TIE­RRA DE MOSTOS

CON­VER­SA­MOS CON LA ELI­TE DEL VINO CHI­LENO

Caras Especiales (Chile) - - TIERRA DE MOSTOS - → Por Juan Pa­blo Aré­va­lo S.

Vino his­tó­ri­co. Eduar­do Chadwick es el pre­si­den­te de la vi­ña Errá­zu­riz. Es in­ge­nie­ro ci­vil in­dus­trial y en­tre pa­ren­tes­cos di­rec­tos e in­di­rec­tos, tie­ne va­rias ge­ne­ra­cio­nes de vi­ti­cul­tu­ra en su ár­bol ge­nea­ló­gi­co. Su pa­dre se hi­zo car­go en 1983 y lo in­vi­tó a par­ti­ci­par. Lue­go de egre­sar de la uni­ver­si­dad y de ha­cer cur­sos de eno­lo­gía en Bur­deos, la cu­na del vino, en­tró a la vi­ña fa­mi­liar. “In­gre­sé co­mo ju­nior, ha­cía de to­do pa­ra en­ten­der el len­gua­je”. A par­tir de ahí y du­ran­te ca­si 20 años, re­co­rrió el mun­do or­ga­ni­zan­do ca­tas a cie­gas jun­to a los me­jo­res vi­nos y par­ti­ci­pan­do en otras con mu­chas de sus co­se­chas, con el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de ins­ta­lar a Chi­le en el ra­dar in­ter­na­cio­nal, “de con­ven­cer que es­ta­mos en las gran­des li­gas”. Su mi­sión se cum­plió en ma­yo pa­sa­do, cuan­do Vi­ñe­do Chadwick, co­se­cha 2014 lo­gró un his­tó­ri­co pun­ta­je de 100, otor­ga­do por Ja­mes Suc­kling, el crí­ti­co más in­flu­yen­te del sec­tor, trans­for­mán­do­se en el pri­mer vino chi­leno en ob­te­ner la má­xi­ma pun­tua­ción. Se­gún Suc­kling, “es un in­di­ca­ti­vo de que Chi­le al­can­zó la ma­yo­ría de edad. Es­te vino de­fi­ne la gran­de­za del país con pu­re­za, es­truc­tu­ra y una fi­ne­za que com­pi­te con los me­jo­res tin­tos del mun­do”. Pa­ra Chadwick, “es­to es un or­gu­llo tre­men­do pa­ra no­so­tros y pa­ra el país. Ade­más, es­te es un vino fa­mi­liar. Fue crea­do en 1999 co­mo un tri­bu­to a mi pa­dre, Al­fon­so Chadwick Errá­zu­riz, pa­ra re­fle­jar las ca­rac­te­rís­ti­cas y la ver­da­de­ra ex­pre­sión de nues­tro te­rroir, úni­co en nues­tro vi­ñe­do en Mai­po Al­to”, se­ña­la so­bre su pre­mia­do vino, que lle­ga a ven­der­se a 300 dó­la­res la bo­te­lla. Con la ca­li­dad del vino chi­leno pro­ba­da, “aho­ra el desafío es vi­ra­li­zar­lo. Li­bros, pe­lí­cu­las, lo que sea, hay que dar­se a co­no­cer. Esa es nues­tra ma­yor cru­za­da”.

La ca­sa de los Sil­va. Di­rec­tor de Vi­ña Ca­sa Sil­va y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Vi­nos de Chi­le, Ma­rio Pa­blo Sil­va es in­ge­nie­ro co­mer­cial de la Ca­tó­li­ca. Con 47 años y cin­co hi­jos, tam­bién tie­ne al vino en la san­gre. “Des­de siem­pre mi vi­da gi­ró en torno al cam­po, los vi­ñe­dos y los ca­ba­llos. El bi­sa­bue­lo de mi ma­má fue vi­ti­cul­tor y enó­lo­go fran­cés de la afa­ma­da zo­na de Saint-émi­li­on, en Bur­deos, y lle­gó a Chi­le en 1887 a tra­ba­jar en una im­por­tan­te vi­ña”, di­ce. Lue­go de al­gu­nos años, se es­ta­ble­ció en el Va­lle de Col­cha­gua, sien­do uno de los pio­ne­ros en la plan­ta­ción de va­rie­da­des fran­ce­sas. “En la vi­ña man­te­ne­mos su he­ren­cia: aún pro­du­ci­mos vi­nos de pa­rras plan­ta­das en 1912, y tan­to la bo­de­ga

EL VINO Y SU CUL­TU­RA HAN ES­TA­DO CO­NEC­TA­DOS A NUES­TRO PAÍS DES­DE LA CO­LO­NIA, DON­DE YA SE HA­BLA­BA DE UN PA­RAÍ­SO PA­RA LA VI­TI­CUL­TU­RA. HA­BLA­MOS CON DOS VIÑATEROS QUE PAR­TI­CI­PAN DEL CON­CUR­SO CATAD’OR Y CON EL PRE­SI­DEN­TE DEL JU­RA­DO DEL CER­TA­MEN, QUIE­NES NOS CON­TA­RON UN PO­CO DE SUS VI­DAS Y DE LA POE­SÍA QUE HAY AL­RE­DE­DOR DEL TE­RROIR CHI­LENO, QUE LO ACA­BA DE HA­CER ME­RE­CE­DOR DE UN INÉ­DI­TO RE­CO­NO­CI­MIEN­TO PA­RA LAS VI­ÑAS NA­CIO­NA­LES.

