ZA­BA­LE­TA, UN MA­CHO PRO

Caras Especiales (Chile) - - CONTENIDO - → Por Len­ka Carvallo → Fo­tos Ca­mi­lo Me­lús → Asis­ten­te Cle­men­te Gi­meno → Pro­duc­ción So­le­dad Mo­ra­les → Ma­qui­lla­je y pe­lo Te­re Ira­rrá­za­bal → Lo­ca­ción Es­te­ro El Arra­yán

La nue­va ad­qui­si­ción de Me­ga ha­ce su pro­pio ma­ni­fies­to en es­ta en­tre­vis­ta. Se de­cla­ra fe­mi­nis­ta y re­nie­ga del machismo de nues­tra so­cie­dad. Un ga­lán que la tie­ne cla­ra.

El ac­tor, quien aca­ba de fir­mar con Me­ga y que en unas se­ma­nas más es­tre­na la te­le­se­rie Se­ño­res Pa­pis, ha­bla de su pro­pia his­to­ria de mas­cu­li­ni­dad, de la di­fí­cil re­la­ción con su pa­dre y de su re­bel­día que na­die pu­do ni su­po apla­car. Sím­bo­lo del hom­bre sexy y va­ro­nil, se de­cla­ra pro­mo­tor del desa­rro­llo fe­me­nino: “No con­ci­bo a una mu­jer que no po­ten­cie sus ha­bi­li­da­des al má­xi­mo... si tie­nes ro­llos, ce­los, lo más pro­ba­ble es que ter­mi­nes cortándole las alas”.

Jor­ge Za­ba­le­ta tie­ne los pies bien pues­tos en la tie­rra. A sus 46 años di­ce que ya las co­sas es­tán cla­ras, que no de­be an­dar de­mos­tran­do na­da, que pre­fie­re ir li­viano por la vi­da, sin una ima­gen que apa­ren­tar. “Has­ta pe­co de po­co va­ni­do­so; có­mo se­rá que an­do en una ca­mio­ne­ta que ya tie­ne sus años, con al­gu­nos ra­yo­nes. Lu­cho Ja­ra se rió de mí en el ma­ti­nal y pa­ra mo­les­tar­me se la lle­vó a 10 de ju­lio... Pe­ro me da lo mis­mo: la se­gu­ri­dad no te la da el au­to que ma­ne­jas o la ro­pa que usas. En eso ya fui y vol­ví. Me com­pré ro­pa y au­tos ca­ros. Y en­con­tré que eso no era..., vi­vía preo­cu­pa­do, has­ta que di­je ‘chao’. Aga­rré to­das las co­sas y las ven­dí?”, di­ce de­jan­do atrás esa ima­gen de di­vo que lo per­si­guió du­ran­te va­rios años, con quien, se de­cía, no era fá­cil tra­ba­jar.

Pe­ro aho­ra, en los con­fi­nes del Arra­yán, en el San­tua­rio de la Na­tu­ra­le­za, con el frío y la hu­me­dad que tras­pa­sa has­ta los hue­sos, el ac­tor —ves­ti­do de smo­king co­mo pa­ra una ga­la— se ve re­la­ja­do, to­tal­men­te due­ño de sí mis­mo, mu­cho más se­gu­ro. Un hom­bre de po­si­cio­nes cla­ras y con­tun­den­tes.

En el pro­ce­so tu­vo que ver su via­je a Mia­mi en 2014, pa­ra las gra­ba­cio­nes de la co­pro­duc­ción en­tre TVN y Te­le­mun­do, Due­ños del pa­raí­so, que allá fue to­do un hit y que le abrió las puer­tas de la in­dus­tria te­le­vi­si­va en Es­ta­dos Uni­dos. “Allá los ac­to­res son muy pro­du­ci­dos, preo­cu­pa­dos por la ima­gen, en­ton­ces se reían por­que yo an­da­ba des­preo­cu­pa­do, con shorts y cha­las. Pa­ra ellos , era co­mo un náu­fra­go, por eso les caí bien, por­que no te­nía pre­ten­sio­nes. Mi for­ta­le­za y mi fe­li­ci­dad van por otro la­do. ¿Có­mo voy a com­prar una cha­que­ta de 250 lu­cas? ¡Ten­dría que es­tar lo­co! Pe­ro con los via­jes no es­ca­ti­mo, veo cuán­to va­le el pa­sa­je y va­mos to­dos en fa­mi­lia. O sa­lir a co­mer a un lu­gar ri­co, me en­can­ta”.

