STU­DIO 54

Una no­che ha­ce 30 años

Caras Especiales (Chile) - - STUDIO 54 - Por Fe­li­pe Vi­lla­grán He­rre­ra

“Se­xo, dro­gas y rock & roll”, si al­gu­na vez ese di­cho to­mó for­ma fue du­ran­te las no­ches del Stu­dio 54. Un si­tio don­de se des­di­bu­ja­ban las ba­rre­ras mo­ra­les y tan­to ce­le­bri­da­des co­mo des­co­no­ci­dos com­par­tían has­ta el ama­ne­cer. Aquí un re­co­rri­do por la dis­cot­he­que que es­te año con­me­mo­ra tres dé­ca­das des­de su úl­ti­ma ve­la­da.

Si Dio­ni­sio fue­se hom­bre, sin du­da al­gu­na ha­bría si­do un in­vi­ta­do per­ma­nen­te a es­te an­tro neo­yor­quino. En él, hom­bres y mu­je­res des­nu­dos bai­la­ban al rit­mo del DJ de turno. Otros se su­mer­gían en una bue­na do­sis de co­caí­na pa­ra con­ti­nuar la juer­ga o dis­fru­ta­ban de una re­la­ción se­xual ex­prés en al­guno de los ba­ños. To­do mien­tras Bian­ca Jag­ger —sí, la en­ton­ces es­po­sa del mun­dial­men­te co­no­ci­do can­tan­te de los Ro­lling Sto­nes— mon­ta­ba un ca­ba­llo blan­co den­tro del club con mo­ti­vo de su cum­plea­ños. Sin du­da al­gu­na, una no­che más en el Stu­dio 54. Una de tan­tas que se apa­ga­ron, de­fi­ni­ti­va­men­te, ha­ce ya 30 años.

La era dis­co mar­có un hi­to en la mú­si­ca, en los es­ti­los de vi­da y en la es­té­ti­ca. No en vano pro­duc­cio­nes de la épo­ca han sa­bi­do so­bre­vi­vir al pa­so del tiem­po. Ejem­plos cla­ro de es­to son Fie­bre de sá­ba­do por la no­che o los Bee Gees. Pe­ro, ¿por qué tan­ta nos­tal­gia por Stu­dio 54? La res­pues­ta es sim­ple, en 1976 na­cía el lu­gar in­di­ca­do pa­ra cum­plir to­dos los sue­ños y ex­ce­sos sin mi­ra­das in­qui­si­do­ras.

Dos ami­gos, Ste­ve Ru­bell y Ian Schra­ger, fue­ron los res­pon­sa­bles de es­ta crea­ción don­de era po­si­ble bai­lar con Fa­rrah Faw­cett y Mi­chael Jack­son o ex­plo­rar tu se­xua­li­dad co­mo nun­ca lo ha­bías he­cho. To­do en un so­lo lu­gar y en una so­la no­che. Pe­ro, cla­ro, pa­ra eso de­bías en­trar. Al me­nos un cen­te­nar de per­so­nas es­pe­ra­ba no­che tras no­che pa­ra atra­ve­sar ese um­bral, siem­pre y cuan­do Ru­bell, arri­ba de una si­lla, se­lec­cio­na­ra al afor­tu­na­do.

La ex­cu­sa que una vez dio du­ran­te una en­tre­vis­ta al ca­nal es­ta­dou­ni­den­se WSMV, fue que el si­tio no era tan gran­de pa­ra al­ber­gar a to­dos los que pre­ten­dían in­gre­sar, lo que era cier­to. Ni si­quie­ra la fa­ma te ga­ran­ti­za­ba un es­pa­cio. Ilus­tres ros­tros del star sys­tem se que­da­ron con las ga­nas. Frank Si­na­tra y Woody Allen fue­ron dos de una lar­ga lis­ta.

The Guar­dian, el ta­bloi­de in­glés, ex­pli­ca­ba así el mé­to­do de se­lec­ción: “De­bía ha­ber es­pe­cí­fi­ca­men­te 20% de hom­bres gay. Un 10% es­ta­ba re­ser­va­do pa­ra les­bia­nas y tra­ves­tis. Y a las ce­le­bri­da­des, aque­llas co­no­ci­das por su mal com­por­ta­mien­to, se les re­ga­la­ba tragos de cor­te­sía”.

