Ma­ri­sol Alar­cón

(IN­GE­NIE­RA CO­MER­CIAL, FUN­DA­DO­RA DE LABORATORIA)

Caras Especiales (Chile) - - LA HOMBRÍA CON OJOS DE MUJER -

“La hom­bría se aso­cia a la va­len­tía, res­pon­sa­bi­li­dad, fuer­za y has­ta el he­roís­mo, pe­ro tam­bién a no­cio­nes ne­ga­ti­vas, car­ga­das de machismo, co­mo el ego, la ru­de­za y la agre­si­vi­dad, nor­mal­men­te en des­me­dro de la mu­jer. Es un con­cep­to cul­tu­ral y ha evo­lu­cio­na­do co­mo tal. Hay que te­ner cui­da­do al usar es­tos tér­mi­nos, ya que el len­gua­je crea reali­da­des y el machismo po­si­cio­na al hom­bre por so­bre la mu­jer y am­bos lo ejer­cen. Cuan­do de­ci­mos “de­be­mos po­ner­nos los pan­ta­lo­nes” o “hay que ser bien hom­bre­ci­to”, es­ta­mos sos­te­nien­do que hay que ser hom­bre pa­ra re­sol­ver si­tua­cio­nes o en­fren­tar pro­ble­mas que la mu­jer no pue­de so­lu­cio­nar. Pe­ro yo tra­ba­jo y afron­to pro­ble­mas, y tan­to los pan­ta­lo­nes co­mo las fal­das me que­dan bien. El hom­bre del si­glo XX era con­ser­va­dor, con una fuer­te car­ga so­cial por su rol co­mo pro­vee­dor y pro­tec­tor. El chi­leno 2016 es­tá acos­tum­bra­do a es­tos con­cep­tos, aún se iden­ti­fi­ca con el pa­pel de pro­vee­dor y pro­tec­tor, pe­ro em­pie­za a abrir­se a una men­ta­li­dad más mo­der­na, que im­pli­ca com­par­tir esos ro­les con las mu­je­res. El desem­pe­ño de am­bos pue­de lle­var al éxi­to fa­mi­liar y la­bo­ral, y es­to se da sin ex­cluir al otro. El PIB de Chi­le au­men­ta­ría en mu­chos ce­ros si to­das las mu­je­res que quie­ren tra­ba­jar lo hi­cie­ran. Por lo mis­mo, no es­toy de acuer­do con quie­nes re­la­cio­nan la cri­sis de la mas­cu­li­ni­dad o de la hom­bría con el he­cho de que las mu­je­res tra­ba­je­mos más. En lu­gar de pen­sar que eso ge­ne­ra un pro­ble­ma, de­be­ría­mos va­lo­rar­lo por­que to­dos ga­na­mos. Y créan­me, apor­ta­mos bas­tan­te”.

“El chi­leno 2016 aún se iden­ti­fi­ca con el pa­pel de pro­vee­dor y pro­tec­tor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.