ASPIRADORA DE LOS KI­LOS DE MÁS

Caras Especiales (Chile) - - NEWS - → Por So­nia Li­ra

UN SIS­TE­MA QUE SUCCIONA ALI­MEN­TOS DES­DE EL ES­TÓ­MA­GO PA­RA DIS­MI­NUIR EN UN 30% EL CON­SU­MO DE CA­LO­RÍAS TIE­NE DI­VI­DI­DA A LA CO­MU­NI­DAD MÉ­DI­CA DE EE.UU. SUS DE­TRAC­TO­RES PI­DEN A LA FDA RE­VO­CAR SU AU­TO­RI­ZA­CIÓN: SE PA­RE­CE DE­MA­SIA­DO A UNA BU­LI­MIA ASIS­TI­DA.

Re­cién apro­ba­do por la FDA, es­te apa­ra­to re­me­ció las re­des so­cia­les de EE.UU. “¿Bu­li­mia Asis­ti­da?”, de­cían los me­mes acom­pa­ña­dos de ca­ras de asom­bro, du­da o per­ple­ji­dad. Ha­ce tiem­po que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias no au­to­ri­za­ban una for­ma tan ex­tre­ma pa­ra ba­jar de pe­so: el As­pi­reas­sist, una sonda o tu­bo pe­que­ño que se po­ne en el es­tó­ma­go y sa­le por una pe­que­ña in­ci­sión ab­do­mi­nal pa­ra que el pa­cien­te dre­ne par­te del ali­men­to in­ge­ri­do. Eso sí, es­ta ‘aspiradora’ es­tá pen­sa­da pa­ra pa­cien­tes con obe­si­dad se­ve­ra. Se­gún la com­pa­ñía que la fa­bri­ca —As­pi­re­ba­ria­trics—, sus usua­rios pue­den per­der has­ta un 12% de su pe­so, lo que re­sul­ta­ría más efi­caz que pas­ti­llas o die­tas y más eco­nó­mi­co que una ci­ru­gía.

“Es­te mé­to­do es muy an­ti­na­tu­ral. Es, en efec­to, una gas­tros­to­mía (sonda pa­ra ali­men­tar­se por el es­tó­ma­go), pe­ro al re­vés, con to­dos los pe­li­gros y dis­mi­nu­ción en la ca­li­dad de vi­da que im­pli­ca. ¿Ima­gi­nas a al­guien en una tro­ta­do­ra in­ten­tan­do me­jo­rar sus há­bi­tos de vi­da con un tu­bo im­plan­ta­do? Ade­más, fal­tan es­tu­dios que acre­di­ten su efi­ca­cia y no creo que ten­ga éxi­to en Chi­le por­que aquí la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca es­tá muy es­tan­da­ri­za­da y fun­cio­na muy bien”, ex­pli­ca Gon­za­lo Wied­maier, je­fe del pro­gra­ma Vi­vir Sano de la Clí­ni­ca Ale­ma­na.

¿Có­mo fun­cio­na? El can­di­da­to se so­me­te a un pro­ce­di­mien­to si­mi­lar a una en­dos­co­pía. Por la bo­ca se in­tro­du­ce un tu­bo has­ta el es­tó­ma­go que sa­le al ex­te­rior por una pe­que­ña in­ci­sión en la piel. Cuan­do la zo­na se des­in­fla­ma —en un par de se­ma­nas— el mé­di­co ane­xa al ab­do­men una vál­vu­la pa­ra abrir o ce­rrar el tu­bo. Des­pués de co­mer, el usua­rio es­pe­ra 20 mi­nu­tos an­tes de co­nec­tar la vál­vu­la a un apa­ra­to del por­te de un ce­lu­lar que as­pi­ra un ter­cio del con­te­ni­do del es­tó­ma­go y lo desecha. Fi­nal­men­te in­yec­ta agua y eli­mi­na otra vez . ( www.youtu­be.com/ watch?v=nc6fkp5jzvk).

Sus de­trac­to­res en EE.UU. —en­tre ellas la pre­si­den­ta de la Aca­de­mia de Des­ór­de­nes de la Ali­men­ta­ción, Eva Tru­ji­llo— ale­gan que es­te as­pi­ra­dor imi­ta la bu­li­mia y pue­de cau­sar da­ños gra­ves, fí­si­cos y men­ta­les.

Quie­nes par­ti­ci­pa­ron en su apro­ba­ción, ar­gu­men­tan que pa­ra que fun­cio­ne, el ali­men­to de­be ser mas­ti­ca­do por mu­cho tiem­po de ma­ne­ra que las par­tí­cu­las sean tan pe­que­ñas co­mo pa­ra pa­sar por la sonda. Otros cues­tio­nan que no hay prue­bas su­fi­cien­tes. El en­sa­yo clí­ni­co du­ró un año e in­clu­yó a 171 per­so­nas. De és­tas 111 se pu­sie­ron el ‘asis­ten­te’; mien­tras que 60, no. Los pri­me­ros per­die­ron el 12.1% de su pe­so y los se­gun­dos só­lo el 3.6% . Sin em­bar­go, fal­tó un ter­cer gru­po de con­trol con pla­ce­bo pa­ra ver cuán­to hay de si­co­ló­gi­co en es­tas ci­fras. Al fin, la gor­du­ra es­tá en la ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.