RES­PUES­TAS

Si la ma­yo­ría de sus res­pues­tas es:

Caras Especiales (Chile) - - RESPUESTAS -

Lo sen­ti­mos, pe­ro co­mo la ma­yo­ría de los chi­le­nos lo más le­jos que pue­de arran­car es has­ta dón­de lo lle­ve su tar­je­ta bip! Y dese con una pie­dra en el pe­cho si no lo pes­can ta­cos o en­ca­pu­cha­dos. Lo me­jor que pue­de ha­cer es ar­mar al­gún ca­bil­do y ju­gar a que tie­ne al­go de po­der, fan­ta­sear a que cor­ta el que­que. Otra sa­li­da es que se com­pre un car­tel y pro­tes­te pa­ra que lo trans­mi­tan los no­ti­cia­rios, ya que así sa­le al ex­te­rior, al me­nos por la se­ñal in­ter­na­cio­nal. Su hé­roe: El hom­bre del car­tel por­que ni pa­ra ha­cer un Mau­ri­cio Is­rael le al­can­za. Su úni­ca ra­zón pa­ra fu­gar­se del país es que en­cuen­tre que las mu­je­res de otras tie­rras es­tén más ri­cas o tier­nas. Lo su­yo no es un pro­ble­ma de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co o de in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca. Cuan­do us­ted se va, só­lo es­cu­cha el ‘lla­ma­do de la selva’ y di­ce al­go así co­mo: “voy a com­prar ci­ga­rri­llos y vuel­vo”. Su ído­lo, el Ben­ja­mín Vi­cu­ña, se­men­tal de las pam­pas y, aho­ra úl­ti­mo, tam­bién del Le­jano Orien­te. Fu­gi­ti­vo clá­si­co, us­ted só­lo qui­so po­ner a Chi­le en el ma­pa in­ter­na­cio­nal. Co­mo Mau­ri­cio Is­rael, fue pio­ne­ro en con­tra­tar vue­los pri­va­dos pa­ra im­pre­sio­nar a sus con­quis­tas y, co­mo Chang, qui­so que gen­te a la al­tu­ra de Sir Ri­chard Bran­don nos mi­ra­ran co­mo igua­les por lo que le arren­dó el ya­te y has­ta com­pró una is­la pla­ga­da de mos­qui­tos. Ma­dre Te­re­sa de las fi­nan­zas, bus­có re­par­tir las ga­nan­cias co­mo los pa­nes o dar una ale­gría al pue­blo co­ro­nan­do a La Ro­ja cam­peón de Amé­ri­ca. Su es­ca­pis­ta fa­vo­ri­to: Ser­gio Ja­due man­dan­do a to­dos los per­de­do­res a la CTM muy bronceado des­de Mia­mi. Lo su­yo es pro­fun­do. Su tem­pe­ra­men­to fle­má­ti­co, eu­ro­peo, no se avie­ne con las pi­car­días chi­le­nas ni me­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nas, a pe­sar de ha­ber na­ci­do en la pam­pa ca­li­che­ra. El des­fi­le de gen­te ho­no­ra­ble —y ru­bia— por los tri­bu­na­les es un es­pec­tácu­lo que lo de­pri­me; lo mis­mo que esos ca­bil­dos que le sue­nan sos­pe­cho­sa­men­te pa­re­ci­dos a los qui­lom­bos que organizaban los es­cla­vos du­ran­te la Co­lo­nia. Us­ted ha su­fri­do va­rias con­tra­dic­cio­nes vi­ta­les don­de ha te­ni­do que de­ci­dir en­tre ayu­dar al buen sal­va­je o se­guir las lu­ces de la ci­vi­li­za­ción con su fa­ro pues­to en la lim­pia y es­ta­ble Sui­za. Por eso, an­te la du­da ju­rí­di­ca, pre­fie­re au­to­exi­liar­se... no va­ya a ser co­sa que tam­bién lo pi­llen en al­go. Su fu­gi­ti­vo mo­de­lo: Büchi por­que él es el hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.