Si eras lo su­fi­cien­te­men­te afor­tu­na­do pa­ra abrir­te pa­so den­tro del lo­cal, tu ca­pa­ci­dad de go­zo de­pen­día de los lí­mi­tes que tu pro­pia mo­ral o la re­sis­ten­cia de tu cuer­po po­día ofre­cer. En la pis­ta to­do era ilu­mi­na­do por gran­des lu­ces de neón, mien­tras que la mú­si­ca dis­co y el boo­gie to­ma­ban el pro­ta­go­nis­mo. Ya no im­por­ta­ba si eras hom­bre o mu­jer, si eras tra­ves­ti o un jo­ven pul­cro de Har­vard, to­dos eran igua­les fren­te al enor­me le­tre­ro de una lu­na que si­mu­la­ba in­ha­lar co­caí­na.

La pro­me­sa era la re­ser­va to­tal. Si ha­bía al­go que es­ta­ba prohi­bi­do era la pre­sen­cia de re­por­te­ros grá­fi­cos. Lo que su­ce­día en ese edi­fi­cio de Man­hat­tan que­da­ba den­tro de sus pa­re­des. Cla­ro, más de un fo­tó­gra­fo lo­gró sa­lir­se con la su­ya y sus re­gis­tros ex­pli­ci­ta­ron aque­llo que só­lo era ru­mo­res, relatos ba­jo cuer­da de ba­ca­na­les inima­gi­na­bles. Al­gu­nos co­mo Ro­se Hart­man, aún ex­hi­ben esas fo­to­gra­fías en ex­po­si­cio­nes o co­mo par­te de un do­cu­men­tal. Con to­do, ha­bía rin­co­nes a los que ni los más ave­za­dos re­por­te­ros po­dían ac­ce­der.

La pis­ta de bai­le no lo era to­do. Los in­vi­ta­dos sa­bían có­mo apro­ve­char la es­truc­tu­ra de tea­tro que te­nía el Stu­dio —a ve­ces era lla­ma­do así, a se­cas— y en­ton­ces has­ta los bal­co­nes eran tes­ti­gos de la fies­ta; don­de mu­chas ve­ces se vio a un jo­ven y na­da de in­tro­ver­ti­do Mi­chael Jack­son. Cuan­do la ac­ción ca­li­fi­ca­ba pa­ra can­den­te, los in­vi­ta­dos subían a la Rub­ber Room, una ha­bi­ta­ción si­tua­da en la plan­ta su­pe­rior a la pis­ta de bai­le. Lo que allí ocu­rría que­da a la ima­gi­na­ción de los que nun­ca en­tra­ron.

SER FA­MO­SO NO ERA SU­FI­CIEN­TE PA­RA GA­RAN­TI­ZAR UN LU­GAR EN EL FA­MO­SO CLUB. FRANK SI­NA­TRA Y WOODY ALLEN SON AL­GU­NOS DE LOS NOM­BRES QUE FUE­RON RE­CHA­ZA­DOS EN LA EN­TRA­DA.

Pe­ro pa­ra ha­cer­se una idea, va­ya un da­to no me­nor: la pie­za es­ta­ba he­cha de cau­cho, con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar su lim­pie­za.

En cam­bio, si lo tu­yo iba más por el bai­le que por el se­xo de­sen­fre­na­do, y só­lo que­rías que la no­che no tu­vie­ra fin, ahí es­ta­ba Su­per­man pa­ra ofre­cer­te una so­lu­ción. Bueno, en reali­dad era Ch­ris­top­her Ree­ve, quien jun­to a Ro­bin Wi­lliams y Do­di Al Fa­yed, co­man­da­ba la que se­ría lla­ma­da pa­tru­lla del ama­ne­cer. El trío era co­no­ci­do por to­mar una li­mu­si­na en bus­ca de af­ter-hours con la idea de bai­lar has­ta el me­dio­día.