co­mo la an­ti­gua ca­sa de la fa­mi­lia —hoy trans­for­ma­da en un pe­que­ño ho­tel—, han si­do tes­ti­gos del pa­so de seis ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia li­ga­da al vino”. A su pa­dre, Ma­rio Sil­va Ci­fuen­tes, en tan­to, siem­pre le gus­tó el cam­po, pe­ro su pa­pá era den­tis­ta así que si­guió ese ca­mino. Re­cién ca­sa­dos, sus pa­dres vi­vie­ron un año en San­tia­go, pe­ro al po­co tiem­po se fue­ron a Col­cha­gua. “Ahí es­tu­vo más cer­ca de la tie­rra y el vino, em­pe­zan­do a com­par­tir el tiem­po en­tre su pro­fe­sión y su pa­sión, has­ta que fi­nal­men­te de­ci­dió aban­do­nar la den­tís­ti­ca y de­di­car­se en un cien­to por cien­to al cam­po”. Ma­rio Pa­blo Sil­va tu­vo un vuel­co pa­re­ci­do. En 1996, re­cién ca­sa­do y tra­ba­jan­do en San­tia­go, es­ta­ba a pun­to de ir­se a Bar­ce­lo­na, a un MBA pa­ra abrir una fi­lial de una em­pre­sa chi­le­na. Un día se le acer­có un ami­go —Re­ca­re­do Os­sa—, y le con­tó que te­nía un clien­te que le com­pra­ba vino em­bo­te­lla­do, pe­ro que ya no lo po­dría se­guir aten­dien­do. Co­mo su pa­dre te­nía las pa­rras an­ti­guas y se de­di­ca­ba a la pro­duc­ción de vino a gra­nel, le pro­pu­so a su pa­pá co­men­zar a em­bo­te­llar su pro­pio vino, pro­ban­do con es­te pri­mer clien­te. “Que­ría que él desa­rro­lla­ra el pro­yec­to por­que yo te­nía mis pla­nes en Bar­ce­lo­na. Pe­ro la vi­da me te­nía pre­pa­ra­da una sor­pre­sa y mis pla­nes cam­bia­ron. Mi pa­pá me pu­so la con­di­ción de que­dar­me en Chi­le, y en 1997, en vez de es­tar en Bar­ce­lo­na, es­ta­ba de vuel­ta en mis raí­ces, la tie­rra de Col­cha­gua”, ex­pli­ca Sil­va, quien tam­bién fue pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Chi­le­na de Po­lo. Así co­mien­za ha­ce 19 años la his­to­ria de Vi­ña Ca­sa Sil­va.

EDUAR­DO CHADWICK. EL PRE­SI­DEN­TE DE VI­ÑA ERRÁ­ZU­RIZ PO­SA JUN­TO A LA BO­TE­LLA QUE LE DIO UN HIS­TÓ­RI­CO PUN­TA­JE PER­FEC­TO, INÉ­DI­TO PA­RA UN VINO CHI­LENO.

Eno­lo­gía y ar­te. “El vino tie­ne de to­do, es sano, es una be­bi­da de amis­tad, te acer­ca al res­to, es poe­sía, es la be­bi­da ro­mán­ti­ca por ex­ce­len­cia. Ha si­do mi pa­sión du­ran­te to­da mi vi­da y es­toy don­de es­toy gra­cias a él, por­que he sa­bi­do apli­car du­ran­te 43 años el ar­te de la eno­lo­gía”. Ser­gio Co­rrea es in­ge­nie­ro agró­no­mo enó­lo­go y así trans­mi­te su pa­sión por el vino. Co­men­zó en la vi­ña San­ta Ca­ro­li­na, tiem­po en el que es­tu­vo cin­co ve­ces be­ca­do en Fran­cia. Lle­ga­do a Chi­le ase­so­ró a va­rias vi­ñas en sus pro­ce­sos de pro­duc­ción. Tra­ba­jó en Vi­ña Ta­ra­pa­cá y lue­go se in­de­pen­di­zó. Aho­ra las ofi­cia de con­sul­tor en Chi­le y Ar­gen­ti­na. En­tre su nu­me­ro­sa vi­tri­na de pre­mios y con­de­co­ra­cio­nes —el chi­leno más pre­mia­do en el ex­tran­je­ro—, es­tá el Ca­ba­lle­ro al Mé­ri­to Agrí­co­la, la má­xi­ma dis­tin­ción que pue­de dar Fran­cia a un ex­tran­je­ro en el área agro­nó­mi­ca. Es­te año, ade­más, es el pre­si­den­te del ju­ra­do de Catad’or, el con­cur­so de vi­nos más em­ble­má­ti­co de Chi­le. Hoy, las vi­ñas lo con­tac­tan pa­ra que les dé las di­rec­tri­ces de una bue­na co­se­cha. “Voy y les de­gus­to to­da su bo­de­ga. Ahí los guío con las mez­clas, los aro­mas, etc. Lo bueno del vino es que es un ar­te. Chi­le hoy es­tá en el pro­ce­so de con­so­li­da­ción. Ya nos for­ta­le­ci­mos co­mo vi­nos de ca­li­dad, pe­ro hay un desafío en tér­mi­nos de pre­cio y di­fu­sión”.

Ser­gio Co­rrea. A par­tir de es­te año, el enó­lo­go se­rá el ju­ra­do del em­ble­má­ti­co con­cur­so chi­leno Catad’or, que pre­mia lo me­jor del vino na­cio­nal.

Ma­rio Pa­blo Sil­va, di­rec­tor ge­ne­ral de Vi­ña Ca­sa Sil­va. En me­dio del Va­lle de Col­cha­gua, Ca­sa Sil­va es fiel a su he­ren­cia: to­da­vía pro­du­cen vi­nos de pa­rras plan­ta­das en 1912.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.