Aun­que Za­ba­le­ta ya no es el car­ní­vo­ro, el ex­per­to en asa­dos de an­ta­ño. De Mia­mi tam­bién tra­jo una dieta que, ase­gu­ra, le cam­bió la vi­da. Na­da de car­nes ro­jas, cho­co­la­tes, fri­tu­ras y pi­co­tear por an­sie­dad. Ba­jó diez ki­los. “To­do el día to­mo ju­gos que yo mis­mo pre­pa­ro en una má­qui­na es­pe­cial. Y só­lo co­mo una vez al día, en la no­che, na­da más que ali­men­tos sa­nos, sin azú­car, gra­sas, car­bohi­dra­tos o glu­ten. Quie­ro an­dar li­viano por la vi­da”, ad­mi­te el ac­tor aho­ra no­to­ria­men­te más delgado.

No es el úni­co cam­bio. Tras 9 años en TVN aca­ba de fir­mar con Me­ga, don­de ya es­tá pron­to a es­tre­nar Se­ño­res Pa­pis. Ahí, jun­to a Fran­cis­co Melo y Si­món Pe­su­tic re­pre­sen­tan a tres pa­dres que, por di­ver­sas ra­zo­nes, de­ben asu­mir la crian­za de sus hi­jos. En­fren­tan el desafío en tiem­pos en que las mu­je­res se mo­der­ni­za­ron, son in­de­pen­dien­tes, tra­ba­jan, mien­tras que a ellos se les en­se­ñó a com­pe­tir, a ser bue­nos pro­vee­do­res, pe­ro de crian­za, po­co o na­da.

“Es­toy con­ten­to con el cam­bio de ca­nal, me hi­zo bien; he vuel­to a es­tar con la gen­te que quie­ro”, di­ce tras ser con­vo­ca­do por la di­rec­to­ra del Area Dra­má­ti­ca de Me­ga y su ex je­fa en TVN, Ma­ría Eu­ge­nia Ren­co­ret. “To­da mi leal­tad es­tá con Que­na; me abrió las puer­tas de Te­le­vi­sión Na­cio­nal y me dio su con­fian­za cuan­do me fui de Ca­nal 13 y es­ta­ba mal, tris­te”.

Eso, mien­tras que su an­te­rior ca­sa, TVN, aho­ra atra­vie­sa por un se­rio re­vés, con pér­di­das mi­llo­na­rias que lle­va­ron a que el go­bierno tu­vie­ra que in­yec­tar 75 mi­llo­nes de dó­la­res. “Es tris­te, aun­que ten­go la es­pe­ran­za de que lle­gue la gen­te co­rrec­ta a res­ca­tar el ca­nal. Tal vez no era el mo­men­to de me­ter­le to­da esa pla­ta, pe­ro coin­ci­do en que un ca­nal pú­bli­co es fun­da­men­tal, de he­cho fue una de las ra­zo­nes por la que me cos­tó de­jar­lo”, con­fie­sa.