La di­se­ña­do­ra de mo­da Dia­ne von Fürs­ten­berg, cer­ca­na al cé­le­bre Andy War­hol, re­cuer­da: “Si no al­can­za­bas a ir una vez, Andy te di­ría: ‘Te aca­bas de per­der la me­jor no­che’. Y si él lle­ga­ba a fal­tar a al­gu­na, te lla­ma­ría a pri­me­ra ho­ra en la ma­ña­na pa­ra sa­ber qué su­ce­dió”.

Con ella con­cuer­da Ke­vin Ha­ley, de­co­ra­dor de Holly­wood. “A diario se sen­tía co­mo si es­tu­vie­se en un lu­gar nue­vo, y de al­gu­na for­ma lo es­ta­bas, por­que lo trans­for­ma­ban com­ple­ta­men­te pa­ra las fies­tas. Hu­bo una ce­le­bra­ción de Dolly Par­ton don­de to­do era co­mo una pe­que­ña gran­ja con tro­zos de heno y ani­ma­les vi­vos. Du­ran­te la fies­ta de Ha­llo­ween po­días mi­rar a tra­vés de pe­que­ñas ven­ta­nas y ha­bía enanos ha­cien­do co­sas. No lo­gro qui­tar­me de la ca­be­za uno que apa­re­cía ves­ti­do for­mal y co­mien­do en una ce­na fa­mi­liar. Era co­mo una fies­ta sin pa­rar”, cuen­ta pa­ra Va­nity Fair.

Pe­ro los ex­ce­sos no po­dían du­rar eter­na­men­te. De al­gu­na ma­ne­ra, Stu­dio 54 fue víc­ti­ma de su es­ti­lo de vi­da. Si bien, el lib er­ti­na­je no fue la cau­sa del cie­rre de la dis­cot­he­que, hu­bo efec­tos co­la­te­ra­les co­mo la eva­sión de im­pues­tos que se con­vir­tie­ron en la bala de pla­ta que de­rri­bó a es­tas ver­da­de­ras bes­tias noc­tur­nas. En to­do ca­so, Ru­bell y Schra­ger fue­ron con­se­cuen­tes has­ta el fi­nal. Cuan­do los ofi­cia­les de la po­li­cía fue­ron a in­ves­ti­gar el club re­gis­tra­ron los do­cu­men­tos con­ta­bles y la sor­pre­sa fue enor­me cuan­do des­cu­brie­ron que, en lu­gar de ho­jas con nú­me­ros e in­for­ma­ción, so­bre­sa­lían bol­sas de co­caí­na.

La ad­mi­nis­tra­ción cam­bió de ma­nos, con ello las dro­gas y el se­xo dis­mi­nu­ye­ron en ra­zón de dar un ma­yor es­pa­cio a la mú­si­ca dis­co. Pe­ro ya en 1986 las puer­tas de la dis­co­te­ca ubi­ca­da en la ca­lle 54 Oes­te ce­rra­ron. El eco en la pis­ta de bai­le se apa­ga­ba.

De­fi­ni­ti­va­men­te, el lo­cal de Man­hat­tan fue hi­jo de su tiem­po y su­po apro­ve­char el mo­men­to que se vi­vía en el mun­do. Es di­fí­cil pen­sar que en los días que co­rren una ver­sión ac­tua­li­za­da de Stu­dio 54 pu­die­se exis­tir. Así lo re­la­ta My­ra Scheer, asis­ten­te de Ru­bell, pa­ra la BBC: “No­so­tros lle­ga­mos des­pués de la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va y an­tes de que el SI­DA si­quie­ra tu­vie­se nom­bre. Las mu­je­res se atre­vían en su se­xua­li­dad y tam­bién era un buen tiem­po pa­ra ser gay. No exis­tían es­tig­mas den­tro del Stu­dio 54”.

LA PRO­ME­SA ERA LA RE­SER­VA TO­TAL. LO QUE SU­CE­DÍA EN AQUEL LU­GAR DE MAN­HAT­TAN QUE­DA­BA DEN­TRO DE ESAS PA­RE­DES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.