An­drea Jef­ta­no­vic

(ES­CRI­TO­RA)

Caras Especiales (Chile) - - LA HOMBRÍA CON OJOS DE MUJER -

“El pro­ble­ma no es la hom­bría sino el machismo con el que la ma­yo­ría de los hom­bres chi­le­nos es­tán muy có­mo­dos. El machismo no es bio­lo­gía sino una cons­truc­ción cul­tu­ral. El machismo es bi­po­lar, o el hom­bre es hi­jo o es el que do­mi­na por la fuer­za. Me lla­ma la aten­ción lo “in­fan­ti­li­za­do” que es el hom­bre chi­leno, yo di­ría que tie­nen bas­tan­te de “ni­ños mal cria­dos”: afec­ta­dos en el mo­do de ha­blar, en sus te­mas bá­si­cos (fút­bol, au­tos, mo­de­los y pla­ta), su au­to­rre­fe­ren­cia, lo mal ge­nios que son (es ca­si bien vis­to ser cas­ca­rra­bias), su po­ca au­to­cri­ti­ca, su po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra con­ver­sar y su tor­pe­za pa­ra en­fren­tar te­mas do­més­ti­cos (co­ci­na, aseo, crian­za), o la po­ca aser­ti­vi­dad emo­cio­nal.

El machismo es de­mos­trar no mos­trar, es de­mos­trar po­der, do­mi­nio, di­ne­ro, fuer­za fí­si­ca; no es mos­trar sen­ti­mien­tos, vul­ne­ra­bi­li­dad, com­pa­sión, ale­gría. El machismo fo­men­ta el uso de las más­ca­ras pa­ra ocul­tar el ge­nuino ros­tro.

In­tu­yo que al hom­bre le fal­tan ho­ras en el pe­dia­tra es­pe­ran­do nú­me­ro, le fal­tan his­to­ria de aco­so ca­lle­je­ro o de fa­mi­lia­res, le fal­tan do­lo­res mens­trua­les y un cuer­po post par­to, le fal­tan co­mu­ni­ca­cio­nes es­co­la­res, le fal­ta la me­di­da del arroz gra­nea­do, le fal­tan ma­las no­ches por la gri­pe del crío, le fal­ta el ti­rón do­lo­ro­so de la de­pi­la­ción, le fal­ta la bol­sa del ma­qui­lla­je, las san­cio­nes del ti­po “es así por cul­pa de la ma­má”, le fal­tan ve­ces que tras la ce­na fa­mi­liar hay que pa­rar­se a le­van­tar to­do y fre­gar los pla­tos. Si nos po­ne­mos en el za­pa­to del otro, so­lo en ese mo­men­to se aca­ba­rán las ma­las re­pre­sen­ta­cio­nes de la hom­bría y la fe­mi­ni­dad.

A la hom­bría chi­le­na le fal­ta su­ti­le­za, ma­ti­ces, ins­tin­to de­mo­crá­ti­co, sen­ti­do del hu­mor, iro­nía, ri­sa, sen­sua­li­dad, le fal­ta gra­cia, con­ver­sa­ción. Le fal­ta com­pli­ci­dad, pi­car­día, so­bre to­do em­pa­tía. Le fal­ta se­duc­ción y no aco­so. Le fal­ta co­la­bo­ra­ción, es­pí­ri­tu de tri­bu, sen­ti­do co­lec­ti­vo. Le fal­ta to­mar­se to­do me­nos en se­rio y en es­pe­cial a sí mis­mos (se han fi­ja­do que la ma­yo­ría de las estatuas son de hom­bres). Pa­ra as­pi­rar a una nue­va hom­bría, a los hom­bres chi­le­nos les fal­ta trai­cio­nar al es­te­reo­ti­po, a la ca­ri­ca­tu­ra, a la ima­gen au­to­ri­ta­ria del abue­lo, al pa­dre au­sen­te, al ve­cino mal­tra­ta­dor, al tío que se va al bur­del. Al hom­bre chi­leno le fal­ta trai­cio­nar al machismo. Al­gu­nos ya lo es­tán ha­cien­do”.

“Al hom­bre chi­leno le fal­ta trai­cio­nar el machismo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.