HÉR­CU­LES

SE MI­RA EN EL ES­PE­JO

Caras Especiales (Chile) - - RAFAEL NADAL - Por Vi­via­na Bri­to

Ra­fael Na­dal

Es uno de los te­nis­tas más destacados en el mun­do, con una ca­rre­ra que em­pren­dió cuan­do era so­lo un ni­ño, gra­cias al im­pul­so de su tío. Una le­sión en su mu­ñe­ca lo aca­ba de mar­gi­nar de Ro­land Ga­rros. Sin em­bar­go, el es­pa­ñol no de­ja de es­tar pre­sen­te en cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias que han re­sul­ta­do to­do un éxi­to por su gran atrac­ti­vo fí­si­co. Pa­ra es­ta tem­po­ra­da de pri­ma­ve­ra 2016 de Tommy Hil­fi­ger, se­rá par­te de la co­lec­ción THFLEX Ra­fael Na­dal Edi­tion.

El tenista es­pa­ñol re­co­mien­da in­ver­tir en ca­li­dad a la ho­ra de ves­tir. “Un tra­je clá­si­co a la me­di­da du­ra­rá to­da una vi­da. Ase­gú­ra­te de que el ajus­te sea per­fec­to”. A juz­gar co­mo lu­ce, ha­bría que ha­cer­le ca­so.

Pa­ra el gran cro­nis­ta Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce, au­tor del en­sa­yo El te­nis co­mo ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa, Ra­fael Na­dal re­pre­sen­ta, en el en­fren­ta­mien­to con su gran ri­val el sui­zo Ro­ger Fe­de­rer, “la vi­ri­li­dad apa­sio­na­da con­tra el ar­te in­trin­ca­do”, “el cu­chi­llo del car­ni­ce­ro con­tra el es­cal­pe­lo del ci­ru­jano”. Aman­te del de­por­te blan­co, Fos­ter Wa­lla­ce —au­tor de La bro­ma in­fi­ni­ta— ha com­pa­ra­do al gran re­fe­ren­te del te­nis es­pa­ñol con Hér­cu­les y Dio­ni­sio, y ha pro­fun­di­za­do en la des­crip­ción del rey de la ar­ci­lla, co­mo le lla­man, así: “Su for­ma de echar vis­ta­zos cau­te­lo­sos de la­do a la­do mien­tras re­co­rre la lí­nea de fon­do, pa­re­ce con­ver­tir­lo en un presidiario es­pe­ran­do a que lo ataquen con un pu­ñal de fa­bri­ca­ción ca­se­ra”.

Un “presidiario˝ muy par­ti­cu­lar, ha­bría que de­cir, por­que des­de que fue­ra re­co­no­ci­do en 2003 co­mo uno de los cin­co me­jo­res ju­ga­do­res de te­nis del mun­do no ha ba­ja­do de ese Olim­po. Na­dal ini­ció su ca­rre­ra sien­do un ni­ño. Con tan so­lo 14 años em­pren­dió rum­bo a Bar­ce­lo­na pa­ra co­men­zar un en­tre­na­mien­to que a los 15 años le per­mi­tió con­ver­tir­se en un pro­fe­sio­nal. Ya con 17 años, to­dos ha­bla­ban de él, so­bre to­do lue­go de lle­var­se el pre­mio de la Aso­cia­ción de Te­nis­tas Pro­fe­sio­na­les a la Re­ve­la­ción del año.

Des­de en­ton­ces, Na­dal ha ga­na­do 14 tí­tu­los Grand Slam, un ré­cord de 27 ATP World Tour Mas­ters 1000, y 15 tor­neos ATP World Tour 500. Ha si­do el úni­co en ga­nar al me­nos un tor­neo Grand Slam du­ran­te diez años con­se­cu­ti­vos. Pe­ro cla­ro, es hu­mano: en la ac­tual ver­sión de Ro­land Ga­rros, de la que era fa­vo­ri­to pa­ra al­zar­se con el tor­neo, de­bió des­pe­dir­se tras una le­sión que su­frió en su mu­ñe­ca des­pués de ha­ber pa­sa­do las pri­me­ras tres ron­das sin per­der un so­lo set.

Sin em­bar­go, “El Ra­fa” no so­lo en­fo­ca su vi­da en el de­por­te, sino que tam­bién es­tá de­di­ca­do a co­la­bo­rar con jó­ve­nes que han si­do mar­gi­na­dos y ex­clui­dos por la so­cie­dad. Es por es­to que en el año 2007 el tenista creó la Fun­da­ción Ra­fa Na­dal, en­fo­ca­da en en­tre­gar pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y de­por­ti­vos a los ni­ños más ne­ce­si­ta­dos.