Po­si­cio­na­do co­mo uno de los ac­to­res más va­lo­ra­dos de la pan­ta­lla, con al­gu­nas in­ter­pre­ta­cio­nes inol­vi­da­bles en Papy Ricky y Ma­chos, en­tre otras, Za­ba­le­ta se ha trans­for­ma­do en un ros­tro va­lo­ra­do por las mar­cas, por su per­fil cer­cano a la due­ña de ca­sa, don­de hoy es fi­gu­ra de un su­per­mer­ca­do. An­tes fue el ícono de La Po­lar, pe­ro re­nun­ció tras la de­nun­cia de que la em­pre­sa co­bra­ba in­tere­ses ex­ce­si­vos a sus clien­tes, bá­si­ca­men­te per­so­nas de ba­jos in­gre­sos. “Lo vol­ve­ría a ha­cer, no ten­go nin­gún pro­ble­ma”, de­cla­ra al pun­to que cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo de la co­lu­sión de los su­per­mer­ca­dos —a fi­nes de 2015—, ana­li­zó la si­tua­ción con su abogado has­ta que am­bos se con­ven­cie­ron de que el gru­po due­ño de Uni­marc no es­ta­ba in­vo­lu­cra­do en las acu­sa­cio­nes. “De lo con­tra­rio, re­nun­cia­ba”, ase­gu­ra ta­jan­te.

Así es Za­ba­le­ta, un ti­po con aplo­mo y de­ci­sio­nes cla­ras. Tie­ne la li­ber­tad pa­ra ha­cer­lo des­de que de­ci­dió po­ner sus fi­chas más allá de la te­le­vi­sión: es due­ño de la ca­de­na de ra­dios di­gi­ta­les Ra­dioz.cl y se en­cuen­tra pron­to a inau­gu­rar un ho­tel en pleno co­ra­zón de San Pe­dro de Ata­ca­ma. “Se llamará De­sér­ti­ca y si Dios quie­re en sep­tiem­bre es­ta­rá fun­cio­nan­do. Se en­cuen­tra en un es­pa­cio ma­ra­vi­llo­so, lleno de fru­ta­les, en el lu­gar más lin­do del cen­tro de San Pe­dro. Ten­drá so­lo diez ha­bi­ta­cio­nes, to­do he­cho a mi es­ti­lo”, di­ce so­bre el lu­gar del cual se enamo­ró des­de que era un mochilero que re­co­rría el país con sus bul­tos al hom­bro. Siem­pre fue un hom­bre li­bre, aven­tu­re­ro.

Na­da que ver con el per­so­na­je que in­ter­pre­ta­rá en la pri­me­ra noc­tur­na de Me­ga. “Un ga­llo ego­cén­tri­co, am­bi­cio­so; tie­ne muy cla­ro dón­de quie­re lle­gar y no le im­por­ta có­mo”. Eso has­ta que, ines­pe­ra­da­men­te, le to­ca ha­cer­se car­go de un hi­jo del que ig­no­ra­ba su exis­ten­cia. “En­ton­ces la vi­da se le des­or­de­na com­ple­ta­men­te, se des­co­lo­ca y, jun­to con eso, co­no­ce por pri­me­ra vez el amor en una mu­jer muy es­pe­cial”, cuen­ta so­bre el pa­pel que in­ter­pre­ta­rá la ac­triz Ma­ría Gra­cia Omeg­na.

Se­ño­res Pa­pis es el de­but de Me­ga en las noc­tur­nas lue­go de la mo­da de las pro­duc­cio­nes tur­cas que por lar­go tiem­po se to­ma­ron la fran­ja. “Es­ta­mos re­cu­pe­ran­do el es­pa­cio per­di­do que nos qui­tó Onur”, di­ce Za­ba­le­ta en re­fe­ren­cia al pro­ta­go­nis­ta de Las mil y una no­ches y que ha­ce un par de años mar­có peaks de ra­ting his­tó­ri­cos pa­ra la es­ta­ción.

—Cla­ro que Onur re­pre­sen­ta­ba al ma­cho tra­di­cio­nal, más a la “an­ti­gua”, en cam­bio us­te­des, en Se­ño­res Pa­pis, tie­nen más que ver con los hom­bres de es­tos tiem­pos.

