EL RUN­NING

HU­GO E IG­NA­CIO FRANZANI

Caras Especiales (Chile) - - LA FILOSOFÍA FORD -

Un día, Ig­na­cio Franzani de­ci­dió se­guir los pa­sos de Hu­go, su pa­dre. Y lo hi­zo de ma­ne­ra li­te­ral, no co­mo abogado. Se fue de­trás de él a lo lar­go de la lí­nea del tren, en los tiem­pos en que vi­vían en Ca­la­ma. Con ape­nas vein­te años, el lo­cu­tor ra­dial y con­duc­tor del es­te­lar Men­ti­ras ver­da­de­ras, de La Red, des­cu­bría que tro­tar era una bue­na for­ma de deses­tre­sar­se. Y aun­que vol­vió a San­tia­go y la fa­ma le lle­gó de gol­pe, no aban­do­nó la di­ná­mi­ca. Por el con­tra­rio, si­guió co­rrien­do jun­to a Hu­go, me­jo­ró su ca­pa­ci­dad pul­mo­nar e in­clu­so pa­só a ser él quien, en­tre zan­ca­da y zan­ca­da, con­ta­ba his­to­rias a su pa­dre.

Aho­ra en­tre­nan jun­tos o por se­pa­ra­do, pe­ro ape­nas se acer­ca una com­pe­ten­cia la sed de vic­to­ria los con­ta­gia a am­bos. Ig­na­cio es la lie­bre, que en la jer­ga de los run­ners alu­de al co­rre­dor que va por de­lan­te mo­ti­van­do a su com­pa­ñe­ro pa­ra que no de­cai­ga su rit­mo de ca­rre­ra. Gra­cias a es­to, Hu­go ha ob­te­ni­do el pri­mer lu­gar de su ca­te­go­ría du­ran­te cua­tro años con­se­cu­ti­vos en el Ma­ra­tón de San­tia­go. In­clu­so, el úl­ti­mo año, Hu­go de­bió par­tir de ce­ro fru­to del des­ga­rro de uno de sus ge­me­los. Y a pe­sar de es­to, vol­vió a ga­nar. Ig­na­cio lo grafica en una so­la fra­se: “Par­tió en­tre­nan­do co­mo Rocky, pe­ro lle­gó co­mo Usain Bolt”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.