an­ti­ci­po que es­ta­ba es­ta­ble­ci­do en los plie­gos”, sos­tie­ne Lind­ner. O sea, que las fir­mas for­ma­ban una es­pe­cie de “car­tel”. Pa­ra Al­ber­to Ló­pez Gi­ron­do, edi­tor del dia­rio Tiem­po Ar­gen­tino y co­lum­nis­ta de re­vis­ta Ac­ción, el epi­so­dio de los cua­der­nos es “una enor­me ope­ra­ción que se ba­sa en he­chos reales y que de­be­ría im­pli­car al pro­pio pre­si­den­te y a su fa­mi­lia, que hi­zo la for­tu­na ha­cien­do ne­go­cios con el Es­ta­do des­de an­tes de la dic­taCen­teno

du­ra, cre­ció enor­me­men­te du­ran­te la épo­ca mi­li­tar, que le con­do­nó mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da, y lue­go se ex­pan­dió en de­mo­cra­cia”, enu­me­ra. “Nun­ca de­ja­ron de ha­cer ne­go­cios y ama­ñar con­tra­tos con el Es­ta­do ni si­quie­ra en tiem­pos de los Kirch­ner. Pe­ro no son con­vo­ca­dos a de­cla­rar. La ope­ra­ción, sin em­bar­go, es mu­cho ma­yor que su re­la­ción con el kirch­ne­ris­mo y con la fa­mi­lia pre­si­den­cial. El sis­te­ma de co­rrup­ción con di­ne­ros pú­bli­cos al­can­za a todo el es­ta­blish­ment”.

Se­gún el ana­lis­ta Joa­quín Morales So­lá, es­te se­ría el ma­yor ca­so de co­rrup­ción en la historia de Ar­gen­ti­na, ma­yor in­clu­so que con Car­los Me­nem. “Nun­ca an­tes hu­bo tan­to di­ne­ro en jue­go, tan­tos em­pre­sa­rios in­vo­lu­cra­dos ni tan­tas de­ci­sio­nes del go­bierno en­ca­mi­na­das a re­cau­dar di­ne­ro de ma­ne­ra co­rrup­ta —ex­pli­ca—. Kirch­ner na­cio­na­li­zó mu­chos ser­vi­cios pú­bli­cos, de­ci­dió fi­jar los pre­cios de esos ser­vi­cios, rom­pió con­tra­tos y con­tro­ló has­ta los pre­cios en los su­per­mer­ca­dos. Eso no su­ce­día an­tes. A su vez, ese sis­te­ma le per­mi­tió in­gre­sar en la re­cau­da­ción de mu­chas em­pre­sas y fi­jar pre­cios se­gún los so­bor­nos. El ca­so de los com­bus­ti­bles es es­pe­cial. Ar­gen­ti­na era un país au­to­su­fi­cien­te en ma­te­ria pe­tro­le­ra y ga­si­fe­ra. Pe­ro las res­tric­cio­nes de Kirch­ner des­alen­ta­ron la in­ver­sión y obli­ga­ron al país a im­por­tar com­bus­ti­ble. El ne­go­cio de la im­por­ta­ción de com­bus­ti­ble fue tam­bién un ne­go­cio fa­mi­liar”.

Todo in­di­ca que la bo­la de im­pli­ca­dos se­gui­rá cre­cien­do –se ha­bla del “Ja­va La­to ar­gen­tino”—, más allá de si el jui­cio pros­pe­ra o no.

Al res­pec­to, una co­lum­na de Pá­gi­na/12 se­ña­la que la cau­sa de los cua­der­nos o las fo­to­co­pias ame­na­zan con des­plo­mar­se a lar­go pla­zo. “Por aho­ra, con esas ho­jas el go­bierno abanica al ca­dá­ver... de la eco­no­mía real muer­ta, la fuga de ca­pi­ta­les iné­di­ta, el dó­lar des­bo­ca­do, el apa­ra­to pro­duc­ti­vo mal he­ri­do, el mer­ca­do in­terno sin sig­nos vi­ta­les y las ge­ne­ra­cio­nes hipotecadas por deu­da ex­ter­na”.

En cuan­to a Fer­nán­dez de Kirch­ner, co­mo se­na­do­ra go­za de fue­ro par­la­men­ta­rio, es de­cir, pue­de ser juz­ga­da pe­ro no de­te­ni­da. De to­dos mo­dos, hu­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes en su con­tra –pa­ra pe­dir su desafue­ro y jus­ti­cia con­tra la co­rrup­ción— fren­te al Con­gre­so y en di­fe­ren­tes provincias. “Es el peor mo­men­to de Cris­ti­na”, afir­ma Lind­ner. “El 30 por cien­to de ima­gen po­si­ti­va que tie­ne en las en­cues­tas es su nú­cleo du­ro de vo­tan­tes, pe­ro la re­vi­sión por­no­grá­fi­ca de los ac­tos de co­rrup­ción de su go­bierno im­pi­de que su­me otros apo­yos. El vo­tan­te in­de­ci­so que an­tes de es­to po­día co­que­tear con la idea de apo­yar­la, aho­ra es­tá es­pan­ta­do”.

“POR AHO­RA, CON ESAS HO­JAS EL GO­BIERNO ABANICA AL CA­DÁ­VER... DE LA ECO­NO­MÍA REAL MUER­TA, LA FUGA DE CA­PI­TA­LES INÉ­DI­TA, EL DÓ­LAR DES­BO­CA­DO, EL APA­RA­TO PRO­DUC­TI­VO MAL HE­RI­DO, EL MER­CA­DO IN­TERNO SIN SIG­NOS VI­TA­LES Y LAS GE­NE­RA­CIO­NES HIPOTECADAS POR DEU­DA EX­TER­NA”.

