GRA­CIAS, FORD

Caras Especiales (Chile) - - CONTENIDO - → Por Ma­ría Fer­nan­da Mo­ra­les P.

A Henry Ford no só­lo le de­be­mos ha­ber in­ven­ta­do la in­dus­tria au­to­mo­triz. Des­cu­bra aquí por qué es tan im­por­tan­te en nues­tras vi­das.

Henry Ford fue sin du­da al­gu­na un ade­lan­ta­do a su épo­ca y un hom­bre de cam­bios. Van­guar­dis­ta e in­no­va­dor, fue el pri­me­ro en idear una com­pa­ñía de au­tos en se­rie, y me­jo­ró el es­ti­lo de vi­da de sus clien­tes y el bie­nes­tar de sus em­plea­dos, con­vir­tien­do así a su em­pre­sa en la más exi­to­sa del ru­bro. Hoy, 113 años des­pués, Ford Mo­tor Com­pany si­gue sien­do una de las mar­cas más re­co­no­ci­das a ni­vel mun­dial.

“Hay una re­gla pa­ra el em­pre­sa­rio y es: ha­cer los pro­duc­tos con la ma­yor ca­li­dad po­si­ble al me­nor cos­to, y pa­gan­do unos suel­dos lo más al­tos po­si­bles”. Esa era la pre­mi­sa de Henry Ford, el crea­dor de la exi­to­sa com­pa­ñía au­to­mo­triz que es­te mes cum­ple 113 años. Con es­ta fi­lo­so­fía, el in­ge­nie­ro es­ta­dou­ni­den­se se con­vir­tió en un van­guar­dis­ta so­bre cu­yo le­ga­do se si­gue —y se­gu­ra­men­te se­gui­rá— ha­blan­do.

So­la­men­te te­nía 10 años cuan­do se dio cuen­ta de lo que que­ría ha­cer con su vi­da. En el ve­rano de 1873 vio por pri­me­ra vez una má­qui­na de va­por es­ta­cio­na­ria, y su ope­ra­dor le ex­pli­có có­mo usar­la. El mis­mo Ford con­fe­só más ade­lan­te que es­ta ex­pe­rien­cia le “en­se­ñó que era por ins­tin­to un in­ge­nie­ro”.

To­da su in­fan­cia la pa­só en una gran­ja. Sus pa­dres, ir­lan­de­ses emi­gra­dos en 1847, eran po­bres, y Henry só­lo pu­do asis­tir a es­cue­las pú­bli­cas. Sin em­bar­go, si­guió con su afi­ción y du­ran­te to­da su ju­ven­tud es­tu­vo li­ga­do a la me­cá­ni­ca. Fue un re­bel­de y a pe­sar de los in­ten­tos de su pa­dre, ja­más es­tu­vo en sus pla­nes ha­cer­se car­go del ne­go­cio fa­mi­liar, ya que, co­mo él mis­mo con­fe­só: “nun­ca tu­ve un amor par­ti­cu­lar por la gran­ja”. En 1876, tras la muer­te de su ma­dre, se des­li­gó to­tal­men­te de ella. “Era la ma­dre en la gran­ja a la que ama­ba”.

A los 16 años, des­tro­za­do con el fa­lle­ci­mien­to de su ma­má, se fu­gó de su ca­sa y ca­mi­nó has­ta De­troit con la con­vic­ción de lle­var a ca­bo su sue­ño de tra­ba­jar en el ru­bro me­cá­ni­co. Cum­plió con el co­me­ti­do y años des­pués re­gre­só a Dear­bon, su pue­blo, don­de se ca­só con Cla­ra Br­yant en 1888, mu­jer con la que tu­vo a su úni­co hi­jo: Ed­sel Br­yant Ford.

