LA NO­BLE­ZA

RO­DRI­GO Y TIA­GO CO­RREA

Caras Especiales (Chile) - - LA FILOSOFÍA FORD -

De ni­ño, Tia­go re­cuer­da ha­ber vis­to a su pa­pá, Ro­dri­go, idean­do una se­rie de ob­je­tos pa­ra amo­blar su ca­sa de Flo­ria­nó­po­lis, en el es­ta­do bra­si­le­ño de San­ta Ca­ta­ri­na. Eran me­sas, si­llas, un ba­lan­cín, un co­lum­pio, pa­le­tas de pla­yas, los que pa­sa­rían a ser par­te del co­ti­diano de es­te ac­tor de ci­ne y te­le­vi­sión, que aho­ra de­bu­ta en las ta­blas co­mo di­rec­tor. Cuan­do Ro­dri­go —de pro­fe­sión ar­qui­tec­to— de­ci­dió que era tiem­po de vol­ver a Chi­le, di­se­ñó jun­to a su hi­jo de sie­te años un aje­drez de ma­de­ra, pa­ra que és­te ju­ga­ra con su her­ma­na Ita­ci. Co­mo el re­gre­so iba a ser por tie­rra —un via­je de dos días— dis­pu­so que el ta­ble­ro tu­vie­ra en­ca­jes pa­ra man­te­ner fir­mes las pie­zas. Ese tra­ba­jo pri­mi­ge­nio, don­de la no­ble­za del di­se­ño se aso­cia­ba a lo emo­ti­vo, fue el ger­men del re­cién es­tre­na­do pro­yec­to Ho­mo­fa­ber, des­ti­na­do a la crea­ción de mue­bles de au­tor. Mien­tras Ro­dri­go se en­car­ga de pen­sar des­de la uti­li­dad has­ta la ma­te­ria­li­dad de ca­da pro­duc­to, Tia­go difunde y se res­pon­sa­bi­li­za de la ven­ta e ins­ta­la­ción. Aun­que ca­da uno tie­ne ro­les bien es­pe­cí­fi­cos, coin­ci­den en el he­cho que el ri­gor de los dos —he­re­da­do por sus pro­pias pro­fe­sio­nes— es fun­da­men­tal a la ho­ra de tra­ba­jar jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.