MO­DA MAS­CU­LI­NA

Caras Especiales (Chile) - - CONTENIDO - → Por Ma­ría Fer­nan­da Mo­ra­les P.

Aquí un por­ta­fo­lio com­ple­to pa­ra que los hom­bres de ne­go­cios luz­can co­mo de­ben ha­cer­lo: so­fis­ti­ca­dos y se­duc­to­res.

La pro­li­ji­dad alemana y la ele­gan­cia in­gle­sa es­tán pre­sen­tes en los au­tos de lujo. A sus crea­do­res ca­da de­ta­lle del en­torno les sir­ve de ins­pi­ra­ción: las co­lo­ri­das ca­sas de ma­de­ra de los pe­que­ños pue­blos ger­ma­nos o el gla­mour cos­mo­po­li­ta de Berlín. Lo mis­mo ocu­rre con las igle­sias y cas­ti­llos de Gran Bre­ta­ña, con su be­lle­za, ele­gan­cia y es­ti­lo ro­yal.

Un se­lec­to gru­po de di­se­ña­do­res de co­ches ha lo­gra­do apro­piar­se de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y plas­mar­las en las lí­neas au­to­mo­tri­ces. Hoy no se tra­ta só­lo de mo­ver­se, hay que ser ex­clu­si­vo. Lo su­bli­me es­tá en con­ce­bir el vehícu­lo que mu­chos ad­mi­ran, pe­ro po­cos ma­ne­jan. Y pa­ra eso, hay que in­ver­tir. De­trás de la tec­no­lo­gía y el es­ti­lo hay un tra­ba­jo que va­le va­rios mi­llo­nes, y los de­ta­lles de ca­da mo­de­lo ha­cen de sus di­se­ña­do­res ver­da­de­ros ar­te­sa­nos.

Ian Ca­llum es uno de ellos. Si bien es de na­cio­na­li­dad es­co­ce­sa, es uno de los prin­ci­pa­les nom­bres que sue­na en el mer­ca­do

DE SUS MEN­TES SUR­GEN LOS MÁS EM­BLE­MÁ­TI­COS AU­TOS DE LUJO, OB­JE­TOS DE DE­SEO DE MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS EN TO­DO EL MUN­DO. AQUÍ, CIN­CO CREA­DO­RES CUEN­TAN CÓ­MO SE REA­LI­ZA ES­TE MI­NU­CIO­SO TRA­BA­JO QUE VA MÁS ALLÁ DE LA FUN­CIO­NA­LI­DAD Y LA TEC­NO­LO­GÍA, POR­QUE EL FIN ES QUE CA­DA MO­DE­LO SEA ÚNI­CO.

au­to­mo­tor bri­tá­ni­co: es el hom­bre que les da vi­da a los mo­de­los de Ja­guar. Lle­gó a la mar­ca en 1999, y sus pri­me­ras crea­cio­nes fue­ron el Ja­guar XK 2006, el Ja­guar XF 2008 y el Ja­guar XJ 2010. Es un in­no­va­dor y ha si­do par­te de la evo­lu­ción de la com­pa­ñía, que es­te 2016 lan­zó por pri­me­ra vez una SUV. Con el Ja­guar F-PACE el fe­lino sal­ta a los mo­de­los de­por­ti­vos y to­do­te­rreno, al­go com­ple­ta­men­te nue­vo. “Di­se­ñar el F-PACE fue un desafío, pe­ro una gran opor­tu­ni­dad pa­ra no­so­tros. Em­pe­za­mos con una ho­ja en blan­co, no só­lo fí­si­ca­men­te, sino que men­tal­men­te tam­bién”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor. Di­na­mis­mo pa­ra el día a día, sin de­jar atrás la os­ten­ta­ción.

Pa­ra los crea­do­res, es ne­ce­sa­rio equi­li­brar su ili­mi­ta­da ima­gi­na­ción con el fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo de un au­to. Ca­llum en­tien­de eso, pe­ro en Ja­guar siem­pre bus­can ir más allá: “el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es crear al­go que sea atrac­ti­vo y es­plén­di­do a

“Cuan­do ves un Ja­guar en la ca­rre­te­ra, te atra­pa en la es­qui­na de tu ojo, y de­bes dar­te vuel­ta a mi­rar­lo” , di­ce Ca­llum.

la vis­ta, que emo­cio­ne a las per­so­nas, pe­ro que es­té den­tro de los pa­rá­me­tros de lo que es fac­ti­ble de ha­cer. Sin em­bar­go, eso no quie­re de­cir que no em­pu­je­mos con fuer­za ha­cia los lí­mi­tes. Ade­más, la re­la­ción de di­se­ño e in­ge­nie­ría, aquí es una con­ver­sa­ción de a dos, es­ta­mos muy co­nec­ta­dos”.

En­ton­ces, los diseños de Ian Ca­llum no so­la­men­te son fun­cio­na­les, son emo­cio­nan­tes. “Ja­guar siem­pre ha si­do un po­co dis­tin­to a los otros au­tos. Pien­so que re­fle­jan un sen­ti­do de di­ver­sión y en­tu­sias­mo, que otras com­pa­ñías tal vez no tie­nen… y cla­ro, el sen­ti­do del hu­mor bri­tá­ni­co. Pe­ro, prin­ci­pal­men­te, nues­tros Ja­guar son to­dos so­bre emo­ción, be­lle­za y ac­tua­ción. Si te fi­jas en cual­quie­ra de nues­tros mo­de­los en la his­to­ria, lo que lo di­fe­ren­cia de to­dos los otros au­tos, es su emo­cio­nan­te fi­gu­ra, ya que exa­ge­ra­mos las lí­neas y pro­por­cio­nes por una vi­sual ar­qui­tec­tó­ni­ca”. “Cuan­do ves un Ja­guar en la ca­rre­te­ra, te atra­pa en la es­qui­na de tu ojo, y de­bes dar­te vuel­ta a mi­rar­lo. Ade­más de­be te­ner sen­ti­do de ele­gan­cia. Ca­da lí­nea tie­ne que ser una lí­nea atra­yen­te y que sea fá­cil de en­ten­der, sin com­pli­ca­cio­nes”, apun­ta.

