Ca­ro­li­na Dell’oro

(LI­CEN­CIA­DA EN FI­LO­SO­FÍA)

Caras Especiales (Chile) - - LA HOMBRÍA CON OJOS DE MUJER -

“Cuan­do ha­bla­mos de hom­bría, de mas­cu­li­ni­dad, nos re­fe­ri­mos a la esen­cia del hom­bre, a la ca­pa­ci­dad que es­te tie­ne de desa­rro­llar a ple­ni­tud su con­di­ción de tal, sin res­trin­gir­lo al es­te­reo­ti­po de lo erótico o del “ma­cho re­cio”. De he­cho, el machismo es un re­duc­cio­nis­mo de lo mas­cu­lino, el hom­bre ma­chis­ta no desa­rro­lla su mas­cu­li­ni­dad ni su vi­ri­li­dad. El pro­ble­ma de hoy es que la mu­jer ha vi­vi­do un cam­bio tan ra­di­cal, tan fuer­te, que el hom­bre es­tá vi­vien­do un pro­ce­so de reade­cua­ción. Es­ta­mos en un mo­men­to his­tó­ri­co en que la so­cie­dad tie­ne que re­pen­sar lo mas­cu­lino, lo que no sig­ni­fi­ca re­la­ti­vi­zar­lo. Hoy en día, la mu­jer y el hom­bre sa­len a tra­ba­jar, y la pre­gun­ta es: ¿quién se ha­ce car­go de las fun­cio­nes bá­si­cas del ho­gar? Eso im­pli­ca una re­de­fi­ni­ción de los ro­les, pe­ro no un re­plan­teo de la na­tu­ra­le­za mas­cu­li­na. Es­ta se man­tie­ne a tra­vés del tiem­po, el có­mo se ma­ni­fies­ta cam­bia se­gún las cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas. Cuan­do en una re­la­ción com­ple­men­ta­ria la mu­jer, en es­te ca­so, ha­ce un avan­ce tan sus­tan­cial, el otro po­lo que­da to­tal­men­te des­ajus­ta­do. Me preo­cu­pa que el hom­bre se sien­ta ame­na­za­do. Pa­ra ser fe­li­ces ne­ce­si­ta­mos com­ple­men­tar­nos. No sa­ca­mos na­da con una mu­jer que avan­za a cos­ta de em­pe­que­ñe­cer al hom­bre, por­que al fi­nal la fe­mi­ni­dad ne­ce­si­ta a la mas­cu­li­ni­dad. En es­te pro­ce­so no hay cul­pas, el cam­bio es de tal en­ver­ga­du­ra que no te­ne­mos pa­ra­dig­mas. Cuan­do no hay re­fe­ren­tes, ni ex­pe­rien­cias pa­ra es­te nue­vo es­ce­na­rio, el ajus­te es muy com­ple­jo. Pe­ro se va a ir dan­do, en la me­di­da que en­ten­da­mos que nos ne­ce­si­ta­mos mu­tua­men­te. El dra­ma es es­ta nue­va mu­jer em­po­de­ra­da, que se sien­te au­to­su­fi­cien­te. Es­ta mi­ra­da de que la mu­jer pue­de to­do so­la me pa­re­ce muy pe­li­gro­sa, por­que es muy di­fí­cil ser fe­liz en es­ta opo­si­ción. Yo no creo en la au­to­su­fi­cien­cia, el ser hu­mano es re­la­cio­nal y no po­de­mos bo­rrar la ma­ra­vi­llo­sa di­ver­si­dad que sig­ni­fi­ca ser hom­bre y ser mu­jer, sino com­ple­men­tar­la, lo que no quie­re de­cir que de­be­mos man­te­ner los mis­mos ro­les que an­tes. El gran desafío es man­te­ner la iden­ti­dad mas­cu­li­na, y la gra­cia es que en la fa­mi­lia o en el tra­ba­jo ca­da uno apor­te des­de su di­ver­si­dad. Apro­ve­che­mos el va­lor agre­ga­do que es­to tie­ne”.

“No sa­ca­mos na­da con una mu­jer que avan­za a cos­ta de em­pe­que­ñe­cer al hom­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.