TUITEANDO CON CHINO RÍOS

Caras Especiales (Chile) - - REFUGIO CON SABOR A MONTAÑA - → Por Josefina C.

¿Qué tie­ne el ex tenista pro­fe­sio­nal que po­dría se­du­cir —in­clu­so aca­lo­rar— a una chi­le­na pro­me­dio? Mien­tras in­ten­ta­mos aun­que sea un touch and go vir­tual con el Zur­do de Vi­ta­cu­ra, pen­sa­mos en sus bra­zos, es­pal­da y obli­cuos. De acuer­do, no son cua­li­da­des muy es­pi­ri­tua­les, pe­ro tam­bién es­tán sus ojos de un ver­de ca­pri­cho­so, su bo­ca sen­sual y su len­gua in­dó­mi­ta que aho­ra en­tre­na en la red so­cial. Hay hom­bres que de­sa­tan las más os­cu­ras fan­ta­sías fe­me­ni­nas, in­clu­so de mu­je­res de­cen­tes y bien por­ta­das. Co­mo yo. Un ejem­plo es el Chino Ríos quien, des­de que pa­só la ba­rre­ra de los 30 años, in­gre­só a mi lis­ta de ‘igual Pas­cual’.

Por eso, cuan­do su­pe que el ex Nº 1 de la ATP sa­có cuen­ta en Twit­ter, no lo pen­sé y abrí una pro­pia co­mo @jo­se­fi­naabc1 con el so­lo pro­pó­si­to de te­ner un en­cuen­tro cer­cano (de cual­quier ti­po) con el tenista. ¿Có­mo una ma­dre de fa­mi­lia ten­dría un touch and go vir­tual con el Zur­do de Vi­ta­cu­ra?

En pri­mer lu­gar pu­se en mi per­fil “Una se­ño­ra res­pe­ta­ble, co­mo tu ma­má”. Ape­lé a la fi­gu­ra ma­ter­na y vir­gi­nal que flo­ta en el in­cons­cien­te de to­do hom­bre chi­leno.

Con esa idea en men­te le en­vié el fin de se­ma­na mi pri­mer tweet: “@ Mar­ce­lo­ríos75 Chi­ni­to!, sa­qué Twit­ter só­lo pa­ra se­guir­te, mán­da­me un sa­lu­do (res­pe­tuo­so) y se­ré fe­liz”. En una de esas, ‘sal­ta la lie­bre’, pen­sé. Por su­pues­to que es­ta ope­ra­ción fue a es­pal­das de mi ma­ri­do, quien mi­ra­ba un par­ti­do de fút­bol don­de no ha­bía na­da digno que ob­ser­var ( ju­ga­do­res ita­lia­nos, por­tu­gue­ses, al­go me­di­te­rrá­neo: sano y ri­co).

Mien­tras mi­ro ca­da 15 mi­nu­tos la red so­cial, ha­go un re­cuen­to de qué es lo que po­dría se­du­cir, in­quie­tar o aca­lo­rar del Chino Ríos a una mu­jer chi­le­na.

Pa­ra em­pe­zar, sus bra­zos y ab­do­mi­na­les. Sí, es­toy de acuer­do en que no se tra­ta de una

cua­li­dad muy es­pi­ri­tual que di­ga­mos y que unos obli­cuos bien de­fi­ni­dos, le­jos de guiar por la sen­da de la vir­tud, es­tán más cer­ca del ca­mino que lle­va al in­fierno de la car­ne. Pe­ro ‘qué le ha­ce el agua al pes­ca­do’, co­mo de­cía una mon­ja de mi ex co­le­gio mien­tras se zam­pa­ba un berlín con do­ble cre­ma pas­te­le­ra.

En fin, un cuer­po mas­cu­lino tra­ba­ja­do es al­go que la chi­le­na pro­me­dio agra­de­ce ya que por aquí abun­dan los hom­bres bue­nos pa­ra des­ca­li­fi­car, pe­ro que ja­más se han mi­ra­do al es­pe­jo con es­pí­ri­tu crí­ti­co. Marcelo Ríos es, ade­más, sen­sual. Sus ojos de un ver­de ca­pri­cho­so, aun­que no al­can­zan pa­ra ‘oji­tos de pa­trón’ (azules), sí le otor­gan al­go exó­ti­co. Pe­ro es su bo­ca la que in­vi­ta a un mun­do prohi­bi­do, más allá de la selva de ce­men­to. Por eso, en­tien­do a la pe­rio­dis­ta (¿o era re­por­te­ro?) que una vez desató su ira cuan­do le pre­gun­tó so­bre sus pro­ba­bles an­ces­tros na­ti­vo ame­ri­ca­nos: lo que pa­sa, Chi­ni­to, es que quien te en­tre­vis­tó es­ta­ba, en ver­dad, on fi­re, y en lo úni­co en que pen­sa­ba era en una no­che de lu­ju­ria más allá de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal. Igual que yo.