—Los ro­les es­tán cam­bian­do, la mu­jer sa­lió a tra­ba­jar y no­so­tros al prin­ci­pio nos re­sis­ti­mos, por una ma­len­ten­di­da mas­cu­li­ni­dad, pe­ro fi­nal­men­te ce­di­mos y nos em­pe­zó a gus­tar es­to de ha­cer ta­reas den­tro de la ca­sa, y nos vol­vi­mos sen­si­bles. Hoy hom­bres y mu­je­res de­be­mos sa­lir a tra­ba­jar por­que o si no la ca­sa no se sos­tie­ne. Mi per­so­na­je re­pre­sen­ta a las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes: mu­cho más so­los, con­cen­tra­dos en sus me­tas, sien­do pa­pás ca­da vez más vie­jos, que se re­la­cio­nan a tra­vés de las re­des so­cia­les o de Tin­der.

“PA­SÉ POR VA­RIOS CO­LE­GIOS. Y UNA PRO­FE­SO­RA ME DI­JO: ‘US­TED NUN­CA VA A SER NA­DA EN LA VI­DA, SE­ÑOR ZA­BA­LE­TA‘. YO TE­NÍA 12 AÑOS, ME DE­JÓ MAR­CA­DO”.

Par­ti­ci­pó en la cam­pa­ña Ma­ri­cón es el que le pe­ga a la mu­jer. Hoy re­fle­xio­na: “Yo creo que ahí se que­da­ron cor­tos: el des­gra­cia­do que mal­tra­ta a su mu­jer de­be­ría pa­gar con las pe­nas del in­fierno. Ese de­bie­ra ser aho­ra el es­lo­gan. ¡Ya es­tá bueno!”.

Za­ba­le­ta ha­bla des­de su la­do más ro­mán­ti­co: es­tá ca­sa­do ha­ce 22 años con la di­se­ña­do­ra Fran­cis­ca Allen­de, con quien tie­ne tres hi­jos. En tan­to que sus em­pren­di­mien­tos em­pre­sa­ria­les —el ho­tel y la ra­dio— tie­nen que ver con una per­so­na que va­lo­ra vi­vir a su rit­mo, siem­pre ha­cien­do lo que más le gus­ta. Un hom­bre que se de­cla­ra de “cla­se me­dia”, con un pa­dre mú­si­co (An­to­nio Za­ba­le­ta, miem­bro de los Bric a Brac) y una ma­dre que era se­cre­ta­ria en Co­del­co. “Soy co­mo hi­jo de la cu­prí­fe­ra —di­ce aho­ra—: la em­pre­sa me arre­gló los dien­tes, me pa­ga­ba los doc­to­res, me da­ba el bono de es­co­la­ri­dad... Mi ma­má era la que se po­nía con las lu­cas por­que de re­pen­te mi vie­jo no te­nía pe­ga, ella era la que man­te­nía y fi­nan­cia­ba la ca­sa. El tam­bién pa­ga­ba el co­le­gio y las cuen­tas, pe­ro cuan­do la pe­ga es­ta­ba ma­la, te­nía­mos que apre­tar­nos el cin­tu­rón”.

—Aun­que su pa­pá era un pú­bli­co par­ti­da­rio de Pi­no­chet y no era vis­to co­mo un mú­si­co cual­quie­ra... Se po­ne se­rio: —En el go­bierno de Allen­de mi pa­pá tu­vo que ir­se del país por­que no te­nía tra­ba­jo, le ce­rra­ron las puer­tas. Y lue­go, aun­que era un de­cla­ra­do par­ti­da­rio del ré­gi­men de Pi­no­chet, nun­ca se apro­ve­chó de la si­tua­ción ni aga­rró car­gos o pla­ta. Yo res­pe­to tan­to a los In­ti Illimani por­que les to­có una ve­re­da sú­per du­ra por va­rios años, así co­mo a mi vie­jo, que tam­bién vi­vió lo su­yo. Pe­ro no im­por­ta a qué la­do apo­yes, siem­pre va a ser fuer­te pa­ra al­guien. Por eso, aun­que con­si­de­ro que te­ner opi­nio­nes po­lí­ti­cas es im­por­tan­te, no me gus­ta es­tar vo­ci­fe­ran­do. Hay que te­ner ‘cue­ro de chan­cho’ pa­ra me­ter­se ahí y yo no lo ten­go. Mi pa­pá tam­po­co y su error fue tre­men­do, pe­ro él ya hi­zo su mea cul­pa.

