JO­VEN, AM­BI­GUA Y ALO­CA­DA

Caras Especiales (Chile) - - CONTENIDO - Por San­dra Ro­jas

La vi­da sen­ti­men­tal de Kris­ten Ste­wart, la he­roí­na de Cre­púscu­lo, no de­ja de sor­pren­der: cam­bió vam­pi­ros por mu­je­res.

LA AC­TRIZ, QUE SAL­TÓ A LA FA­MA PRO­TA­GO­NI­ZAN­DO LA SA­GA DE CRE­PÚSCU­LO, TIE­NE UNA NUE­VA CA­RA. BI­SE­XUAL, RE­BEL­DE Y DES­PREO­CU­PA­DA, SE PA­SEA DE LA MANO DE DI­FE­REN­TES NO­VIAS, AL TIEM­PO QUE EN­CIEN­DE FAN­TA­SÍAS Y MOR­BO. DES­DE KARL LA­GER­FELD A WOODY ALLEN, NO SON PO­COS LOS QUE HAN CAÍ­DO REN­DI­DOS AN­TE SU TA­LEN­TO.

De la mano y cru­zan­do mi­ra­das cóm­pli­ces en la al­fom­bra ro­ja del Fes­ti­val de Can­nes, Kris­ten y Ali­cia de­mos­tra­ron que de­ci­die­ron dar­se una se­gun­da opor­tu­ni­dad.

Po­co que­da de aque­lla in­ge­nua ni­ña que se des­va­ne­cía de amor en­tre los vam­pí­ri­cos bra­zos de Robert Pat­tin­son. La de­li­ca­da y ca­si trans­lú­ci­da pro­ta­go­nis­ta de la sa­ga Cre­púscu­lo (2009), ha da­do pa­so a una mu­jer de ca­rác­ter fuer­te y pos­tu­ra de­sen­fa­da­da, que deam­bu­la tran­qui­la jun­to a su no­via en fren­te de los pa­pa­raz­zi, de­mos­tran­do que po­co le im­por­ta el que di­rán. Su as­pec­to re­bel­de, mi­ra­da desafian­te y es­cán­da­los amo­ro­sos, la han po­si­cio­na­do co­mo una de las fa­vo­ri­tas, en­cen­dien­do la ima­gi­na­ción de los hom­bres. “Si sien­tes que te quie­res de­fi­nir a ti mis­ma, y tie­nes la ha­bi­li­dad de ar­ti­cu­lar esos pa­rá­me­tros, en­ton­ces haz­lo. Pe­ro yo soy una ac­triz. Vi­vo en la jodida am­bi­güe­dad de es­ta vi­da y la amo. Sien­to que no se­ría sin­ce­ra con­mi­go mis­ma al de­cir: ¡es­toy sa­lien­do del cló­set!”, ex­pli­có pa­ra la re­vis­ta Ny­lon al ser in­te­rro­ga­da so­bre sus pre­fe­ren­cias se­xua­les.

An­ge­li­cal, pe­ro apá­ti­ca; her­mo­sa pe­ro des­cui­da­da, Kris­ten Ste­wart (26) ha sa­bi­do es­ca­par del pa­pel que la con­sa­gró co­mo una ído­la ado­les­cen­te, cons­tru­yen­do una po­ten­te ca­rre­ra en la mo­da y el ci­ne. Tan­to así que aca­ba de ser ele­gi­da por Karl La­ger­feld pa­ra ser el ros­tro de la nue­va cam­pa­ña de Cha­nel, al tiem­po que pro­ta­go­ni­za lo úl­ti­mo de Woody Allen: Ca­fé So­ciety, cin­ta que fue es­tre­na­da en el Fes­ti­val de Can­nes y que la an­dró­gi­na be­lle­za apro­ve­chó pa­ra po­sar de la mano de su ex no­via, Ali­cia Car­gi­le, en­cen­dien­do las alarmas so­bre una su­pues­ta re­con­ci­lia­ción.

Es que el cu­rrí­cu­lum amo­ro­so de la ac­triz no ha si­do fá­cil. Pri­me­ro, los pa­pa­raz­zi la cap­ta­ron en­ga­ñan­do a Robert Pat­tin­son con el di­rec­tor de ci­ne Ru­pert San­ders. Y lue­go, una se­gui­di­lla de no­vias han de­ja­do en cla­ro que la es­ta­bi­li­dad amo­ro­sa no es una cua­li­dad en la vi­da de Kris­ten. El ro­man­ce con su asis­ten­te Ali­cia Car­gi­le co­men­zó en las som­bras, has­ta que la pren­sa rosa pu­bli­có unas com­pro­me­te­do­ras fo­tos en Ha­waii, al tiem­po que la ma­dre de Kris­ten da­ba su apo­yo pú­bli­co con­fir­man­do las sos­pe­chas. La apre­ta­da agen­da de la ac­triz fue el mo­ti­vo por el cual es­ta his­to­ria lle­gó a su fin. Es­ca­sez de tiem­po que no le im­pi­dió pa­sear­se a las po­cas se­ma­nas jun­to a la can­tan­te francesa Stép­ha­nie So­ko­linsk – So­ko–. Lo que pa­re­cía el ini­cio de un nue­vo no­viaz­go, vol­vió a des­mo­ro­nar­se tras los pri­me­ros ru­mo­res so­bre un po­si­ble quie­bre. Cu­chi­cheos que se con­fir­ma­ron en el re­cien­te Fes­ti­val de Can­nes.

De la mano, po­san­do jun­tas en la al­fom­bra ro­ja, rien­do co­que­ta­men­te y cru­zan­do mi­ra­das cóm­pli­ces, Ste­wart y su ex, Ali­cia, de­ja­ron en cla­ro que de­ci­die­ron ol­vi­dar sus di­fe­ren­cias y dar­se una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Al pa­re­cer, la his­to­ria que co­men­zó co­mo una re­la­ción la­bo­ral, pa­ra trans­for­mar­se en una ín­ti­ma amis­tad y fi­na­li­zar en un amo­río, tie­ne un fu­tu­ro pro­me­te­dor. Mien­tras, Kris­ten man­tie­ne una ac­ti­tud in­dó­mi­ta y des­ali­ña­da, prue­ba in­no­va­do­res ca­mi­nos en el ci­ne, al tiem­po que se ro­ba las mi­ra­das con su street sty­le, de­jan­do en cla­ro que su de­cla­ra­da bi­se­xua­li­dad es la nue­va ten­ta­ción de los hom­bres, que la ven co­mo un eterno de­seo prohi­bi­do.

“YO SOY UNA AC­TRIZ Y VI­VO EN LA JODIDA AM­BI­GÜE­DAD DE ES­TA VI­DA Y LA AMO. ASÍ QUE SIEN­TO QUE NO SE­RÍA SIN­CE­RA CON­MI­GO MIS­MA AL DE­CIR: ¡ES­TOY SA­LIEN­DO DEL CLÓ­SET!”, EX­PLI­CÓ PA­RA LA RE­VIS­TA NY­LON.

La can­tan­te francesa Stép­ha­nie So­ko es otra de las con­quis­tas de Kris­ten, con quien man­tu­vo una re­la­ción por tres me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.