FORD MO­TOR COM­PANY CAU­SÓ UN IM­PAC­TO IN­CREÍ­BLE, YA QUE AL SER LA PRI­ME­RA COM­PA­ÑÍA DE AU­TOS EN SE­RIE, AL­TE­RÓ LOS HÁ­BI­TOS DE SU PAÍS, Y DES­DE ESE MO­MEN­TO ES­TOS VEHÍCU­LOS PA­SA­RON DE SER UN BIEN DE LUJO A UNO DE CON­SU­MO MA­SI­VO.

Fue en 1891, con 28 años, cuan­do dio el pri­mer gran pa­so que cam­bia­ría su vi­da. Con­si­guió un pues­to de in­ge­nie­ro en la com­pa­ñía Edi­son, don­de su je­fe fue el mis­mí­si­mo Tho­mas Edi­son, ge­nio de la elec­tri­ci­dad y crea­dor de más de mil in­ven­tos. Am­bos, unos ade­lan­ta­dos pa­ra su épo­ca, for­ja­ron una im­por­tan­te amis­tad que ayu­dó mu­cho al crea­dor de Ford en su ini­cio con los au­tos. Henry te­nía pla­nes y Tho­mas lo apo­ya­ba: en 1896 cons­tru­yó el cua­dri­ci­clo, su pri­mer mo­de­lo. Se lo pre­sen­tó a su je­fe, quien lo mo­ti­vó a me­jo­rar­lo y di­se­ñar un se­gun­do pro­to­ti­po.

Unos años des­pués se in­de­pen­di­zó. Y co­mo di­cen, la ter­ce­ra es la ven­ci­da. For­mó dos com­pa­ñías fa­lli­das: De­troit Au­to­mo­bi­le Com­pany, que que­bró, y Henry Ford Com­pany, a la que re­nun­ció por pro­ble­mas con sus in­ver­so­res. “Di­mi­tí de­ter­mi­na­do a nun­ca ja­más vol­ver a po­ner­me ba­jo las ór­de­nes de na­die”. Con­ven­ci­do de es­to, no re­gre­só. La em­pre­sa pa­só a lla­mar­se Ca­di­llac.

Fi­nal­men­te, el 16 de ju­nio de 1903, na­ció Ford Mo­tor Com­pany. La em­pre­sa fue in­no­va­do­ra des­de el pri­mer mo­men­to: su ob­je­ti­vo era fa­bri­car au­to­mó­vi­les sen­ci­llos y ba­ra­tos des­ti­na­dos al con­su­mo ma­si­vo de la cla­se me­dia ame­ri­ca­na. La idea de Henry cau­só un im­pac­to in­creí­ble, ya que al ser la pri­me­ra com­pa­ñía de au­tos en se­rie, al­te­ró los há­bi­tos en su país, y des­de ese mo­men­to es­tos vehícu­los pa­sa­ron de ser un bien de lujo a uno de con­su­mo ma­si­vo, cam­bian­do el es­ti­lo de vi­da de mu­chos. Na­cía así “la ci­vi­li­za­ción del au­to­mó­vil”.

Lo que ha­ce que es­te hom­bre sea con­si­de­ra­do uno de los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes en la his­to­ria es jus­ta­men­te eso: los cam­bios que ge­ne­ró. Es­tos no fue­ron so­lo la re­sul­tan­te del uso del au­to­mó­vil, Ford tam­bién abo­gó por mo­di­fi­ca­cio­nes en el mé­to­do de tra­ba­jo. Fue ca­paz de ven­der au­tos ba­ra­tos por­que re­du­jo los cos­tos de fa­bri­ca­ción con al­go que no se co­no­cía has­ta ese en­ton­ces: la pro­duc­ción en se­rie. Fue tal la in­ci­den­cia que tu­vo en el sis­te­ma, que se le con­si­de­ra el pa­dre de las ca­de­nas de fa­bri­ca­ción mo­der­nas, pro­ce­di­mien­to co­no­ci­do tam­bién co­mo fordismo. La ca­de­na de mon­ta­je ace­le­ró el pro­ce­so tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te que el tiem­po de en­sam­bla­je por au­to, tra­di­cio­nal­men­te de 12 ho­ras, pa­só a ser de 90 mi­nu­tos. La fa­bri­ca­ción se mul­ti­pli­có por 10.