Za­ba­le­ta sa­be de lo que ha­bla. Su abue­lo pa­terno era re­fu­gia­do de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. “Lle­gó en el Win­ni­peg gra­cias a Ne­ru­da y mi­ra la con­tra­dic­ción: mien­tras él lu­chó con­tra la re­pre­sión en Es­pa­ña mi pa­pá apo­yó la de acá... Eso nos re­per­cu­tió a to­dos, yo es­ta­ba en el co­le­gio, te­nía 14 ó 15 años... Es una épo­ca a la que no le ten­go ca­ri­ño”.

La his­to­ria en­tre pa­dre y abue­lo no fue fá­cil. “El era obre­ro, tra­ba­ja­ba en Ma­dem­sa, lle­gó a Chi­le a los 14 años hu­yen­do de la gue­rra”. Cuen­ta que el hom­bre que­dó trau­ma­do tras las atro­ci­da­des de esa épo­ca, a tal pun­to que en su ca­sa ha­bía un bún­ker. “Era una pie­za que es­ta­ba en la mi­tad de la ca­sa, con ha­ri­na, agua, con­ser­vas, por si ha­bía una nue­va gue­rra... Cuan­do mu­rió, en­con­tra­mos unas ca­ji­tas lle­nas de pie­zas de

oro por­que ése es el úni­co me­tal tran­sa­ble en tiem­pos di­fí­ci­les. Era un vie­jo muy du­ro pe­ro tam­bién de gran­des afec­tos, bueno pa­ra las fies­tas, di­ver­ti­do, aun­que muy es­tric­to en la crian­za: a mi pa­pá le pe­ga­ba, mu­cho... El lo pa­só tan mal y no qui­so re­pe­tir esa ex­pe­rien­cia con­mi­go. Ahí la que tu­vo que im­po­ner au­to­ri­dad fue mi ma­má”.

Jor­ge fue un jo­ven di­fí­cil. “Me re­be­la­ba con­tra la je­rar­quía; me car­ga­ba que hi­cie­ran caer esa cuo­ta tan mi­se­ra­ble de po­der so­bre los ni­ños; era co­mo una dic­ta­du­ra en­tre cua­tro pa­re­des, una co­sa fe­roz. Si dis­cu­tías te re­pri­mían o te cas­ti­ga­ban. Has­ta el día de hoy en­cuen­tro que el co­le­gio es un sis­te­ma cha­to; si no eres in­ge­nie­ro o abogado, no sir­ves, te con­vier­tes en un alumno de se­gun­da. Pa­sé por va­rios co­le­gios, mu­chos. En uno de ellos una pro­fe­so­ra me di­jo: ‘Us­ted nun­ca va a ser na­da en la vi­da, se­ñor Za­ba­le­ta‘. Yo te­nía 12 años, me de­jó mar­ca­do”. —¿Lo ca­ta­lo­ga­ban de con­flic­ti­vo? —De lí­der ne­ga­ti­vo, y me en­can­ta­ba. Tam­po­co es­ta­ba tan equi­vo­ca­do, ade­más que siem­pre tra­ba­jé, me pa­ga­ba mis gas­tos, no era un ti­ro al ai­re.

—¿Y la re­la­ción con su pa­pá, hoy qué tal es?

—Siem­pre ha si­do bue­na. Al prin­ci­pio muy dis­tan­te por­que mi vie­jo no sa­bía ser pa­pá, no era de to­car, de abra­zar­nos; ex­pre­sa­ba su ca­ri­ño pre­pa­rán­do­nos un pla­to ri­co por­que co­ci­na­ba ex­qui­si­to o el día do­min­go se le­van­ta­ba y ha­cía al­muer­zo. Esa era su ma­ne­ra.

—Us­ted tam­bién se ha de­cla­ra­do pro-mu­jer. ¿Por lo que le to­có ver con su ma­má?