Bueno, mien­tras es­pe­ro al­gu­na res­pues­ta en mi Twit­ter, si­go re­pa­san­do el fe­nó­meno Ríos. Su bo­ca, por ejem­plo, no só­lo se tra­ta del en­va­se, sino del con­te­ni­do. ¡Cuán­ta re­bel­día en esa len­gua in­dó­mi­ta! En un país don­de los ma­chos es­tán acos­tum­bra­dos a de­cir lo que con­vie­ne, el Chino di­ce lo que pien­sa. Y pun­to. (Aun­que no siem­pre es de mu­chas lu­ces, hay que de­cir­lo.) Al­go que re­pli­có en Twit­ter, co­mo cuan­do res­pon­dió a un se­gui­dor so­bre una bio­gra­fía su­ya “Sí la leí, co­mo el ho­yo”. Pe­ro so­bre to­do cuan­do le pi­die­ron por la red que fir­ma­ra el li­bro: “El ho­yo te fir­mo”.

En al­gún mo­men­to le echó la cul­pa al As­per­ger ¡Pe­ro del es­pec­tro au­tis­ta el Chino no tie­ne na­da! Es co­sa de ver co­mo bai­la­ba con la cres­pa en Pa­rís y lue­go de­rra­ma­ba lá­gri­mas por su ex no­via Giu­lia­na. Eso no es As­per­ger, es ca­len­tu­ra no­más.

Y si­go es­pe­ran­do el Twit­ter. A es­tas al­tu­ras al­go des­pe­cha­da, so­bre to­do cuan­do veo que una tal @ms­fran­cis­pep­per ano­ta al­go así co­mo “Al­gún día me lee­rá, me en­via­rá un DM y ten­dre­mos una no­che de pa­sión”, y el Chino le res­pon­de: “Con ra­ja me de­jan sa­lir a la es­qui­na y una no­che de pa­sión que­ría...”. Chi­ni­to, se no­ta que tu mu­jer y ma­dre de cin­co de tus seis hi­jos, te tie­ne cor­ti­to. La fe­li­ci­to.

Sí, Marcelo Ríos, ma­du­ras­te (tie­nes 40 y es­tás en la flor de la edad), aun­que el ca­mino no fue fá­cil. ¿Có­mo ol­vi­dar tu ro­man­ce con la suel­ta de la Ke­ni­ta que te lle­vó al al­tar en tiem­po ré­cord usan­do, qui­zá, qué su­cios ar­ti­fi­cios? Y tú de­jas­te que te que­bra­ra el ser­vi­cio. Por eso, por tu trau­ma, te per­dono que ha­yas es­ta­cio­na­do el au­to en un lu­gar pa­ra mi­nus­vá­li­dos: no fue de ma­la fe, co­mo ex­pli­cas­te (me cons­ta que lle­va­bas a la clí­ni­ca a tu hi­jo en­fer­mo) sino que el in­cons­cien­te te ju­gó una ma­la pa­sa­da: des­de el me­diá­ti­co y asis­ti­do in­gre­so de la Ke­ni­ta al ae­ro­puer­to, co­mo que le aga­rras­te fo­bia a las si­llas de rue­das.

Por úl­ti­mo, fuis­te el nú­me­ro uno del te­nis. En eso, na­die te su­pera. Y, bueno, tam­bién es cier­to que duraste me­nos que un candy, pe­ro Chi­ni­to no te pon­gas co­lo­ra­do que a to­dos los hom­bres les pue­de pa­sar.

Pa­só el fin de se­ma­na y es­pian­do Twit­ter me doy cuen­ta de que des­de el 4 de ju­nio no es­cri­bes y yo mue­ro de an­sie­dad por un ace o lo que sea.

No me ha­gas es­to, Chi­ni­to, que no quie­ro re­pe­tir esa fra­se tan tu­ya: “¡No es­toy ni ahí!”... ni con Twit­ter, ni con­ti­go, ni con es­ta fantasía ado­les­cen­te im­pro­pia de una mu­jer de­cen­te.

Es­to me pa­sa por mis ga­nas de pe­car.

FUIS­TE EL NÚ­ME­RO UNO DEL TE­NIS IN­TER­NA­CIO­NAL. EN ESO NA­DIE TE SU­PERA. Y, BUENO, TAM­BIEN ES CIER­TO QUE DURASTE ME­NOS QUE UN CANDY. NO TE PREO­CU­PES: A TO­DOS LES PUE­DE PA­SAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.