Ber­nar­di­ta Ruf­fi­ne­lli

(PE­RIO­DIS­TA Y CO­ME­DIAN­TE)

Caras Especiales (Chile) - - LA HOMBRÍA CON OJOS DE MUJER -

“La­men­ta­ble­men­te el con­cep­to de hom­bría ha cam­bia­do. Los hom­bres chi­le­nos es­tán ca­da día más ma­ri­co­nes. Ne­ce­si­to que me de­vuel­van a los hom­bres de an­tes. Los de aho­ra es­tán ca­da día más “en­chu­la­dos”, más de­pi­la­dos, se de­mo­ran más que una pa­ra sa­lir, van a la pe­lu­que­ría más que las mu­je­res, an­dan lle­nos de vi­sos. La me­tro­se­xua­li­dad y los fut­bo­lis­tas ita­lia­nos han si­do el peor fla­ge­lo pa­ra la hom­bría en el mun­do. Y los chi­le­nos han co­pia­do to­do eso, el za­pa­to con pun­ta, el pan­ta­lón pi­ti­llo. Un hue­vón con las ma­nos sua­ves no va­le la pe­na. Me gus­ta el ma­cho al­fa pe­lu­do, el le­ña­dor. Ese hom­bre que se mi­ra al es­pe­jo y se sa­ca sel­fies mos­tran­do las ca­lu­gas me da un as­co es­pan­to­so. Pre­fie­ro el vi­kin­go con po­ca mo­tri­ci­dad fi­na. El pro­ble­ma es que ese mo­de­lo de hom­bre no ne­ce­sa­ria­men­te cum­ple con el re­qui­si­to bá­si­co de seis li­bros al año. Ahí es don­de se pro­du­ce la di­co­to­mía. Me gus­ta el hom­bre cul­to, en­ton­ces se com­pli­ca la co­sa en ese plano.

Ade­más, se con­fun­de la hom­bría con el machismo, en tér­mi­nos de po­ner al hom­bre co­mo un ser su­pe­rior, que me­re­ce cier­tas re­ga­lías que es­tán na­tu­ra­li­za­das: el bis­tec más gran­de de la ca­sa, el no ha­cer rui­do por­que “el pa­pá vie­ne can­sa­do de tra­ba­jar”, co­mo si la ma­má no hu­bie­se es­ta­do sa­cán­do­se la cres­ta to­do el día.

No hay du­da de que el ma­cho post mo­derno es­tá en pro­ble­mas, es­tá con­flic­tua­do, des­orien­ta­do, por­que to­do aque­llo que les en­se­ña­ron sus pa­pás, que era ser el hom­bre de la ca­sa, ya no es así. An­tes bas­ta­ba que fue­ran bue­nos pro­vee­do­res pa­ra que re­sul­ta­ran par­ti­dos atrac­ti­vos. Eso ya no sir­ve, al me­nos en las cla­ses más aco­mo­da­das, por­que las mu­je­res es­ta­mos sú­per ca­pa­ci­ta­das pa­ra pro­veer­nos, a no­so­tras y a nues­tros hi­jos. Ahí en­tró a la ca­rre­ra por la es­té­ti­ca y por la mo­da, una ca­rre­ra que per­te­ne­cía só­lo a las mu­je­res. Se dio vuel­ta la tor­ti­lla y aho­ra son los hom­bres los que se pre­gun­tan: ¿có­mo me ha­go atrac­ti­vo pa­ra que ellas in­vier­tan su tiem­po, su es­pa­cio y su se­xua­li­dad en mí?

No hay hom­bre ca­paz de re­sis­tir a una mu­jer que lo mi­ra a los ojos y le ha­bla de igual a igual. Tie­ne que es­tar de­ma­sia­do se­gu­ro de su hom­bría pa­ra no sen­tir­se ame­na­za­do por una mu­jer que tie­ne los mis­mos co­jo­nes que él, que es­tá dis­pues­ta a comerse el mun­do. Nin­gu­na mu­jer ne­ce­si­ta a un hom­bre y eso es es­pan­to­so pa­ra ellos”.

“El ma­cho post mo­derno es­tá en pro­ble­mas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.