—No con­ci­bo a una mu­jer que no po­ten­cie sus ha­bi­li­da­des al má­xi­mo; que se desa­rro­lle co­mo per­so­na y co­mo pro­fe­sio­nal. Mi mu­jer es due­ña de una tien­da en Luis Pas­teur, de de­co­ra­ción, y via­ja har­to. Si tie­nes ro­llos, ce­los, lo más pro­ba­ble es que ter­mi­nes cortándole las alas y no pue­da desa­rro­llar­se. Me de­cla­ro un fe­mi­nis­ta. Cuántas mu­je­res no se pue­den des­ta­car por­que en la em­pre­sa tra­ba­jan mu­chos hom­bres y el ma­ri­do se sien­te in­se­gu­ro, con mie­do de per­der a su se­ño­ra...

—O hay pro­fe­sio­na­les que son muy exi­to­sas, más que el ma­ri­do.

—Eso pe­sa. Lo veo so­bre to­do con las ac­tri­ces: les re­sul­ta com­pli­ca­do en­con­trar pa­re­ja por­que son muy em­po­de­ra­das, muy due­ñas de su vi­da, de sus fi­nan­zas.

Za­ba­le­ta, de opi­nio­nes cla­ras, pro­fun­di­za en el machismo de nues­tra so­cie­dad y reac­cio­na con fuer­za an­te las si­tua­cio­nes de mal­tra­to y los bru­ta­les ca­sos de fe­mi­ci­dio que con fre­cuen­cia se to­man los ti­tu­la­res, co­mo el de Na­bi­la Ri­fo, la jo­ven de Coy­hai­que fe­roz­men­te ata­ca­da por su pa­re­ja. “Hom­bres co­mo ése de­bie­ran es­tar en la cár­cel... En lo que va del año hay 15 mu­je­res muer­tas a ma­nos de sus pa­re­jas. El cas­ti­go de­bie­ra ser ejem­plar, mar­car un pre­ce­den­te tan po­ten­te que al pró­xi­mo que se le ocu­rra aten­tar de ese mo­do con­tra una mu­jer le que­de cla­rís­mo a lo que se ex­po­ne”.

“ES­TE PAÍS HA CRE­CI­DO CO­MO UNA PI­RÁ­MI­DE AL RE­VÉS, MU­CHO HA­CIA ARRI­BA, PE­RO CON BA­SES MUY PO­CO SÓ­LI­DAS; ESAS SON LAS QUE SE ES­TÁN SO­CA­VAN­DO. PA­RE­CE QUE NA­DA FUNCIONARA. LA GEN­TE HA­CE CO­SAS EN CUAL­QUIER ÁM­BI­TO Y NO LES PA­SA NA­DA”.

Le to­có vi­vir una ex­pe­rien­cia de cer­ca cuan­do gra­ba­ba la te­le­se­rie de TVN, La fa­mi­lia de al la­do, don­de in­ter­pre­ta­ba pre­ci­sa­men­te a un hom­bre abu­si­vo al ex­tre­mo de lo si­có­ti­co: “Ahí co­no­cí un ca­so real, a una mu­jer que era mal­tra­ta­da... A tra­vés de ella su­pe por lo que pa­san. El gol­pea­dor es al­guien ma­quia­vé­li­co, que pla­nea ca­da uno de sus ac­tos; pa­ra él no es lle­gar y pe­gar un ca­chu­cha­zo; se tra­ta de al­go aún más gra­ve: or­ga­ni­zan un sis­te­ma pa­ra do­mi­nar to­tal­men­te a su mu­jer; par­ten por ha­cer­las de­pen­dien­tes eco­nó­mi­ca­men­te, lue­go las se­pa­ran de su fa­mi­lia, de sus ami­gos, y cuan­do ya las tie­nen ais­la­das to­tal­men­te se desata el mal­tra­to. En el sec­tor más ABC1 lo com­pen­san con bie­nes eco­nó­mi­cos: te pe­go y des­pués te cam­bio el au­to, así con­fun­den los lí­mi­tes”. Mi­ran­do muy se­rio, agre­ga: —A esa mu­jer que co­no­cí ca­si la ma­ta­ron. Lo­gró za­far gra­cias a una red de ayu­da. Es un in­fierno que se desata tan gra­dual­men­te que no te das cuen­ta has­ta que es­tás den­tro. Par­te con el in­sul­to, lue­go el char­cha­zo, has­ta que lle­gas al gol­pe fir­me; cuan­do el mal­tra­to ya pa­sa a los pu­ños han trans­cu­rri­do diez años. La mu­jer es­tá in­de­fen­sa, no tie­ne a quién pe­dir ayu­da. El gol­pea­dor es un hue­vón si­nies­tro.