La ca­ra vi­si­ble de to­dos es­tos avan­ces irrum­pió el pri­mer día de oc­tu­bre de 1908. Apa­re­cía el Ford T. Re­vo­lu­cio­nó al mer­ca­do por su ba­jo pre­cio: 825 dó­la­res —va­lor que iba des­cen­dien­do de un año a otro—. Tam­bién era de fá­cil re­pa­ra­ción, e in­cluía no­ve­da­des co­mo que el vo­lan­te iba a la iz­quier­da, in­no­va­ción que tam­bién fue imi­ta­da por otras com­pa­ñías tiem­po des­pués. Su éxi­to fue tal que en 1914 —año en que es­ta­lló la I Gue­rra Mun­dial— se cons­tru­ye­ron 308.162 uni­da­des del mo­de­lo. Ese nú­me­ro su­ma­ba más que los au­tos que hi­cie­ron el res­to de los fa­bri­can­tes de to­do el pla­ne­ta jun­tos. Pa­ra 1920, la ma­yo­ría de los con­duc­to­res sa­bía ma­ne­jar un Ford T y la mar­ca se ha­bía ex­pan­di­do: ca­si un 60% de los au­tos que cir­cu­la­ban en el mun­do eran de es­te ti­po.

Con un in­ven­to así, que trans­for­mó el ru­bro de los au­tos y de la me­cá­ni­ca pa­ra siem­pre, bas­ta y so­bra pa­ra ser lla­ma­do un van­guar­dis­ta. Pe­ro pa­ra lle­var es­te tí­tu­lo Henry Ford su­mó al­go que po­cos han lo­gra­do. Su men­te era tan au­daz, que en su tra­ba­jo no só­lo se preo­cu­pó de que sus clien­tes es­tu­vie­ran fe­li­ces. El bie­nes­tar de sus em­plea­dos y su re­la­ción con ellos fue tam­bién una prio­ri­dad.

Que hoy en día se tra­ba­je 8 ho­ras al día, y no más, hay que agra­de­cér­se­lo a Henry Ford. El pio­ne­ro re­du­jo la jor­na­da de 9 a 8 ho­ras, y ade­más li­mi­tó los días la­bo­ra­les só­lo a cin­co por se­ma­na. Mo­ti­vó a sus me­cá­ni­cos in­cre­men­tan­do el suel­do de 2.34 dó­la­res al día a 5 dó­la­res. La en­ver­ga­du­ra de es­to se pue­de di­men­sio­nar al con­si­de­rar que ese va­lor su­pe­ra­ba por más del do­ble a lo que se le pa­ga­ba a la ma­yo­ría de los em­plea­dos en otros tra­ba­jos, y con él, po­dían ac­ce­der a los mis­mos au­tos que ellos fa­bri­ca­ban.

“Re­unir­se es un co­mien­zo, per­ma­ne­cer jun­tos es el pro­gre­so y tra­ba­jar jun­tos es el éxi­to”. Era el me­jor, y que­ría con él a los me­jo­res. Pa­ra po­der dis­fru­tar de esos be­ne­fi­cios, los me­cá­ni­cos de­bían cum­plir cier­tos re­qui­si­tos: te­ner más de 22 años, tra­ba­jar en la com­pa­ñía du­ran­te mí­ni­mo 6 me­ses y lle­var una vi­da apro­ba­da por Ford: sin jue­gos de azar ni be­bi­da en abun­dan­cia —el pu­ri­ta­nis­mo ya ha­bía calado con

EL CON­CEP­TO FORDISMO NA­CIÓ GRA­CIAS A HENRY FORD Y SU TRANS­FOR­MA­CIÓN DEL ES­QUE­MA IN­DUS­TRIAL: CREÓ LA LÍ­NEA DE EN­SAM­BLE FA­CI­LI­TAN­DO ASÍ LA PRO­DUC­CIÓN EN SE­RIE.

