&SE­XUAL FLACA

Caras Especiales (Chile) - - NEWS - → Por Jo­se­fi­na C.

El ‘co­re­gas­mo’ es la ten­den­cia de la tem­po­ra­da: ejer­ci­cios que, ade­más de to­ni­fi­car el cuer­po, ayu­dan y has­ta pro­du­cen or­gas­mos. La doc­to­ra Debby Her­be­nick es la gu­rú de la téc­ni­ca y la mu­jer más odia­da por los ma­chis­tas pe­ga­dos en las doc­tri­nas freu­dia­nas so­bre el pla­cer fe­me­nino. Veo la luz al fi­nal del tú­nel. ¿Qué veo? Las ga­nas de por­tar­me mal ¿Dón­de? En la ca­ma y en el gim­na­sio. Sé que sue­na con­tra­dic­to­rio, pe­ro así so­mos los se­res hu­ma­nos, so­bre to­do cuan­do se nos suel­tan las tren­zas gra­cias a los pri­me­ros días so­lea­dos de agos­to que anun­cian una pri­ma­ve­ra pri­mo­ro­sa y un ve­rano ca­len­tón.

Des­de el mo­men­to en que una co­mien­za a qui­tar­se las ca­pas de ro­pa, la epi­der­mis se po­ne cos­qui­llo­sa y aflo­ran las ga­nas de pe­car. El pro­ble­ma es que tras me­ses de in­vierno, los atra­co­nes de cho­co­la­te y la fal­ta de de­por­te co­bran su re­van­cha. En­ton­ces ur­ge po­ner­se en for­ma o, al me­nos, pre­sen­ta­ble por­que la lu­ju­ria so­la pa­sa, pe­ro la lu­ju­ria su­ma­da a la gu­la no tie­ne per­dón de Dios.

El pro­ble­ma es que me ron­da un ter­cer pe­ca­do: la pe­re­za.

De eso con­ver­sa­ba con una ami­ga me­dia suel­ta que ten­go (co­mo ca­tó­li­ca, soy par­ti­da­ria de la in­clu­sión) cuan­do me dio la so­lu­ción: el ‘co­re­gas­mo’, nom­bre téc­ni­co que in­ven­ta­ron los grin­gos pa­ra los ejer­ci­cios que, ade­más de po­ner­nos re­gias, ayu­dan a con­se­guir or­gas­mos en bue­na ley. Por de­ba­jo de la me­sa, mi ami­ga me pa­só un li­bro en in­glés ti­tu­la­do The Co­re­gasm Wor­kout: The re­vo­lu­tio­nary Met­hod for Bet­ter Sex Th­rough Exer­ci­se. No en­tien­do mu­cho in­glés, aun­que acos­tum­bro a ha­cer­me la sue­ca, pe­ro mi mo­ti­va­ción fue más po­de­ro­sa y lo leí de un tirón. Se­gún su au­to­ra —la doc­to­ra Debby Her­be­nick, si­có­lo­ga y ex­per­ta en se­xua­li­dad, to­da una ce­le­bri­dad en EE.UU.— una pue­de lle­gar a ese sim­pá­ti­co ti­ri­tón, con ejer­ci­cios, es­pe­cial­men­te si es­tán fo­ca­li­za­dos en la zo­na ab­do­mi­nal. Bueno, no siem­pre se tra­ta de un or­gas­mo holly­woo­den­se, pe­ro sí de una do­sis de sen­sa­cio­nes lo su­fi­cien­te­men­te pla­cen­te­ras co­mo pa­ra que el sa­cri­fi­cio val­ga la pe­na. Uno de los más sen­ci­llos es el co­no­ci­do co­mo ‘si­lla del ca­pi­tán’ que con­sis­te en man­te­ner el equi­li­brio del cuer­po le­van­tan­do las pier­nas. La in­ten­sa con­trac­ción de los múscu­los del sue­lo pél­vi­co se­ría la cla­ve. Tam­bién ser­vi­rían los ab­do­mi­na­les tra­di­cio­na­les, só­lo que con las pier­nas cru­za­das y con una li­ge­ra ten­sión. Des­pués de to­do, los múscu­los in­vo­lu­cra­dos en es­tos mo­vi­mien­tos, es­pe­cial­men­te el pu­bo­co­xí­geo, es­tán en lí­nea con las co­ne­xio­nes ner­vio­sas de ese lu­gar to­da­vía in­cier­to pa­ra la cien­cia co­no­ci­do co­mo ‘pun­to G’.

La doc­to­ra Her­be­nick in­clu­so reali­zó una in­ves­ti­ga­ción que le per­mi­tió ran­kear las me­jo­res ac­ti­vi­da­des pa­ra lle­gar al or­gas­mo (re­por­ta­das por sus pro­pias pro­ta­go­nis­tas): des­pués de los ab­do­mi­na­les (51.4%) si­gue le­van­tar pe­sas (26.5%), yo­ga (20%), bi­ci­cle­ta (15.8%), run­ning 13.2% y, por úl­ti­mo, ca­mi­nar (9.6%), aun­que creo que quie­nes lo lo­gran con si­tua­cio­nes tan co­ti­dia­nas co­mo las úl­ti­mas es por­que an­dan de­ma­sia­do on fi­re por la vi­da.

Con es­tos da­tos en men­te, par­tí al gim­na­sio a ins­cri­bir­me con la chi­va de ‘me­jo­rar mi ca­li­dad de vi­da’, se­gún le ex­pli­qué a mi ma­ri­do, Jo­sé Ig­na­cio. Por esas co­sas de la vi­da, el pro­fe­sor era ya una ten­ta­ción pa­ga­na —bron­cea­do, va­ro­nil y so­bre to­do pro­por­cio­na­do— y me asaltó una du­da: ¿Y si se me no­ta que es­toy ex­pe­ri­men­tan­do sen­sa­cio­nes po­co de­por­ti­vas y me so­me­ten a una prue­ba ‘an­ti­do­ping’?

Por las du­das, me­jor ejer­ci­to en ca­sa por­que de los arre­pen­ti­dos es el reino de los cie­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.