Fue tan po­ten­te su rol en la pro­duc­ción de TVN (con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res pa­pe­les de su ca­rre­ra) que el Ser­nam lo con­vo­có pa­ra pro­ta­go­ni­zar una cam­pa­ña que aún se re­cuer­da: Ma­ri­cón es el que le pe­ga a la mu­jer. Hoy Za­ba­le­ta re­fle­xio­na: “Yo creo que ahí se que­da­ron cor­tos: el des­gra­cia­do que mal­tra­ta a su mu­jer de­be­ría pa­gar con las pe­nas del in­fierno. Ese de­bie­ra ser aho­ra el es­lo­gan. ¡Ya es­tá bueno!”.

—Sin em­bar­go, mu­chos que­dan li­bres o con pe­nas muy me­no­res.

—O sea, al­gu­nos hom­bres creen que si la mu­jer an­da con mi­ni­fal­da eso les da el de­re­cho pa­ra de­cir­le co­sas en la ca­lle o a ma­no­sear­las... Ha­ce po­co un tri­bu­nal en Ova­lle de­jó con pe­na re­mi­ti­da a un hom­bre que por po­co ma­tó a su se­ño­ra con una ti­je­ra de cor­tar pas­to, pe­ro le ate­nua­ron el cas­ti­go por­que ella ha­bía si­do in­fiel... ¡qué es eso! El pro­ble­ma es cul­tu­ral. Ten­drán que pa­sar mu­chas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra que es­to se aca­be. Y pa­ra que la men­ta­li­dad cam­bie, tie­ne que ha­ber le­yes cla­ras y un sis­te­ma que de ver­dad fun­cio­ne por­que hoy la mu­jer que es agre­di­da y que te­me por su vi­da, va al tri­bu­nal y el agre­sor que­da con or­den de ale­ja­mien­to, pe­ro ¿quién con­tro­la eso? ¡Na­die!

Y con el ce­ño frun­ci­do, vi­si­ble­men­te mo­les­to, agre­ga:

—Es­te país ha cre­ci­do co­mo una pi­rá­mi­de al re­vés, mu­cho ha­cia arri­ba, pe­ro con ba­ses muy po­co só­li­das; esas son las que se es­tán so­ca­van­do. Pa­re­ce que na­da funcionara. La gen­te ha­ce co­sas en cual­quier ám­bi­to y no les pa­sa na­da. El do­min­go en­con­tré al ge­ren­te de La Po­lar al­mor­zan­do fe­liz en la te­rra­za de un res­to­rán en Pa­pu­do. ¿Cual es el men­sa­je que se trans­mi­te? Que pue­des de­jar la ca­gada y no pa­sa na­da. Y eso es a to­do ni­vel. Per­dó­nen­me, aquí so­mos to­dos la­dro­nes, des­de los po­lí­ti­cos y los em­pre­sa­rios has­ta los que se su­ben a los bu­ses del Tran­san­tia­go sin pa­gar. No me ven­gan con co­sas.

“LA SE­GU­RI­DAD EN LA VI­DA NO ES­TÁ EN EL AU­TO QUE MA­NE­JAS O LA RO­PA QUE TE PO­NES. ¿PA­RA QUÉ AN­DAR APARENTANDO, PREO­CU­PA­DO DE IM­PRE­SIO­NAR?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.