fuer­za en el co­ra­zón de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na—. Pa­ra eso es­ta­ba el “De­par­ta­men­to de So­cio­lo­gía”, que con 150 in­ves­ti­ga­do­res mo­ni­to­rea­ba el com­por­ta­mien­to de los em­plea­dos. Tra­ba­ja­do­res bue­nos y po­si­ti­va­men­te mo­ti­va­dos fue la fórmula que em­pleó pa­ra al­can­zar lo que que­ría: efi­cien­cia en es­ta­do pu­ro.

El hom­bre tras los au­tos Ford tam­bién in­cur­sio­nó en otras áreas co­mo la avia­ción y la política. El con­tex­to así lo ame­ri­ta­ba: du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial en­tró en el ne­go­cio de los avio­nes cons­tru­yen­do mo­to­res Li­berty y pos­te­rior­men­te ad­qui­rien­do la Stout Me­tal Air­pla­ne Com­pany. El Tin Foo­se fue su mo­de­lo más exi­to­so, por­que, co­mo to­do lo que cons­truía Henry, fue un in­ven­to pre­cur­sor: es­te Tri­mo­tor fue el pri­mer avión con pa­sa­je­ros en vo­lar, con 12 per­so­nas en su in­te­rior. En re­la­ción a la política, su pa­so fue más po­lé­mi­co. Tu­vo mu­chos se­gui­do­res y de­trac­to­res. Bus­có la con­cor­dia en 1915, fi­nan­cian­do un via­je a Eu­ro­pa en com­pa­ñía de otros 170 lí­de­res de­fen­so­res de la paz. El plan era en­con­trar­se con ac­ti­vis­tas en zo­nas neu­tra­les, co­mo Sui­za y los Paí­ses Ba­jos. Ape­nas lle­gó a des­tino, de­jó la mi­sión. Lue­go, con­tra­rio a su bús­que­da de con­ci­lia­ción, fue re­co­no­ci­do tam­bién por ser an­ti­se­mi­ta. En 1918 com­pró The Dear­born In­de­pen­dent, un pe­rió­di­co se­ma­nal en el que pu­bli­ca­ba sus opi­nio­nes an­ti­ju­días. Su ra­dio de in­fluen­cia no tu­vo fron­te­ras; ha­bría lle­ga­do has­ta la Ale­ma­nia na­zi de Adolf Hitler. Es­te úl­ti­mo ha­bría col­ga­do una fo­to del me­cá­ni­co en una de las pa­re­des de su bun­ker. De he­cho, Ford es el úni­co es­ta­dou­ni­den­se men­cio­na­do en Mein Kampf, el po­lé­mi­co li­bro del fun­da­dor del na­zis­mo.

En 1945 —dos años an­tes de su muer­te— Henry Ford se re­ti­ró com­ple­ta­men­te de los ne­go­cios. Fue ven­dien­do sus ac­cio­nes de a po­co en el mer­ca­do y fi­nal­men­te, en 1974, la fa­mi­lia Ford se des­li­gó to­tal­men­te de Ford Mo­tor Com­pany. Aun­que la fá­bri­ca nun­ca vol­vió a te­ner el au­ge de un prin­ci­pio, si­gue sien­do has­ta hoy una de las 500 cor­po­ra­cio­nes más gran­des y con más in­gre­sos de to­do el mun­do.

“RE­UNIR­SE ES UN CO­MIEN­ZO, PER­MA­NE­CER JUN­TOS ES EL PRO­GRE­SO Y TRA­BA­JAR JUN­TOS ES EL ÉXI­TO”.

EN LA PRI­MA­VE­RA DE 1896, TRAS DOS AÑOS DE TRA­BA­JO, FORD TER­MI­NÓ EL CUA­DRI­CI­CLO: EL MO­TOR DE ARRAN­QUE DE SU CA­RRE­RA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.