CUA­DER­NOS MAN­CHA­DOS

A pe­sar de los “cua­der­nos”, las en­cues­tas la dan co­mo la car­ta más se­gu­ra pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les 2019, aun­que tam­bién ge­ne­ra mu­cho re­cha­zo. “Po­lí­ti­ca­men­te sal­drá fa­vo­re­ci­da so­bre todo por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que es­tá de­jan­do el go­bierno de Ma­cri”, ana­li­za Ló­pez Gi­ron­do. “El te­ma es si la de­jan ser can­di­da­ta o lo que ocu­rra con el pe­ro­nis­mo, don­de tie­ne mu­chos enemi­gos, qui­zás más que afue­ra. Ellos tie­nen una fra­se que va pren­dien­do y es ‘Con Cris­ti­na so­la no al­can­za, pe­ro sin Cris­ti­na es im­po­si­ble’ (ga­nar el pró­xi­mo año). O sea, la pue­den lle­var a que apo­ye a al­guien sin com­pro­me­ter­se ella”.

En es­cri­tos que pre­sen­tó a la jus­ti­cia, Fer­nán­dez acu­só “per­se­cu­ción po­lí­ti­ca” y cri­ti­có al juez, al fis­cal y a los me­dios, por el te­ma de los cua­der­nos. “Se­gún ella, de­trás es­tá el ac­tual go­bierno, que sin em­bar­go afir­ma que el juez Bo­na­dio es in­ma­ne­ja­ble y no res­pon­de a na­die. Un lla­ne­ro so­li­ta­rio, di­ga­mos. Lo con­cre­to es que al go­bierno de Ma­cri le con­vie­ne es­te ase­dio ju­di­cial con­tra la ex­pre­si­den­ta, por­que im­pi­de que crez­ca en las en­cues­tas”, di­ce Lind­ner, bió­gra­fo de Cris­ti­na.

En esa lí­nea, Ló­pez Gi­ron­do sos­tie­ne que la Se­ño­ra K “la acu­sa­ron de eva­sión y de la­va­do de di­ne­ro y bus­ca­ron en los Pa­na­má Pa­pers, pe­ro allí so­lo en­con­tra­ron cuen­tas y em­pre­sas de los Ma­cri y los miem­bros del ga­bi­ne­te del ac­tual pre­si­den­te. Has­ta aho­ra, re­vol­vie­ron vi­vien­das de los Kirch­ner, uti­li­za­ron ex­ca­va­do­ras en ca­sas del sur del país y no apa­re­ció na­da. Eso no im­pli­ca que no ten­gan na­da que ver con coimas o eva­sión, so­lo que las prue­bas son úni­ca­men­te de em­pre­sa­rios que di­cen lo que di­cen pa­ra sa­lir li­bres. Los que no acu­sa­ron a CFK, si­guen pre­sos”, iro­ni­za.

Ca­be re­cor­dar que, en 2013, Fer­nán­dez ga­nó un jui­cio por di­fa­ma­ción a un dia­rio ita­liano (Co­rrie­re de­lla Se­ra), por una no­ta de 2008, en que una pe­rio­dis­ta afir­ma­ba que ha­bía rea­li­za­do un “tour de com­pras”, que in­cluía al­ha­jas ad­qui­ri­das en una jo­ye­ría Bul­ga­ri, en Ro­ma, por un mon­to de 140 mil eu­ros, mien­tras par­ti­ci­pa­ba de una con­fe­ren­cia con­tra el ham­bre, que or­ga­ni­zó la ONU. Co­mo in­dem­ni­za­ción, re­ci­bió 40 mil eu­ros y los do­nó al Hos­pi­tal de Ni­ños de la Pla­ta.

La Se­ño­ra K —apo­da­da igual­men­te la “bru­ja”, “Ma­da­me gui­llo­ti­ne”, la “pa­tro­na” y “kre­ti­na”— “ha si­do la pre­si­den­ta más in­sul­ta­da y des­ca­li­fi­ca­da des­de el re­gre­so de la de­mo­cra­cia. Se han di­cho mu­chas men­ti­ras...”, le di­jo Sandra Rus­so, au­to­ra de La Pre­si­den­ta. Historia de una vi­da (2011) a CA­RAS, ha­ce unos años. Y es cier­to. Otra de sus bió­gra­fas, Ol­ga War­nat, au­to­ra de Rei­na Cris­ti­na, agre­ga: “La gen­te que la si­gue no le im­por­ta na­da el te­ma del af­fair de los cua­der­nos; de he­cho, el 32 por cien­to que la res­pal­da fiel­men­te, se man­tie­ne in­có­lu­me; es gen­te que es­tá har­ta de las in­ves­ti­ga­cio­nes de co­rrup­ción cuan­do la eco­no­mía es­tá pé­si­mo y pien­san que todo pa­sa­do fue me­jor.Tam­bién es­tán los que la odian y que son de cla­se me­dia al­ta. Esos son los dos ex­tre­mos, o la aman o la odian”.

Des­de que se con­vir­tió en la pri­me­ra pre­si­den­ta ar­gen­ti­na ele­gi­da en las ur­nas, a fi­nes de 2007, Cris­ti­na Fer­nán­dez ha des­per­ta­do ad­he­sión, crí­ti­cas, re­cha­zo, po­lé­mi­ca. Todo, me­nos in­di­fe­ren­cia. El es­cán­da­lo de los cua­der­nos lo co­rro­bo­ra.

“EL SIS­TE­MA DE CO­RRUP­CIÓN CON DI­NE­ROS PÚ­BLI­COS AL­CAN­ZA A TODO EL ES­TA­BLISH­MENT”, DI­CE EL ANA­LIS­TA AR­GEN­TINO AL­BER­TO LÓ­PEZ GI­RON­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.