MAR­CHA NÓR­DI­CA

Caras Especiales (Chile) - - NEWS -

Más que la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, la ten­ta­do­ra pro­me­sa de una nue­va téc­ni­ca con bas­to­nes es gas­tar una gran can­ti­dad de ca­lo­rías. Lo que par­tió co­mo una ac­ti­vi­dad pa­ra los me­ses sin nie­ve en­tre los es­quia­do­res de fon­do en Fin­lan­dia pron­to via­jó al res­to de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, desatan­do un boom glo­bal a fi­nes de los ’90. En Chi­le los afi­cio­na­dos ya se agru­pan pa­ra prac­ti­car jun­tos es­te es­ti­lo de ca­mi­na­ta y crean su club (www.nor­dic­wal­king.cl), des­ta­can­do que, jun­to con la na­ta­ción, es uno de los ejer­ci­cios más com­ple­tos al tra­ba­jar un 90 por cien­to de los múscu­los.

A sim­ple vis­ta po­cos po­drían re­pa­rar la di­fe­ren­cia con el trek­king. El pun­to que los se­pa­ra es uso de los bas­to­nes: en la mar­cha sir­ven co­mo im­pul­so, no son pa­ra el equi­li­brio. Es­tos ac­ce­so­rios son he­rra­mien­tas in­dis­pen­sa­bles pa­ra mo­ver la par­te su­pe­rior del cuer­po. Las za­pa­ti­llas va­rían de­pen­dien­do de la su­per­fi­cie en que se prac­ti­que la mar­cha: ciu­dad, pla­ya, cam­po, mon­ta­ña.

¿Có­mo fun­cio­na? La téc­ni­ca par­te con eje­cu­tar una zan­ca­da lar­ga con el apo­yo de to­do el pie. Des­pués de te­ner cla­ro el ti­po de pa­so, se ajus­tan las huin­chas que unen las ma­nos al man­go de los bas­to­nes. Es­tos úl­ti­mos son er­go­nó­mi­cos y di­fe­ren­cia­dos en de­re­cho e iz­quier­do. Un pri­mer en­sa­yo es ca­mi­nar con los bas­to­nes fi­jos de­trás del cuer­po. Lue­go se con­ti­núa con un mo­vi­mien­to cru­za­do: lle­var el bas­tón en­tre el pie con­tra­rio que va ade­lan­te y el que que­da atrás. Es­ta es la ba­se de tra­ba­jo, de allí en ade­lan­te hay más mo­da­li­da­des y re­tos pa­ra tra­ba­jar los múscu­los.

Wer­ner Mü­ller, sui­zo re­cién ju­bi­la­do que vi­ve en Ol­mué des­de ha­ce tres años, es uno de los im­pul­so­res del nor­dic wal­king. Con his­to­rial de ci­clis­mo y ma­ra­tón, pa­só a es­ta nue­va dis­ci­pli­na por­que es trans­ver­sal a to­das las eda­des y po­ten­cial fí­si­co. Ade­más, “se pue­de prac­ti­car en cual­quier ti­po de te­rreno”, ex­pli­ca. Pa­ra ca­lles se le po­nen unos to­pes a los bas­to­nes y es­tán lis­tos pa­ra el as­fal­to. En el club se or­ga­ni­zan pa­seos a dis­tin­tos lu­ga­res pa­ra en­sa­yar téc­ni­cas va­ria­das. “Son ca­mi­na­tas de al­go más de 10 ki­ló­me­tros que ter­mi­na­mos con un asa­do de ca­ma­ra­de­ría”, en­tu­sias­ma.

Los cu­rio­sos pue­den su­mar­se a es­tas es­ca­pa­das arren­dan­do los bas­to­nes. Y si quie­ren com­prar­los pue­den ha­cer­lo a tra­vés del mis­mo club. Los im­por­tan des­de Fin­lan­dia y —¡ojo!—, no son es­tán­dar: hay fi­jos y ple­ga­bles, de dis­tin­to por­cen­ta­je de fi­bra de car­bono, etc.

Y aquí vie­ne el da­to más atrac­ti­vo: una ho­ra de ca­mi­na­ta nor­mal gas­ta has­ta 400 ca­lo­rías. De allí a que la fa­na­ti­ca­da crez­ca en dis­tin­tos paí­ses. To­dos quie­ren al­can­zar ese nue­vo sue­ño es­can­di­na­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.