Eso mis­mo es lo que mo­ti­va a Ian, cual­quier co­sa que lo ha­ga dar­se vuel­ta a mi­rar dos ve­ces: “Al­go que me gus­te ver, o que ha­ga desear in­vo­lu­crar­me, cual­quier his­to­ria de la que quie­ra ser par­te, un am­plio pai­sa­je, eso me ins­pi­ra”.

YA NO ES SÓ­LO MO­VER­SE, ES SER EX­CLU­SI­VO. LO SU­BLI­ME ES­TÁ EN EL AU­TO QUE MU­CHOS AD­MI­RAN, PE­RO PO­COS MA­NE­JAN.

Pa­ra Ma­rek Reich­man, que tam­bién es par­te del clan in­glés, un co­che de lujo es una obra de ar­te. El di­rec­tor crea­ti­vo y res­pon­sa­ble de es­tu­dio de As­ton Mar­tin mi­ra ha­cia to­dos la­dos pa­ra ins­pi­rar­se: ma­ni­fes­ta­cio­nes tea­tra­les, mu­si­ca­les, ar­qui­tec­tó­ni­cas, na­tu­ra­les. Y si bien sus mo­de­los son más de­por­ti­vos que los de Ca­llum, se preo­cu­pa igual­men­te de la ele­gan­cia. Es eso lo que de­ben trans­mi­tir es­tos au­tos, ade­más, por su­pues­to, de ve­lo­ci­dad, pro­por­ción y lujo. Cuan­do le pre­gun­tan qué es lo prin­ci­pal que tie­nen sus diseños, no lo du­da: per­so­na­li­dad. Y si de ex­clu­si­vi­dad se tra­ta, hi­zo un au­to es­pe­cial y úni­co pa­ra na­da más ni na­da me­nos que el agen­te 007, que uti­li­zó en la pe­lí­cu­la Ja­mes Bond Spec­tre: el As­ton Mar­tin DB10.

Y aun­que las men­tes di­se­ña­do­ras ale­ma­nas tra­ba­jan a ca­si mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de los in­gle­ses, con­cuer­dan con lo que ellos plan­tean. “Creo de­fi­ni­ti­va­men­te que el am­bien­te, lo que nos ro­dea, in­flu­ye en nues­tro pro­ce­so crea­ti­vo”, ex­pli­ca Gor­den Wa­ge­ner, de Mer­ce­des-benz. Wa­ge­ner tra­ba­ja en la mar­ca des­de 1997, y el 2008 pa­só a es­tar a la ca­be­za del de­par­ta­men­to de di­se­ño. Por eso, sa­be muy bien co­mo Mer­ce­des ha evo­lu­cio­na­do: de una mar­ca de lujo tra­di­cio­nal, a una fir­ma de lujo mo­der­na.

El lujo va de la mano de la cien­cia, lo sa­be Mer­ce­des, y tam­bién BMW y Au­di. Pa­ra Wolf­gang Eg­ger, di­rec­tor de di­se­ño de es­ta úl­ti­ma, su equi­po de­be ase­gu­rar que los mo­de­los ofrez­can un fun­cio­na­mien­to tec­no­ló­gi­co tal, que la ex­pe­rien­cia de ma­ne­jar sea ma­ra­vi­llo­sa. Adrian van Hooy­donk, di­se­ña­dor de au­tos de BMW, y Ed­gar Hein­rich, di­se­ña­dor de mo­tos de la mis­ma mar­ca, tie­nen co­mo mi­sión crear vehícu­los que fun­cio­nen bien, pe­ro que tam­bién creen un víncu­lo emo­cio­nal con la per­so­na. Pa­ra to­dos es­tos ge­nios, sea co­mo sea que se ins­pi­ren, esa es su ta­rea: dar­le vi­da a un ob­je­to de de­seo.

DE­TRÁS DE LA TEC­NO­LO­GÍA Y EL ES­TI­LO HAY UN TRA­BA­JO QUE VA­LE VA­RIOS MI­LLO­NES, Y LOS DE­TA­LLES DE CA­DA MO­DE­LO HA­CEN DE SUS DI­SE­ÑA­DO­RES UNOS VER­DA­DE­ROS AR­TE­SA­NOS.

IAN CA­LLUM ES UNO DE LOS HOM­BRES MÁS IM­POR­TAN­TES EN EL MER­CA­DO AU­TO­MO­TOR. LE DA VI­DA A LOS MO­DE­LOS DE JA­GUAR.

Ele­gan­cia, ve­lo­ci­dad, pro­por­ción y lujo.

Gor­den Wa­ge­ner, de Mer­ce­des-benz.

Ma­rek Reich­man, de As­ton Mar­tin.

Adrian van Hooy­donk, de BMW.

Wolf­gang Eg­ger, de Au­di. Pis ve­nem in por mag­nam do­lor re sam hic to­ta­quias au­tat­qu is­ci­dis exers­pe­li­ti

As­ton Mar­tin One 77.

BMW Se­rie 7.

Au­di A8.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.