In­te­gral y ca­ris­má­ti­co, Na­dal ha si­do ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos y ob­je­to de de­seo de las mar­cas más co­ti­za­das. Así co­mo lo han he­cho re­co­no­ci­dos ar­tis­tas co­mo Rihan­na con Pu­ma, Da­vid Beck­ham con H&M y

UNA LE­SIÓN LO ACA­BA DE MAR­GI­NAR DE RO­LAND GA­RROS, TOR­NEO AL QUE LLE­GÓ CO­MO FA­VO­RI­TO. PUE­DE SER UN BUEN MO­MEN­TO PA­RA DAR UN PO­CO MÁS DE LUZ A SU IM­PRO­VI­SA­DA CA­RRE­RA CO­MO MO­DE­LO.

Ken­dall Jen­ner con Cal­vin Klein, Ra­fael Na­dal ha ins­pi­ra­do las úl­ti­mas co­lec­cio­nes del di­se­ña­dor Tommy Hil­fi­ger.

Es una ten­den­cia que ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años. Ros­tros del ci­ne, de la mú­si­ca o del de­por­te se han su­ma­do a la in­dus­tria de la mo­da pa­ra po­ten­ciar sus diseños y ge­ne­rar un víncu­lo más es­tre­cho con el pú­bli­co.

Na­dal ya ha­bía co­la­bo­ra­do con Tommy Hil­fi­ger en el año 2015, cuan­do mo­de­ló en ro­pa in­te­rior pa­ra la mar­ca. So­bra de­cir que la cam­pa­ña tu­vo una al­ta ta­sa de apro­ba­ción en el pú­bli­co y fue un éxi­to. El lan­za­mien­to, que ade­más in­clu­yó Tommy Hil­fi­ger Tai­lo­red y la fra­gan­cia TH Bold, fue rea­li­za­do en Nue­va York, en un tor­neo pop-up de te­nis, don­de el de­por­tis­ta re­ta­ba a sus opo­nen­tes en una com­pe­ten­cia úni­ca de te­nis en ve­lo­ci­dad y se en­fren­ta­ba con ce­le­bri­da­des y su­per­mo­de­los, quie­nes ca­da vez que ano­ta­ban de­bían qui­tar­se una pie­za de ro­pa, pa­ra ir re­ve­lan­do los nue­vos diseños de la ro­pa in­te­rior fe­me­ni­na y mas­cu­li­na Tommy Hil­fi­ger.

Aho­ra el de­por­tis­ta es par­te de la nue­va co­lec­ción pri­ma­ve­ra 2016, THFLEX Ra­fael Na­dal Edi­tion, la que es­tá di­se­ña­da pa­ra el mo­vi­mien­to, con tra­jes de edi­ción li­mi­ta­da que bus­can mez­clar lo so­fis­ti­ca­do con el con­fort, los via­jes y la fun­cio­na­li­dad. En la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria Tommy Hil­fi­ger Tai­lo­red se po­drá ob­ser­var a Na­dal en un ar­duo par­ti­do de te­nis ves­ti­do con la co­lec­ción, pa­ra de­mos­trar la mo­vi­li­dad y ver­sa­ti­li­dad del tra­je.

SE­GÚN EL CÉ­LE­BRE CRO­NIS­TA DA­VID FOS­TER WA­LLA­CE, EN LA CAN­CHA NA­DAL SE ASE­ME­JA A “UN PRESIDIARIO ES­PE­RAN­DO A QUE LO ATAQUEN CON UN PU­ÑAL DE FA­BRI­CA­CIÓN CA­SE­RA”.

El de­por­tis­ta ha si­do ami­go de Tommy Hil­fi­ger y su fa­mi­lia du­ran­te años, es así co­mo sur­ge la idea de tra­ba­jar co­mo em­ba­ja­dor de “una mar­ca ame­ri­ca­na tan icó­ni­ca”, co­mo se­ña­la el pro­pio Na­dal.

La par­ti­ci­pa­ción en es­ta cam­pa­ña ha con­ta­do con el en­tu­sias­mo del tenista, que ha vis­to co­mo su po­pu­la­ri­dad cre­ce fue­ra de los courts.

Sim­ple y hu­mil­de, Na­dal se iden­ti­fi­ca con lo clá­si­co y con la ro­pa que le brin­da co­mo­di­dad. Así, en el día a día, pre­fie­re ves­tir de jeans y ca­mi­se­ta, un ves­tua­rio que de to­das ma­ne­ras no le res­ta ni un po­co de luz al bri­llan­te per­so­na­je en el que se ha con­ver­ti­do.

Pe­ro si hay que ves­tir­se pa­ra la oca­sión, sa­be muy bien qué ha­cer: “In­vier­te en ca­li­dad. Un tra­je clá­si­co a la me­di­da du­ra­rá to­da una vi­da. Ase­gú­ra­te de que el ajus­te sea per­fec­to, va­le la pe­na vi­si­tar un sas­tre y en­ta­llar­lo pa­ra la me­di­da jus­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.